Close

Todo indica que SeaWorld está próximo a desaparecer

En varias ocasiones Ecoosfera ha alzado la voz en contra del maltrato animal, en especial aquel que se lleva a cabo dentro de instituciones que buscan lucrar a través de espectáculos cuyos actores principales son los animales en cautiverio. Uno de estos casos, que se ha hecho de una pésima reputación en los últimos años, es el de SeaWorld, cuyo show de orcas “domesticadas” fue expuesto en el documental Black Fish (2013).

De acuerdo a un análisis en la revista digital The Dodo, tanto las finanzas como la reputación de esta institución están en picada en gran parte porque estos parques acuáticos, y en especial su espectáculo más famoso —el de orcas—, se han convertido en un sinónimo de crueldad animal. Este maltrato se refleja en el estado emocional de las orcas, que presentan síntomas de depresión y un comportamiento agresivo que ha derivado en la muerte de varios entrenadores (como muestra, el documental de Gabriela Cowperthwaite).

De acuerdo con la revista digital el valor de las acciones del parque se ha visto reducido al 50% de su valor en relación al año pasado y sus acciones bajaron 34% en sólo un día. La cantidad de visitantes también ha disminuido; aparentemente, en lo que va del año, el parque ha recibido menos visitantes que durante el mismo periodo el año pasado, prueba de que la publicidad negativa causada por el documental logró impactar al menos a un porcentaje de la audiencia de SeaWorld.

En general, para el reino animal esto representa excelentes noticias. Significa que, aunque sea poco a poco, estos hechos —el maltrato animal como consecuencia del entretenimiento— están siendo revelados y que muchos ya no están dispuestos a tolerar la explotación animal a cambio de risas. Hay mejores maneras de exponer a nuestros hijos a la naturaleza; mantener a los animales apresados en espacios mínimos no es una buena alternativa. Todos somos parte del ecosistema y está en nuestras manos garantizar un trato justo para las demás especies. 

Ver Más
Close