¡No laves el pollo antes de cocinarlo! Conoce sus consecuencias

Estudio revela que lavar el pollo antes de cocinarlo puede volverlo susceptible a bacterias como el campylobacter, causando enfermedades graves e incluso la muerte.

Estudio revela que lavar el pollo antes de cocinarlo puede volverlo susceptible a bacterias como el campylobacter, bacilos que pueden causar enfermedades graves e incluso la muerte. De acuerdo con la Food Standards Agency, esta bacteria puede expandirse en la piel humana, en la superficie, la ropa y los utensilios de cocina.

Una infección causada por el campylobacter puede causar dolor abdominal, diarrea severa, vómito, deshidratación, síndrome de intestinos irritados, artritis reactiva y síndrome Guillain-Barré (trastorno neurológico autoinmune). Catherine Brown, presidenta del Foods Standards Agency explica que “en el peor de los casos, [esa bacteria] puede llegar a matar. Las personas con mayor susceptibilidad de riesgo  son los niños menores de cinco años y las adultos mayores.”

Lo más recomendable es no lavar el pollo crudo como método de prevención para evitar contaminarlo. “Es un problema serio. No sólo causa enfermedades graves y la muerte, pero también cuesta cientos millones de liras en cuestiones de salubridad.”

De acuerdo con la National Library of Meidicine, en caso que tengas una infección causada por el campylobacter, puedes realizar las siguientes actividades para sentirte mejor. Sin embargo, recuerda que es indispensable ir con el doctor.

  • Bebe desde 8 hasta 10 vasos de líquidos claros cada día. El agua es lo mejor.
  • Bebe al menos 1 taza de líquido cada vez que tenga una deposición suelta.
  • Consume comidas pequeñas durante todo el día en lugar de las tres comidas grandes.
  • Consume algunos alimentos salados, como pan, sopa y bebidas para deportistas.
  • Consume algunos alimentos ricos en potasio:  plátanos, papas sin cáscara y jugos de fruta diluidos en agua.


5 alimentos que la OMS podría prohibir por ser insalubres

Hay publicidad de algunos productos procesados que requiere regular sus ingredientes hacia un mejor perfil nutricional.

En el mercado alimenticio existen numerosos productos que se venden bajo la imagen de ser saludables para la población infantil. Sin embargo, al revisar sus ingredientes, parece ser que están lejos de ser un alimento ideal para niños –ni para adultos–; ya que la mayoría cuenta con cantidades casi desorbitantes de azúcar, grasas, sal u otros químicos tóxicos para la salud. 

Frente a la publicidad de productos malsanos, la OMS incita a regular estos productos sin que las empresas alimenticias evadan las reglas –como reducir el tamaño, no la cantidad de ingredientes–; de lo contrario, consideraría en prohibirlos si no se regula próximamente. De hecho, y de acuerdo con el documental Más allá del peso, grabado en Brasil, hay publicidad de algunos productos procesados que requiere regular sus ingredientes hacia un mejor perfil nutricional. 

Por esta razón, estableció una serie de restricciones, en 17 categorías de alimentos, para lograr regular los alimentos procesados. Principalmente si la composición excede la cantidad de azúcar, sal o grasa marcada por cada 100g de producto, ya que no contarán con el permiso para anunciarse. Estos son algunos de los productos que la OMS prohibiría –pero, continúan emitiéndose a diario–. 

 

Cereales

cereales-insaludabres

La OMS advierte que sólo podrán publicitarse aquellos que aporten a menos de 10g de grasas totales, 15 g de azúcares totales y 1.6g de sal. No obstante, los cereales Kellogg’s y Nestlé han decidido obviar la información nutricional de sus productos web en español. 

 

Comidas precocinadas 

 

hamburguesa procesada

Sólo podrán publicitarse aquellos alimentos que aporten menos de 10g de grasas totales, 4 de grasas saturadas, 10 de azúcares totales, 1 de sal y aportar 225 kcal/100g. La mayoría de este tipo de productos superan la cantidad de sal sugerida entre un 20 y un 70 por ciento, la de grasa por un 42 por ciento y la de calorías por un 75 por ciento. Un ejemplo de ellos son McDonald’s, Burger King, Telepizza y PizzaHut

Helados

helados-holanda-insalubres

Según las recomendaciones de las OMS, no deberían permitirse sus anuncios dirigidos a los niños. Principalmente los helados de Nestlé. 

Zumos y jugos

jugos-del-valle

La mayoría de los zumos y jugos anuncian tener 100 por ciento pulpa ofrutas, sin embargo la mayoría sólo contienen azúcares añadidos y adulcorantes. Entre las bebidas que se desglosan en esta categoría, se encuentran bebidas lácteas, bebidas energéticas y otras bebidas como refrescos, limonadas, naranjadas, bebidas azucaradas, aguas minerales saborizadas y zumos. 

 

Quesos y similares

quesos-procesados

No hay porcentajes salvables ni opción para anunciar productos en esta categorías. Ni siquiera los de Bimbo. La mayoría de los quesos procesados, suben el colesterol y el azúcar hasta tres veces. 

 



Estos alimentos son los que probablemente harán que te enfermes del estómago

Inocuidad quiere decir “el control de los peligros asociados a los productos destinados al consumo humano a través de la ingestión como alimentos y medicinas, de modo que se reduzca el riesgo de daños a la salud del consumidor.”

Las enfermedades transmitidas por los alimentos componen serios problemas a nivel de salud, economía y desarrollo de un país. Por lo que, los Estados Miembros de la OMS (Organización Mundial de la Salud) adoptaron en 2000 una resolución que reconoce la relevancia de la inocuidad alimentaria en relación a la salud pública.

Inocuidad quiere decir “el control de los peligros asociados a los productos destinados al consumo humano a través de la ingestión como alimentos y medicinas, de modo que se reduzca el riesgo de daños a la salud del consumidor.” Por consiguiente, se encamina a garantizar la máxima seguridad posible de los alimentos a través de políticas y actividades que abarquen toda la cadena alimenticia (desde la producción al consumo).

Sin embargo, de acuerdo con el reporte de Interagency Food Safety Analytics Collaboration (IFSAC) y Food Safety Inspection Service (FSIS), se identificaron ciertos alimentos que tienden a almacenar patógenos nocivos para la salud. Por ejemplo, se encontró trazos de E. coli en al menos 80 por ciento de casos en carne y plantas.

La información disponible entre 1998 y 2012 muestra que hay cuatro principales bacterias que albergan en los alimentos: salmonella, E. coli O157, Listeria monocitogenes y Campylobacter; las cuales son las responsables de 1.9 millones de casos de enfermedades asociadas con la comida.

¿En dónde son propensas a habitar estas bacterias? Según el mismo estudio, el 66 por ciento de las infecciones causadas por la bacteria Campylobacter se encontraban en la leche cruda o queso producido por leche cruda (queso fresco). Mientras que el 50 por ciento de los casos de Listeria se originaron por el consumo de la fruta. Y el 77 por ciento de la Salmonella se encontró en algunos vegetales como los jitomates, huevos, pollo, carne, puerco, frutas y coles.

Para más información al respecto de la inocuidad de los alimentos, te compartimos este documento de la Organización Mundial de la Salud (OMS): http://www1.paho.org/Spanish/AD/DPC/VP/fos-5-claves-manual.htm



Los horrores del pollo

El pollo procesado ya de por sí es malo para el ambiente, los trabajadores y los consumidores, pero hay muchos otros factores que afectan a la salud general.

Sabemos que el pollo es de los alimentos más dudosos del mercado, ya que la mayoría de ellos están repletos de hormonas, antibióticos, bacterias, y son el animal más maltratado en las granjas industriales. Pero recientemente se ha descubierto que el pollo comercial también puede tener niveles de arsénico, salmonella y E. Coli. La ética alimentaria es ya la púnica manera de llevar una vida sana y proteger a los animales de granja.

Salmonella extrema

El 13% por ciento de las personas afectadas por el reciente brote de salmonella en 18 estados de Estados Unidos viene de “material fecal en cadáveres, prácticas poco sanitarias con los pollos, contacto con superficies sucias y contaminación directa del producto”, apunta la USDA.

E. Coli

El pollo, además de tener salmonella, tiene E. Coli. El 87 por ciento de los cadáveres de pollo resultan positivos en E. Coli antes ser mandados a las tiendas, reporte Salon. El E. Coli es considerado más peligroso que la salmonella y fue una de las razones por las que Rusia les negó la entrada a productores de pollo en 2008. El E. Coli es resistente a los antibióticos y se encuentra incluso en el pollo kosher.

Arsénico

La FDA reportó que la mayoría de los pollos contienen nitarsone, un tipo arsénico que les dan como antibiótico.



Hábitos alimenticios provocan más de 300 mil muertes al año en Estados Unidos

Cerca del 70% de las calorías consumidas en Estados Unidos provienen de alimentos procesados

1362143385168.cached

Al año mueren 3,000 personas y 130,000 son hospitalizadas por comida infectada con enfermedades. Mientras estas cifras son trágicas, no se comparan con los 310,000 estadounidenses que mueren al año por condiciones tratables causadas por una mala dieta.  Problemas cardíacos, diabetes, obesidad, hipertensión, infartos y algunos tipos de cáncer son las enfermedades mortales causadas por la comida procesada. La preocupación moderna no es por los patógenos como E. Coli, salmonela o campylobacter sino la comida sin contenido nutricional que hemos estado consumiendo desde la década de los cuarenta.

En el último siglo la alimentación ha pasado por un cambio sin precedentes. Hoy en día, el 70% de las calorías que consumen en Estados Unidos provienen de comidas altamente procesadas, alimentos cargados con sal, azúcar, grasa, aditivos cuestionables y granos refinados sin ningún valor alimenticio.

El resultado de consumir alimentos cocinados por compañías es que no estamos comiendo algo que podríamos preparar en casa, sino algo que es producido con decenas de ingredientes de los cuales sabemos poco, y que frecuentemente no están en la misma sintonía que nuestros cuerpos.

El hecho es que en Estados Unidos, gran parte de la comida no es sana y el FDA (Food and Drug Administration) hace poco al respecto, a pesar de las nuevas leyes que le da la autoridad de regular de cerca los alimentos, por ejemplo las enormes cantidades de sodio y grasas trans en alimentos de comida rápida y restaurantes.

De alrededor de 5,000 sustancias que se pueden agregar a la comida el FDA no tiene conocimiento alguno de 1,000 de ellas y sólo ha hecho pruebas de toxicología a menos de 2,000 de ellas. Las sustancias cumplen con el propósito de preservar o manufacturar la comida pero tienen efectos cuestionables en la salud. Algunos son:

BHA: un cancerígeno encontrado en Tang, Kool-Aid y las salchichas de McDonald’s.

Azodicarbonamide: un químico inflamable, pseudo-comestible usado comúnmente en pan, al calentarse se convierte en un compuesto cancerígeno.

Aceite vegetal brominado: encontrado en el Gatorade, sustancia que se legalizó en la década de los setenta con pruebas pendientes que aún no se han llevado a cabo.

La razón por la cual la FDA no ha actuado de manera satisfactoria es porque se encuentra -hasta cierto- punto maniatada, ya que el congreso de Estados Unidos no le ha dado los fondos necesarios para supervisar a una industria alimenticia de un trillón de dólares.

Una medida preventiva sería evitar comer tantos alimentos procesados, en vez de que las comidas sean 70% chatarra disminuirla hasta el 20 o 30%. Si todos escogemos comer menos comidas procesadas podríamos evitar muertes tempranas e innumerables padecimientos prevenibles.

[The Daily Beast]

 



Según la FDA, el pollo de EEUU contiene arsénico

Desde los años 60, en los Estados Unidos, principalmente, la industria avícola administra medicamento con alto contenido de arsénico. La FDA, finalmente, acepta que el arsénico es cancerígeno.

Después de años de no aceptar el hecho, la FDA finalmente dijo que la carne de pollo que se vende en EEUU contiene arsénico, una sustancia tóxica  causante de cáncer y mortal si se administra en altas dosis.

Desde hace más de 40 años, esta sustancia es administrada por la industria avícola, por lo tanto, los estadounidenses llevan consumiendo, por mucho tiempo, dicha sustancia.

Por ahora resulta evidente la administración de este químico, que es utilizado como antibiótico, a la mayoría del pollo que se consume en los Estados Unidos., aunque según la industria avícola, no existe una base científica que sustente que el arsénico es dañino para la salud.

Roxarsone, el fabricante del medicamento que se suministra al pollo ha decidido retirar el producto de la mayoría de los establecimientos en los que era vendido.

Scott Brown, investigador de Pfizer (productor del medicamento), comentó que el antibiótico también es vendido en más de una docena de países, por lo que espera ponerse en contacto con ellos para que su venta esté regulada.

A pesar del evidente daño que causa el arsénico, la FDA y la filial de Pfizer, Roxarsone, insiste que comer carne de pollo es seguro.

Con este aviso, ¿comerías pollo?

[NATURALNEWS]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca