The Junk Food Project Cafe, el proyecto que pretende alimentar a todo el mundo

Toda la comida que se sirve en ese lugar son productos etiquetados erróneamente, por lo que se busca cuál es el alimento comestible para ofrecerlo a personas en condición de calle.

A lo largo de la historia de la humanidad, pueblos enteros han desaparecido a causa de la hambruna. Actualmente, alrededor de 24 000 personas mueren cada día de hambre.

Expertos han tratado de comprender y ofrecer soluciones viables que exterminen esta situación derivada a la falta de recursos alimenticios. Muchos se enfocan en programas que puedan expandir los alimentos a zonas marginadas; otros, hacer donaciones para exportar e importar la comida a África, India, Asia, etcétera. Sin embargo, ¿qué pasa en las zonas donde sí hay comida (y hasta de sobra)?

Cuando dejamos restos de un platillo, tiramos a la basura comida cuya fecha de caducidad ya está vencida, o se nos echa a perder las frutas o las verduras… ¿qué haces con todo ese desperdicio de comida?

Se estima que  1 320 860 978 234 kg de comida se desperdicia en el mundo entero, significando prácticamente el 40 por ciento de la producción global. Tan sólo en un país del primer mundo, se desperdicia anualmente 15 240 703 600 kg de comida comestible, debido a una confusa legislación de inocuidad.  

Por ello el Real Junk Food Project Cafe, cafetería de Johanna Hewitt y Adam Smith, pretende cambiar poco a poco esa situación con un esfuerzo social entre profesionales y activistas. Toda la comida que se sirve en  ese lugar es “interceptada”; es decir, Smith y su equipo buscan los alimentos “pasados” en negocios locales de Reino Unido, después observan cuáles son los productos comestibles y ofrecen platillos para personas en condición de calle.

El concepto se maneja de acuerdo con lo que las personas deseen pagar; por lo que algunos clientes, de todas las edades, pagan con servicios, tiempo o dinero. El menú cambia diario, después de catar todo para prevenir alergias o problemas nutricionales. Les compartimos un video para conocer más del proyecto: 

 



Si recoges la comida del suelo antes de 5 segundos ¿las bacterias la alcanzarán?

El mito dice que no, pero ¿qué tan cierto es?

Foto:latercera.com

Existe un mito sobre la comida que dicta que si un alimento se ha caído al suelo, pero lo recoges antes de 5 segundos, entonces las bacterias no lo alcanzarán. ¿Qué tanto es cierto? The Guardian hace un interesante recuento de algunos estudios para llegar a una conclusión sobre ello.

En la Universidad de Illinios, en el 2003, la primera en investigar este mito fue la estudiante  de preparatoria Jillian Clarke; ella y su equipo llenaron los azulejos del sitio con bacterias E coli y colocaron gomas y galletas durante 5 segundos en el suelo; notaron que las bacterias habían sido transferidas a las gomas antes de este tiempo pero solo de aquel suelo más rugoso, no así del de las áreas más lisas.

Por su parte, otro estudio de Paul Dawson, profesor de la Universidad Clemson, publicado en el Journal of Applied Microbiology, encontró que más que el tiempo, la transfusión de bacterias depende de qué tan limpio se encuentre el suelo.

Otro estudio de la Universidad de Aston, encontró que tan pronto el alimento toque el suelo, estará contaminado, pero más en superficies rugosas. ¿Qué hacer? Una vez recogida tu comida, mira al suelo, y luego analiza que tan sucio está el espacio; después resuelve si comerlo o no, aunque quizá lo óptimo sería no hacerlo…



Asombrosas fotos captadas por un astronauta en sus primeros 6 meses en el espacio

Su atino para encontrar composiciones especulares le ha ido abriendo también un espacio artístico.

A una astronauta quizá lo imaginamos como un tipo meramente técnico. Con inclinaciones hacia el conocimiento y tal vez a la aventura, pero, ¿un astronauta con sensibilidad artística? Eso sí que sería un verdadero regalo; y lo cierto es que existe: su nombre es Scott Kelly.

Actualmente lleva un año viviendo en el espacio; mucho en la Estación Espacial Internacional y mucho en otras expediciones. Su acervo de imágenes de la Tierra desde el espacio no solo están enmarcadas por una natural vista espectacular; Kelly verdaderamente pareciera encontrar la manera especial de darnos un pedazo de la experiencia estética que ellos viven ahí arriba.

Hoy presentamos una selección de imágenes que invitan a sentir la Tierra desde texturas y patrones novedosos:

1432205699600492173 1432205699959850637 1432205700368696461 1432205701902131597 1432205702568348813 1432205704329094541 14322057051308742531432205702874744717 1432205700873719437

 

[space.io9]

 

 

 

 



La primer lechuga cultivada en el espacio es probada por astronautas

A través de Twitter la NASA anunció este hecho e hizo una transmisión especial por su canal de TV.

El hombre lleva más de medio siglo visitando el espacio, sin embargo las condiciones continúan siendo temerosas para muchos. Las misiones al espacio cada vez mas pueden hacerse con robots y sin la ayuda presencial de los humanos, pero muchas de ellas son también cada vez más arriesgadas y demandan más días allá afuera, lo que a su vez representa un mayor reto energético para las naves y para los humanos en relación a su suministro alimenticio (un ejemplo es la Estación Espacial Internacional).

Este 10 de agosto, la NASA anunció por medio de su cuenta de Twitter, y documentó en su canal de TV, el suceso de la primer lechuga cultivada y probada por astronautas en el espacio. Ya hace poco habían sido cultivadas lechugas pero no fueron ongeridas por los astronautas, fueron llevadas a la Tierra para su análisis para estudiar su fiabilidad.

¡Nuestros primeros vegetales fueron cosechados y consumidos por astronautas en el espacio!, escribió la NASA en su cuenta de Twitter.

La lechuga de la especie conocida como morada fue cultivada en una caja especial Veg-01 que llegó a bordo de la nave de carga SpaceX Dragon. Las semillas fueron “activadas” por el astronauta estadounidense Scott Kelly el 8 de julio, indicó la NASA. Las plantas crecieron durante 33 días antes de ser cosechadas. Los científicos describieron este paso como uno más en la carrera de las misiones humanas a Marte.

[La Jornada]



Esta empresa convierte los desperdicios de comida en trabajo y apoyo para los más necesitados

Community Shop utiliza la comida desperdiciada y las vende en un ambiente típico minorista (específicamente en personas desempleadas o con alguna dificultad financiera).

¿Alguna vez te has preguntado qué sucede con la comida que los supermercados no pueden usar por errores de etiquetado o por haber pasado la fecha límite de consumo? Normalmente, se tira; lo cual termina por afectar tanto al medio ambiente, a la economía de un país como a una población en condiciones de pobreza extrema.

Pocas empresas han intentado reducir las consecuencias negativas de este desperdicio masivo de comida; entre ellas se encuentra Community Shops, en Londres, la cual convierte los desperdicios de comida en comida costeable, en internships y desarrollos de habilidades.

Esta empresa modelo utiliza la comida desperdiciada y las vende en un ambiente típico minorista (específicamente en personas desempleadas o con alguna dificultad financiera). Los precios se encuentran hasta en un 70 por ciento menor de los precios ya de por sí minorista, mientras que los miembros se pueden inscribir para recibir servicios de apoyo, tales como talleres para cocinar, escribir, administración o entrenamiento para alguna carrera.

El modelo de esta empresa pretende evitar el impacto negativo de las tiendas minoristas y mantenerse enfocado en el apoyo a la minoría afectada, por tanto instituye que la afiliación se limite a 750 individuos en cualquier tiempo, la cual es examinada dos veces al año por el staff de Community Shop.



¿Por qué las barras nutritivas no son tan saludables como suele creerse?

Es verdad que las barras nutritivas son más rápidas de conseguir; no obstante, existen alternativas más saludables que mejoran los efectos de energía a un costo más económico

Las barras nutritivas se han convertido en el almuerzo más común en las escuelas, oficinas y gimnasios. Estas barras se popularizaron con la idea de ser alimentos dulzones aparentemente nutritivos, ya que proveen de la suficiente cantidad de carbohidratos, proteína y energía que el cuerpo usualmente requiere.

Sin embargo, la mayoría de estas barras, que remplazan en ocasiones a los alimentos sólidos, ocasionan más problemas a la salud de los que se llega a imaginar. Sin duda alguna, estas barras fáciles de conseguir son una alternativa conveniente para aquellas personas que quieren librarse de los carbohidratos del pan dulce o las garnachas. No obstante, estos productos de granola con sabor a chocolate o vainilla, cuentan normalmente con la misma cantidad de grasa que aquellos alimentos que intentamos dejar.

De acuerdo con Dawn Jackson, profesora de medicina dietética en la Ohio State University, las barras son convenientes para tu dieta siempre y cuando te mantengas en actividad constante. “No pondrías un sándwich con pechuga de pavo en tu bolsillo mientras vas con la bici”. Sin embargo, algunas de estas barras cuentan con altas cantidades de grasa saturada y azúcar, como un dulce macizo, por lo que es importante consumirlas con moderación.

Además es importante tomar en consideración el objetivo con que se consumen estas barras, ya que de ese modo se pondrá especial atención a sus composiciones nutricionales. Por ejemplo, en caso de que desees más energía en tu desempeño diario, algunas barras lo logran al incrementar el nivel de glucosa en la sangre, mientras que otras producen un sugar rush que desaparece rápidamente. Esto se logra gracias a que aportan calorías, como el pan dulce procesado o el plátano…

Por lo que, en caso que quieras “matar el hambre” o proveerte de energía, lo mejor es consumir una manzana o un plátano. Pero para una competencia atlética, lo mejor es un bagel o galletas integrales, los cuales producen niveles de glucosa similares a los de una barra energética, a un menor costo. 

Es verdad que las barras nutritivas son más rápidas de conseguir; no obstante, existen alternativas más saludables que mejoran los efectos de energía a un costo más económico, como por ejemplo las frutas y verduras, un yogurt blanco con cereal integral o un bagel integral con jitomate y una rebanada de queso cottage.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca