Las tres claves para atraer pájaros a tu jardín

Un jardín sano es en realidad un ecosistema. Aquí te decimos los tres pasos que debes seguir para que tu jardín también sea un paraíso para las aves.

Las aves como las golondrinas, los petirrojos, los mirlos y los colibrís son esenciales para tener un jardín sano. Ya sea como polinizadores o como un control de plagas natural, tener pájaros entre nuestras plantas es una señal de que cuidamos la biodiversidad de nuestro jardín.

Entonces, ¿cómo puedes atraer más aves?

Hay tres sencillos pasos:

Ofréceles alimento: Este es quizá el paso más obvio. Las frutas, flores vistosas y ricas en polen (Madreselva, Petunia, Equinacea, Violetas, etc.) son atractivas para las aves. Si pones comederos para ellos, verás cómo llegan en un abrir y cerrar de ojos. Siguiendo este link puedes encontrar algunas opciones para hacer comederos DIY.

6406.IMGP9114

Bebederos y baños: Los pájaros necesitan lugares donde bañarse y agua para beber. Si vives en un clima cálido y seco donde haya pocos lugares para que las aves beban agua limpia, debes instalar recipientes con agua (puedes reciclar recipientes de comida que ya no utilices). Si puedes, instala un pequeño estanque para ellos. Los pájaros se sentirán más atraídos y exploraran la zona.

Cobijo: Al ofrecerles un lugar en donde puedan anidar, los pájaros se quedarán cerca de tu hogar. Puedes construir sus “casas” tú mismo, solo necesitas materiales reciclados como cartón, y elementos naturales como ramas, pasto, paja y un poco de imaginación. Puedes colgar tus construcciones de árboles o en muros. Si tienes mascota asegúrate de que no puedan alcanzar estos nidos.

Recuerda que las aves, además de enriquecer la biodiversidad de tu ecosistema, te pueden ayudar a sentir más conectado con tu entorno. Observar a un ave, escucharla cantar, te aleja , aunque sea momentáneamente, del caos de la ciudad. Las aves, los jardines, y demás aspectos naturales, nos recuerdan que no todo es urgente, que hay ciclos más importantes que los de nuestro ajetreo cotidiano. 



Rebeldía orgánica: evolución a través de la jardinería

Ron Finley propone la jardinería como el acto más sexy y desafiante de los tiempos; como una herramienta filosófica y “ecolutiva”.

Quizá en este momento nos estemos dando cuenta, a un nivel pequeño pero fecundo, que si el gobierno no hace cosas por mejorar nuestra calidad de vida, si no tiene creatividad o interés en transformar nuestra condición actual, lo podemos hacer nosotros. A esto se avoca el emergente crowdfunding y crowsourcing: a la colaboración abierta y distribuida para fines benéficos para todos. Por otro lado resulta interesante observar el “regreso a la naturaleza” que estamos experimentando como comunidad global. Cada vez hay más postulados por marginar al gobierno en temas de salud, alimentación, infraestructura, etc., y tomar las riendas del futuro haciendo lo que se tiene que hacer. Algunas veces lo único que se necesita es un individuo con valor y propuestas para hacer girar la rueda. Un gran ejemplo de esto es el “jardinero gángster” Ron Finley, quien propone la jardinería urbana como herramienta de transformación de individuos y, más lejos aún, de vecindarios y ciudades.

“La jardinería es mi graffiti. Te sorprenderías de ver lo hermoso que es un girasol, y cómo afecta a la gente”, apunta Finley en TED. Lo que él propone, en resumidas cuentas, es retomar los espacios públicos del sur de Los Ángeles –lugar que está especialmente lleno de lotes baldíos, camellones olvidados, pedazos de terreno entre construcciones- y plantar flores, frutas y verduras entre todos, para todos. Es decir, y como decía Walter Benjamin, salir a hacer botánica al asfalto.

Hay dos características que diferencian a Finley de una persona con buenas ideas y buenas intenciones: es un hacedor (no un idealista) y tiene la suficiente claridad para cristalizar su misión en un manifiesto (por cierto, muy inclusivo y elegante). “Lo curioso de la sustentabilidad”, dice, “es que uno tiene que sustentarlo” […] “Se trata de cambiar el guión y escribirlo nosotros mismos. Algo así como: si no eres jardinero no eres gángster; si quieres entrar al grupo tienes que producir. Y que la pala sea el arma de tu preferencia”.

Como si la jardinería fuera el acto más desafiante (y lo es), Finley propone un nuevo cool botánico como el único acto de protesta y de desobediencia civil basado en el amor, no en la violencia. “Quiero hacerlo sexy”, concluye, “quiero que todos nos volvamos… revolucionarios”.



La fascinante anatomía de las plumas de las aves

Una obra maestra de la naturaleza, el plumaje de las aves denota no solo una eufórica estética, también una minuciosa funcionalidad.

Desde tiempo remotos la humanidad ha estado fascinada por el vuelo de las aves. Siempre hemos admirado la manera en que realizan sus desplazamientos, sus trayectorias, e incluso hemos asociado la idea de volar con psicopompos y con idea de la libertad. La mitología griega inmortaliza al “hombre alado” a través de Ícaro, Leonardo Da Vinci en varios artefactos para elevarse del suelo, y al fin, en el siglo XX, la humanidad logró despegar, aunque no con alas como se había previsto.

m01-thumb-523x400

La estructura de las alas y las plumas, sin embargo, no han cesado de encender apasionadas discusiones entre los evolucionistas. La discusión se ha centrado especialmente en si la evolución de las aves sucedió en dos secuencias distintas: a) reptil-ave o b) reptil-mamífero, lo cual sigue inconcluso hasta el momento., pero estos son los estudios más exquisitos al respecto:

Charles Darwin dedicó casi cuatro capítulos a descifrar la importancia de las plumas, tanto para descifrar la anatomía de las aves como para comprender su atractivo. El biólogo norteamericano Thor Hanson, en su bellísimo libro Plumas: La Evolución de un Milagro Natural señala que las plumas son estructuras que definen a las aves como tales desde el momento en el que se separaron de los dinosaurios.

Destin, de Smarter Every Day explica el complejo diseño de las plumas al punto que el evolucionismo no acaba de comprenderlo del todo. Nos muestra cómo las plumas se juntan cuando las alas se dirigen hacia abajo al planear, evitando que el aire pase entre ellas. A ese fenómeno se le conoce como fuerza de sustentación, que es producida por la corriente de aire que acaricia las alas. La fuerza o presión del aire es ligeramente mayor en la parte inferior del ala que en la superior.

La intrincada estructura de las plumas es casi mágica, al tener una perfección inusual para el vuelo: son ligeras, fuertes y aerodinámicas. Las aves se elevan incrementando el aire sobre sus alas y pueden permanecer suspendidas en corrientes de aire suficientemente fuertes, maravillando a todos por igual, sin llegar a dilucidar exactamente su funcionamiento.

Feathers_blog_1



7 consejos básicos para trasplantar en casa

Averigua cuando tus plantas necesiten espacio con estos tips y libéralas en pocos minutos.

Foto: Istockphoto

Hay dos maneras de saber si tu tus plantas necesitan una nueva maceta cuando les ha quedado grande actual: una es sutil y otra burda.Con la primera tienes que detener con cuidado la planta y voltear la maceta; si la tierra está demasiado comprimida (es decir, no se mueve con el movimiento) entonces debes cambiar la planta; si la tierra está suelta, quiere decir que las raíces aún cuentan con espacio. La segunda es cuando descaradamente las raíces se desbordan de la maceta.

Es muy importante que estés al pendiente de tus plantas para que tengan una larga vida; el espacio es fundamental, incluso si son para interiores.

Te presentamos algunos consejos básicos para que transplantes:

1. Si la maceta es de plástico y las raíces han comenzado a romperla, corta con una tijeras el plástico. Si es de otro material entonces voltea la maceta y cuidadosa y gentilmente toma la planta.

2. Para obtener el botón de la planta y las raíces usa las tijeras para retirar la tierra.

3. La maceta que elijas, naturalmente, debe ser más grande, pero no mucho más grande. El motivo para transplantar es que la plana tenga más espacio pero si eliges una maceta muy grande corres el riesgo de que requiera mucha agua pues das espacio para raíces mucho más largas. Antes de transplantar enjuaga muy bien la nueva maceta y desinféctala; siempre elige macetas que tengan orificios para drenar el agua.

4. Rellena la maceta con tierra.

5.Humedece la tierra con agua y una solución para plantas.

6. Haz un hoyo en el centro, lo suficientemente profundo como el tamaño de las raíces y coloca la planta.

7. Usa la tierra para darle firmeza a la planta; debe quedar derecha y la manera de conseguirlo es hacer un buen equilibrio con la tierra en derredor.



Crean una maceta inteligente que detecta las necesidades de cada planta

Sus sensores detectan si a la planta le hace falta agua, luz o fertilizante, y se encarga de regarla hasta por 1 mes

La tecnología está permeando cada aspecto de la vida humana, en ocasiones benéficamente y en otras con implicaciones nocivas. En el campo de la la jardinería, los avances tecnológicos han llegado a niveles insospechados, como lo prueba la nueva “maceta inteligente” desarrollada por la compañía francesa Parrot. 

La maceta fue expuesta recientemente en el Salón  Internacional de Electrónica de Las Vegas, y este año saldrá a la venta. Entre las facultades de esta maceta inteligente está el hecho de que cuenta con sensores que miden la luz, humedad, temperatura y el nivel de fertilizante para determinar si las plantas están recibiéndolos en cantidades adecuadas.

En caso de que la planta necesite mayores cantidades de las anteriores condiciones, la maceta envía al dueño notificaciones a través de una aplicación llamada Flower Power, disponible en aparatos móviles de Apple, Android y Windows.

La maceta también tiene la capacidad de almacenamiento de agua para regar la planta hasta por 1 mes; así, en este rubro, el dispositivo irriga automáticamente. 

La firma Parrot es conocida hasta hoy por la creación de drones y sistemas de comunicación que vigilan que los cultivos tengan suficiente fertilizante. La maceta inteligente es uno de los primeros avances tecnológicos de jardinería hechos para pequeña escala, en una búsqueda por también incentivar la creación de espacios verdes por parte de aquellas personas que no cuentan con el tiempo suficiente para cuidarlos. 



Esto es lo que necesitas saber antes de crear tu propio huerto urbano

Es importante traer a conciencia que fuimos educados en una cultura urbana, cuyas fortalezas se basan en conocimientos e intereses pragmáticos y mercantilistas

Los huertos urbanos han invadido las ciudades en los últimos años. Este fenómeno ha ayudado a complementar la lucha en favor del cuidado del medio ambiente, de la economía y de la salud tanto física como mental. Inclusive, varios estudios han demostrado que este tipo de terapia, la horticultura, trae múltiples micro y macro beneficios a corto, mediano y largo plazo.

No obstante es importante traer a conciencia que fuimos educados en una cultura urbana, cuyas fortalezas se basan en conocimientos e intereses pragmáticos y mercantilistas, por lo que nuestra intuición asociada al cuidado de la naturaleza (y a nuestra supervivencia básica) se encuentra oscurecida. En consecuencia, probablemente tengamos algunos problemas a la hora de lograr que funcionen nuestros huertos urbanos, como por ejemplo:

-Traer a conciencia que, sin quererlo, mataremos a algunos de los retoños a pesar de nuestros mayores esfuerzos.

-Del espacio que usarás, toma en consideración que entre en contacto con el Sol. Las plantas necesitan al menos 6 horas a fin de que germinen sus frutos. Busca información y escoge las plantas cuyas necesidades se adecúen a la cantidad de luz que el espacio ofrece.

-Recuerda que los contenedores necesitan hoyos para que haya una ruta de escape para el agua (y así evitar desastres).

-Revisa la calidad del suelo para tener en mente qué tipo de trabajo necesita durante la temporada (y el próximo año).

-¿Sabes qué tipo de bebedora es tu planta? Las hay más sedientas que otras. Por ejemplo, los jitomates necesitan muchísima agua, a diferencia de otras que requieren poco a la semana. 

-Las plantas también necesitan comer… Es decir que necesitan fertilizantes o compostas que les permitan equilibrar sus nutrientes.

-¿Sabes quiénes son los mejores amigos de tus plantas? Si tienes insectos, es mejor que te deshagas de ellos. Sin embargo, si tus plantas se encuentran rodeadas de abejas o de catarinas, entonces déjalas ser en su medio ambiente.

-Requieres de mucha paciencia hasta que disfrutes del germinado de tu esfuerzo.

-Aprende a cortar a tus plantas y por qué lo necesitan. 

-Empieza a enfocar tus esquemas horticulturistas para una temporada de largo plazo.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca