Si necesitas consejos para “vivir mejor”, mejor observa la naturaleza

Concebir la naturaleza como un manual práctico-poético de existencia podría reducir notablemente nuestra ansiedad y ayudarnos a encontrar más respuestas de las que hoy imaginamos.

La naturaleza y los libros pertenecen a aquel que los mira. 

Ralph W. Emerson

La naturaleza, como símbolo de sabiduría, es un concepto que se ha honrado, en práctica y teoría, dentro de múltiples tradiciones y cosmogonías. Su contemplación, la de sus ritmos, sus gestos y sus esencias, ha sido propuesta por algunos de los más notables sabios de la historia como máximo proveedor, que el hombre tenga a su disposición, del verdadero conocimiento. Desde el budismo Zen y el taoísmo, hasta el credo de grupos étnicos, como los Hopi, los Raramuris o los Sioux, y pasando por innumerables tradiciones chamánicas y escuelas místicas, la naturaleza se ha venerado como un mapa impecable para guiar nuestra existencia.

¿Te imaginas tener a tu disposición, de forma gratuita, y sin requerimientos académicos o méritos socioculturales, un libro infinito en el cual pudieras sumergirte y encontrar la respuesta a absolutamente todas las interrogantes que jamás se hayan planteado? ¿Qué harías con él? ¿Lo aprovecharías? ¿Seguro? Curiosamente todos tenemos acceso a esa flor de conocimiento perenne pero, absurdamente, cada vez menos personas nos tomamos el tiempo para leerlo.

Concebir la naturaleza como un libro del cual fluye toda la información que necesitas puede hacer una diferencia determinante en la vida. Uno en donde la prosa es poesía y se sintetizan elegantemente todas las metáforas posibles. Un texto sagrado, pero que es a la vez el instructivo más práctico de todos. Una edición de bolsillo que no cabría en la más grande biblioteca. Una versión multimedia, siempre actualizada, del Aleph, de Borges. Un libro de Paulo Coelho que, en un acto de gentileza, se autodestruye cada vez que alguien intenta abrirlo. Una Biblia que cita al Corán y está escrita en sánscrito. En fin, la naturaleza como el manual de agricultura astral o el libro de cabecera del corazón, como el bestseller que no necesita vender una sola copia. Como el espejo.

landscapes nature grass 1920x1080 wallpaper_wallpaperswa.com_19

Hoy estamos inundados de protocolos y técnicas de autoayuda, con millones de libros y cientos de gurús que ofrecen, a cambio de una módica suma o una pequeña porción de dignidad, los secretos hacia una vida mejor, con miles de personas acudiendo a sesiones de coaching, y otros tantos buscando la respuesta en fármacos, fiestas o fellatios, resulta genial darnos cuenta que el instructivo está siempre ahí, a disposición de todos, gratis y reluciente, perfecto –pero preferimos embarrarnos en la frívola comodidad de una búsqueda pseudo-trascendental condenada al loop.

Más allá del romanticismo ecológico, de visceralidad contracultural, o de optimismo neo-medioambiental, lo cierto es que a lo largo de miles de años todas las culturas encontraron en la naturaleza sus más grandes respuestas. Sé que tal vez parezca cómodo, quizá hasta iluso, proponer que todas las respuestas probables están ahí inscritas, en el libro natural. Pero me temo que desde aquí no podría demostrar está hipótesis –pues eso solo puede hacerse allá afuera y no por medio de un teclado o una pantalla. Y este es finalmente el momento de enfrentar las dos preguntas que dan sentido a este texto y a su lectura ¿qué haces leyendo esta nota en lugar de estar descifrando las nubes, las hormigas, o las ramas? y ¿qué hago yo escribiéndola en lugar de platicar con un búho o contemplar una vaca?

La naturaleza es siempre coherente. Nosotros, por ahora, no.

Twitter del autor: @ParadoxeParadis 



Si escuchas a una planta, ¿qué crees que te platique?

Gracias a este efecto de la flora, como es el del peyote y la ayahuasca, el cuerpo “habla” sin necesidad de las palabras pero de las sensaciones.

A diferencia del ser humano que usa el lenguaje verbal para comunicar sus sensaciones, pensamientos y concientizaciones, otros seres vivos aprenden a transmitir información a su propia manera. Por ejemplo, los perros ladran como un método de comunicar sus instintos; un bebé, el llanto como única vía de transmitir sus necesidades y sentimientos; una planta, sigue a los rayos del sol como medida de supervivencia. No obstante, ¿qué pasa con el resto de las plantas: realmente tienen un mensaje que transmitir?

Si bien hay plantas que proveen alimento y medicamento, algunas de ellas están tratando de comunicar sobre su historia ancestral y terrenal al poseer propiedades con el efecto de concientización sobre nuestros cuerpos. Gracias a este efecto de la flora, como es el del peyote y la ayahuasca, el cuerpo “habla” sin necesidad de las palabras pero de las sensaciones.

Dicen que los artistas poseen una sensibilidad más aguda cuando se trata de la comunicación entre las plantas y los humanos. Un ejemplo es Alex Grey o Luis Tamani, quienes han inmortalizado en cuadros las palabras de ríos, cascadas, plantas y animales de bosques y selvas.

plants-talk_iboga

Tamani, por un lado, se encarga de pintar visiones ceremoniales de la comunicación entre humanos, plantas y animales. Se trata de una relación profunda, única y valiosa capaz de no sólo amplificar la presencia en el aquí y en el ahora, también de proveer beneficios terapéuticos en casos de trauma y adicción.

Es decir que cuando una planta habla, como el tulsi o la espirulina, nuestro sistema nervioso se calma a través de una infusión o un superalimento. No se trata de una relación esencial para nuestra supervivencia, también para la salud y bienestar tanto físico como emocional.



El exquisito minimalismo en la naturaleza (FOTOS)

Cada día, todos los días, la simplicidad de elementos en la naturaleza nos regala los escenarios más elegantes.

Es lo más esencial, lo que nos muestra con muy poco la estética más delicada: el minimalismo. Está en la naturaleza porque ella misma es ejemplo de la armonía sin adornos más emblemática.

Los elementos de una imagen, cuando son pocos, pueden simplemente relajarnos, llevarnos a un punto de partida entre el vacío y la materia de la manera más sutil. La naturaleza y su minimalismo son  delicadeza, una con la que curiosamente nos sentimos plenamente identificados.

La siguiente selección de imágenes es una fina prueba de ello:1.1

© Doug Chinnery

2 

© Mircea Brânda

3 

© Michal Karcz 

4

© Hossein Zare 

5

© Алексей Копырин

6 

© Kenneth Rivenes

7 

© Andy Lee

8

metrouk2

[Genialgurú]



La belleza de un verano con niños sin tablets ni computadoras (FOTOS)

Una madre polaca documenta en expresivas fotos la diferencia del tiempo para los niños sin tecnología que los sustraiga.

Entre algunos de los efectos nocivos de la tecnología, están la pérdida de la memoria, y quizá su más dañina consecuencia es la sustracción. Vamos inmersos en la información o “contactos sociales” por medio de los dispositivos pero perdemos el contacto profundo con los que nos rodean.

Estamos y no estamos, es quizá esta la premisa de nuestra época; el tiempo que damos a los otros y a nosotros mismos no es de calidad; “compartimos” pero en realidad no lo hacemos.

Por su parte, en el caso de los niños, no existen estudios todavía que nos hablen sobre la imaginación y su estado de posible apagamiento. Para las generaciones pasadas de niños su imaginación era su principal instrumento de distracción: un palo podía ser un rayo de poder o una piedra una isla. Las tables, y las computadoras, sobre todo por medio de juegos interactivos, simplemente hacen el trabajo a los niños; mostrándoles una realidad preconcebida en la que ellos sencillamente siguen las reglas del juego.

Ahora que estamos en verano, ¿has pensado en renunciar a tu comodidad para que, en lugar de que los niños estén enajenados, vuelvan a perderse pero en el entorno? Lo anterior implica más esfuerzo y atención de tu parte, pero vale la pena.

Izabela Urbaniak, una madre polaca muy consciente de la necesidad del contacto real entre sus hijos y otros niños y la naturaleza, ha hecho una serie que documenta unas vacaciones en el campo fuera del contacto con la tecnología como el internet, PlayStation, las tabltes o computadoras: las fotos hablan por sí mismas.

IMG_1257__880 IMG_1866__880 IMG_1936__880 IMG_2061__880 IMG_17561__880 NB2A0814a__880 NB2A0859__880 NB2A2014__880 NB2A8387__880 NB2A9958__880 NB2A8492__880 NB2A9466__880

NB2A3336__880

[Boredpanda]

*También en Ecoosfera:¿Por qué procurar que tu hijo tenga contacto con la naturaleza y se desapegue de la tecnología?



Algunos beneficios de caminar descalzo en el pasto

Conforme se acostumbre el pie a estar en contacto directo con el suelo a través del ejercicio, la planta del pie se hará resistente

Los pies, considerados como la base de una persona, son el contacto directo que tenemos con la Madre Tierra. Este apego a lo natural fue disminuyendo conforme los estándares sociales impusieron una demanda de la conglomeración urbana. Así, el éxito, la fama y el dinero se volvieron el centro de atención, convirtiendo a la indumentaria más costosa en la clave para llegar al cielo (y “perder los pies del suelo”). Un ejemplo evidente son los zapatos con tacones inmensos.

Ahora, con esta interrumpida cercanía a la naturaleza, las personas resienten este cambio a través de dolores o enfermedades emocionales que, en cierta medida, afectan también a su salud física. Para revertir este cambio, una solución viable es caminar o ejercitarse sin zapatos. De este modo se permite desarrollar más fuerza muscular en pies, piernas y caderas al favorecer la circulación sanguínea y la musculatura de la zona.

Además,caminar descalzo permite reajustar la posición más adecuada para el restablecimiento del equilibrio y la agilidad. En especial si se trata de una superficie natural (pasto), ya que se fomenta bienestar, relajación, entusiasmo, fuerza y equilibrio.

Conforme se acostumbre el pie a estar en contacto directo con el suelo a través del ejercicio, la planta del pie se hará resistente. Así, se podrán realizar más actividades sin la contención de zapatos, estimulando las terminaciones nerviosas encargadas de generar endorfinas (los neurotransmisores del placer y recompensa).

Fotografía principal: Suzi Duke

Más en Ecoosfera

Ocho beneficios extraordinarios de salir a caminar

Algunos beneficios de caminar descalzo en el pasto

¿Por qué caminar te hace más inteligente?

Pasear y caminar entre los árboles alivia el cansancio del cerebro y mejora la concentración

Caminar ayuda a aliviar algunos síntomas de la depresión, afirma estudio



Los espejos medicinales de la naturaleza, cuídate observando la forma de tu alimento

La naturaleza tiene sus analogías explícitas con el cuepo humano, tanto que muchas frutas y vegetales dialogan directamente con alguna parte específica de nuestro cuerpo. Baste ver las semejanzas en las formas para saber en qué nos benefician.

La naturaleza habla por medio de la forma, y apela a un sentido que todos los animales tenemos en común: la asociación. Así, cuando a nuestro cuerpo le falta potasio tenemos un súbito antojo por comer plátanos y jitomates; cuando le falta energía, recuerda la existencia de los chocolates. De acuerdo a su estado de balance, el cuerpo hace asociaciones entre las cosas que conoce y las cosas que en ese momento necesita. Pero el fenómeno es aún más fascinante. Mucho tienen que ver las formas y colores de lo que comemos con los beneficios específicos que otorga cada alimento; como si el mundo de las frutas y vegetales nos hablara directamente.

La zanahoria, por ejemplo, se parece a los ojos. La forma del ojo, la pupila, el iris y las líneas dentro del iris se ven muy parecidas. Alimentarnos con zanahorias sana la visión y ayuda a fortalecerla.

d0bb0-ojo_zanahoria

Las nueces, por su parte, semejan al cerebro, y son una de las mejores fuentes de Omega 3, Omega 6 y Omega 9, mismos que son absolutamente necesarios para su buen funcionamiento.

06681-cerebro_nueces1

Los tallos del apio podrían recordarnos al radio y al cúbito humanos. Son una fuente de calcio indispensable para nuestros huesos.

da499-huesos_apio

Los higos realmente se parecen a los órganos sexuales tanto masculinos como femeninos (vagina y testículos), y ayudan a la fertilidad. Contienen vitamina B6, la cual responde a la serotonina: la hormona de la felicidad.

69018-vagina_testiculos_brevas

Los plátanos son como una mano humana. Sobra decir lo que el potasio hace por los huesos y articulaciones, y ninguna parte de nuestro cuerpo tiene más huesos y articulaciones que la mano.

a8c0c-mano_gajo_banano

La papaya, cortada transversalmente, tienen un gran parecido con los intestinos, tanto en el color como en las vellosidades y la forma. Esta, como bien se sabe,  ayuda a limpiar el colon y permite el buen funcionamiento del aparato digestivo.

c0428-intestino_papaya

La estructura de la guanábana Cimarrona, mejor conocida como “Noni”, es similar a las células y, de hecho, actúa en su beneficio. Se utiliza popularmente como una terapia contra el cáncer.

b13ab-celulas_noni

Las fresas rebanadas podrían semejar dientes. Y estas no sólo los blanquean al ser frotadas contra ellos, sino que ayudan a mantener la dentadura fuerte y sana. Su color rojo también indica su parte homóloga para la salud de las encías.

0ea13-dientes_fresas

Los cítricos en general se parecen mucho a las glándulas mamarias y es sabido que ayudan a la buena lactancia y fijan el calcio, que es indispensable para el bebé.

80356-senos_naranja

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca