La razón más bella y noble para plantar algodoncillo

¿Quieres contribuir a salvar de la extinción a una de las especies más hermosas del planeta? Aquí te decimos cómo puedes hacerlo.

Las mariposas monarca son una de las especies más innegablemente bellas del planeta, y sin embargo, se encuentran a punto de desaparecer. En Ecoosfera hemos publicado varias notas en las que explicamos cómo el cambio climático, la pérdida de hábitat y el uso de insecticidas y pesticidas afectan los ritmos naturales de estos bellos ejemplares.

Ahora te compartimos una sencilla manera para que las salves, o bien, te unas a un movimiento que busca regresarles un pedacito esencial de su hábitat: el algodoncillo.

Las monarca dependen enormemente del algodoncillo, del genus Asclepias, para sobrevivir. Estas ponen sus huevecillos en estas flores y cuando la oruga sale del huevo, se alimenta de la flor.monarch-butterfly-larvae-on-milkweed

Puedes comprar semillas de algodoncillo y cultivarlas adentro de tu casa en un espacio soleado y bien ventilado o puedes comprar una planta (o todas las que quieras) y sembrarla en tu jardín. Existen varios tipos de algodoncillo, lo mejor sería preguntar en tu invernadero local qué tipo crece mejor en la región, y asegurarte que donde sea que lo plantes reciba mucho sol y agua. De esta sencilla manera puedes contribuir a fortalecer una de las migraciones más imponentes del mundo natural.

Este tipo de acción tendrá un mayor impacto si vives en una zona que las mariposas visitan durante su migración, que cubre más de 4 mil kilometros durante el recorrido primaveral desde el centro de México y hasta las áreas de reproducción en E.U.A y Canadá.

Monarch Watch, un grupo que busca proteger a las mariposas desde E.U.A acepta donaciones de semillas de algodoncillo y las planta en todo tipo de espacios, desde jardínes personales hasta escuelas y hospitales, en un esfuerzo que busca devolver a estos frágiles especímenes uno de los elementos más básicos que necesita para sobrevivir.

Si bien tu hogar no se encuentra en el recorrido de las mariposas, puedes plantar algodoncillo de cualquier manera, y darle un hábitat seguro a alguna de las especies de mariposa de tu región, o apoyar a las abejas, que también se encuentran en peligro de extinción.

Ya lo sabes, no hay revolución más fructífera que la verde. Planta y protege tu ecosistema y, de paso, tu salud.



Estudio muestra que las chinches desarrollan resistencia a los insecticidas

Es el primero en probar que es verdadera esta tendencia que hace obsoletos a algunos químicos que resultan además altamente contaminantes.

Así como ocurre con los virus que han probado desarrollar una mayor resistencia cada vez a los antibióticos,  las plantas conocidas como plagas son también cada vez más resistentes a los fertilizantes; lo mismo ocurre con los insectos.

Un reciente estudio publicado en el Journal of Medical Entomology ha encontrado cómo las chinches son cada vez más resistentes a un común químico fertilizante conocido como neonicotinoid.

El experimento que hicieron el entomólogo Troy Anderson y su equipo lo realizaron separando dos grupos de chinches, unas que desde hace 30 años han sido reproducidas en cautiverio y otro que no.

Tomó solo 2.3 nanogramos de neonicotinoid para exterminar al 50% del grupo de chiches que habían vivido aisladas. Por su parte tomó 1,064 nanogramos para matar al 50% de un grupo de chinches de Michigan.

Este estudio es importante por ser la primera vez que muestra esta resistencia en las chinches. El científico Troy Anderson ha declarado que se trata de un buen comienzo para repensar la manera en que controlamos las plagas, pues pareciera un uróboros, un círculo vicioso, pues los químicos no solucionan el problema y además contaminan.

Mientras todos queremos una herramienta poderosa para combatir las plagas, las que estamos usando con químicos no están funcionando efectivamente, y por lo contrario, las personas están gastando dinero en algo que no está funcionando.

[sciencealert]



En 207% la mariposa monarca monarca aumenta respecto a 2014

En Michoacán ocupó 4 hectáreas de Santuario; el año pasado había alcanzado solo una.

Desde hace dos décadas la población de la mariposa monarca fue descendiendo hasta que el año pasado fue el más catastrófico de todos. Cuando hace solo 2 décadas la monarca ocupaba hasta 14 hectáreas de santuario en México, el pasado 2014 solo lo hizo en 1 hectárea. Ello preocupó enormemente a los científicos y a miles de personas en el mundo.

Su disminución está asociada principalmente al uso de fertilizantes, sobre todo de Monsanto, en la zona conocida como el Cinturón del Maíz y que ha disminuido el algodoncillo, el alimento de las mariposas monarca.

Esta disminución ha hecho tanto ruido que incluso acuerdos políticos entre los 3 países que forman parte de su migración: México, Canadá y Estados Unidos, han sido alcanzados. Algunos esfuerzos de ciudadanos que han estado sembrando algodoncillo también se han hecho, como el caso de Gerardo Moreno, quien ha regalado ya más de 20 mil asceplias en México:  su perfil de Facebook y Twitter es Ballena Feliz.

Este año el incremento de 3 hectáreas de presencia de la mariposa monarca en Michoacán ha devuelto esperanzas a muchos quienes veían el colapso de la mariposa como inminente. Por fenómenos meteorológicos, Homero Gómez González, Comisario del Santuario de la Mariposa Monarca, explicó que este año el arribo de la mariposa estuvo retrasado 10 días llegando hasta entre el 3 y 13 de noviembre.

[Notimex]



El hermoso resultado de una mariposa que se mimetiza con una flor (FOTOS)

Seb Janiak, fotógrafo, director y artista estadounidense, quien decidió explorar este sorprendente método de supervivencia de la naturaleza.

La naturaleza está cargada de una serie de características que le permiten sobrevivir –de la mejor manera posible– ante cualquier situación de riesgo. Hay plantas que se defienden con veneno; animales que usan sus colmillos o garras para destrozar al que amenace su existencia; entre otros.

Existe una manera, increíble y hermosa, que usan algunos animales para sobrevivir. Se trata del mimetismo, esta forma de adaptarse tanto morfológica como fisiológicamente a los cambios del medio ambiente. Insectos, naturaleza marina y algunas mariposas se transforman en sólo un elemento más del escenario salvaje.

Pocos son los artistas que muestran una pasión desbordante y puntual del potencial de la naturaleza. Entre ellos se encuentra Seb Janiak, fotógrafo, director y artista estadounidense, quien  decidió explorar este sorprendente método de supervivencia de la naturaleza. De manera que colocó fotomontajes de alas de insectos en forma de pétalos de flores. Te compartimos algunas de sus obras, hechizadas de proporciones, composiciones y colores:

 

 



E.U. creará un corredor kilométrico para salvar a la Mariposa Monarca

Se cuidará como una alternativa que incremente el número de mariposas a 225 mil millones para el 2020.

2014 ha sido quizá el año más fatal para las mariposas monarcas. El ecólogo Marcus Kronforst,de la Universidad de Chicago, aseguró ese año que en solo dos décadas la presencia de la mariposa monarca disminuyó al menos en un 96%. 

Mientras en 1996 unas mil millones de mariposas monarca migraron a México, en 2014 se registraron solo unos 35 millones. Lo anterior, además de ser un tema de urgencia ecológico, también representa una catástrofe económica.

Esta semana el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció un corredor de casi 2,500 kilómetros para crecer y proteger la migración de la mariposa monarca entre México, Minnesota y Canadá. 

Este corredor pretende incrementar de 56 mil 500 millones a 225 mil millones para 2020 el número de mariposas, ayudando con ello también a los productores aledaños que necesitan de la presencia de polinizadores.

“Los polinizadores son esenciales para la economía de la nación, la seguridad alimentaria y la salud ambiental. La polinización de abejas de miel añade más de 15 mil millones de valor a las cosechas de agricultura cada año y proporciona la columna vertebral de asegurar dietas con frutas, frutos secos y vegetales”.

En el área conocida como el Cinturón del Maíz en el medio oeste de Estados Unidos se ha aplicado el herbicida Roundup que ha mermado el crecimiento del algodoncillo, el principal alimento de las mariposas. Se cree que este es su principal causa de muerte, al igual que del de las abejas.



Hipnóticas fotografías de mariposas monarcas (FOTOS)

Suelen confundirse con hojas delicadas que penden de los árboles, aun cuando sus majestuosos colores suelen distinguir a estas migrantes.

Pocas especies que llamen tanto la atención como la mariposa monarca. Probablemente sean los insectos migrantes más cautivadores. Es sencillo sentirse impresionado con la monarca, fundamentalmente cuando se imaginan los retos que enfrenta un ser de apariencia tan frágil para completar su ciclo migratorio anual.

Pero las apariencias engañan. Por un lado, su llamativo colorido es también una forma de alejar a sus depredadores. Tampoco su fragilidad resulta del todo cierta. Cada año las mariposas monarcas vuelan sobre las extensas praderas y bosques de Canadá, atraviesan las zonas áridas de Estados Unidos, surcando zonas tan inhóspitas para una mariposa como el golfo de México, hasta su arribo a los santuarios, bosques de coníferas donde prevalece el oyamel.

Resulta casi inconcebible que las mariposas se establezcan en los mismos árboles ocupados años anteriores por sus congéneres, algo que hasta la fecha todavía se investiga. Estudios recientes sugieren una posible orientación basada en el magnetismo la Tierra.

Casi igual de inimaginable puede ser para muchos que no todas las monarcas migran. Algunas simplemente se quedan en las zonas de reproducción. Las mariposas migrantes nacen a la mitad del verano o a principios del otoño y serán sus nietas las que logren completar el viaje.

Existen dos poblaciones migratorias en el Norte de América: las monarcas que viven del lado este de las Rocky Mountains vuelan hacia México, mientras que las más occidentales se quedan en California –como las fotos que muestran Ardenwood Historic Farm, Corona Butterfly Preserve, Pismo Beach Monarch Grove.

Es bien sabido, que a las monarcas no les gusta el frío, en cuanto la temperatura de una zona comienza a descender, las monarcas salen huyendo.

Cuando el Sol llega a situarse 52 grados sobre el horizonte, el ciclo reproductivo de la monarca se dispara.

La dieta líquida de las monarcas es posible gracias a sus probóscides, el equivalente a la boca de las mariposas, algo similar a un popote. Además, de agua y néctar estos insectos ocasionalmente comen fruta blanda, siempre y cuando no se les queden grumos pegados en sus probóscides.

También se alimentan de asclepias, alimento rico en alcaloides (de ahí el veneno que contienen), vital para las larvas, que se encuentra principalmente en Norteamérica.

Si bien los gobiernos de Canadá, Estados Unidos y México han hecho esfuerzos loables por la conservación de la monarca, esta especie sigue amenazada por diferentes factores: la tala clandestina en santuarios mexicanos como el Rosario, el decrecimiento de la producción de asclepias silvestres y los efectos del cambio climático han disparado las señales de alerta de algunos científicos y ambientalistas.

Ante el incierto futuro de tan linda población de insectos, debemos valorar aún más la existencia de fotografías tan espléndidas como las que acompañan esta nota.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca