Close

La razón más bella y noble para plantar algodoncillo

Las mariposas monarca son una de las especies más innegablemente bellas del planeta, y sin embargo, se encuentran a punto de desaparecer. En Ecoosfera hemos publicado varias notas en las que explicamos cómo el cambio climático, la pérdida de hábitat y el uso de insecticidas y pesticidas afectan los ritmos naturales de estos bellos ejemplares.

Ahora te compartimos una sencilla manera para que las salves, o bien, te unas a un movimiento que busca regresarles un pedacito esencial de su hábitat: el algodoncillo.

Las monarca dependen enormemente del algodoncillo, del genus Asclepias, para sobrevivir. Estas ponen sus huevecillos en estas flores y cuando la oruga sale del huevo, se alimenta de la flor.monarch-butterfly-larvae-on-milkweed

Puedes comprar semillas de algodoncillo y cultivarlas adentro de tu casa en un espacio soleado y bien ventilado o puedes comprar una planta (o todas las que quieras) y sembrarla en tu jardín. Existen varios tipos de algodoncillo, lo mejor sería preguntar en tu invernadero local qué tipo crece mejor en la región, y asegurarte que donde sea que lo plantes reciba mucho sol y agua. De esta sencilla manera puedes contribuir a fortalecer una de las migraciones más imponentes del mundo natural.

Este tipo de acción tendrá un mayor impacto si vives en una zona que las mariposas visitan durante su migración, que cubre más de 4 mil kilometros durante el recorrido primaveral desde el centro de México y hasta las áreas de reproducción en E.U.A y Canadá.

Monarch Watch, un grupo que busca proteger a las mariposas desde E.U.A acepta donaciones de semillas de algodoncillo y las planta en todo tipo de espacios, desde jardínes personales hasta escuelas y hospitales, en un esfuerzo que busca devolver a estos frágiles especímenes uno de los elementos más básicos que necesita para sobrevivir.

Si bien tu hogar no se encuentra en el recorrido de las mariposas, puedes plantar algodoncillo de cualquier manera, y darle un hábitat seguro a alguna de las especies de mariposa de tu región, o apoyar a las abejas, que también se encuentran en peligro de extinción.

Ya lo sabes, no hay revolución más fructífera que la verde. Planta y protege tu ecosistema y, de paso, tu salud.

Ver Más
Close