¿Alguna vez te has pregunta cómo es la vida autosustentable fuera del sistema urbano?

Estas fotografías cuentan una historia, aquella del viaje del tiempo y del espacio, donde la paz puede reinar fuera del mundo citadino del siglo XXI.

Desde 2010, el fotógrafo Antoine Bruy se ha dedicado a viajar a lo largo y ancho de Europa, tratando de documentar la vida en granjas rurales. Fascinado por la vida autosustentable, fuera de las selvas de concreto, el artista se encargó de capturar todo un rango de experiencias atípicas a nuestra cultura. 

El resultado, su proyecto llamado Scrublands, fue apoyado por la organización World Wide Opportunities on Organic Farms (WWOOF), la cual ayuda a la gente a hacer voluntarios en granjas orgánicas a cambio de comida y hospedaje. De ese modo, Bruy, quien creció dentro de un ambiente citadino del corazón de Francia, se quedaba durante semanas o meses en granjas, para conocer y vivir a las personas así como a sus estilos de vida (antes de usar su cámara). 

Para él, se trataba de un proyecto que expresara los sentimientos de estar fuera de la realidad y del tiempo. Conforme viajaba, se dio cuenta que muchas granjas vivían sin las conveniencias modernas, como la electricidad o tuberías; otras, estaban equipadas con los servicios más modernos: “Algunos de ellos, podríamos decir, que son 30 por ciento autosuficientes, o que son 60 por ciento autosuficientes. Es demasiado difícil revisar esos números. Lo más importante, para mí, era la intención.”

Sus fotografías cuentan una historia, aquella del viaje del tiempo y del espacio, donde la paz puede reinar fuera del mundo citadino del siglo XXI. Se las compartimos. 

 



¿Buscas razones para conseguir este calendario 2017 de granjeros en Francia? (FOTOS)

Fred Goudon, fotógrafo profesional, regresó con un calendario realmente seductora que pretende llamar la atención hacia una vida ecológica.

¿Cómo promover una vida más ecosustentable? Hay quienes eligen realizar marchas para generar una mayor consciencia ecológica; otros, actividades que reducen la cantidad de contaminación desde el hogar o una dieta especial para evitar el exceso de gas metano en la atmósfera. Y pocos a través del arte. 

Fred Goudon, fotógrafo profesional, regresó con un calendario realmente seductora que pretende llamar la atención hacia una vida ecológica. Con un grupo de granjeros semi-desnudos en Champagne, Picardie, Normandie y Provence –Francia–. Goudon viajó a este país para realizar una serie fotográfica para invitar a una vida más ecológica, cerca de las granjas y la felicidad de la naturaleza.

 


Por fin: hospital crea su propia granja para dar alimentos nutritivos a sus pacientes

Este año llegará a tener 4.5 hectáreas para crecer alimentos nutritivos de temporada todo el año.

Foto: St. Luke´s University Health Network

Tanto las cafeterías de las escuelas del mundo, como las de los hospitales, tienen algo en común: la comida es espantosa. Desabrida, con pocos nutrientes, cocinada sin esmero; esto es una paradoja, cuando la nutrición es el primer escalón de la salud. Como lo advierte Hipócrates: “que tu comida sea tu medicina, y que la medicina sea tu comida”. 

Curiosamente, apenas hace un año, un hospital en Pensilvania, el Hospital de la Universidad de San Lucas, creó una granja en mancuerna con el Instituto Rodale (líder en investigación de agricultura orgánica) para cultivar alimentos nutritivos, sanos y frescos para sus pacientes.

Este año la granja doblará su tamaño de 2 a 4.5 hectáreas y cultivará de 12 variedades hasta llegar a 30; proveerá también más de 20 mil kilogramos de vegetales al hospital. 

Además de proveer a los pacientes, y de que su cafetería ofrece comida mucho más sabrosa para el staff, visitantes, etc., también se hará un día de mercado semanal para que estos puedan llevarse vegetales frescos a casa.

Es la primera iniciativa de este tamaño en su tipo, y con suerte, quizá se convierta en una tendencia para todos los hospitales del mundo, que debieran procurar la salud desde su aliada más elemental como la alimentación.

[Treehugger]



Nueva revolución alimentaria: cervecería converitida en granja urbana

Es difícil imaginar un proyecto más brillante, funcional e inspirador que Urban Organics: un nuevo tipo de ecosistema alimenticio en el corazón de la ciudad.

La ciudad de Saint Paul, Minnesota, se encuentra en medio de una grandiosa revolución: un grupo de empresarios visionarios rescataron una cervecería y la transformaron en una fuente alimentos nutritivos para una ciudad que enfrentaba una crisis alimentaria.

Urban Organics, fundada gracias a un subsidio gubernamental de 300 mil dólares y con la inversión privada de diferentes grupos, renovó un espacio abandonado y lo transformó en una granja urbana que utiliza la tecnología de vanguardia para crear un ecosistema completamente sustentable. Utiliza agua de varios tanques con tilapia para regar un sinfín  de cultivos de col rizada, acelgas y hierbas. Después del riego el agua es purificada y devuelta a los tanques de la tilapia. Este ciclo hidropónico es uno de los más sofisticados de Estados Unidos y el mundo.

Las plantas son cultivadas en balsas de poliestireno, y sus raíces están suspendidas en el agua, acomodadas en tres niveles diferentes. La luz que las hace crecer viene de lámparas LED. El ecosistema utiliza un tercio del agua requerida por cultivos normales y 40% menos energía que una oficina de ese mismo tamaño.

 3029452-inline-urbanorganicsfishtanklowres

Los cuatro tanques de tilapia producen aproximadamente 75 peces a la semana, una cifra modesta que de cualquier manera puede impactar a la ciudad. Los productos de Urban Organics ofrecen a la ciudad de St. Paul alimentos sanos y locales durante una crisis económica que limitó enormemente la variedad de productos naturales.

Sin duda alguna este es un proyecto que valdría la pena replicar por el mundo entero, un sistema orgánico y autosustentable capaz de alimentar a ciudades enteras con productos naturales y nutritivos.

[FastCo]



Las heridas del paisaje americano: fotos aéreas de granjas industriales

Estas aterradoras fotografías muestran un paisaje americano destruido que los gigantes de la agricultura no quieren que veas.

A primera vista, las tomas aéreas del artista británico Mishka Henner  no parecen fotografías; parecen pinturas abstractas o texturas. Sin embargo las fotos retratan lagunas de desperdicio masivo de granjas industriales, las cuales despiden peligrosos humos de sulfuro de hidrógeno y pueden contaminar el agua de la tierra con nitratos y antibióticos. Parecen heridas infectadas o costras sobrenaturales sobre el paisaje americano.

“Mientras estaba trabajando en esa serie estaba mirando intensamente el paisaje americano, y de pronto me encontré con estas extrañas estructuras como una gran laguna, o todos estos puntos que parecen microbios”, apuntó Henner. “Tenemos granjas factorías en Inglaterra, pero no las tenemos a esa escala. Estaba completamente impactado”.

La razón por la cual no habíamos visto esta destrucción de terreno antes es que es ilegal tomar fotografías (aéreas o no) de estas industrias. Pero Henner las encontró mirando muy de cerca imágenes satelitales mientras buscaba campos de petróleo y territorios militares. Lo que tiene que decir al respecto de este encuentro es interesante:

“Para mí, como alguien del Reino Unido viendo algo parecido a granjas de engorda estuve impactado a un nivel muy personal. Creo que lo que estas granjas industriales representan es una cierta lógica acerca de cómo la cultura y la sociedad han evolucionado. A un nivel es absolutamente aterrador, eso es en lo que nos hemos convertido. No son solo granjas de engorda. Son lo que somos”.

[Fast.Co]



Cientos de aves de corral son abandonadas cada año provenientes de granjas hipsters

La moda de la comida ecológica y las granjas urbanas ha tenido efectos colaterales indeseados que afectan a cientos de aves de corral cada año.

Backyard Chicken Farming In Urban Areas Gains In Popularity

El actual movimiento por dotar los entornos urbanos de condiciones más saludables, además de por optar por comida orgánica, producida en nuestra propia casa, puede resultar en un grave problema a la larga. Estos movimientos comienzan con un cuestionamiento político: ¿por qué seguir consumiendo productos genéticamente modificados, por qué seguir apoyando las prácticas corporativas que maltratan a los animales? Pero los que buscan alternativas a estas monstruosidades pueden convertirse en monstruos involuntarios.

Desde hace algunos años comenzaron a fomentarse las granjas urbanas, especialmente de pollos, para el autoconsumo de pequeñas comunidades. En Estados Unidos, el movimiento tomó fuerza y de California a Nueva York mucha gente comenzó a acondicionar pequeñas granjas para criar gallinas y consumir huevos. La decepción llegó cuando la gente que adoptó estas prácticas siguiendo la moda se dio cuenta de que una gallina produce huevos por dos años, pero puede vivir hasta 10.

Como resultado de esto, muchas aves de corral están siendo abandonadas en albergues hechos ex profeso para este fin. Mary Britton Clouse del albergue Chicken Run Rescue de Minneapolis afirma que en 2001 recibían menos de 50 aves al año, mientras que en 2012 recibieron casi 500; la activista culpa la popularidad de estos movimientos de alimentación sustentable que desde el 2008 comenzaron a proliferar, afirmando que los verdaderos activistas “estamos hartos de ellos.”

Probablemente lo más importante del activismo y del cambio de prácticas alimenticias sea el elegir el tipo de actividades de producción que mejor se adapten a nuestro estilo de vida. Hay una enorme diferencia entre tener una pequeña huerta donde cultivemos nuestros propios tomates y hierbas para cocinar y el tener un corral de gallinas en malas condiciones.

[Co.Exist]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca