Green Peace denuncia: con la reforma energética peligran áreas protegidas de México

La iniciativa prioriza la explotación de recursos naturales, con la posibilidad de expropiar tierras, incluyendo las zonas naturales protegidas.

Más allá del nacionalismo, la reforma energética que se promueve en México desde la presidencia, ha sumado el rechazo generalizado. Expertos en la materia no solo advierten que se trata de una reforma que privilegia la quema de hidrocarburos, sino que además, abre la puerta para que zonas comunales y protegidas sean devastadas para la explotación de recursos.

La organización Green Peace recién publicó un comunicado de prensa en el que advierte que las áreas naturales protegidas, podrían dejar de serlo, para explotar hidrocarburos y el agua. Según  Miguel Ángel Soto, vocero de la campaña de Energía de Greenpeace “el artículo 91 de la Ley de Hidrocarburos señala que las actividades de Exploración y Extracción se consideran de interés social y orden público, por lo que tendrán preferencia sobre cualquier otra que implique el aprovechamiento de la superficie o del subsuelo de los terrenos afectos a aquéllas”,  lo que vulnera la propiedad comunal, ejidal y privada, incluso sobre Áreas Naturales Protegidas. “

También advierte que “La propuesta oficial elimina toda la política de conservación en el país, tanto para las Áreas Naturales Protegidas (ANP) federales, como para las estatales y las municipales. “Las empresas productivas del Estado, como las de la iniciativa privada, pueden acabar con la riqueza natural, paisajística y cultural de México” advierte.

Otro de los puntos delicados e indignantes de la iniciativa, es que si los comuneros no desean vender, serán expropiados. También podrán ser pagados en especie, es decir, mediante contratos de trabajo, para convertirse de dueños, a obreros.

 Green Peace está exigiendo a los legisladores “que pongan candados a la legislación con el fin de evitar que se asignen áreas para la exploración y explotación de hidrocarburos dentro de las ANP, impedir que se construya infraestructura para la industria geotérmica y eléctrica dentro de las mismas y prohibir que se establezcan servidumbres para actividades asociadas al sector dentro de las mencionadas zonas”.

Pareciera que la reforma energética es la culminación de una mentalidad que apuesta por la explotación de recursos naturales como panacea de desarrollo (además, promueve el pernicioso fracking). La legislación se está discutiendo justo en el marco del mundial, lo que ha sido criticado por analistas y la sociedad civil, como una evidente estrategia.



La Ley de Transición Energética sigue detenida en el Senado: ¿Por qué México no apuesta por una reforma energética sustentable?

La única ley que aborda el cuidado al medio ambiente en la Reforma Energética continúa en el olvido por parte de los legisladores.

La reforma energética constitucional aprobada el 20 de diciembre de 2013, así como su primer paquete de leyes secundarias, publicadas el 11 de agosto de 2014, mantienen y priorizan la participación de los hidrocarburos en la matriz energética de México, sin considerar la participación de las energías renovables en el sector eléctrico nacional, en un contexto donde el consumo energético aumenta y las reservas totales de combustibles fósiles y su aprovechamiento energético son cada vez menores.  Adicionalmente, la reforma energética y el desarrollo de proyectos energéticos podrían tener  diversos impactos ambientales y sociales,  así como posibles violaciones a derechos humanos en todo el país (CEMDA, 2015).

El artículo décimo séptimo transitorio de la reforma energética constitucional establece que en el plazo de un año debieron hacerse las adecuaciones necesarias al marco jurídico para establecer las bases en las que el Estado procurará la protección y cuidado del medio ambiente en todos los procesos relacionados con el sector energético, mediante la incorporación de criterios y mejores prácticas en los siguientes temas:

  • Eficiencia en el uso de energía,
  • Disminución en la generación de gases y compuestos de efecto invernadero
  • Eficiencia en el uso de recursos naturales
  • Baja generación de residuos y emisiones, y
  • Atenuación de la huella de carbono en todos los procesos energéticos, el llamado Paquete Verde de la reforma energética no fue publicado en diciembre de 2014. Es por ello que resulta de vital importancia la aprobación de una ley que aproveche el amplio potencial de fuentes renovables de energía con el que cuenta el país, y promueva y facilite su incorporación en la generación de electricidad a nivel nacional.

En seguimiento al transitorio mencionado, la Ley de Transición Energética (LTE) es la última de las leyes secundarias de la reforma energética, la única que no ha sido aprobada por el Senado de la República. Acotada al sector eléctrico, esta ley busca regular el aprovechamiento sustentable de la energía, así como las obligaciones en materia de energías limpias y de reducción de emisiones contaminantes de la industria eléctrica, componentes no atendidos por la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), publicada en el primer paquete de legislación secundaria.

Con esta ley, el Estado mexicano deberá implementar políticas y medidas para impulsar el aprovechamiento energético de recursos renovables y la sustitución de combustibles fósiles, garantizando que existan las condiciones legales, regulatorias y fiscales para facilitar el cumplimiento de las metas de energías limpias y de reducción de emisiones contenidas en la Ley General de Cambio Climático. Por ello, obliga a la Secretaría de Energía a fijar como meta una participación mínima de energías limpias en la generación de energía eléctrica del 25% para el año 2018, del 30% para 2021 y del 35% para 2024. Asimismo, en materia de eficiencia energética, busca facilitar el cumplimiento de metas indicativas, a establecerse en el Programa Nacional para el Aprovechamiento Sustentable de la Energía, determinadas por la Secretaría de Energía y la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE) a través de una hoja de ruta establecida en un plazo no mayor de 260 días posteriores a la entrada en vigor de la Ley; así como crear un proceso voluntario de certificación y reconocimiento en excelencia en eficiencia energética. 

Aunque no modifica la definición de energías limpias de LIE, la Ley contempla umbrales de poder calorífico (no menor de 70%) y de emisiones contaminantes (no mayor a 100 kg/MWh), con el fin de determinar y limitar qué otras tecnologías puedan ser consideraras energías limpias por la Secretaría de Energía y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en términos de lo establecido por la LIE, lo que excluiría la participación de los combustibles fósiles como energías limpias.

Otro punto destacado de la Ley es que impulsa la generación distribuida con la finalidad de cambiar el modelo centralizado del sector y democratizar la energía eléctrica, facilitando que los usuarios residenciales generen su electricidad y que eventualmente reciban pago por ello, abriendo la posibilidad de reducir la carga fiscal en los cobros de las tarifas eléctricas.  Asimismo, la Ley incorpora las externalidades en la evaluación de los costos asociados a la industria eléctrica, reconociendo y contabilizando los impactos que el proceso energético tiene en el medio ambiente, lo que hace más competitiva la generación de electricidad con fuentes renovables sobre los combustibles fósiles. 

Entre otras cosas, la Ley también crea un Programa de redes eléctricas inteligentes, apoyando la modernización de las redes de transmisión y distribución; regula facultades en materia de certificados de energías limpias; forma el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias y el Consejo Consultivo para la Transición Energética, y crea el Fondo para la Transición Energética y el Aprovechamiento Sustentable de la Energía, con el fin de captar y canalizar recursos financieros para instrumentar acciones que sirvan para contribuir al cumplimiento, diversificación y enriquecimiento de las opciones para el cumplimiento de las metas en materia de energías limpias y eficiencia energética.

Esta Ley fue aprobada por la Cámara de Diputados el 15 de noviembre de 2014, y posteriormente fue turnada a las Comisiones de Energía y de Estudios Legislativos en el Senado de la República, donde debe ser discutida y pasada al Pleno para finalmente ser aprobada antes del 30 de abril de 2015, fecha en que finaliza el periodo de sesiones ordinarias del Congreso. En caso de que la Ley sea modificada por el Senado, ésta debe regresar a la Cámara de origen, donde debido a la coyuntura electoral, no existen condiciones políticas para ser nuevamente aprobada, por lo que sería discutida por los diputados electos en el siguiente periodo de sesiones, del 1° de septiembre al 15 de diciembre de 2015.

En ese contexto, es necesario cuestionar por qué las comisiones en el Senado, así como sus respectivos presidentes, no han colocado la discusión de la LTE en su agenda a menos de tres semanas de finalizar el presente periodo de sesiones. ¿Cuál es la razón por la que todas las leyes secundarias de la reforma energética ya fueron aprobadas, pero la ley referente a las energías renovables y transición energética, la que garantiza una reforma energética sustentable a largo plazo, continúa detenida en la Cámara alta? Ello muestra la ausencia de voluntad política y la falta de prioridad de los legisladores por la protección al medio ambiente. ¿Qué intereses están realmente defendiendo los senadores: los de grupos selectos empresariales que buscan incrementar sus ganancias con la explotación de hidrocarburos o los de 130 millones de mexicanos que nos veríamos beneficiados por el contenido de la LTE?

 

 

Potencial de energías renovables en México

Fuente: Climate Works Foundation, Pricewaterhouse Coopers, WWF, IMERE, Plan integral para el desarrollo de las energies renovables en México 2013-2018.

México tiene recursos de energía renovable económicamente competitivos a lo largo de todo el territorio nacional que no están siendo aprovechados. Ese potencial permitiría cubrir el 35% de generación de electricidad a través de fuentes de energía limpia para 2024, generando entre setenta y ochenta mil empleos directos e, incluso, eliminar paulatinamente hasta la mitad del subsidio eléctrico nacional mediante el impulso a la generación distribuida, es decir, más de 40 mil millones de pesos anualmente. 

El desarrollo de las energías renovables permitiría diversificar la matriz energética nacional, descentralizar la generación de electricidad y democratizar la energía, reducir la dependencia de combustibles fósiles, las emisiones contaminantes y  los impactos negativos que la generación de energía eléctrica y el sector energético en general tienen en el medio ambiente y en la salud de todos los mexicanos. Mientras otras economías en el resto del mundo ya tienen metas obligatorias y bastante ambiciosas, México da pasos hacia atrás en la tendencia hacia la transición energética. Con el alto potencial renovable con el que cuenta nuestro país, México podría avanzar a grandes pasos y garantizar una seguridad energética sustentable a largo plazo, convirtiéndose en un líder en la transición energética y el cambio climático.

Elaborado por Ana Mendívil del Área de Políticas Públicas del Centro Mexicano de Derecho Ambiental A.C.

Twitter del autor: 



Están por salir nocivas leyes ambientales de EPN por decreto: Greenpeace

Se había dicho que la creación del “Paquete Verde”, que hará operable la Reforma Energética, sería puesto a discusión; pero ahora el presidente mexicano busca decretarlo

En México hace poco fue aprobada la Reforma Energética, que prioriza el uso de hidrocarburos y gas shale por sobre las energías limpias. Aun con la inconformidad y descontento de decenas de organizaciones sociales y sociedad civil organizada, la reforma fue aprobada por ser supuestamente una palanca de desarrollo para el país. En ese entorno, el presidente Enrique Peña Nieto anunció, en una acción supuestamente democratizadora, que el “Paquete Verde” que hará operativa a la Reforma Energética (una serie de modificaciones a la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, y la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos, entre otros) sería sometido a discusión.

Luego de unos meses, el pasado 3 de noviembre Peña Nieto afirmó que había ya decretado el andamiaje para las modificaciones legales. Por su parte Greenpeace México, que buscar tomar parte en la elaboración de las leyes y de hecho ya cuenta con su propuesta, ha hecho dos invitaciones al presidente para elaborar el “Paquete Verde”, sin respuesta u obteniendo “largas” del gobierno. 

Las leyes del “Paquete Verde” son cruciales porque depende de ellas el impacto a las comunidades y al medio ambiente en el proceso de explotación de hidrocarburos (que ya de por sí es altamente cuestionable). Para Greenpeace es urgente que estas leyes sean percibidas por la sociedad con la relevancia que emanan, pues son quizá aún más importantes que la misma reforma.

El pasado 8 de octubre la organización hizo llegar al presidente una serie de iniciativas de reformas a diversas leyes con el fin de fortalecer la protección de los ecosistemas mexicanos por la inminente la amenaza de un deterioro mayor como consecuencia de la Reforma Energética, las cuales no fueron tomadas en cuenta.

Finalmente, el último intento de Greenpeace por lograr una audiencia con Peña Nieto se hizo el 29 de octubre, del cual no se ha obtenido respuesta:

“Con las reformas decretadas por Enrique Peña Nieto, no sólo se desoyen las recomendaciones de los especialistas y de los sectores preocupados por la protección del medio ambiente, sino que pone en riesgo el cumplimiento de las metas de sustentabilidad que el titular del Ejecutivo pregona en sus discursos”.
 

Si te suena, haz presión al presidente en redes sociales para que este tema cobre fuerza y se promueva un diálogo abierto con las organizaciones.



Desastres ambientales en México… Lo peor está por venir

El cuidado del ambiente nunca ha sido prioridad para los gobiernos en nuestro país. Ante la indiferencia de las autoridades, los ciudadanos hemos tenido que organizarnos en defensa del entorno. Ante este clima de desprecio por los recursos naturales, es tiempo de actuar para evitar más desastres ambientales; es tiempo de héroes

En los últimos años, los mexicanos hemos sido víctimas de severas consecuencias de una política ambiental que favorece un modelo de supuesto desarrollo económico y ha dejado de lado la protección de los ecosistemas. 

De acuerdo con un diagnóstico elaborado por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) respecto a la gestión ambiental en México en el Programa 2001-2006, la política ambiental ha tenido un ámbito de acción limitado para modificar la tendencia de degradación de los ecosistemas y los recursos naturales debido, entre otras causas, a que el tema ambiental está al margen de la toma de decisiones de la política económica y de los principales sectores productivos (1).

¿Ha cambiado algo desde entonces?

Los desastres ambientales actuales nos dicen que no. Derrames y contaminación tóxica de los cuerpos de agua por descuidos, omisiones o permisiones del gobierno con la industria, incremento del cambio climático, degradación de nuestros bosques y de otros recursos naturales son algunas de las problemáticas ambientales presentes.

Lamentablemente, lo peor podría estar por venir. De seguir con este modelo, donde proteger el ambiente es lo menos importante, la Reforma Energética y las próximas reformas estructurales al campo, a la Ley General de Aguas y las incluidas en el llamado Paquete Verde permitirán que se agudice la devastación.

Ante este panorama, Greenpeace envió una misiva a Enrique Peña Nieto (2), advirtiéndole que será su decisión proponer al poder legislativo el mayor retroceso ambiental en la historia de México o convertirse en el presidente que tuvo la visión y el valor de innovar la política ambiental mexicana para beneficio de todos. 

El camino para alcanzar la sustentabilidad es claro: exigimos que las reformas que están por presentarse al Congreso en las materias señaladas sean a favor del ambiente y de la gente, y no en su contra.

Junto con la carta en la que también se le solicitó audiencia, Greenpeace entregó a la Presidencia de la República cinco iniciativas de reformas a igual número de leyes fundamentales para la protección del ambiente:    

  1. Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente
  2. Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable
  3. Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos
  4. Ley General de Vida Silvestre  
  5. Ley General de Cambio Climático

Estas iniciativas están encaminadas a fortalecer la legislación ambiental, y Greenpeace las ha puesto a disposición del Ejecutivo para que sean tomadas como piso mínimo de las reformas que están por venir. Asimismo entregó otras dos iniciativas construidas de manera colectiva con diversas organizaciones, investigadores y ciudadanos: la propuesta de la Ley General de Aguas ciudadana y la de Maíz Libre como base para la Ley General de Aguas y la Reforma al Campo, respectivamente.

Con el mismo objetivo de garantizar un medio ambiente sano para todos los mexicanos, Peña Nieto también debe promover la discusión y aprobación de la Ley de Transición Energética que se encuentra en el Senado de la República y en la cual se descarta al fracking y la energía nuclear como fuentes de energía limpia.

¿Cómo podemos los ciudadanos apoyar estas iniciativas? Exijamos a Enrique Peña Nieto que actúe a favor del ambiente. También tú puedes enviar la carta al presidente con estas demandas a través de la página tiempodeheroes.com.mx y hacer oír nuestra voz.

Es tiempo de actuar, #EsTiempoDeHéroes porque un héroe no es sólo el que vuela; también lo es quien ejerce su poder de participación en la búsqueda del bien común.

¿Quieres ver un provocativo video e imágenes del primer mandatario, Enrique Peña Nieto, representado en Copetrón, el peor villano en contra del ambiente? Mira el video Copetrón promete… y te lo cumple.

Notas:

1.- Panorama de la Gestión Ambiental en México

2.- Carta completa dirigida por Greenpeace a Enrique Peña Nieto 

 

Twitter del autor: @PrensaGPMX



El saldo ecológico del gobierno de Enrique Peña Nieto es desalentador, según Greenpeace

El crecimiento económico a cualquier costo es la línea irracional que sigue el gobierno para promover sus reformas, advierte la organización

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, cumple 2 años en el poder. Sus reformas, según dice él, históricas, 11 de ellas aprobadas en 20 meses, han seguido una línea neoliberal. Es decir, han abierto la competencia a sectores como las telecomunicaciones, pero también a uno especialmente macabro: el energético.

En estos 2 años de gobierno la prensa internacional, de ideología neoliberal, ha aplaudido las reformas, que han sido en general consideradas como negocio de pocos. Especialmente el tema ecológico es amenazado por la Reforma Energética, que es calificada por organizaciones como Greenpeace como destructora de México.

Mientras el presidente enuncia sus logros en su Segundo Informe de Gobierno, Greenpeace envía un comunicado donde describe el saldo funesto para la ecología como efecto de las decisiones tomadas por el gobierno de Peña Nieto.

Describimos algunos de los focos rojos más puntuales. Lo siguiente resulta irónico, pues las reformas se han aprobado en pro de un crecimiento económico que, por cierto, sólo puede ser auténtico a largo plazo si va de la mano con la salud del planeta:

 

  • Mientras el mundo apuesta por la energía limpia, en México se exprimirán más hidrocarburos: un eje fundamental de la Reforma Energética es que, supuestamente, disminuirá el precio de la energía eléctrica si esta se genera a partir del gas natural. Esto es completamente anacrónico, pues en lugar de aprovechar energías limpias como la del Sol o el aire, se está retrocediendo a una práctica que es cada vez más evadida en el mundo, por sus incisivos efectos en el cambio climático.

 

  • Se promueve el pernicioso fracking: a pesar de los argumentos científicos y que en Estados Unidos esta técnica genera cada vez más demandas y comprueba ser un mal negocio, sumándose a ello la contaminación de los mantos freáticos, la propulsión de temblores y el uso de cantidades estratosféricas de agua, el gobierno y los legisladores mexicanos hicieron caso omiso a las advertencias científicas y han aprobado el fracking, que podría ejercerse en al menos 100 municipios de unos siete estados del país.

 

  • Legislación laxa sobre desastres ambientales y apertura a las empresas más oscuras del planeta: todos conocemos los estragos que han causado accidentes internacionales relacionados con el petróleo, como la catástrofe ocurrida en 2010 por British Petroleum, cuando cayeron al mar unos 3 mil 400 millones de litros de dicha sustancia a las aguas del Golfo de México, o en 1990 cuando Exxon Mobil derramó millones de litros en Alaska, sin reconocer su culpabilidad hasta mucho tiempo después. Chevron ha contaminado Ecuador y Shell tiene el descabellado plan de perforar el Ártico, aun cuando el mundo está experimentando un cambio climático por la quema de hidrocarburos. En este contexto, la legislación mexicana trata laxamente a las empresas nacionales que contaminan, como ocurrió recientemente con Grupo México. Imagínate el trato que dará el país a las transnacionales más oscuras; incluso, Peña Nieto ha esquivado abiertamente este tema.

 

  • Peligran las Áreas Naturales Protegidas: aunque el descontento social logró sacar de la posibilidad de explotación de hidrocarburos a las Áreas Naturales Protegidas, sí podrán pasar por ahí ductos de energéticos o instalaciones eléctricas.

 

  • El derecho al agua es un derecho humano irrelevante en México: según estadísticas de Greenpeace, al menos 70% de los ríos en este país están contaminados, sin que se estén tomando medidas sistemáticas y de largo plazo para revertir dicho fenómeno.

 

  • Pérdidas de bosques y selvas: la organización advierte: “La tasa de deforestación en nuestro país se mantiene en cerca de medio millón de hectáreas al año, de acuerdo con datos de la UNAM y el INEGI. Pero México reporta ante la FAO sólo una pérdida anual de 155 mil hectáreas”. Los programas y medidas que anuncia el gobierno en este informe anual, en realidad no tienen repercusiones a largo plazo.

 

 



Gobierno mexicano busca intimidar protestas ambientalistas

La reforma energética fomenta la irracional explotación de hidrocarburos: GreenPeace ha criticado la medida, seis de sus activistas fueron temporalmente aprehendidos y hoy una de ellas enfrenta una disparatada demanda por un foco roto.

El gobierno mexicano ha emprendido una serie de reformas para, supuestamente, crecer su economía. Estas modificaciones fueron aplaudidas por el entorno financiero mundial, pues genera posibilidades de inversión en el atrayente sector energético. Las voraces compañías petroleras apuntan a México, que por su recién aprobada reforma energética, compartirá utilidades petroleras con inversores privados.

En tal contexto, la revista Time, dedicó su portada al presidente Enrique Peña Nieto con el título “Saving México”. Tal cumplido causó indignación en sectores de la población que no creen que facilitar la economía globalizada sea la solución para los problemas (veinte años de apertura comercial no han significado una reducción en la pobreza). Entre los inconformes está GreenPeace, quienes como protesta expandieron una mega manta de 128 metros cuadrados, haciendo alusión a la revista, pero con la misma frase enmarcada en una interrogación. Es evidente que salvar a México con la promoción de los hidrocarburos no es coherente.

Seis activistas fueron detenidos en el acto, una de ellas enfrenta cargos por la ruptura de una lámpara. GreenPeace ha iniciado una campaña abierta para presionar al director de PEMEX, para que retiren la demanda por ser una evidente intimidación a la libertad de expresión. Rosina González, la chica denunciada, podría enfrentar de 4 a 10 años de prisión por haber dañado un foco, hecho por cierto,  hasta hoy no comprobado. Peña Nieto no salva a México, mucho menos al mundo con prácticas contrarias al bienestar colectivo global. La promoción del petróleo como fuente de energía ya no es opción saludable para nadie medianamente informado. En México el 73% de la energía eléctrica se produce por la quema de hidrocarburos, cuando podría abastecerse 200 veces el consumo de los hogares con energía solar pura. La decisión de privilegiar el petróleo y sus derivados, es una afrenta que GreenPeace recalca pero que todos deberíamos cuestionar.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca