La belleza de los jardines verticales: 4 ejemplos para tu casa

La vegetación es feliz cuando crece verticalmente, y los beneficios de tenerla cerca son inmensos. Estas son cuatro maneras en que puedes incluirlos en tu hogar.

Nunca sobra enfatizar que los jardines son una fuente de bienestar, y que no necesitas tener un espacio exterior para cultivar uno y disfrutar de sus beneficios. Los jardines verticales son uno de los mejores inventos botánicos. Y en verdad es fácil y económico implementar uno en cualquier casa.

Aquí te compartimos algunos ejemplos de jardines, y enumeramos sus principales beneficios; pero puedes imaginar el tuyo hecho de cualquier tipo de material, y lo más seguro es que, si tiene suficiente luz, agua y drenaje, funcione.

1. jardín vertical en la fachada de tu casa/departamento:

Wall-planter

Si colocas un jardín vertical en la fachada de tu casa ayudas a escudarla de condiciones climáticas duras y de rayos ultravioleta. Estos jardines también ayudan a insular tu hogar; ayudan a incrementar la eficiencia energética y a aislar el ruido de la calle.

Aquí debes asegurarte de utilizar un material que no se filtre a las paredes de tu casa para que el agua no las dañe. Puedes usar macetas de madera, latas de aluminio o una malla de lona impermeable.

.

2. Jardín vertical en el interior de tu casa:

Fern-and-moss-painting

Como si fueran cuadros en tercera dimensión, los jardines verticales en el interior de una casa añaden un toque estético a cualquier pared. Además, por supuesto, esto ayuda a mejorar increíblemente el aire de tu hogar ya que remueven el dióxido de carbono y absorben contaminantes comunes como el formaldehído, que se encuentra en algunos tintes de alfombra y resinas para pisos.

Este tipo de jardín también puede separar espacios, por ejemplo. Plantados en contenedores con ruedas, se pueden mover alrededor para transformar los espacios como tú quieras. Sólo necesitas colocar una suerte de escalera de madera en una maceta móvil y trepar o colgar las plantas que te gusten.

Ya en estas, quizás sea buena idea buscar el tipo de plantas que más purifican el aire de tu hogar, aquí te compartimos una lista.

.

3. Jardín vertical en tu estudio u oficina:

cool-vertical-garden-home-office-decor

Se ha comprobado que la vegetación es benéfica para el cerebro. Tener plantas en tu oficina te ayuda a concentrarte más, a ser más creativo y a tener la mente descansada. Esto último se puede explicar mediante la “teoría de restauración de atención”, en la cual se muestra que nuestro cerebro gasta mucha energía en tareas que requieren atención directa. La fatiga mental sólo puede ser regenerada cuando damos un descanso a nuestra atención directa. Dormir puede funcionar, pero cuando estamos despiertos también podemos refrescar la atención directa al cambiar nuestra atención hacia algo indirecto o que no requiera esfuerzo mental. La naturaleza, por supuesto, ofrece este tipo de absorción, una distracción restaurativa.

Esto es más que suficiente para tener plantas al lado de ti mientras trabajas, y mejor aún un jardín vertical que no ocupe espacio de suelo y que funcione como un pedazo de bosque en el cual te puedas refugiar en los momentos de cansancio intelectual o físico.

.

4. Jardín vertical comestible en tu cocina:

 prependicular-indoor-gardening-ideas-feats-with-white-wooden-kicthen-cabinet-and-electric-stove

Este es quizá el más provechoso de todos los jardines verticales. Podrías reservar una porción de pared en tu cocina para levantar un jardín vertical que contenga todo tipo de verduras y algunas frutas. Puedes plantar desde lechugas y hierbas hasta fresas y tomates; e irlos reemplazando a medida que los consumes.

Una buena manera de construirlos es con materiales reciclados como botellas, botes de leche o latas, mismos que encuentras en la basura de tu cocina.

 

Los jardines verticales, además, requieren menos cuidados de plagas e insectos ya que están más lejos de su alcance y para ti es más fácil revisarlos mientras estas parado. Crecer plantas verticalmente también es beneficioso para las plantas, ya que tienen mayor exposición al sol y a la circulación de aire. Tienden a crecer más verdes y sanas.



El techo de un camión: ¿El lugar más improbable para un jardín público?

Una de las innovaciones más recientes para expandir el verdor en las ciudades es la de los “jardines fitocinéticos”: jardines que se montan encima de camiones comerciales para sumarse a las áreas verdes urbanas.

Las ciudades han tenido que reinventar el concepto de los jardines y los parques porque el espacio es cada vez más limitado y el oxígeno es más necesario. Así nacieron los jardines verticales, que recuperan paredes baldías y las vuelven pequeños pulmones urbanos, y así nacieron los jardines “fitocinéticos”. Estos últimos son la más reciente innovación en jardinería urbana. Diseñados por el paisajista español Marc Ganen, los Phytokinetic gardens son un sistema ecológico que se monta en los techos de camiones comerciales o privados, y actúan como parte de la expansión de la idea de tener “ciudades verdes”.

3016021-slide-bus-8-1

“Si enjardinamos miles de camiones en ciudades como Nueva York, Los Ángeles, Madrid, Tokio, Berlín, Río y Delhi tendremos miles de hectáreas de nuevas áreas verdes. Eso ayudará a reducir el efecto isla de calor e incrementar la vegetación y biodiversidad”, apuntó Ganen.

El jardín fitocinético está hecho de espuma acuapónica montada en una red de acero. Para ayudar a mantener húmeda la superficie, Ganen pone una alfombra de Sedum de pequeñas suculentas hasta arriba, luego añade pequeños arbustos y helechos y una malla protectora. Y lo mejor de todo, riega toda la instalación utilizando los residuos del aire acondicionado del vehículo.

Ganen admite que normalmente las personas son escépticas ante este tipo de ideas, y en este caso creen que el extra peso del jardín será demasiado para los camiones. Sin embargo, Ganen desarma estas críticas asegurando que el peso se puede balancear afuera y adentro, y que uno de los beneficios, además de los ecológicos, es que enfría los camiones 3.5 grados Celsius y les ayuda a ahorrar en costos de aire acondicionado.

3016021-slide-p1090063

[FastCo.]



Los jardines de autoconsumo más inesperadamente bellos (FOTOS)

Un jardín de autoconsumo no sólo permite sembrar frutas, verduras y plantas comestibles; su cultivo también promueve la integración comunitaria o familiar y el goce estético a través del espacio y los colores.

¿Crees que hacerte cargo de un jardín requiere mucho espacio e implica mucha responsabilidad? Con un poco de organización y mínimos recursos, un pequeño grupo de gente puede integrar un jardín de autoconsumo en su rutina diaria –no importa que trabajen en una oficina todo el día. He aquí algunos de los jardines que por su ubicación poco común o su belleza estética pueden ayudarte a imaginar el jardín de tus sueños.

[Tree Hugger]



Un jardín comunitario puede reducir la violencia y proveer comida orgánica para más de una familia

Un jardín comunitario no sólo volverá la vista del vecindario más agradable: es la base para construir una nueva relación con el lugar donde vivimos y ayudar a reducir nuestro impacto ambiental.

jardin

¿Cuántas personas podrías alimentar con sólo un acre de tierra? ¿Qué pensarías si te dijéramos que este es el espacio necesario para obtener más de 3 toneladas de productos orgánicos comestibles, además de flores y plantas al año? Los jardines comunitarios no son una idea nueva, sino que se han ido transformando con el tiempo.

La idea básica es educativa. Como dice el gurú de la jardinería de guerrilla Ron Finley, “si un niño planta brocoli, comerá brocoli.” En Estados Unidos hay 18 mil jardines comunitarios, y a partir de ellos se han obtenido los siguientes informes sobre las comunidades y prácticas que tenerlos propicia:

Reducción del crimen

Una comunidad en el norte de Philadelphia cambió radicalmente gracias a “Las Parcelas Community Garden and Kitchen”. El crimen, la violencia y el desempleo siguen presentes como factores macroeconómicos, pero la gente está tomando mayor cuidado de sus propiedades y transformando su vecindario. Parece algo de sentido común el hecho de que los vecinos no dañen ni roben a otros vecinos –por desgracia, la situación urbana nos aleja cada vez más de lo que antes considerábamos una vida en comunidad. Nuestros vecinos son prácticamente desconocidos. La gente se saluda al pasar, pero en realidad nadie se conoce. Un jardín comunitario permite que la interacción social de un lugar esté referida a un sitio simbólicamente relevante para todos los que habitan un lugar.

Comida orgánica barata

La comida orgánica en los supermercados suele costar más que la comida normal (donde “normal” implica alimentos genéticamente modificados). Plantar tu propia huerta de verduras y frutas (las cuales son, además, una buena fuente de semillas orgánicas para ti y para otros) no sólo te ahorra dinero sino que te permite construir una relación de mutua dependencia con la naturaleza –así sea la de tu jardín trasero.

community-garden-in-the-making1

Integración comunitaria

Los jardines comunitarios son lugares perfectos para que los ancianos de la comunidad compartan su aprendizaje con las generaciones más jóvenes. No se trata de hacer “terapia ocupacional”, sino de educar a los más pequeños desde el principio en buenas prácticas para con los adultos y para con la tierra, que a su vez es la que nos alimenta. Esto, además de ser generador de vínculos comunitarios, enseña sustentabilidad, un requisito de cualquier programa educativo del futuro próximo.

Los jardines también reducen el riesgo de alergias de temporada al cambiar el ecosistema mismo donde vivimos: si estamos expuestos al polen de nuestra área, nuestro sistema inmune se hará más fuerte y resistente contra las alergias. Los jardines limpian el aire y reducen la contaminación ambiental.

Productividad

Existen reportes que muestran que la agricultura urbana en EU es hasta cinco veces más productiva por acre cuadrado que granjas enormes. No se necesitan enormes extensiones de terreno para plantar maíz sin modificadores genéticos, soya, etc. Con una red de voluntarios mantener un jardín de alimentos comunitarios es más barato que mantener un parque, pues puede nutrirse de la composta orgánica de las casas de la comunidad, haciendo innecesario comprar nuevos fertilizantes. (Y las propiedades cercanas a jardines comunitarios adquieren mayor plusvalía.)

Tal vez la comida orgánica de autoconsumo en cierta comunidad no cambie el panorama de la obesidad, la violencia o la falta de oportunidades de muchos países, pero le da a las comunidades cierta sensación de autonomía e independencia, además de enseñar a los niños a establecer raíces de manera real y metafórica con el lugar donde viven.

Elegir y disponer del terreno adecuado, las semillas, las herramientas y el conocimiento son inversiones a largo plazo en el bienestar alimenticio y social de nuestras comunidades. Pensémoslo un momento: hasta hace un par de generaciones la gente aún solía producir parte de la comida que necesitaba. ¿Por qué no retomar esta práctica?

[Waking Times]



Consejos para convertir tu jardín en un bosque de alimentos

Habita en tu propia permacultura: aprende a planear, crecer y cuidar un jardín orgánico que podrá dar alimentos hasta por 80 años.

elanora_sidew

Estamos experimentando una especie de implosión ambiental, hemos sobre explotado nuestros recursos al grado que nuestro planeta se encuentra al borde de una crisis. La mayoría de nosotros goza del privilegio de tener acceso a comida cuando la queremos, salimos de nuestra casa, vamos al supermercado más cercano, escogemos lo que queremos, pagamos y nos vamos. Se nos ha acostumbrado a pensar que la comida es infinita, que viene de una bodega que siempre está llena. Se nos ha inculcado una cultura que se enorgullece de distanciarse de la producción alimenticia, una que ve al campesino cómo un ser inferior o peor —un ser invisible— mientras que disfrutamos de nuestra cómoda pasividad. El cambio ambiental no sólo afecta a las miles de caras del campo que no tienen los medios para seguir laborando al enfrentar sequías, cambio climático y plagas. Afecta a miles de especies y miles de cultivos.

Para enfrentar a las multinacionales sólo nos queda revelarnos —no con violencia, sino con amor—. Debemos tomar las riendas de nuestro futuro en nuestras manos, rechazar la pasividad que caracteriza a los consumidores del Occidente y plantar nuestros propios cultivos en un bosque de alimentos. Para hacerlo les compartimos las sugerencias de Hatchet and Seed Contracting:

1.        Planea bien qué es lo quieres y puedes hacer con tu espacio:

  • Para hacer sustentable y dar variedad a tu espacio considera construir un estanque, incluye árboles frutales, hongos comestibles, plantas herbáceas, jardines de lluvia, raíces de cultivos, plantas que fijen nitrógeno y senderos permanentes (idealmente con virutas de madera).
  • Sé realista y considera cuánto tiempo le puedes dedicar a tu jardín, hay plantas que prácticamente se cuidan solas y otras que requieren mucha atención. ¿Quién las va a cuidar y regar?
  • Analiza tu presupuesto, el primer año gran parte del dinero será invertido en la construcción y diseño del espacio y la tierra. No tienes que comprar de un jalón todas las plantas que deseas tener algún día en tu bosque de alimentos, empieza de poco a poco y deja que el espacio te dicte que puedes hacer con él. Haz un mapa de tu espacio.
  • Piensa en la lluvia: planta tus cultivos para maximizar la cantidad de agua que recibirán durante la época de lluvia.
  • Construye senderos con 90 cm de ancho y camas de cultivo de 120 cm para evitar pisar tu tierra.
  • Planea el uso de tu espacio empezando con los árboles más grandes y cuánto van a crecer, pero no planees de más: toma en cuenta que en los próximos años, la producción de tus cultivos serán anuales como chícharos, calabazas y papas. Agrega algunas flores para embellecer tu espacio.
  • Siente lo que haces: una vez que hayas  investigado las plantas que sabes que puedes usar, experimenta, mete algunas que quieras. Ve cómo responde tu espacio a tus planes y siente tu conexión con la madre naturaleza y sigue tus instintos.

2.       Aplica tus planes:

  • Usa palos y banderas para marcar tu espacio, toma en cuenta que al hacerlo tienes que transmitir tu plan de la manera más precisa posible.
  • No olvides la importancia de los senderos, sin ellos no podrás tener acceso a tu cultivos sin pisarlos.

3.       Preparación y explanación:

  • Quita el pasto: el pasto hace que la tierra sea dominada por bacterias, quieres que tu tierra sea dominada por fúngicos.
  • Si vas a acolchar tu tierra usa cartón que no tenga plástico, estampas, grapas u hoyos. Acumúlalo en capas de 15 centímetros de grosor.
  • Dale forma a la tierra: crea vías de captación de agua, jardines de lluvia y estanques en cualquier lado que tenga sentido para ti. Una vez que lo hayas hecho planta de inmediato (o te enfrentaras a invasiones de especies menos útiles de naturaleza).
  • Puede que en esta fase necesites ayuda adicional. Contratar a algún profesional con máquinas para excavar es una posibilidad.
  • Cubre la tierra con materia orgánica: astillas de madera y composta darán nueva vida a tu tierra, este paso es muy importante si quieres cultivos sanos.
  • Si tu presupuesto es grande utiliza piedras para crear pequeños nichos y masa térmica.

4.       Planta:

  • Usa inoculantes microbianos para fortalecer tu tierra.
  • No caves hacia abajo, mejor concéntrate en soltar la tierra en dónde vas a plantar. Si tu hoyo es demasiado profundo la planta se puede hundir y pudrir.
  • Riega bien tu tierra y plantas: el agua es vida.

5.       Mantenimiento:

  • Riega: Al menos durante los primeros 4 o 5 años tendrás que regar tu jardín seguido, más si vives en un clima cálido y seco. Recuerda que para minimizar la cantidad de agua que se evapora y desperdicia, riega de noche o muy temprano en la mañana.
  • Quita la mala hierba: durante los primeros dos años tendrás que dedicarle tiempo a deshacerte de malas hierbas, para minimizar su impacto puedes plantar chicharos y calabaza.
  • Poda: otra manera de cuidar tus plantas y evitar la mala hierba.
  • Controla: recoge los cultivos para evitar que estos acaparen el espacio de nuevas plantas. Reduce la competencia entre las plantas para que todas tengan una oportunidad de crecer.

Recuerda que la ganadora del premio Nobel Wangari Maathai dijo “Hasta que caves un hoyo, plantes un árbol, lo riegues y lo hagas sobrevivir, no has hecho nada“.

[Waking Times]

 



¿Por qué tener bambú en tu casa puede no ser una buena idea?

En apariencia puede parecer una buena opción tener una planta de bambú en casa, pero hay razones por las que es preferible optar por otro tipo de vegetación hogareña.

Gracias a sus distintas aplicaciones, el bambú es quizá la planta predilecta en la construcción sustentable. Por su rigidez y maleabilidad, resulta una excelente opción para reemplazar a algunos productos contaminantes, pero, ¿qué tan adecuada es su uso en jardines y espacios domésticos? ¿Es realmente una buena opción? En Ecoosfera te decimos 5 buenas razones por las que deberías considerar o restringir su uso:

  • 1. Podría invadir a tus vecinos

Muchas personas forman vallas a fin de proteger su privacidad, pero Ted Jordan Meredith, autor de “El bambú para los jardines”, señala que algunas especies de esta planta llegan a crecer más de tres metros por día, por lo que es muy probable que en algún momento terminen por invadir el jardín de tu vecino.

Algunas especies incluso se clasifican como maleza nociva, es decir, un vecino, por la vía legal, podría obligarte a retirar todo el bambú que lo esté invadiendo.

  • 2. Amenaza a la biodiversidad

El bambú que se propaga y escapa de tu jardín puede causar problemas ecológicos por desplazar a las especies originarias del lugar en el que se plante.

La mejor manera de contener su rápido crecimiento es mediante diversos métodos que resultan muy costosos y que a la larga no servirán de mucho, y que no inhiben su crecimiento, sino que sólo lo controlan mediante la poda.

  • 3. Deshacerse de él puede tardar años

Resulta muy difícil exterminar, literal, de raíz al bambú. La rápida propagación subterránea hace que tiempo después rebrote la planta. No importa lo mucho que excaves, los brotes regresan.

  • 4. Deshacerse del bambú requiere  bastantes aplicaciones de herbicida

Una sola aplicación no basta, es necesario poner continuamente a las plantas que se pretenden eliminar. Se recomienda el uso de Quick Kill Hierba y otros herbicidas con glifosfato. Este agente de amplio espectro no resulta contaminante y no es nocivo para la salud .

  • 5. Puede resultar difícil elegir un buen bambú

Para saber cuál te conviene y cuál no, se necesita saber cómo agruparlo de acuerdo a su especie, y esto requiere tiempo que quizá no tengas.

El bambú puede parecer una opción bastante atractiva pero, a largo plazo, sólo te traerá problemas si decides plantarlo en tu jardín.

[MNN]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca