¿Mal aliento? Estos 9 remedios naturales pueden ayudarte

Varios factores pueden causar el mal olor bucal, entre ellos la higiene oral y la dieta; lidiar con la halitosis es en muchos casos cuestión de hábitos: cambia los tuyos.

El aliento de una persona nos dice muchas cosas, desde su tipo de dieta hasta la manera en que se lava los dientes. Muchos estamos conscientes de los alimentos que nos causan mal aliento, ajo, cebolla, condimentos fuertes, alcohol, tabaco, etc., y podemos evitarlos de vez en cuando; sin embargo, lidiar con una halitosis constante es cuestión de cambiar muchos hábitos.

A continuación te presentamos algunas acciones que puedes llevar a cabo si deseas deshacerte del mal aliento de manera permanente, natural y en sintonía con tu organismo:

  1. Hierbas frescas: El perejil es uno de los remedios mejor conocidos para combatir el mal aliento, pero hay otras hierbas frescas (cilantro, hierbabuena, estragón, romero) que también te pueden ayudar con el mal aliento. Puedes masticarlas o hacer una infusión y beberla.
  2. Yogurt: Si no contiene altos niveles de azúcar refinada, el yogurt puede ayudar a combatir el mal aliento. Lee la etiqueta para asegurarte de que tu yogurt tenga cultivos activos. La vitamina D del yogurt crea un ambiente que no permite que las bacterias se desarrollen.
  3. Manzanas, apio y otros alimentos crujientes: Si al masticarlo cruje, te puede ayudar a combatir el mal aliento. Estos alimentos producen más saliva lo cual contribuye a tu salud bucal.
  4. Jengibre: Como remedio, el jengibre generalmente se emplea para ayudar con problemas estomacales y virales, sin embargo al mezclarlo con un poco de limón y agua tibia tendrás una pasta de dientes completamente natural. Para otros beneficios del jengibre, sigue este enlace.
  5. Pimiento, papaya y otros alimentos con vitamina C: Esta vitamina combate las bacterias que crecen en tu boca, y además previenen problemas de las encías y gingivitis. En vez de tomar un suplemento de la vitamina, intenta consumir fresas, papayas y pimientos regularmente.
  6. Té verde: Todos conocemos y aborrecemos el aliento que nos queda después de tomar café. Por el contrario, el té verde previene el mal aliento y tiene muchos otros beneficios para tu salud.
  7. Semillas de hinojo: Generalmente se les conoce por sus propiedades como digestivo, sin embargo son ideales para lidiar con la halitosis porque neutralizan olores desagradables. Como los alimentos crujientes también causan más salivación.
  8. Agua: Simplemente con beber agua ya estás limpiando tu boca y mejorando tu digestión. Enjuagarte la boca con agua sola te ayudará a deshacerte de las bacterias que causan mal aliento.

Recuerda que debes cepillarte los dientes y usar hilo dental después de cada comida, bebe siempre mucha agua y evita alimentos con mucha azúcar refinada.

[MNN]



Tres remedios caseros con jengibre para enfermedades respiratorias

Existen numerosas maneras se sanar este tipo de enfermedades, sin embargo no todas son efectivas o naturales para el cuerpo.

 Al año se reportan 893 mil casos de enfermedades respiratorias en el país, de los cuales, el 60 por ciento corresponde a niños menores de cinco años. Estas enfermedades se relacionan con afecciones en los bronquios, cavidades nasales, faringe, laringe, pleura, pulmón y tráquea; y entre las más populares se encuentran silicosis, asma, bronquiolitis y afecciones pulmonares derivadas de sustancias químicas aromatizantes; sin mencionar la gripa, tos y catarro. 
 
Existen numerosas maneras se sanar este tipo de enfermedades, sin embargo no todas son efectivas o naturales para el cuerpo. Por lo que hemos reunido tres remedios naturales que utilizan el jengibre como planta medicinal efectiva, saludable y deliciosa: 
 
– Infusión de jengibre y limón para bajar la fiebre, pues además es un gran analgésico y antibacteriano, es un remedio ideal para enfermedades como la gripa. Necesitas: 3 cucharaditas de jengibre fresco y una taza de agua hirviendo. Deja reposar por 10 minutos y añade 1 cucharada de zumo de limón recién exprimido. Endúlzalo con miel. 
 
– Té de jengibre para la garganta. Necesitas dos cucharadas de té negro en hierbas, trozo de jengibre, limón, un litro de agua y miel. Instrucciones: Corta en trozos el limón con su pulpa y miel, y el jengibre previamente pelada. Llévalos a una cacerola con el litro de agua y deja que hiervan durante cinco minutos. Apaga el fuego y añade dos cucharadas de té negro, y deja que repose durante quince minutos más. Cuela y listo. 
 
– Infusión de jengibre y ginkgo para la circulación. Al ser vasodilatadores, esta combinación es un remedio interesante y efectivo para mejorar la circulación sanguínea. Necesitas: una taza y media de agua, una cucharada de jengibre rayado, una cucharada de hojas de ginkgo biloba y miel. Instrucciones: Hierve la taza y media de agua, añadiendo el jengibre y la cucharada de hojas de ginkgo. Deja hervir durante cinco minutos, apaga el fuego y deja reposar durante unos 15 minutos. 


Estos son los sustitutos naturales de los 7 fármacos más prescritos en el mundo

Ser dependientes de los fármacos no es algo natural; es más bien producto de una cultura que los acepta.

El frenético mundo en el que vivimos nos ha hecho creer que la salud es un asunto de segunda importancia, al menos hasta que sufrimos una enfermedad. Y cuando se nos presenta una molestia buscamos férreamente encontrar algún remedio express para seguir con nuestro ritmo de vida. 

Hemos perdido la noción de que la prevención es la mejor estrategia para encontrarnos sanos y esto se logra a través de los alimentos y hábitos saludables, siguiendo la máxima de Hipócrates: “Que tu alimento sea tu medicina.” 

Según un interesante artículo de wakingtimes, entre 1997 y 2012 en Estados Unidos (país que suele marcar tendencia) y Canadá, subieron un 500% el número de prescripciones de fármacos, lo que significa que la dependencia a los medicamentos, mayormente químicos, ha subido desbordadamente. 

Lo anterior es producto de una cultura que apuesta por los remedios fáciles y, por su puesto, es resultado de los grandes intereses de las corporaciones farmacéuticas que, de ninguna manera, buscan que se modifique esta cultura. 

Para cambiar la manera en que abordamos los temas de salud debemos comenzar por conocer cuáles son los alimentos y productos naturales que previenen y alivian las enfermedades más comunes. 

Estos son los pares naturales de los fármacos más prescritos del mundo(Recuerda que la prevención es el primer remedio): 

  1. Hidrocona/(paracetamol, vicodin, oxicodona)Para curar el dolor

Los analgésicos son definitivamente los fármacos más consumidos en el mundo. 

Sus versiones naturales: jengibre, cúrcuma, bayas, pimienta de cayena, semillas de apio, cerezas, verduras verde oscuras, nuez.

 

    2. Estatina ( Versión genérica de  Lipitor/Zocor/Simbastatin/ Crestor)

Para reducir el colesterol

Un 15% de los fármacos prescritos son genéricos de la estatina.

Sus contrapartes naturales: 

Nueces, espinacas, manzanas, cúrcuma, arándano, jitomate, té verde, pescado graso, frijoles, alfalfa, pimiento, ajo, semillas de fenogreco, caramelo de orozuz, majuelo. 

 

    3. Lisinopril (Prinivil/Zestril/ Norvascc/ Amlodipina.)

Para la reducción de la presión arterial o hipertensión.

Representan el 23% de las prescripciones médicas. 

Sus versiones naturales:

Comidas con altos contenidos de vitamina C como chile, guayaba, pimiento, brócoli. Comidas con altos contenidos de magnesio como chocolate, hojas verdes, nueces brasileñas, almendras, anacardo, melaza, semillas de calabas y calabacín; nueces de pino, nueces de nogal. Alimentos con altos contenidos en potasio:  champiñones, bananas, papas, naranjas, aceite y agua de coco.

 

     4. Synthroid (levothyroxine sodium) 

Para hipotiroidismo. 

Ocupa el 11% de las prescripciones médicas.

Versiones naturales: 

Los alimentos que contienen sodio como el alga marina, rábano, perejil, pescado, comida de mar, huevo, plátano, fresas, arándano, sal cristalizada del Himalaya; hierro, selenio y zin,c son esenciales para evitar esta enfermedad. Un ejercicio mínimo de 20 a 30 minutos por día puede ser suficiente para mejorar tu ritmo cardíaco. 

 

      5. Prisolec (omeprazole/ versiones genéricas de nexium) 

Un antiácido, también usado para la gastritis. 

Por ser un remedio para las úlceras, gastritis y reflujo, suelen ser muy comunes. 

En alimentos naturales:

Toronja, probióticos, germinados de brócoli, miel de manuka, goma de mástique, té de malavisco, glutamina, jugo de sábila, jugo de pepinillo.

 

       6. Azitromicina y Amoxicillin: 

Como antibiótico. 

Generalmente prescrita para niños y el antibiótico más vendido del mundo. 

Insumos naturales:

La luz de sol (por su vitamina D), ajo, aceite de coco. Alimentos ricos en nicotinamida (contenida en la vitamina B3) como en salmón, sardinas y nueves. Miel de manuka, extracto de hojas de oliva, té verde, agua de rosa, mirra, extracto de semillas de uva, aceite de orégano, probióticos.

 

       7. Glucophage (metformina)

Usado como un antidiabético.

En sus versiones naturales: 

Té negro, luz del sol (por su vitamina D), nueces, semillas de chía, vinagre, vinagre de cidra de manzana, canela, uvas rojas, avena, brócili, espinaca, frijoles rojos, fresas. También, el 90% de los casos de diabetes pueden ser resultos comiendo alimentos con carga glicémica y con ejercicio aeróbico.



Estudio demuestra que la sauna alarga la vida y mejora la salud de los hombres

Para los investigadores, la frecuencia entre las sesiones establece una diferencia en la salud y longevidad del individuo.

La sauna comenzó siendo un lugar sagrado que se ubicaba en el patio de las casas, y el cual conllevaba a un rito con varios lapsos de purificación corporal y espiritual. La costumbre finlandesa explica que, hasta la II Guerra Mundial, la sauna era el lugar donde se daba a luz y se preparaba el cadáver para el entierro; por lo que se usaba con fines tanto higiénicos como terapéuticos.

Originalmente, la sauna se trataba de un sistema de salas de calor a diferentes temperaturas; donde la primera estaba a 25°C, la segunda a 40°C y la tercera a 60°C. Por lo que se llegaba a combinar el calor seco y húmero, con frío y masajes; lo que proporcionaba beneficios corporales como la eliminación de sebo, toxinas y bacterias.

De hecho, de acuerdo con un estudio publicado en JAMA,  los hombres que asisten regularmente a la sauna gozan de una mejor salud y una mayor longevidad. La investigación tuvo lugar en Finlandia, donde se analizó una muestra de 2 315 hombres entre 42 y 60 años de edad a lo largo de 21 años.

Los resultados mostraron que la población que asistía a la sauna entre dos y tres veces por semana, redujo el riesgo de muerte súbita por infarto hasta un 22 por ciento; y para los que asisten entre cuatro y siete, hasta un 63 por ciento. Por otro lado, el riesgo de muerte por enfermedades arteriales disminuyó entre 23 y 48 por ciento; y de morir por cualquier causa, entre 24 y 40 por ciento menos.

Para los investigadores, la frecuencia entre las sesiones establece una diferencia en la salud y longevidad del individuo. Por ejemplo, para los hombres que se quedan menos de once minutos dentro del sauna, tienen un riesgo de morir por una crisis cardíaca de 7 por ciento mayor que aquellos cuya estancia ronda entre los once y 19 minutos.



Descubre las maravillas que tiene el jengibre para tu organismo

Con el paso del tiempo, el jengibre se exportó al imperio romano, donde se volvió un fenómeno culinario con fines terapéuticos.

El jengibre ha fungido como medicina tradicional china desde hace más de 2 000 años, cuya especialidad era mejorar la digestión al reducir los síntomas de la diarrea, náuseas y problemas estomacales. Con el paso del tiempo, el jengibre se exportó al imperio romano, donde se volvió un fenómeno culinario con fines terapéuticos. Desde entonces, el Occidente se encargó de combinar, usar y fomentar el uso del jengibre en todas sus variantes.

Se comenzó a hacer un análisis riguroso de sus beneficios terapéuticos, donde se descubrió que el jengibre ayuda a la pérdida del apetito, a las náuseas, al vómito derivado de las cirugías y tratamiento para el cáncer, flatulencias, problemas intestinales, cólicos, mareos, entre otros. Hay quienes afirman que este rizoma, de la familia del cardamomo, la cúrcuma y galanga, reduce los síntomas asociados al tracto respiratorio como la bronquitis, la tos; los problemas menstruales, artritis y el dolor muscular.  

Por ello, en Ecoosfera, con ayuda de Medical News Today, te compartimos los beneficios terapéuticos que implica integrar el jengibre a tu dieta diaria:

Reduce la inflamación del colon. De acuerdo con un estudio en el periódico Cancer Prevention Research, la persona reduce el riesgo de desarrollar cáncer de colon al reducir la inflamación en el área.

Alivia el dolor muscular causado por el ejercicio. En la Universidad de Georgia (EE.UU.), se encontró que el consumo diario del jengibre ayuda a reducir el dolor derivado de la actividad física hasta el 25 por ciento. Cada participante del estudio sintió mejoría en el funcionamiento de los brazos, la inflamación y los niveles de dolor.

Náuseas derivadas por la quimioterapia. Reduce la sensación de vómito hasta un 40 por ciento. Esto sucede debido a que el jengibre absorbe tempranamente los químicos de la quimioterapia, fungiendo como un antiinflamatorio.

Ayuda a la lucha contra el cáncer de ovario al reducir hasta la muerte aquellas células cancerígenas a través de la apoptosis (se suicidan) o autofagia (se atacan entre sí).

Síntomas de asma. El jengibre puede funcionar como agonista beta, el cual ayuda a relajar el músculo liso bronquial.

El daño en el hígado causado por acetaminofeno (Tylenol, paracetamol, etcétera), el cual se le asocia con la hepatotoxicidad. El jengibre ayuda a prevenir daños hepáticos, aliviando el estrés oxitativo como si fuera una vitamina E.

Dismenorrea (menstruación dolorosa). Los investigadores de la Islamic Azad University encontraron que 82.85 de las mujeres del grupo de control que consumieron cápsulas de jengibre, reportaron mejoras en los síntomas de dolor.

 

 



La fruta de la temporada, la mandarina, posee propiedades anticancerígenas

Un compuesto llamado Q40 salvestrol, que encontramos en la cáscara de la mandarina cuando aún está verde, podría actuar contra el cáncer

La mandarina, deliciosa y jugosa, es una de las frutas más emblemáticas del otoño. Tanto su aroma como su color son inigualables, por lo que octubre y noviembre se encuentran decorados por esta fruta.

Gracias a su componentes químicos, la mandarina cuenta con altos niveles de Q40 salvestrol, elemento anticancerígeno que destruye los radicales libres, previniendo las células enfermas.

Este compuesto se encuentra principalmente en la cáscara de la mandarina, la cual es considerada como un purificador de la sangre, al deshacerse de la sal y el ácido úrico. También ayuda a la absorción de nutrientes, así como en el proceso de descomposición de alimentos.

El compuesto llamado Q40 salvestrol, que encontramos en la cáscara de la mandarina cuando aún está verde, podría actuar contra el cáncer.

Para consumirlo, basta con dejar secar al Sol la cáscara de la mandarina; después, colocarla en un recipiente con agua caliente y dejarla reposar. Recuerda que esta es una alternativa que no sustituye en absoluto la opinión de un especialista.

Fotografía principal: Urbana Dos

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca