Las prácticas de los abuelos también nos enseñan a ser ecológicos

De esa manera, ellos han sabido ser personas ecológicas con tan sólo seguir sus prácticas análogas, sin tecnología ni consumo excesivo.

La casa de los abuelos es esa área donde las reglas desaparecen, salimos con el estómago a punto de explotar y, en ocasiones, con un par de monedas que ayudan a nuestra cartera. Los abuelos son esa voz de la sabiduría que nos enseñan acerca de la vida y de cómo apapachar a nuestros seres queridos. 

Gracias a su experiencia, ellos saben recorrer diferentes caminos de forma eficiente, segura, intensa o accesible. De esa manera, ellos han sabido ser personas ecológicas con tan sólo seguir sus prácticas análogas, sin tecnología ni consumo excesivo. Y sin irnos tan lejos, estas son algunas de sus actividades que pueden ayudar a convertir a tu hogar en un sitio ecológico y autosustentable:

– Evita usar la secadora, y pon la ropa a secarse con el sol. De ese modo ahorras una enorme cantidad de energía (y de dinero), además que no es necesario usar ningún suavizante químico con aroma a primavera. 

– Conserva la comida de temporada. Es una manera increíble para guardar dinero al comprar alimentos de la temporada, además que es una manera de consumirlos sin químicos ni conservadores. Inclusive, puedes evitar el uso de plástico al conservar los alimentos en jarras o contenedores de cristal. 

– Usa ingredientes básicos para la limpieza. Todos esos nuevos productos de limpieza antibacterial son realmente innecesarios. Las generaciones anteriores usaban ingredientes familiares para limpiar, así como el bicarbonato de sodio, vinagre, borato de sodio, etcétera. 

– Aprende a coser. Al saber cómo enmendar la ropa, te das cuenta que te dura más. 

– Reduce los restos de comida. La abuela sabe exactamente qué hay en el refrigerador, y no duda en añadir un poco de las sobras a aquello que está preparando. Aunque a veces no son combinaciones exquisitas, estás evitando tirar comida que se desperdició. 

– Haz un poco de jardinería. No es necesario tener mucho espacio o un jardín enorme para hacer un pequeño huerto con plantas que, eventualmente, podrán formar parte de tus platillos. 

– Haz una cobija. Convierte la ropa que ya no utilizas en una cobija reconfortante y cálida. Parece complicado, sin embargo es una manera divertida de reutilizar todo aquello que se encuentra arrumbado en una esquina. 

– Utiliza trapos y paños de cocina, en vez de papel desechable. 

– Consigue una cubeta para juntar agua de la lluvia. Esto te será útil para regar las plantas, los excusados o, incluso, para bañar a las mascotas. 

– Resiste a la urgencia de actualizarte y modernizarte. Las abuelas logran que sus platos, toallas, cobijas, cobertores y decoraciones duren para toda la vida (¡y vaya de qué manera!). Son la prueba de que no es necesario comprar constantemente para tener un hogar confortable. 

Conoce algunas alternativas para una vida libre de plástico dando click aquí



Datos curiosos y hasta extravagantes del sexo entre insectos

Te compartimos datos curiosos y hasta extravagantes del sexo entre insectos (con la esperanza de generar una reflexión sobre la sexualidad humana)

En la actualidad occidental, el sexo no tiene nada que ver con lo que realmente significa. La exclusividad genital y mecánica ha encauzado a la sexualidad humana a comprarla y asemejarla a la reproducción animal.  Esto, sin duda alguna, ha generado curiosidad sobre las semejanzas y diferencias entre ambas nociones. Por ello, en Ecoosfera, con ayuda de Wired, te compartimos datos curiosos y hasta extravagantes del sexo entre insectos (con la esperanza de generar una reflexión sobre la sexualidad humana):

Los penes de algunos escarabajos están cubiertos de picos, palas, arpones y dagas, los cuales producen heridas en las vaginas de las hembras. Esto supone una facilidad de apareamiento a la hora que el esperma entra en contacto con la vagina.

En ocasiones, los insectos hembras tienden a matar y a comer a sus pretendientes.

Las vaginas de los insectos pueden almacenar durante años el esperma de los machos antes de usarlo. Inclusive hasta expulsarlo en caso que no les atraiga el macho.

Las moscas macho deben realizar toda una contorsión genital, de entre 90° y 180°, para poder penetrar a la hembra; aunque algunas especies logran hacer una rotación de 360°.

Muchos insectos experimentan el sexo como agonía y éxtasis al mismo tiempo; ya que, en ocasiones, el pene explota o se rompe dentro de la vagina de la hembra. El ejemplo de esta práctica son las abejas, donde el pene del macho explota con la eyaculación hasta que cae del cielo, muriendo entre los arbustos. Otro caso son los grillos, los cuales sostienen el pene del macho como un snack de proteínas; por lo que, en este proceso, el tamaño sí importa ya que las hembras sólo escogen a su pareja con base en su spermatóforo.

Los dermápteros machos cuentan con dos penes en caso que el primero se rompa dentro de la vagina de la hembra. Además, cada pene del dermáptero tiene una longitud similar al de su cuerpo entero.

Hay ocasiones en que los machos se desprenden de su pene en el interior de la vagina de su pareja. De acuerdo con los científicos, los machos que sobrevivieron al proceso, pudieron aparearse eventualmente; mientras que las hembras tardaron más en hacerlo.



Estudiantes dan consejos para un estilo de vida más sustentable

Gracias a su asequibilidad y sencillez, tanto niños, jóvenes como adultos pueden formar parte del movimiento ecológico.

La sustentabilidad es un estilo de vida que ofrece la posibilidad de económicamente cuidar y agradecer al medio ambiente. Gracias a su asequibilidad y sencillez, tanto niños, jóvenes como adultos pueden formar parte del movimiento ecológico.

Y estos son algunos consejos de los jóvenes estudiantes que proponen una consciencia ecológica:

Investiga y elige alternativas ecológicas en cuanto a la electricidad y el gas. Desconecta todos los aparatos electrodomésticos que no estés utilizando, invierte en opciones ecológicas como paneles solares, etcétera.

Involucra a todos los habitantes del hogar para recrear alternativas acerca de la energía, la eficiencia del agua, el mantenimiento de la estructura y el bienestar integral.

Analiza lo básico que necesitas para vivir adecuada y placenteramente. Elimina los excesos innecesarios. Reduce el gasto ahorrando el dinero.

Al vivir con compañeros de departamento, es importante  aplicar un sistema de reciclado.

Disfruta de una sexualidad plena con las luces apagadas, lencería casual, juguetes sexuales ecoamigables, afrodisiacos sustentables (como plátanos o espárragos).

En vez de usar un coche por cabeza; compartan el transporte, caminen o utilicen bicicletas.



Descubre cuáles son los juguetes sexuales que más afectan tu salud

Algunos de estos juguetes sexuales aumentan el riesgo de padecer cáncer cervicouterino o ulceraciones internas

El primer prototipo de dildo, de madera y con formas rudimentarias, apareció en la Grecia antigua alrededor del 500 a.C. Su finalidad era consolar a las mujeres cuyos esposos se iban a la guerra, para así reducir la infidelidad. Sin embargo no fue hasta el 1400 d.C., durante el Renacimiento italiano, cuando se le nombra dildo a aquel instrumento similar al aparato reproductor masculino, comúnmente hecho con madera y cuero (para añadirle la forma del testículo). Mientras tanto, en China se crearon los anillos para el pene hechos con párpados de cabras, así como con sus pestañas, para el placer de las mujeres. Aunque no fue sino hasta 1791 que el Marqués de Sade introdujo públicamente, a través de su obra Justine, el uso de cadenas, látigos y la sumisión sexual.

Desde entonces, los juguetes sexuales se fueron desarrollando hasta convertirse en una accesible producción global. Tamaños, formas y materiales evolucionaron para acercarse tanto a la comodidad como al gusto de las personas: dildos, vibradores, aceites, muñecas inflables, disfraces, lencería, estimulantes, lubricantes, etcétera.

No obstante, la masificación de estos productos ha provocado el uso de materiales nocivos tanto para el medio ambiente como para las personas, tales como látex, silicón 100% puro, siliconflesh o cauchos sintéticos. Desgraciadamente la mayoría de estos están compuestos principalmente de estabilizadores de metales pesados (zinc, plomo, estaño, bario o cadmio), ftalatos (DOP o DEHP), partisol, aguarrás, aceite de pollo o aceite automotriz para que se vean transparentes. ¿La razón? Ahorrarse dinero, para un mayor ingreso a expensas de la salud de los consumidores.

Las consecuencias son evidentes. Al principio no existe una sensación extraña o daño alguno. Sin embargo, conforme se usa frecuentemente el producto con estos componentes, las mucosas absorben la sangre que, a su vez, absorbió la microdosis de ftalatos. En consecuencia, estos juguetes sexuales “sin etiquetas” aumentan el riesgo de padecer cáncer cervicouterino o ulceraciones internas. Inclusive, Greenpeace explica que se ha encontrado una gran cantidad de ftalatos en sangre materna y en el cordón umbilical, provocando que los bebés nazcan con altos niveles de este componente tóxico en la sangre.

Por lo que, antes de comprarlos, tómate un tiempo para analizar los ingredientes. Es más, huélelos para conocer cuáles son los aromas que desprenden; en caso de que sea un olor fuerte a plástico, solvente o grasa similar al de la cocina, es mejor dejarlo donde está. Las repercusiones pueden ser fatales.

Esto no quiere decir que todos los juguetes sexuales tengan estos componentes y por lo tanto son peligrosos o inmorales. Simplemente nos indica que debemos tomar conciencia de los productos que usamos para el descubrimiento y goce de la propia sexualidad íntegra y saludable.

Si deseas conocer cuáles son las empresas que venden productos tóxicos (así como las que cuentan con certificado del Organismo de Verificación y Certificación de Juguetes Sexuales, A.C.), entonces dale click aquí.

infografia_vibradores_correciones

 

Fotografía principal: Actitudfem.com



Cómo reciclar tus juguetes sexuales

El mundo del reciclaje en los juguetes sexuales es muy complicado debido a los materiales con que están hechos la mayoría de los vibradores.

Ahora que los juguetes sexuales están desestigmatizados, y que tiendas como Wallmart los comienzan a vender, debemos también pensar en sus implicaciones ecológicas.  Mientras cada vez se vuelven más comunes, no hay una manera fácil de reciclarlos.

Los juguetes sexuales normalmente están hechos con una variedad de materiales especializados que los hagan suaves y no porosos (lo que significa que no atraparán fluidos corporales). Estos materiales son distintos a los plásticos comunes, y no están planeados en los programas de reciclaje municipal.

“Pero no son los materiales en sí los que causan problemas”, comenta Patty Moore, CEO de Sonoma, una asociación de reciclaje de California. “Es la falta de una infraestructura de recolección y procesamiento. Casi cualquier material puede ser reciclado si tienes una infraestructura correcta. La parte difícil es juntar suficiente en un solo logar de manera que pueda ser convertido a materiales crudos a un costo que sea menos que los precios vírgenes”.

Después, por supuesto, está el problema del saneamiento. Moore apunta que un reciclador –ya sea privado o gubernamental—“necesitaría alguna prueba de que no sean un peligro biológico, lo cual esencialmente elimina a todos los juguetes usados. Antes de que los juguetes puedan ser procesados, se requeriría que alguien los enjuagara en algo así como cloro, y ello, además de costar dinero, sería una tarea bastante rara.

Algunas compañías que venden juguetes sexuales tienen “garantías de satisfacción” en sus productos. Y sorprendentemente reciben varios juguetes después de haber sido usados por algún cliente (obviamente estos juguetes no se vuelven a vender). Tan sólo el año pasado, la compañía Adam and Eve tuvo 34,530 juguetes regresados. Y no sabe qué hacer con ellos.

Sex-toys-ready-for-recycl-001Sin embargo, sí es posible reciclarlos. En Inglaterra los mandan a la misma compañía que recicla aparatos electrónicos, llamada SWEEP, y de acuerdo a ellos hasta ahora ha reciclado 20 toneladas de vibradores. En este video te explican cómo.  En Toronto, a su vez, existe una cooperativa de tiendas sexuales que maneja un programa para reciclar los viejos juguetes de sus clientes, y ofrecen un descuento del 15% a quienquiera que lleve un juguete usado. “El proceso es caro y difícil”, apunta Jack Lamon, uno de los dueños de la tienda, “pero ya que somos una cooperativa anticapitalista con incentiva sin fines de lucro, podemos hacer este tipo de cosas sin que nuestros socios se irriten”.

Mientras no existan más compañías como esta, lo recomendable es no tirar los juguetes (guardarlos bien en algún lugar privado) hasta que se implemente un método de reciclaje. O, si se rompen y ya no funcionan, mandarlos a arreglar a una tienda de electrónicos. Esto por supuesto, puede ser vergonzoso, pero lleva consigo la responsabilidad ambiental.



Buycott, la app para comprar responsablemente y saber si tu dineró terminará en manos de las corporaciones

La app Buycott permite saber la información necesaria para un consumo responsable mediante el escaneo de los códigos de barras.

buycott

Una nueva app llamada Buycott, desarrollada por Ivan Pardo,  tiene como razón de ser que los consumidores encuentren qué corporaciones son dueñas de los productos, mediante el escaneo de los códigos de barras. De esta manera se puede evitar comprar a la compañías que indeseables.

Por ejemplo, al escanear una botella de agua Ethos la app revelará que pertenece a Starbucks. Si se escanea Honest Tea, la app dirá que es de Coca-Cola. Buycott provee información de las compañías como teléfono de contacto, página de Facebook y Twitter. También un “árbol genealógico” de la línea corporativa, para ligar marcas a cadenas de subsidiarios.

Lejos de sólo proveer información, a través de Buycott también es posible unirse a campañas por causas como “Avoid Koch Industries” o “Demand GMO Labeling”. Una vez que te unas, la app indicará si el producto que escaneaste rompe con algunos preceptos de las campañas de las que eres miembro, por ejemplo, indicará si alguna marca ha donado a las campañas anti etiquetado de GMO, como Monsanto.

Buycott se define a sí misma como “lo opuesto a un boycott. Es una campaña activa para comprar productos o servicios de una compañía o marca particular.” El objetivo es que el consumidor tenga la opción de decidir con conocimiento.

 [Co. Exist]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca