3 cosas que puedes hacer con tus zapatos viejos

Antes de tirar tus zapatos viejos o pasados de moda, considera estas opciones ecológicas para reducir la contamianción.

Vamos dejando atrás a los zapatos porque nos dejan de quedar, de gustar, o porque de plano están muy rotos o viejos. Y mientras la ropa puede ser reutilizada como trapos de cocina u otras cosas útiles, los zapatos presentan un dilema. No hay mucho que se pueda sacar de ello cuando decidimos dejar de usarlos. Entonces ¿qué debería hacer una persona ecológicamente consiente con ellos? Pues, dependiendo de su condición, puedes hacer lo siguiente:

Repara

1. Intenta cuidarlos lo más posible (guardarlos en un lugar ventilado, nunca secar en un calentador, limpiarlos). Pero si, por ejemplo, se desgasta la suela, cámbiales la suela.

2. Si se mojan con la lluvia resiste la tentación de colocarlos junto a calentados, ello arruina la piel y el pegamento.

3. Cuando huelan un poco mal, introduce en cada uno una bolsita de té negro sin usar y déjala allí por algunos días. Luego lava suavemente las plantillas con tu champú y sécalas al sol. También puedes verter un poco de bicarbonato de sodio y dejarlo actuar por el transcurso de la noche, luego retirar.

 

Recicla

1. Dona los zapatos que no estén rotos o en pésimas condiciones. Si ninguna de las tiendas de caridad los acepta, intenta la organización internacional Soles4Souls. Recuerda, también, que es difícil que unos zapatos en la basura no sean encontrados por alguien que pueda necesitarlos, sobre todo si vives en el tercer mundo. Entonces, si los tiras, intenta hacerlo separado de la basura orgánica o la basura sucia. Mételos en una caja o bolsa a parte y, si quieres ir un poco más lejos, deja una nota que diga que son un regalo.

 

Dales otro uso

1. Convierte un zapato viejo en una maceta de exterior. Solo asegúrate que tenga buen drenaje.

 



La situación del maíz transgénico en México se decide esta semana

Este jueves 26 de enero un Tribunal Colegiado resolverá si se permite o no la siembra de maíz transgénico en México.

Este jueves 26 de enero un Tribunal Colegiado resolverá si se permite o no la siembra de maíz transgénico en México. En julio de 2013 se presentó una demanda de acción colectiva encabezada por científicos, campesinos y consumidores para detener la siembra de maíz transgénico en México. El tema central de esta demanda es la defensa de los derechos de las generaciones presentes y futuras de aprovechar la diversidad de los maíces nativos. En lo que va del juicio, tanto las empresas transnacionales (Monsanto, Syngenta Agro, Dow Agrosciences, PHI-Pioneer Dupont) como el Gobierno Federal (Semarnat y Sagarpa) han impugnado esta demanda al menos 97 veces. Sin embargo, desde septiembre de 2013 se logró por mandato judicial que se suspendiera la siembra de maíz transgénico en todo el territorio nacional. Esta suspensión es la que ha mantenido durante tres años y medio al maíz transgénico lejos de nuestra tierra. Esta suspensión fue impugnada por las empresas transnacionales y será en el transcurso de esta semana que el Primer Tribunal Colegiado en materia Civil del Primer Circuito con sede en la Ciudad de México resuelva si se mantiene la suspensión hasta que el juicio termine.

De acuerdo con el informe de la Demanda Colectiva Maíz, tanto el Gobierno como la industria tratan de evitar a toda costa que se genere un debate científico en los tribunales. Asimismo, se ha comprobado que durante el juicio la Semarnat le ha ocultado información al juez, entre ésta, un informe del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) que demuestra la presencia ilegal de maíz transgénico en México. Además, la misma industria ha reconocido que el polen de los maíces transgénicos puede dispersarse a lo largo del país, por lo que, una vez que se autorice la siembra, su dispersión sería incontrolable. Por otro lado, dentro del juicio, el Gobierno ha reconocido que los transgénicos no aseguran una mayor producción y que no hay evaluaciones sanitarias posteriores a la siembra. Así, la situación del maíz transgénico en México quedará en manos del Tribunal Colegiado en los siguientes días.

MÉXICO, D.F., 29SEPTIEMBRE2014.- Integrantes de diversas organizaciones, se manifestaron frente a Palacio Nacional al celebrarse el Día Nacional del Maíz.
FOTO: ENRIQUE ORDÓÑEZ /CUARTOSCURO.COM

El maíz se originó y diversificó en México, esta plata se domesticó hace cinco mil años y actualmente tenemos 64 razas de maíz y miles de variedades, que son el resultado de la interacción de las comunidades y sus sistemas agrícolas. Se estima que para los mexicanos, el maíz representa el 53% del total de calorías que consumimos y el 39% de todas las proteínas, siendo así el cultivo más importante para el país. Lamentablemente, desde el 2001 se empezó a detectar contaminación de maíces nativos con genes transgénicos. Esto es extremadamente grave porque la diversidad genética de las razas nativas es uno de los más grandes legados de México. Considerando que las condiciones climáticas en todo el mundo están cambiando, la diversidad genética de los maíces nativos mexicanos será una pieza clave para garantizar la seguridad alimenticia de las siguientes generaciones.

Ahora bien, imaginemos que los maíces de un campesino se han contaminado por el polen de los maíces transgénicos que se siembran cerca de su parcela. Debido a que la contaminación genética no se puede detectar a simple vista, es imposible que el campesino sepa que su maíz ha sido contaminando. Por lo tanto, esta persona seguirá sembrando el maíz contaminado y compartiendo sus semillas con otros campesinos como siempre lo ha hecho. Esto generaría una dispersión incontrolable y un daño irreversible, pues a largo plazo perderíamos las variedades nativas de maíz, uno de los legados bioculturales más importantes de México.

Es importante saber que el maíz transgénico tiene una tolerancia al herbicida glifosato y al mismo tiempo produce una sustancia tóxica que funciona como insecticida. Por lo tanto, cuando se rocían grandes cantidades de glifosato sobre los cultivos, todas las plantas mueren excepto las transgénicas, pues son resistentes. El glifosato es una sustancia catalogada como posible cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud. Comúnmente, el glifosato se rocía utilizando avionetas en grandes extensiones de tierra. Este herbicida se dispersa con el viento, el riego y la lluvia y llega a otros cultivos, ecosistemas y cuerpos de agua tanto en la superficie como en el subsuelo. Evidentemente, esto pone en riesgo tanto a las poblaciones humanas como a la biodiversidad. Por ejemplo, ya se ha detectado glifosato en al agua subterránea en Chiapas y se tiene evidencia de que la mariposa monarca ha disminuido su población debido al aumento de glifosato en su ruta migratoria.

La industria de los transgénicos se ha caracterizado por disfrazar los peligros de soluciones. Sin duda, México debe unirse a la creciente lista de países que prohíben la siembra de organismos transgénicos en sus territorios. Pues no hay argumento que justifique poner en juego nuestra soberanía alimentaria.

Para mayor información sobre la Demanda Colectiva Maíz, puedes visitar su página en Facebook.

– Dr. Fernando Córdova Tapia

(@FerCordovaTapia)



Recicla tus zapatos viejos y cuida al medio ambiente

Una vez que vemos cómo uno de nuestros zapatos favoritos empieza a fallecer poco a poco, entonces decidimos tirarlos o donarlos.

Este estereotipo donde las mujeres están obsesionadas con la moda y los zapatos ha alcanzo fronteras donde el consumo irresponsable afecta al medio ambiente. Cuando se fabrica un zapato, los materiales usados son productos extraídos de la naturaleza mientras que los residuos del proceso pueden contaminar al mismo entorno. Digamos que se trata entonces de “un mal necesario”. Sin embargo, ¿qué pasa con los zapatos cuando terminan su vida de utilidad?

Una vez que vemos cómo uno de  nuestros zapatos favoritos empieza a fallecer poco a poco, entonces decidimos tirarlos o donarlos. Si bien va y no es costoso, podemos mandarlos a reparar; ya que, de hecho, la reparación es la opción más verde y ecológica en este tema. No obstante, hay ocasiones en que de plano no se puede hacer mucho al respecto.

Los zapatos son muy complejos de reciclar. Esto es debido a que están compuestos de numerosos tipos de plásticos, fibras y otros materiales. Sin embargo, hay alternativas útiles para lograrlo. Por ejemplo, la empresa de zapatos deportivos Nike cuenta un programa donde se reusa un zapato, reciclando las diferentes partes de cualquier otra empresa (las cuales pueden dejarse en varios centros de recolección en el mundo). También es posible aclimatar al zapato como una maceta con un estilo único. Recuerda que se trata sólo de dejar fluir la imaginación y así cuidar al medio ambiente.

 



Tu jardín en utensilios de cocina viejos

Aprovecha juegos de tetera abandonados, por ejemplo, y crea un jardín al interior de tu cocina.

La vida es tan maravillosamente obstinada que puede surgir incluso en abruptas condiciones. Es un milagro que de un poco de tierra y una semilla con algo de agua podamos ayudar a generar una vida; cualquiera que ha dedicado algunos momentos a la jardinería puede conocer esa deliciosa sensación. 

Como sabrás, muchas plantas pueden darse en la sombra y en los contenedores más inesperados posibles. Desde zapatos hasta bolsas o balones de fútbol; lo anterior nos abre una abanico de posibilidades para decorar los espacios con vida. 

El sitio anyonecandecorate.blogspot.com nos trae algunas ideas para convertir utensilios en lindas macetas para tus plantas, que además harán un increíble juego en tu cocina:

dsg0o75p2onb2cejlqjl5008d8996e8bd

 

2hcedmnn4xh2tqw3ba655008d8bf4eb00



Adecúa las macetas de tus plantas exteriores con estos útiles consejos

Recuerda que sólo se requiere un pequeño espacio para que las plantas se conviertan en un santuario de unidad con la naturaleza

Los jardines son pequeños espacios que representan esa relación afectiva que tenemos con la vida y la naturaleza, de modo que se requerirá un cuidado especial para el desarrollo óptimo de aquellas plantas, flores, frutos y vegetales de cuya perfección podemos disfrutar. Algunos de los cuidados indispensables son la ubicación física, el tamaño, la maceta y su profundidad, entre otros.

En la cuestión de la maceta es importante tener en cuenta varios factores, tales como el color de la pared, el tipo de construcción y el gusto de cada quién. De plástico, arcilla, talavera, cerámica, madera, las macetas permiten que el sustrato transpire y retenga un poco de agua para las raíces de las plantas (en especial si son de compuestos naturales, como granito o tierra cocida).

Para la trasplantación necesitas recordar que la maceta requiere un buen drenaje: realiza unos cuantos hoyos en su fondo para evitar encharcamientos, reduciendo el daño en las raíces de las plantas. Rellena los agujeros con pequeños trozos de ladrillo o teja y, eventualmente, cubre  la maceta con una capa de arena, continuando con tierra y composta.

Cuando se trata de macetas de un tamaño considerable, se requiere un método de drenaje muchísimo más eficaz para el tamaño de la planta. Además de los agujeros anteriormente mencionados, ahora coloca una primera capa de grava combinada con trozos de teja; después, una capa de arena. Rellena el resto con composta y tierra.

Recuerda que sólo se requiere un pequeño espacio para que las plantas se conviertan en un santuario de unidad con la naturaleza. Con un poco de paciencia y dedicación; lo anterior son sólo algunos ejemplos para lograrlo.

Fotografía principal: Guadalupe Cervilla



Tenis con casa de acampar inculida (FOTOS)

Los tenis Walking-Shelter te aseguran que nunca estarás muy lejos de casa, porque tu casa va a donde quiera que vas.

Cuando el manufacturero para la marca de ropa Aussie le preguntó convocó a veintiún compañías y artistas a que optimizaran unos tenis blancos para una línea de “Zapatos escoge tu propia aventura”, Sibling, el colectivo australiano de arquitectura, hizo los suyos con una tienda de acampar incluida.

Los Walking-Shelter (refugio caminante) son perfectos para trotar el mundo, escalar o cualquier cosa que te deje exhausto al final. Puedes simplemente sacar tu tienda y tener un momento de reposo y tranquilidad.

La arquitecta y co-fundadora de Sibling, Jane Caught, explica: “Quizá te encuentres afuera en el calor del sol; puedes crear un dispositivo de sombra. Quizá te hayas perdido en un centro comercial y necesites un momento privado”.

Caught apunta que este zapato está diseñado de tal manera que “la tela no te pese mientras corres, bailas o caminas. La tienda esta enrollada y doblada dentro de las redes blancas alrededor del tobillo de cada tenis como un lagarto con chorreras. Cuando las desdoblas, las dos mitades del refugio se unen por un cierre”.

Este modelo es, sobretodo, el sueño de cualquier vagabundo.

[CoExist]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca