5 alimentos que no necesitas comprar orgánicos

La siguiente lista enumera algunos alimentos que no tienen que ser orgánicos para estar perfectamente aptos para su consumo humano.

Los alimentos con los que debemos tener especial cuidado en consumir orgánicos son casi todos derivados de productos animales. Ello debido al maltrato y al mal uso de hormonas de crecimiento y antibióticos. También es importante tener especial cuidado con alimentos de bebé, ya que los bebés no pueden combatir ciertas sustancias aplicadas a los alimentos en maza y con las moras, que son la fruta que más fertilizante lleva. Pero hay algunos alimentos que no necesariamente deben ser orgánicos para estar perfectamente limpios de químicos. A continuación te ofrecemos una lista:

 

Cocos:

coconut-water-splash

Varios estudios han observado los residuos de pesticidas en los productos de coco y han salido virtualmente con las manos vacías. Quizá la misma composición dura del coco sea la que no permita el paso de químicos al interior, pero lo que es seguro es que un coco orgánico y un coco convencional no tienen mucha diferencia.

 

Cebollas:

Fresh-red-onions-of-Tropea

Las cebollas no solo nos hacen llorar a nosotros, sino que a todas las plagas también. Son naturalmente resistentes a plagas, lo cual resulta en que no se tenga que utilizar fertilizante para su producción. Siéntete libre de comprar cebollas convencionales.

 

Aguacate:

avocado-recipes

El aguacate es otro de los alimentos seguros que tienen los niveles más bajos de residuos de pesticida que hay alrededor. Ello podría deberse a su piel escaldada, pero las plagas no logran entrar a la pulpa con facilidad. Es verdad que los productores de aguacate usan mucho fertilizante para los árboles, pero este no parece entrar a lo que nosotros consumimos.

 

Miel:

La idea su una miel orgánica es un poco absurda. La vedad es que las abejas siempre serán abejas y no distinguen entre una flor orgánica o una que tenga pesticidas. No se puede controlar la calidad del polen que recogen las abejas (a menos que se cuide un territorio de tres kilómetros a la redonda, aproximadamente), así que lo mejor que puedes hacer con la miel es tratar de comprar miel local y cruda, para ayudar a los productores de tu área y obtener todos los nutrientes del producto.

 

Espárragos:

Asparagus2

Por suerte, el espárrago es una de las verduras más limpias que hay. En estudios se ha encontrado que estos retienen niveles muy bajos de residuos de pesticidas. Los orgánicos podrán eliminar esa pequeña probabilidad de residuos químicos, pero no harán gran diferencia.



¿Cómo mejorar el aprendizaje? Consejos de la neurociencia para lograrlo

De acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día.

El aprendizaje, junto con la atención y la memoria, ayuda al ser humano a desarrollar numerosas herramientas para la supervivencia y la cotidianidad. Y de acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día. 

Para los investigadores, el comprender el efecto del sobreaprendizaje sobre el desarrollo de un nuevo recurso, fue un proceso vital para un mejor entendimiento del cerebro. Para lograrlo dividieron en dos grupos a los voluntarios. 

El primero fue expuesto a ejercicios de aprendizaje sobre un tema, al haber mejoría en la habilidad en práctica tomaban un descanso de 30 minutos y regresaban para más ejercicios de aprendizaje sobre otro tema. Al día siguiente realizaban una post-prueba, en donde los individuos tenían buenos resultados en último tema practicado y pésimos en el primero. Estos resultados fueron como si el grupo no hubiese sido entrenado en nada.  En palabras de Takeo Watanabe, profesor de Ciencias Cognitivas, Lingüísticas y Psicológicas en Brown University, en EE.UU., y autor del estudio, “Cuando uno deja de entrenar inmediatamente después de haber adquirido una habilidad nueva, el área del cerebro asociada con esta habilidad aún es plástico”. Es decir, débil. El cerebro es flexible y se adapta en función del aprendizaje de nuevas herramientas; por lo que si uno se detiene justo después de haber adquirido una de ellas, el cerebro está en un estado plástico, en un estado “preparado-para-el-aprendizaje”, y absorberá la información del segundo conocimiento –y no del primero–. 

El segundo grupo practicó el tema por más tiempo y más repeticiones, un descanso de 30 minutos y un nuevo tema que aprender. Al día siguiente, en el post-test, los individuos obtuvieron mejores resultados en aquellos temas que pasaron un poco más de 20 minutos extras en practicar, sin que un tema pudiese interferir con el otro. 

De modo que aunque el primer grupo no “sobreaprendió”, tuvo un mejor resultado en el último tema; el segundo mostró un una mejoría global con un lapso mayor de práctica y aprendizaje. Para comprender las causas, Watanabe y sus colegas realizaron fMRI, escanografías del cerebro mediante el registro de oxígeno; es decir que requirieron ver las áreas cerebrales que se activaban usando más oxígeno, carbono y nitrógeno –traducido en la presencia de neurotransmisores– permitiendo deducir cuáles químicos incrementan en niveles durante el proceso de aprendizaje.

Fue así que repitiendo el experimento con la máquina MRS, con dos cambios principales –uno, que los dos grupos estarían entrenando la misma cantidad de veces sin el segundo entrenamiento; dos, antes y durante tanto del entrenamiento como la prueba se estaría escaneando la actividad cerebral. El resultado fue sorprendente: si uno no “sobreaprende”, el cerebro consigue niveles altos de glutamato-dominante –el cual facilita al cerebro a entrar en modo plástico o “preparado-para-el-aprendizaje”–; pero si se sobre carga de información, los niveles de glutamato disminuyen y los de GABA incrementan –encargado de estabilizar el cerebro–. Para Watanabe, “Si se sobreaprende la habilidad, el estado del cerebro cambia muy rápido de ser plástico a estable”, lo cual significa que el cerebro tiene más tiempo de “congelar” la habilidad previniendo de olvidarla. 

Es decir que para aprender un tema es recomendable “sobreaprender” –repetir y repetir– la base para comprender así lo complejo. Si bien se dice que hay un riesgo del olvido con el paso del tiempo, la realidad es que existen numerosas técnicas para mantener el conocimiento en un periodo a largo plazo; como por ejemplo, dar tiempo a que suceda el aprendizaje sin necesidad de mezclar los temas. 



Estas fotos te darán una idea de cómo se ven tus alimentos a la hora de cosecharlos

Muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores.

Parece fácil: estar en la mesa del comedor con un bocado de una jugosa piña en la boca, esa frescura acidulce del desayuno que nos brinda una cantidad desbordante de nutrientes y un placer inexpresable a los primeros momentos del hambre matutino. Es realmente un instante sencillo que tan sólo requirió ir al mercado a comprarla, cortarla con cuidado y servirla fresca y amarilla. Sin embargo, ¿cuál fue el proceso que pasó una piña para llegar a nuestra mesa?

Muchas veces pasamos por una verdulería o las estanterías del supermercado, vemos las frutas y verduras, las tanteamos para sospechar su frescura y las llevamos a casa. Pero muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores. 

En caso que surja un poco de curiosidad, te compartimos algunas fotografías de cómo se ven los alimentos a la hora de cosecharse: 

 

 


El aceite de coco es de los mejores productos naturales para bajar de peso por estos motivos

Sus propiedades provocan que tu organismo queme energía fácilmente.

Cuando la obesidad pareció asentarse como una plaga en los noventa, gracias a la propagación de los alimentos chatarra, con este fenómeno también surgieron las soluciones fast track para bajar de peso, que han ido cayendo como mitos. Miles de productos anunciados en los medios de comunicación eran solo una farsa para que con un poco esfuerzo ( que por cierto vendía mucho) las personas recobraran su peso ideal. 

Luego, desde la década pasada la moda de las mujeres extra delgadas llegó a su cúspide, por ello, todo lo encaminado a lograr la delgadez se ha diseminado como un gran mercado exitoso. Entre esta nociva tendencia, algunos remedios naturales son realmente sanos, y lejos del oportunismo, realmente han probado ayudar a bajar de peso por tener efectos propicios para ello en el organismo. 

Como un ejemplo de lo anterior la ciencia ha probado que el aceite de coco posee propiedades espléndidas para bajar de peso y ello se explica por que, después de la leche materna, es el segundo producto natural que tiene una cadena de ácidos grasos mediana (la mayoría de los alimentos posee una larga).

Mientras estas cadenas largas se instalan en el organismo como grasa, la de de los ácidos grasos medianas, en cambio, se convierten en energía que se quema rápidamente. También incrementan los ritmos metabólicos, lo que hace que se  queme aún más energía y ello tiene un efecto de pérdida de peso. 

Recuerda que además cocinar con aceite de coco cuando uses altas temperaturas, como para cocer o freír algo, es más saludable que hacerlo con aceite de oliva, por ejemplo, que suele quemarse más rápido. El aceite de coco también tendrá efectos positivos en tu organismo como reducir el riesgo de una enfermedades cardiovasculares.



Descubre los increíbles beneficios del agua de coco

Dado que es baja en calorías y colesterol, puedes tomarla cuantas veces lo desees

El agua de coco, con su inigualable sabor refrescante, es una de las bebidas más saludables del mundo. De color casi transparente, el sabor del agua de coco puede variar por la especie, estado del coco y el terreno de la palma cocotera.

Durante mucho tiempo esta bebida ha sido la predilecta en las zonas tropicales, en especial en lugares como México, Venezuela, Brasil, Filipinas, Indonesia, Colombia, Perú, las islas del Caribe, El Salvador, Ceilán, la India y República Dominicana.

Dado que es baja en calorías y colesterol, puedes tomarla cuantas veces lo desees. Se recomienda el consumo de esta bebida ya que su compuesto químico trae múltiples beneficios a la salud de quien la beba, como por ejemplo sus cualidades antivirulentas, antifungosas y antimicrobiales. Por ello, te compartimos una lista de sus enriquecimientos a la salud:

* Es rica en vitamina A, la cual es la encargada del buen funcionamiento de la vista.

* Contiene grandes cantidades de minerales, tales como zinc, hierro, ácido fólico, fósforo y potasio.

* Cuenta con propiedades antioxidantes, convirtiéndola en un excelente protector contra la degeneración oxidativa.

* Al tener altos niveles de fibra, estimula el buen funcionamiento intestinal.

* Fortalece los huesos, uñas y dientes.

* Ayuda a disminuir los síntomas de colitis, úlceras gástricas, debilidad estomacal y estreñimiento.

* Elimina toxinas del cuerpo.

* Regula los niveles de fluidos corporales, manteniendo la correcta presión sanguínea.

* Al usarla como enjuague para el cabello, previene y combate la caspa.

* Alivia la tensión en el páncreas y el sistema de enzimas, previniendo las enfermedades de la vesícula.

* Ayuda en los casos de acné, estrías, sarpullidos, cicatrices, etcétera.

* Elimina la grasa de la piel, tonificando y fomentando la regeneración celular.

* Previene dolores de cabeza, ya que mantiene al cuerpo debidamente hidratado.



4 alimentos con pésima reputación que son fantásticos para la salud

Gracias a la proliferación de estudios y revisiones científicas en torno a los alimentos, ahora sabemos que muchas cosas que nos recomienda el ministerio de salud pública están completamente equivocadas.

En las últimas décadas, la lista de recomendaciones gubernamentales acerca de alimentos sanos o dañinos es muy poco confiable. Hay numerosos ejemplos de alimentos que según ellos no debemos comer, pero que ahora están aumentando su producción gracias al público conocedor que ya no se deja engañar por recomendaciones irresponsables basadas en intereses corporativos.  Nos hemos informado más acerca de los consejos de nutriólogos retrógrados, quienes tienen muy poco entendimiento de la nutrición en general. Aquí están las top 4 cosas que ahora sabemos que son buenas para tu salud.

1. Aceite de coco

El aceite de coco fue demonizado por años por su alto contenido en grasas saturadas. La mayoría de su grasa saturada está compuesta de triglicéridos de cadena media, que el cuerpo muy bien. El ácido láurico es el principal contribuyente, con más de 40 por ciento del contenido, seguido del ácido cáprico, ácido caprílico, mirístico y palmítico.

Los beneficios del aceite de coco son muchísimos: el cuidado del cabello, cuidado de la piel, alivio de estrés, pérdida de peso, incremento de inmunidad, buena digestión y metabolismo, alivio de problemas de riñón, enfermedades del corazón, disminución de la presión arterial, diabetes, HIV y cáncer, cuidado dental y fuerza de los huesos. Estos beneficios del aceite se pueden atribuir a la presencia del ácido láurico, cáprico y caprílico, y sus propiedades son antimicrobiales, antioxidantes, fungicidas, antibacteriales y tranquilizantes.

2. Hemp/cáñamo

La planta de cáñamo es extraordinaria. Puede ayudar a resolver los problemas que enfrentamos con el petróleo, la deforestación, el cáncer y la contaminación ambiental.  Quizá porque es tan amable con el medio ambiente, tan nutritiva y benéfica para la salud, los gobiernos se rehúsan a admitir la increíble diversidad del hemp;  proporciona demasiados riesgos para los intereses de las corporaciones.

Sobre todo, el mayor beneficio del cáñamo reside en la composición de su aceite, el cual contiene todos los aminoácidos esenciales en cantidades significativas y en un radio deseable. La proteína de hemp también tiene una calidad excepcional en términos de aminoácidos y estructura de la proteína. La última afecta la digestión y la utilización del alimento por parte del cuerpo humano.

Puesto sencillamente, cuando ingerimos semillas o aceite de hemp, nuestro cuerpo obtiene mucho de lo que necesita sin el golpe de calorías de los nutrientes no-esenciales.

3. Huevos (orgánicos)

Por años, este alimento ha sido malentendido: es bajo en calorías, alto en vitaminas (D, B12, ácido fólico) y casi perfecto en proteínas. El huevo contiene cada una de las vitaminas (excepto C).

Algunos científicos que trabajan con el gobierno han decretado que la yema del huevo es pésima para la salud. Sin embargo ahora sabemos que el huevo produce proteínas que imitan la acción de poderosas drogas que bajan el ritmo cardiaco, conocidas como inhibidoras Ace.

La única manera de saber si un huevo está sano es, o visitar la granja, o comprarlo en tiendas orgánicas certificadas. Las fábricas de huevo son de las peores que existen en el mundo en cuanto a procedimientos y manipulaciones. Un huevo no-orgánico puede contener químicos, hormonas, organismos genéticamente modificados y otras cosas de estilo. Asegúrate de consumir sólo huevos orgánicos.

4. Sal

La sal también ha sido demonizada en las últimas décadas de manera irresponsable. En México incluso entró en vigor una ley que dicta que no puede haber saleros en las mesas de los restaurantes. Pero nuevos reportes han afirmado que la sal ya no se considera un peligro para la salud.

La clave es poder diferencial la buena sal de la mala sal. La sal de mesa es recristalizada y se trata con químicos que precipitan casi todos los minerales que contiene y se le añade toda una gama de químicos que pueden causar muchos problemas en el cuerpo. Pero el problema no es la sal, es el tipo de sal que usamos.

La sal de mar que no es refinada ni tratada con químicos es, de hecho, buena para la salud. “Estas sales minerales son idénticas a los elementos de los que está hecho nuestro cuerpo y fueron encontrados en el primer océano de dónde se originó la vida”, apunta Barbara Hendel, investigadores u coautora de Water & Salet, The Essence of Life. “Tenemos lágrimas saladas y sudor salado. La composición química y mineral de nuestra sangre y fluidos corporales es similar al agua de mar. Desde los comienzos de la vida, al igual que los bebés que aún no nacen, estamos envueltos en un fluido salino”.

Las sales minerales, apunta la doctora, son sanas porque le dan al cuerpo una variedad de iones minerales necesarios para balancear sus funciones y permanecer sano y sanar.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca