¿Qué pensarías de convertirte en composta cuando mueras?

Este nuevo proyecto propone construir edificios donde los cuerpos puedan ser convertidos en composta para alimentar plantíos y jardines comunitarios dentro de la ciudad donde se encuentren.

Tan solo en Estados Unidos, cada año se usan más de 90 mil toneladas de acero y más de un millón y medio de hectáreas de árboles para construir ataúdes, y se usan más de 750 mil galones de formaldehido para embalsamar, así que los cuerpos no se pueden descomponer naturalmente. La cremación también requiere una dosis enorme de combustibles fósiles. En pocas palabras, la muerte es natural pero el entierro moderno no lo es.

Si lo pensamos, es bastante ridículo que incluso después de muertos sigamos dejando nuestra huella de carbón en el planeta. Por ello, la diseñadora Katrina Spade inventó un proyecto llamado Urban Death Project.

Spade lleva tiempo trabajando en una alternativa más orgánica para la muerte. No solo en cuanto a problemas ambientales, sino también considera el problema del espacio en los cementerios, que toman muchísimas hectáreas de tierra y cada vez se expanden más. La diseñadora quería encontrar una alternativa que permitiera que las personas fueran enterradas en las ciudades.

3034424-inline-i-3-burial-isnt-green-so-this-design-turns-you-into-compost-when-you-die

El diseño utiliza composta para convertir a los cuerpos en material nutritivo para la tierra para granjas o plantíos cercanos o jardines comunitarios. Así, las personas literalmente se vuelven parte de la ciudad que alguna vez amaron.

Spade visualiza un edificio de cuatro pisos que pueda construirse en barrios alrededor de una ciudad, que sirvan para generar composta y como un lugar para rituales donde los familiares y seres queridos puedan acudir y ver a la persona fallecida por última vez. El proceso de composta tomaría alrededor de 30 días.

La diseñadora está consciente de que esto no será atractivo para todos, especialmente para aquellos muy religiosos o tradicionales, sin embrago, será una opción ecológica para aquellos que vean la muerte como parte de la naturaleza, como un evento que está diseñado por la naturaleza para regresar a la naturaleza y alimentarla.

El sugestivo lema del proyecto lo resume bien: “Solo vives dos veces”.

 

También en Ecoosfera: Poetree: la urna fúnebre que te permite plantar un árbol en las cenizas



¿Qué sucede con las mariposas monarca en México?

Es necesaria la organización entre ejidatarios como instituciones con un objeto en particular que es la conservación del fenómeno migratorio de la mariposa monarca.

Autor: María Fernanda Medina Velázquez

Piedra Herrada se encuentra ubicado en San Mateo Almomoloa, del Municipio de Temascaltepec, Estado de México, forma parte de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca que abarca parte del Estado de México y Michoacán (CONANP, 2001). El régimen de propiedad es ejidal, esta situación genera un reto para la conservación de los bosques de oyamel por la coordinación entre ejidatarios e instituciones; de acuerdo con Brenner (2009) el reto es coordinar a los actores, intereses y conflictos, al ser los ejidatarios los dueños del predio tienen la necesidad de aprovechar los recursos tanto maderables como no maderables así como sus tierras, desencadenando cambios de usos de suelo donde el impacto es al deterioro ambiental.

En el presente ensayo tiene como objetivo relacionar la conservación de la Mariposa Monarca con el desarrollo sustentable de la comunidad de Piedra Herrada desde el punto de vista de gobernanza ambiental, que de acuerdo con Hufty (2008) se asocia a los acuerdos formales e informales en el ámbito normativo para solucionar problemas, donde no solo interviene el gobierno para dirigir a la sociedad, si no es un enfoque integrador donde interactúan todos los actores. Se realizó una visita al paraje Piedra Herrada el 9 de enero 2017 con la finalidad de conocer la situación socio-ambiental a través de entrevistas informales a los guías, los cuales son ejidatarios, con base en ello se realizó un análisis para concluir si la gobernanza es aplicada en la conservación de la Mariposa Monarca que a su vez se traduce en desarrollo sustentable en el paraje Piedra Herrada en Temascaltepec, Estado de México.

Fotografía de WWF
Fotografía de WWF

Durante décadas existe la preocupación por el ambiente, este tema ha logrado ser de carácter global formalizándolo con diversas reuniones internacionales, México fue cede en el 2010 para la Conferencia de la ONU sobre el cambio Climático en Cancún; a pesar de esta preocupación internacional y nacional no se ha logrado compaginar esfuerzos para llegar a una conservación ambiental y por lo tanto un desarrollo sustentable. Generalmente se entiende que la conservación ambiental va dirigida a recursos naturales y biodiversidad; sin embargo, va más allá de temáticas ambientales, no es posible hablar de conservación si no se involucran aspectos sociales, culturales, políticos y económicos.

En 1986 fue decretando el hábitat de la Mariposa Monarca como Reserva de la Biosfera (RB) (SEMARNAT, 2017), el objetivo es conservar el fenómeno migratorio de la Mariposa Monarca, Piedra Herrada comprende 100 hectáreas (Velázquez, 2006) siendo un punto de interés por diversas instituciones para impulsar la economía de la mano con el desarrollo sustentable para minimizar impactos ambientales, puesto que los habitantes de Piedra Herrada presenta problemas económicos y por ello tienen la necesidad de hacer uso de los recursos naturales que presenta el ejido.

El ejido al estar dentro del polígono de la RB implica una limitación del uso tradicional de los recursos naturales; Cárdenas (2009) menciona en el dilema de los prisioneros que las instituciones utilizan reglas como prohibiciones o impuestos, por consecuencia el individuo decide no cooperar; dentro de este análisis situamos los conflictos que se enfrentaron los ejidatarios de Piedra Herrada, primero por qué no se tenían el conocimiento que sus tierras se encuentran dentro de un área natural protegida, esta situación les implica restricciones para el uso de los recursos naturales y por lo tanto genera conflictos sociales al no comprender el porqué de las restricciones.

Durante la entrevista, el guía menciona que hace aproximadamente 25 años los pobladores se introducían al bosque para cuidar el ganado percatándose que existían colonias de mariposas que solo aparecían en una temporada y desaparecían posteriormente este fenómeno se repetía año con año atribuyéndole su estancia en el sitio como místico, la comunidad argumentaba que eran las almas de sus ancestros que año con año los visitaban; sin embargo, desconocían los beneficios que trae consigo que sus bosques sean elegidos por esta especie.

Con el pasar de los años llegaban visitantes de otros estados y países preguntando donde se encontraban las colonias de la mariposa, en ocasiones pagaban a las personas que los llevaran hasta donde se encontraran; la situación económica de los habitantes de Piedra Herrada era complicada puesto que las vías de comunicación eran carreteras de terracerías y los servicios de transporte públicos no eran frecuentes, complicando el traslado a otros lugares como Valle de Bravo o la ciudad de Toluca donde eran los destinos para trabajar o estudiar; la necesidad de buscar sustento para su familia los obligaba a hacer uso de sus terrenos deforestándolos para realizar agricultura.

Ante este escenario es necesaria la organización entre ejidatarios como instituciones con un objeto en particular que es la conservación del fenómeno migratorio de la mariposa monarca, considerando que la gobernanza se ha “convertido en una herramienta sociopolítica en la gestión ambiental” (Alfie, 2013), cuya base es la participación de la comunidad con instituciones para lograr el objeto principal; aproximadamente hace 10 años fue cuando se comenzaron a realizar redes de trabajo principalmente con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), de acuerdo con el guía los primeros años fueron complicados porque no todos los ejidatarios estaban de acuerdo con conservar el bosque cuando tenían la necesidad de ejercer actividades agrícolas.

Los primeros esfuerzos de conservación el bosque se complicaron por la organización de la comunidad; sin embargo, poco a poco se ha logrado una organización colectiva, Cárdenas (2009) menciona que los intereses e incentivos individuales con los colectivos es la suma de las decisiones individuales, generando una solución individual y socialmente deseable para los involucrados; para optimizar la conservación se sumaron organizaciones como Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) donde su papel es el monitoreo de la mariposa monarca sobre los bosques de oyamel en toda la RB, de igual forma han brindado herramientas para que la comunidad pueda obtener un beneficio económico bajo un esquema de desarrollo sustentable que busca estrategias y medidas socio-ambientales balanceadas en este caso el turismo desempeña un papel importante en el desarrollo económico de la comunidad de Piedra Herrada.

En conclusión Piedra herrada ha logrado avances durante los últimos años, han consolidado estrategias a favor de la conservación de una especie, la cual implica mantener un ecosistema que brinda refugio a otras especies de flora y fauna, generando servicios ambientales y económicos. La gobernanza de acuerdo con Hufty (2008) se puede relacionar con la dinámica social ya que desde los ejidatarios hasta las instituciones tienen el mismo objetivo, una de las mayores motivaciones es lograr un desarrollo sustentable, la infraestructura que utilizan en Piedra Herrada está diseñada para que el impacto al ambiente no sea agresivo, aportando una sensación al turista como parte de la naturaleza, aún falta trabajo pero concluyo que Piedra Herrada es un ejemplo de trabajo en conjunto donde los actores fijaron un objetivo y están participando para conseguirlo, la mariposa monarca es vista como un impulso económico para los ejidatarios y ellos trabajan para mantener su hábitat donde habitan otras especies son beneficiadas.



Detrás del desarrollo sustentable de la isla Holbox

La población local, académicos y diversas ONG ambientales reconocen que la biodiversidad de la isla está en riesgo debido a la modernización sustentable que le asecha.

Autora: Pacheco González María Fernanda

La isla Holbox, forma parte del Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam (APFFYB), ubicada en el extremo norte del estado de Quintana Roo, decretada el 6 de junio de 1994 (CONANP, 2016). Es uno de los lugares en México con una gran belleza escénica, debido a la basta cantidad de biodiversidad que se alberga dentro de este territorio. Este sitio ha llamado la atención en los últimos años de muchos inversionistas nacionales y extranjeros, ya que representa una mina de oro verde para megaproyectos turísticos, los cuales pretenden ser amigables con el medio ambiente. Las principales actividades turísticas que se realizan en Holbox son; nado con el tiburón ballena, snorkel, pesca deportiva, bioluminiscencia, entre otras. Al ubicarnos dentro de un Área Natural Protegida (ANP) se deben de tomar ciertas medidas para la conservación de los ecosistemas marinos y terrestres, es por ello que es necesario ordenar el turismo, ya que como lo menciona López (2016) las actividades acuáticas recreativas son una de las principales amenazas para los recursos naturales.

Una de las cosas más relevantes del sitio es que han pasado 22 años desde su decreto y aún no cuenta con un programa de manejo, el cual se entiende como un instrumento rector de planeación, donde se regula la zonificación y estrategias de conservación que se llevaran a cabo dentro del ANP (Brañes, 2000). Esto preocupa a la población local, académicos y diversas ONG ambientales, ya que reconocen que la biodiversidad de la isla está en riesgo debido a la modernización sustentable que le asecha.

salvemos holbox

Desde los años 90´s México ha optado por el desarrollo sustentable, impulsado por presiones y financiamientos internacionales, el cual llega como una estrategia para incrementar la creación de empleos potenciando el desarrollo económico y social, lo cual pretende favorecer a las clases medias y bajas del país, preservando el medio ambiente y buscando resarcir la degradación ambiental (Palafox, 2016; González y Vázquez, 2016). Debido a ello, las ANP resultan ser el lugar idóneo para promover proyectos sustentables, integrando el ecoturismo como parte de la economía mexicana, fomentando actividades recreativas en contacto directo con la naturaleza, generando el compromiso de cuidado y respeto hacia la biodiversidad (CONANP, 2016; González y Vázquez, 2016). Esto genero expansión turística dentro del estado de Quintana Roo (y otros más), lo cual coincide con que alrededor del 25 % de la superficie de este estado se encuentra bajo alguna modalidad de protección, existiendo 17 ANP a nivel federal (López, 2016).

Dada esta información previa, es pertinente reflexionar. Si, el turismo sustentable que se desarrolla dentro de las ANP, promete desarrollo económico y social además del cuidado del medio ambiente, ¿Por qué aún existe degradación de ecosistemas, pobreza y marginación dentro de las ANP?, en el caso particular de este trabajo, ¿Por qué se ha desatado movilización social dentro de APFFYB? O ¿Por qué existen campañas que refieren a la pronta protección al medio ambiente, como el caso de Salvemos Holbox?

salvemos holbox
www.sinembargo.mx

Bajo este contexto, las ANP ya no son solo, un territorio protegido el cual se debe conservar, sino, se convierten en territorios conflictivos, ya que se encuentran en disputa por diferentes actores, así la demanda que genera el ecoturismo dentro de las ANP, provoca que estas adquieran un sentido económico muy tentativo, convirtiéndose en mercancía. Todos quieren aprovechar ese recurso y muchas veces las comunidades originarias no son las beneficiadas por la “sustentabilidad”, lo que provoca crisis ecológica y política por la apropiación del uso y usufructo de los recursos naturales y culturales (Palafox, 2016).

Estudios desarrollados dentro de otras ANP muestran que en ocasiones el ecoturismo o turismo sustentable es impuesto a través de distintas políticas al interior de algunas comunidades, forzándolas a abandonar sus prácticas productivas, sustituyéndolas por prácticas turísticas (González y Vázquez, 2016). Incluso la construcción del espacio turístico implica un despojo de los recursos naturales para las comunidades rurales, desplazándolos de los lugares de vivienda o impidiéndoles el paso a determinados caminos o paso hacia las costas (Cañada, 2016) lo que provoca debilitamiento del tejido social (Cañada, 2016) y paralelamente, existe una afectación hacia los ecosistemas, como la destrucción de manglar y humedales, contaminación del agua, generación de residuos sólidos, por referir algunos en las zonas costeras (López, 2016).

Fuente: Animal Político

Entonces, las practicas del desarrollo sustentable no aseguran un reparto equitativo de los bienes, pues bien, actores poderosos dominan a la clase pobre a través de factores que permean las políticas destinadas a la preservación de la naturaleza (Palafox, 2016). En este sentido, los empleos creados por el turismo para las comunidades donde se desarrolla, “son habitualmente precarios y ocupan los niveles más bajos de la escala laboral” Palafox, 2016. Tal y como ocurre en el caso de Holbox, en donde los pobladores originarios son limpiadores, camareros, recepcionistas, con salarios bajos. Los cuales se han visto sometidos por el rápido crecimiento turístico que se ha desarrollado en la isla, en los últimos 20 años. Dentro de este periodo se observa a su vez un incremento de venta de ejidos y descontento de la población local, ya que las prácticas turísticas han salido de sus manos, llegando a actores externos, los cuales han aprovechado el recurso de la población, llevándose la mayor parte del beneficio,  generando ruptura ecológica y social.

Por un lado, el desarrollo del ecoturismo suponía una fortuna para los pobladores de Holbox, pero llego para arrasar con el capital social y natural que este presentaba. Se ha propuesto por algunos autores, los métodos de gobernanza ambiental, los cuales suponen nuevos procesos de participación en donde se presentan los intereses de todos los actores, los cuales evitaran problemas en las relaciones sociales que existen entorno a la producción, consumo y distribución de los recursos naturales, evitando que permeen las políticas destinadas a la preservación de la naturaleza.

En este sentido, se han realizado modificaciones en la política de conservación para incorporar opiniones, intereses y proyectos de los actores sociales locales, a través de mecanismos participativos (Martínez y Espejel, 2015; Barriga 2007) el desarrollo de una política de institución social, y que estos se involucren en los rubros de gestión, generando dentro de la visión de la sustentabilidad un enfoque participativo para los procesos de construcción como gestión.

Por ello se promueve la necesidad de estudios que evalúen las relaciones sociales dentro del APFFYB con relación de las políticas públicas que impulsan el desarrollo de megaproyectos ecoturísticos ya que para cumplir el objetivo de conservación es necesario el trabajo con la población local, siendo las comunidades actores indispensables (García-Frapolli, 2015).

En conclusión, podemos detenernos a pensar en un posible escenario, que muestre a un Holbox, en donde los manglares se conviertan en pequeños hoteles o palafitos, donde las calles en lugar de ser de arena sean de concreto, en donde la paz que genera estar a la orilla del mar se vea consumida por ruido de antros, bares y una gran masa de personas. Se ve un Holbox, un área natural protegida, cancunizada. Pasará de ser, de un área con gran belleza escénica a un sitio urbano, un lugar de paz y tranquilidad social a un sitio con robos e inseguridades. Esto, puede ser una realidad, si los proyectos “sustentables” no son regulados, no solo por instituciones de gobierno, sino por la comunidad que allí habita desde hace muchos años.

Si bien una de las propuestas para comenzar un cambio ante este escenario, es promover los métodos de gobernanza ambiental, hay que pensar en que complicaciones tendría, el intentar empatar intereses de todos los actores que se involucran sobre el aprovechamiento de un territorio y generar respuestas, pero sobre todo comenzar a tomar acción como un equipo interdisciplinario, antes de que el ecoturismo termine con lo que tanto promueve.



Aprende cómo hacer composta con residuos de comida, incluso si vives en un depa

El bokashi, que literalmente quiere decir comida fermentada, se realiza con la mezcla de tierras para completar su transformación de descomposición.

En los últimos años, los huertos urbanos han adquirido una mayor presencia en los hogares y empresas de las metrópolis. Llegaron a surgir desde esta preocupación y motivación de los ciudadanos citadinos por el cuidado del medio ambiente, la economía y la salud tanto física como emocional. Por lo que, tras una rigurosa investigación y educación, se logró desarrollar numerosos métodos para encontrar una alternativa de la naturaleza en la selva de concreto.

Uno de estos métodos es Compost City, libro creado por Rebecca Louie, el cual brinda instrucciones, consejos y recetas para empezar a hacer composta (aún viviendo en departamentos o casas sin jardines); tales como sistemas a pequeña escala como el vermicomposta (con lombrices) y fermentación bokashi.

Por ejemplo, el bokashi, que literalmente quiere decir comida fermentada, se realiza con la mezcla de tierras para completar su transformación de descomposición. Tiene múltiples beneficios, ya que es fácil de hacer con cierta cantidad voluminosa de residuos de comida, como huesos, carne, pollo y con alimentos que se echaron a perder en el refrigerador: “La fermentación bokashi usa una mezcla llamada Microorganismos efectivos (bacteria lactobacillus, bacteria fototrópica y levadura) y algunas plantas escamosas, como salvado de trigo.” Se puede comprar o se puede hacer en casa siguiente este enlace:

El objetivo es eliminar todo el aire que hay en los residuos de comida, manteniéndolos cubiertos de cualquier acceso de aire. Bokashi funciona anaeróbicamente, por lo que es importante que se mantenga en un contenedor con una tapa. En las siguientes semanas, mantén una capa del salvado y de los restos en una cubeta hasta llenarla. Déjala reposar durante un par de semanas hasta que los microbios dejen de fermentarse, y entonces podrás combinarla con la tierra.



Este documental recopila los ritos mortuorios ecológicos que cada vez son más populares (VIDEO)

Morir sin dejar un una huella ecológica, empieza a ser una tendencia entre algunas personas preocupadas por el ecosistema

Tradicionalmente la muerte se celebra, ya sea con tristeza o alegría, de manera fastuosa, como si escatimar en el rito mortuorio fuera traicionar el recuerdo del difunto. Esta tradición tiene consecuencias significativas en lo que se refiere a la conservación del medio ambiente, particularmente en los bosques en los que suelen ubicarse los cementerios.

Ante el boom de la cultura verde, “eco-todo”, era de esperarse que surgiera un movimiento de funerales ecológicos, liderado por el Green Burial Council.  Este movimiento sostiene que actualmente nuestra cultura funeraria trata de impedir a toda costa el proceso de descomposición; en cambio, hacer este proceso lo más natural y armónico posible ayudando a la regeneración de la vida es una opción más congruente con una ética de la naturaleza. Para algunos la muerte está inscrita en una tradición religiosa que requiere una serie de ritos para llevar a buen puerto; pero para otros más dentro de una espiritualidad secular, y enteramente terrestre, existe un deseo de que el último acto no contribuya a contaminar el ecosistema, sino que pueda ser una semilla de sanación, de disolvencia en equilibrio con la matriz telúrica

Las personas que deciden entregarse a una muerte verde protagonizan un nuevo documental, “A Will for the Woods”, que narra los pormenores de su enfermedad y la transformación espiritual que en ocasiones ocurre en el proceso. Especialmente en ese último recogimiento en el seno del bosque, con una huella de carbono limpia (¿símbolo acaso del karma?). “A Will for the Woods”, también ofrece una serie de alternativas para realizar un funeral ecológico, sin que esto signifique un gasto económico superlativo.

Funerales ecológicos, ¿solamente una nueva manifestación de la moda eco-chic o una muestra de conciencia más allá de la muerte?

 

 

También en Ecoosfera:  ¿Quieres convertirte en un árbol después de morir? Ahora es posible

A Will for the Woods – Official Trailer from A Will for the Woods on Vimeo.

Poetree: la urna fúnebre que te permite plantar un árbol en las cenizas

 



Artista honra a animales muertos con hermosas camas de flores

Maria Ionova-Gribina adorna la muerte de animales con flores que los hace parecer que están en un sueño profundo.

“Cuando mi hermano y yo encontrábamos un topo, pájaro o insecto muerto lo enterrábamos en la frontera de un bosque. Decorábamos su tumba con flores y piedras”, relata la artista de la serie Natura Morta, Maria Ionova-Gribina.

Sus fotos muestran la finitud de la vida y a la vez la belleza de la naturaleza muerta. La tradición de adornar tumbas con flores es tan antigua como la humanidad, pero en este caso, la fotógrafa rusa presenta los cuerpos de los animales recién muertos como si estuvieran en sueño profundo. El pájaro sueña que vuela, la ardilla sueña que corre, el puerco espín que cruza un paisaje… Las flores que adornan a cada animal fueron recolectadas del mismo lugar en que murieron (casi todos en accidentes) o del jardín de la artista. Las flores también son naturaleza muerta, y la composición está, paradójicamente, llena de vida.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca