El Carnaval del Maíz en México (24 de mayo 2014)

Por segundo año consecutivo en México se celebra el Carnaval del Maíz, consulta aquí la información necesaria para que participes.

Sincronizado con la marcha mundial contra Monsanto, este 24 de mayo se llevará a cabo en México, por segundo año consecutivo, el Carnaval de Maíz. El objeto de esta celebración no es solo honrar este alimento fundamental de la dieta mexicana y de otros países, ícono cultural y protagonista cosmogónico. Se trata también se trata de defenderlo contra los embates de las corporaciones, y las autoridades cómplices, que quieren introducir en México semillas transgénicas de maíz, propiedad de empresas como Monsanto y DuPont, las cuales presumiblemente terminarían contagiando las milpas que utilizan el maíz criollo o nativo, cuya variedad y riqueza se ha trabajado a lo largo de siglos de siembra. 

El carnaval  se transmitirá en vivo desde http://m.ustream.tv/channel/yo5oymexico. En México se han unido estados como Aguascalientes, Chiapas, Chihuahua, Distrito Federal, Durango, Guanajuato, Guerrero, Jalisco (2 eventos), Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Puebla (2 eventos), Querétaro, Quintana Roo, Veracruz y Yucatán (2 eventos).

Puedes encontrar más información sobre los eventos en toda la República aquí.

En el Carnaval del Maíz habrá música, intercambio de semillas nativas, y comida para compartir. Es un evento simbólico, una jornada contra una empresa, pero también contra las prácticas corrosivas en la industria alimenticia que buscan la rentabilidad como prioridad en detrimento de la salud, el medio ambiente y la cultura ancestral.

También te invitamos a participar en Twitter con los siguientes hashtags:

 

#CarnavaldelMaíz #FueraMonsanto #NoAlMaízTransgénico #MarchaMundialcontraMonsanto #Monsatan #SoydelMaíz #YoSoyActivistadelMaíz #NoMasOGMs #OGTniMaiz #SAGARPAnoSeasOGT #MaízLibre #EtiquetadoYA.

 

Los Tuits podrás dirigirlos a los siguientes personajes, recordemos que la presión direccionada es mucho más efectiva, porque los políticos desean más puestos públicos:

 

@cibiogem @Conabio @SAGARPA_mx @SEMARNAT_mx @CONANP_mx @SE_mx @PresidenciaMX @EPN @jc_ramirezmarin (JC Ramírez Marín. Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano de México) @Enrique_MtzyMtz (Enrique Mtz y Mtz. Secretario de SAGARPA) @JuanJoseGuerra (Juan José Guerra. Secretario de SEMARNAT) @ildefonsogv (Ildefonso Guajardo. Secretario de Economía) @Rosario_Robles_ (Rosario Robles Secretaria de Desarrollo Social) @osoriochong. (Miguel Ángel Osorio Chong, Gobernación).

 

¡Para firmar contra el maíz transgénico hazlo aquí!



Otra victoria: juez ratifica la suspensión del maíz transgénico en México

Monsanto interpuso un amparo que fue validado hace un mes, pero gracias a más de 20 organizaciones esta decisión fue revertida.

Foto:inecex.com.mx

Desde 2013, el colectivo Sin Maíz no hay País, entre otras organizaciones civiles, consiguieron un recurso legal para varar el cultivo del maíz transgénico. Naturalmente, este ha recibido casi un centenar de impugnaciones por parte de las empresas afectadas, como la impopular Monsanto.

Hace un mes, aproximadamente, un juez invalidó esta medida precautoria en lo que se resuelve el permiso en tribunales federales, sin embargo miembros de Acción Colectiva Maíz impugnaron la resolución y este 3 de noviembre se informó que un tribunal federal confirmó la suspensión provisional del cultivo de maíz transgénico.

El argumento del Tribunal consistió en que la ley ordena preservar la materia del juicio durante la tramitación de la apelación “puesto que si se siembran los transgénicos el daño sería irreversible”. Según René Sánchez Galindo, abogado del colectivo, en una declaración publicada por Sin Embargo.

En solo tres años, además de las 97 impugnaciones interpuestas por las corporaciones afectadas, han sido por ellas también solicitados 22 amparos, de los cuales 17 han sido resueltos en tribunales federales, todos ellos dando razón a la medida precautoria que aun sigue vigente para impedir la siembra del maíz transgénico.

Finalmente, en Abril de este año, se decidió que una autoridad federal será la que dictamine tajantemente si será permitido o no a largo plazo el cultivo de maíz transgénico en México. El argumento de las organizaciones ambientalistas en contra, es que esta práctica resultaría en la pérdida de la biodiversidad del maíz en el país, pues los cultivos transgénicos contaminan los campos circundantes. También, existe incertidumbre sobre los efectos de estos productos a la salud humana.



Organizaciones piden ayuda para impedir el cultivo de maíz transgénico en México

La presión de estas corporaciones es altísima pero una presión más grande por parte de la sociedad podía alcanzarse.

Foto: Aristegui Noticias

Desde que la Colectividad del Maíz interpuso un amparo hace dos años que logró varar la siembra de maíz transgénico; las empresas han promovido 97 impugnaciones en lo que va del juicio (35% del Monsanto).

La lucha de estas corporaciones ha estado centrada en “destrabar” y liberar la siembra de maíz transgénico pero en el juicio han evitado todo debate o argumentación sobre uno de los temas imprescindibles para los defensores ambientales y de derechos humanos: la biodivesidad del maíz.

De permitirse el cultivo de maíz transgénico en México, no solo estaríamos consumiendo maíz que ya se importa de este tipo, también serían contaminadas las semillas de otros cultivos y la diversidad nativa del maíz desaparecería; existen hasta 300 especies.

Hace unos días, la alarma en este tema fue activada cuando un juez de Juez Décimo Segundo de Distrito en Materia Civil del Primer Circuito, Francisco Peñaloza Heras, eliminó la medida precautoria que impedía la siembra de maíz transgénico desde hace dos años. Inmediatamente la organización Acción Colectiva Maíz interpuso una apelación que permite que este cultivo siga varado; sin embargo, los intereses de las corporaciones son muy fuertes y la presión inmensa.

La estrategia de las empresas, que ha continuado el Gobierno, es retrasar todo, presentar todo tipo de amparos. Por ejemplo, la medida precautoria del 17 de septiembre fue impugnada por Monsanto con siete juicios de amparo”, explicó el abogado de la Colectividad René Sánchez Galindo.

Lo que más nos importa es que tengamos un debate judicial. Hasta ahora las empresas sólo se han centrado en la suspensión, nosotros queremos un debate sobre las afectaciones al medio ambiente, a la salud, pero el debate va llegar”, dijo Sánchez Galindo.

En los últimos días la organización Acción Colectiva Maíz dio a conocer cómo a partir de la decisión del juez, personajes de la sociedad como el pintor Francisco Toledo o el reconocido chef Enrique Olvera, se han acercado a ellos para indagar sobre el tema y apoyar. La colectividad (20 organizaciones civiles) está haciendo una campaña, que si te suena, podrías apoyar en esta página.

[SinEmbargo]



Atención: un juez invalida la prohibición de siembra de maíz transgénico en México y Ong apela

Es uno de los momentos más alarmantes en la lucha contra este tipo de cultivo, luego de 2 años en que su siembra estuvo varada.

Uno de los argumentos irrefutables en contra de los transgénicos es que aún no ha sido probada su seguridad para la salud. Algunos otros dirían que tampoco se ha comprobado que sean malos, sin embargo, el hecho de que se encuentre ya en el mercado sin las pruebas que demuestren su seguridad es un atentado contra la población.

Hay que recordar también que las corporaciones involucradas en el desarrollo de transgénicos han estado inmersas en oscuros capítulos como el boicoteo de estudios sobre la nocividad de los transgénicos o demandas a campesinos pobres cuando sus cultivos fueron contaminados por otras siembras; ello con el atroz argumento de la propiedad intelectual.

En México organizaciones como el Colectivo sin Maíz no hay País, lograron con un recurso legal que se prohibiera la siembra de maíz transgénico; la medida duró 2 años, pero ayer se informó que el Juez Décimo Segundo de Distrito en Materia Civil del Primer Circuito, Francisco Peñaloza Heras, dejó sin efecto esta medida precautoria.

Esta decisión se tomó luego del amparo interpuesto por la impopular Monsanto, quien argumenta que para la suspensión no fueron consideradas medidas técnicas. Ahora, aunque la suspensión del juez implica la liberación de los permisos para la siembra de este tipo de maíz, la organización Acción Colectiva Maíz informó que de inmediato apelaron la decisión por lo que aún no es verdadero que la siembra de maíz transgénico se haya liberado.

“La apelación suspende la siembra de transgénicos, porque la ley dispone que debe tramitarse con efectos suspensivos y devolutivo, y nosotros apelamos desde las 9 de la mañana de hoy miércoles 19 de agosto”, precisó Galindo.

Este es uno de los momentos más alarmantes en la lucha contra la alimentación transgénica en México… hace poco se informó que un tribunal decidiría finalmente si se daría o no banderazo a la siembra de maíz genéticamente modificado y distintos expertos estuvieron presentando información para mostrar cómo este cultivo afecta la diversidad biológica. En el proceso, también fue descubierto como las autoridades mexicanas ocultaron información al tribunal.

[SinEmbargo]

 



Conoce esta campaña mundial para proteger al maíz nativo

Las luchas ambientalistas se han convertido en un interés que trasciende fronteras, culturas y países

El maíz tiene a nivel mundial una reputación loable; esta planta icónica y endémica de México y Centroamérica se ha convertido en un referente global de seguridad alimentaria, nutrición y sabor. El maíz es tan democrático que su uso se da en muchísimas nuevas culturas que lo han adoptado para hacer todo tipo de aditamentos, como harinas para la creación de alimentos tan comunes como los cereales del desayuno de miles de personas. Sin embargo, tras la máscara de una producción global ambiciosa que supuestamente palie los problemas alimentarios mundiales están las ambiciones de empresas transnacionales, de las más oscuras del planeta, como Monsanto. 

Una de las críticas más emblemáticas contra el uso del maíz transgénico es que este cultivo ha pertenecido por milenios a los campesinos e indígenas que lo han adoptado y lo han heredado a nuestra cultura como símbolo identitario, pero también como un medio de supervivencia. Los sembradíos de maíz transgénico suelen contaminar los cultivos que se encuentran a kilómetros de distancia y luego los campesinos pueden ser injustamente demandados, como ya lo ha hecho Monsanto en la India. 

Pareciera que el objetivo de las empresas transgénicas transnacionales es obligar al mundo a comprar sus semillas, de las cuales tienen los derechos de propiedad intelectual. Así, todos los campesinos del mundo deberán pagarles por producir alimentos, y las semillas nativas se irán perdiendo como un aliciente gratuito y natural que ha sido un patrimonio mundial por años. 

Más allá de los efectos imprecisos que pueden tener los transgénicos en el medio ambiente y en la salud (que es quizá la parte más importante de este polémico tema) está el hecho del poder desmedido que van sumando las empresas transgénicas al volverse los dueños intelectuales del alimento en el mundo. Dimensionar lo anterior es tenebroso. 

En México, la cuna más reconocida del maíz en el mundo, los esfuerzos civiles han logrado que el maíz transgénico aún no sea legal para su uso y comercialización, pero las transnacionales están emprendiendo un feroz lobby que muchos temen. Las medidas legales que hasta hoy han puesto candados al maíz transgénico podrían ser compradas por las grandes cantidades financieras de que disponen estas empresas y gracias a la imperante corrupción en México. En este escenario, las organizaciones sociales se perciben a sí mismas como limitadas para hacer frente a estos consorcios; por ello, han lanzado una campaña mundial a través de Greenpeace para conseguir fondos en la lucha contra el maíz transgénico.

La campaña transferirá los recursos a la organización radicada en Puebla, México, llamada Alternativas y Procesos de Participación Social A.C. (Alternativas), una coalición de organizaciones que defiende los derechos humanos de luchadores ambientalistas y que cubrirá los costos del proceso legal en la lucha contra el maíz transgénico. La campaña es ambiciosa y ha llamado la atención del mundo, hoy que las luchas ambientalistas ya no atañen a las fronteras sino a una conciencia global. 

Si quieres encontrar mayor información de la campaña, da clic aquí.

 



Crowdfunding, el arma de David contra Goliat de los tiempos modernos

El crowdfunding -financiamiento colectivo- es una alternativa para la defensa de los derechos humanos, sociales o ambientales frente a los intereses o abusos de empresas y gobiernos

 Foto: Greenpeace / Gustavo Graff

La historia de David contra Goliat es el ejemplo de que los pequeños e indefensos pueden vencer al grande y poderoso. Esta metáfora puede aplicarse en diferentes ámbitos de la vida y funciona a la perfección cuando hablamos de la defensa de los derechos humanos, sociales, ambientales y económicos de campesinos y ciudadanos frente a los intereses de empresas transnacionales o  gobiernos.

Durante 15 años corporaciones como Monsanto, Syngenta, Pioneer-Dupont y Dow AgroSciences han intentado sembrar maíz transgénico en México a gran escala, pero se han encontrado con una fuerte oposición de organizaciones civiles, campesinos y activistas, que con pocos recursos han logrado detenerlas.

En julio de 2013 Alternativas A.C. junto con otras 19 organizaciones civiles, campesinos y activistas promovieron una acción colectiva (1) para que se prohibiera la siembra de maíz transgénico en territorio nacional y consiguieron que una orden judicial suspendiera cualquier autorización en esta materia ante la duda de posibles impactos negativos al medio ambiente provocados por los transgénicos.

Sin embargo, las empresas transnacionales, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y la de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) han intentado derribar la orden del juez con 90 impugnaciones, apelaciones y otros mecanismos legales, de los cuales 34 están pendientes por resolverse.  

Una vez que esos recursos legales sean atendidos, se retomará el juicio de la acción colectiva para que como nación podamos definir libremente qué hacer con la biotecnología. El reto es muy grande, sobre todo si consideramos que las peleas en tribunales cuestan mucho dinero para la ciudadanía pero son poca cosa para compañías como Monsanto que, tan sólo en el trimestre de septiembre a noviembre de 2013, reportó ganancias por 373 millones de dólares (2).   

Aunque el panorama pareciera desalentador, no es así. Actualmente existe una herramienta llamada crowdfunding –un mecanismo para la recaudación de fondos para financiar esfuerzos e iniciativas de personas u organizaciones alrededor del mundo-, y está siendo implementada por las organizaciones que han detenido las siembras comerciales de maíz transgénico.

A través de la fondeadora holandesa, Grrrowd, que apoya causas sociales a través de su plataforma de crowdfunding y cuyo lema es “justicia impulsada por las multitudes”, se busca recaudar 14 mil 255 euros (261 mil pesos, aproximadamente) en un periodo de 50 días que vence el 31 de enero.

Los fondos obtenidos serán destinados a gastos judiciales y  pago de honorarios de abogados y expertos para que den continuidad a la acción colectiva en contra del maíz transgénico.

Es muy sencillo participar; sólo tienes que visitar la página www.greenpeace.org y a través de ella puedes donar desde 90 pesos y contribuir a la defensa del maíz mexicano. También puedes ayudarnos a difundir esta acción en tus redes sociales y hacer que más gente se entere.

 

¿Qué está en juego?

México posee 59 razas de maíz nativo, que lo colocan probablemente como la nación del mundo con mayor diversidad de este grano. 50% de los sembradíos de esta semilla en nuestro país corresponde a razas nativas; entre 25 y 30% es de híbridos modernos vendidos por empresas multinacionales y por más de 70 medianas y pequeñas empresas de semilla de capital nacional; el resto de la semilla es de materiales criollos producto de la interacción genética entre las razas nativas y los maíces mejorados.

Las semillas transgénicas son propiedad de las empresas que las crean, por lo que tienen derechos sobre su uso, comercialización y cultivo. Es por ello que:

 

  • Los productores que compran las semillas de empresas transnacionales están obligados a firmar un acuerdo poco claro sobre el uso que darán a esta tecnología, lo cual les impide guardarlas o intercambiarlas en los ciclos agrícolas siguientes.
  • Estos acuerdos por lo general propician que las empresas inspeccionen de manera arbitraria las tierras de los agricultores y en caso de que se “compruebe” un uso indebido de las semillas, los productores son víctimas de demandas millonarias que los llevan a la ruina, sin importar que la presencia de transgénicos en sus cultivos sea debido a “contaminación accidental”.
  • Los productores se verán obligados a cumplir con las demandas y las políticas de estas empresas, quienes serán dueñas de las semillas que ellos produzcan.
  • Cualquier semilla, nativa o no, que sea contaminada por organismos genéticamente modificados, sería considerada semilla pirata.
  • El maíz genéticamente modificado reduciría la biodiversidad natural de este grano, afectando la reserva genética que existe en México.

 

Si quieres saber más acerca del tema, consulta: “Cultivos transgénicos: ¿quién pierde?”. Da clic aquí.

 

Twitter: @PrensaGPMX

 

 

_________________

1. Biodiversidad Mexicana, Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, Proyecto Global de Maíces Nativos, 2011.

2. “Transgénicos y contaminación del maíz nativo”. Alejandro Espinosa Calderón, Antonio Turrent Fernández, La Jornada, Opinión. 11 de febrero de 2013. Disponible en: http://www.jornada.unam.mx/2013/02/11/opinion/024a2pol 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca