Cómo crecer una piña directamente de las sobras

Suguiendo estas instrucciones puedes crecer una planta de piña directamente de la corona de la piña que compraste en el mercado.

Siguiendo con los consejos de huertos de cocina, con los cuales puedes dejar de comprar tanta verdura en el mercado y más bien crecerla tu mismo de las sobras, esta es una de las frutas que, con paciencia, podrás tener creciendo en tu casa. Además, estarás ayudando a que no haya tanto desperdicio de alimentos en la Tierra, lo cual es un profundo problema de la modernidad.

Antes de empezar, este es un breve recuento de la propiedades de la piña: es naturalmente diurética y depurativa, ayuda a eliminar las toxinas que acumula el organismo y además previene el estreñimiento debido a la gran cantidad de fibra que aporta. Activa el metabolismo y la eliminación de grasa. Es rica en vitamina C, B1, B6, ácido fólico y potasio. Contribuye a eliminar parásitos intestinales y mejora la digestión. Es, en pocas palabras, una de las frutas más frescas y sanas que existen.

1. Cómo crecer una piña directo de la corona:

Ve a tu mercado local y compra una piña que se vea sana, firma, que tenga hojas verdes (no amarillas ni cafés) y con la cáscara de color café dorado (no demasiado verde). Si puedes adquirir una piña orgánica, mucho mejor. Así tu planta será orgánica de origen. Inspecciona la base de las hojas y busca pequeños puntos grises que son insectos. Si los encuentras, desecha la corona y selecciona otra que no tenga insectos.

Agarra toda a corona de hojas en tu mano. Tuércela con fuerza y se arrancará de la fruta con un poco de tallo. Si la cortas con cuchillo tendrás que remover todo el exceso de fruta, de otra manera se pudrirá y puede matar a toda la planta. Remueve toda la piel que se haya quedado unida a las hojas. Ahora cuidadosamente rebana pequeñas secciones horizontales de la base de la corona hasta que aparecen capullos de raíz como pequeños puntos o círculos en la base plana (ver foto abajo). Intenta no rebanar mucho tejido para evitar cortar el tejido joven del tallo.

Sliced_Pineapple_Top

Ahora, desprende algunas de las hojas de hasta abajo para exponer alrededor de una pulgada de la base de la corona (el tallo sacará raíz pero las hojas se pudrirán). Después de esto, deja que la corona seque por un par de días antes de seguir con el siguiente paso.

Many_Roots

Coloca la corona en un vaso de agua fresa y cambia el agua cada dos días. Mantén la corona alejada de temperaturas extremas. En tres semanas verás raíces fuertes y estarás listo para plantar la corona.

Pineapple_Tops_In_Water

Una vez que aparecen las raíces, planta la piña en una maceta con muy buen drenaje y tierra de maceta (puede ser tierra para bromelias combinada con tierra para cactus mezclado con un poco de bolitas de unicel). Una maceta de barro de ocho pulgadas es perfecta. Coloca una dos pulgadas de piedras hasta debajo de la tierra. Finalmente, planta la corona y riégala profundamente antes de ponerla junto a una ventana o cualquier lugar con sol.

Layer_Of_StonesPots_Ready_For_Planting

La tierra siempre debe estar húmeda; no mojada (lo cual fomentará pudrición). Tomará de seis a ocho semanas para que el tronco realmente comience a soltar raíces fuertes. No fertilices en este punto.

Pineapple_1_1_YearDespués de un par de meses, la piña deberá sostenerse a sí misma como una nueva planta. Si no lo hace, reemplaza lo corona por otra en las mismas condiciones. Las hojas originales de la piña comenzarán a caer y a se reemplazadas por nuevas. Durante este periodo la piña no debe regarse más de una vez por semana.

Después de un año, trasplanta la piña (siempre coloca piedras hasta abajo para permitir el drenaje). Si tienes oportunidad de sacarlas al aire libre durante la primavera, crecerá mucho mejor. La planta sólo dejará de crecer en los meses de invierno.

Recuerda que una vez que ya es una planta, necesitará al menos 6 horas de sol al día en meses cálidos, y estar dentro de tu casa en meses de frío.

 



En dos minutos un video te dice cómo hacer tu propio huerto urbano

Más sencillo de lo que puede pensarse; mira cómo puedes iniciar con el cultivo de parte de tu alimento.

Para huir de los alimentos industrializados (y con ello de la mayoría de los agroquímicos) tenemos varias opciones: consumir orgánicos, productos locales de comercio justo, y quizá la más terapéutica de todas: ir construyendo nuestro propio huerto urbano que nos permita alejarnos lo más posible de los insanos alimentos. 

Los huertos urbanos en los últimos años han crecido aceleradamente en el mundo; como una manera de alimentarnos más sanamente pero también de conocer las propiedades terapéuticas de tener contacto con la tierra: una práctica que se ha perdido y de la que quizá inconscientemente necesitamos. 

Como parte de una campaña de Greenpeace llamada Comida Sana Tierra Sana para que las empresas transparenten de qué están hechos sus productos y que las personas hagan más consciencia de los alimentos que llevan a su mesa, se ha elaborado este video práctico para conocer el cómo iniciar un huerto urbano en casa.



Esto es lo que necesitas saber antes de crear tu propio huerto urbano

Es importante traer a conciencia que fuimos educados en una cultura urbana, cuyas fortalezas se basan en conocimientos e intereses pragmáticos y mercantilistas

Los huertos urbanos han invadido las ciudades en los últimos años. Este fenómeno ha ayudado a complementar la lucha en favor del cuidado del medio ambiente, de la economía y de la salud tanto física como mental. Inclusive, varios estudios han demostrado que este tipo de terapia, la horticultura, trae múltiples micro y macro beneficios a corto, mediano y largo plazo.

No obstante es importante traer a conciencia que fuimos educados en una cultura urbana, cuyas fortalezas se basan en conocimientos e intereses pragmáticos y mercantilistas, por lo que nuestra intuición asociada al cuidado de la naturaleza (y a nuestra supervivencia básica) se encuentra oscurecida. En consecuencia, probablemente tengamos algunos problemas a la hora de lograr que funcionen nuestros huertos urbanos, como por ejemplo:

-Traer a conciencia que, sin quererlo, mataremos a algunos de los retoños a pesar de nuestros mayores esfuerzos.

-Del espacio que usarás, toma en consideración que entre en contacto con el Sol. Las plantas necesitan al menos 6 horas a fin de que germinen sus frutos. Busca información y escoge las plantas cuyas necesidades se adecúen a la cantidad de luz que el espacio ofrece.

-Recuerda que los contenedores necesitan hoyos para que haya una ruta de escape para el agua (y así evitar desastres).

-Revisa la calidad del suelo para tener en mente qué tipo de trabajo necesita durante la temporada (y el próximo año).

-¿Sabes qué tipo de bebedora es tu planta? Las hay más sedientas que otras. Por ejemplo, los jitomates necesitan muchísima agua, a diferencia de otras que requieren poco a la semana. 

-Las plantas también necesitan comer… Es decir que necesitan fertilizantes o compostas que les permitan equilibrar sus nutrientes.

-¿Sabes quiénes son los mejores amigos de tus plantas? Si tienes insectos, es mejor que te deshagas de ellos. Sin embargo, si tus plantas se encuentran rodeadas de abejas o de catarinas, entonces déjalas ser en su medio ambiente.

-Requieres de mucha paciencia hasta que disfrutes del germinado de tu esfuerzo.

-Aprende a cortar a tus plantas y por qué lo necesitan. 

-Empieza a enfocar tus esquemas horticulturistas para una temporada de largo plazo.



Aprende a secar las plantas medicinales de tu huerto con estos sencillos pasos

Basta con descubrir la mejor manera de secar a las plantas, y así disfrutar de todos sus increíbles beneficios

En varios artículos pasados hemos hablado de cómo crear tu propio huerto de plantas aromáticas y medicinales. Sin embargo, a veces no sabemos cómo prepararlas para incluirlas en algunas recetas de cocina o remedios caseros, en especial si necesitamos que se mantengan en perfectas condiciones durante un período largo de tiempo.

Basta con descubrir la mejor manera de secar las plantas, y así disfrutar de todos sus increíbles beneficios. Por ello te compartimos algunos consejos que, de acuerdo con EcoAgricultor, te ayudarán a hacerlo desde la comodidad de tu hogar:

Cuando coseches las plantas, hazlo cuando el rocío de la mañana se haya evaporado (un poco antes del mediodía); sin embargo, si lo que buscas es la raíz o el tubérculo, el mejor momento será en la última hora de la tarde.

Conforme cortas las plantas, ponlas boca abajo y agítalas suavemente, de modo que se desprendan los bichos o el polvo que se esconden entre las plantas. Después pásalas por agua para limpiarlas, dejándolas sobre toallas de algodón o de papel. Procura evitar dejarlas bajo contacto directo del Sol, ya que este podría alterar sus principios activos.

Cuando las almacenes evita usar bolsas o cajas de plástico y sustitúyelas por unas de papel, tela o madera, de manera que las hierbas puedan secarse en una zona oscura, bien ventilada (pero sin mucho viento), sin humedad y a una temperatura entre 23 y 25°C.

Puedes hacer pequeños ramilletes, atándolos con una cuerda y colgándolos boca abajo. Mantenlos en esa posición durante 2 semanas (dependiendo de la planta). También puedes ponerlas en cajones cubiertos de una malla o rejilla para que el aire pueda circular, poniendo una segunda capa de tela de tejido natural (algodón o lino). En cualquiera de ambos métodos, procura evitar el uso de periódicos o revistas, ya que contienen tinta que afectaría las propiedades de las plantas.

Así, observa a diario cómo va evolucionando el secado: en caso que las dejes durante mucho tiempo, podrían perder todas sus propiedades y convertirse en ceniza por lo que, cuando notes que las hojas están listas (rígidas), almacénalas en tarros de cristal opaco con cierre hermético. 

 

Foto principal: Flores y plantas/Flickr



TOP: 8 increíbles maneras de tener un jardín en el interior de tu hogar

Una vez que estamos en el proceso, descubrimos nuestra capacidad para dejar fluir nuestra imaginación y creatividad.

En los últimos años, se ha popularizado el movimiento del DIY (del inglés do it yourself, que quiere decir “hágalo usted mismo”). Es cuestión de tiempo y paciencia para crear libreros, bebederos para mascotas, ropa reciclada, accesorios, decoraciones, huertos, entre otros productos útiles para la vida diaria. 

Una vez que estamos en el proceso, descubrimos nuestra capacidad para dejar fluir nuestra imaginación y creatividad. En especial si se trata de invenciones que apoyan el crecimiento y fortalecimiento de la naturaleza. Como por ejemplo, lograr el cultivo de jardines para áreas interiores en frascos de cristal. Existen varios métodos, como éstos que te compartimos: 

Un jardín colgante para interiores. Basta un gancho, alambre y una pared. Es recomendable colocarlas cerca de una ventana, y así también la decorarás.  

mason-jar-garden-oversink

Un frasco de vidrio reutilizado. Decora tu hogar a tu gusto ofreciendo un hogar único a tus plantas. 

mason-jar-garden-planter

Un minihuerto de hierbas aromáticas. En la cocina puedes mantener un minihuerto con hierbas frescas, listas para cocinar, que darán un aroma auténtico a tu hogar. 

mason-jar-garden-box

Tarros etiquetados. 

mason-jar-garden-herbs

Plantas colgantes. Sólo necesitas un poco de alambre, un tarro, conchas de mar (para un mejor drenaje), tierra y semillas. Suspende tu planta en un área que desees decorar. 

mason-jar-garden-hanging-ja

Jardín con una malla. Enmarca la malla para colocar encima a los tarros con las plantas que deseas cosechar. 

mason-jar-garden-chicken-wi

Recicla piezas que ya no utilizas y conviértelas en áreas para tus cultivos; como por ejemplo, una silla. 

mason-jar-garden-chair

Tarros de vidrio decorados con tu propio estilo. Antes de plantar las semillas, pinta el tarro de la manera que más te llame la atención.

mason-jar-garden-painted-ja



Aquí te decimos cómo realizar un semillero tradicional

La realidad nos dice que un huerto urbano es muchísimo más fácil de lo que nos podemos imaginar. En especial si empiezas con un semillero.

En los últimos años, los citadinos han buscado alternativas para consumir productos naturales y orgánicos; no obstante los presupuestos de dichos productos a veces rebasan las posibilidades económicas de nosotros. Por ello, una opción viable es tener tu propio huerto urbano, de modo que los productos que consumas estarán libres de pesticidas, fertilizantes nocivos, brindando apoyo a la conservación de especies y el medio ambiente.

Desgraciadamente muchas personas consideran que para realizar un huerto, se necesita ser un experto en la hidroponía o contar con un espacio gigante para hacerlo. No obstante, la realidad nos dice que un huerto urbano es muchísimo más fácil de lo que nos podemos imaginar. En especial si empiezas con un semillero.

Para empezar es necesario planificar cuáles serán los cultivos que deseas plantar, qué materiales necesitarás, investigar acerca de las necesidades y tiempo de desarrollo de los frutos, el momento de la cosecha, etcétera.

En el caso del semillero tradicional, podrás utilizar una caja de poliespan (unicel) para plantar semillas de los frutos que deseas plantar. Dependiendo de la zona en que te encuentras, deberás dejar alrededor de dos meses el semillero para que traspasarlo a tierra. Para más información, te compartimos un video de Ecocosas , que explica más a profundidad este proceso:

 

En caso que desees cultivar jitomate, berenjenas y pimiento morrón, conoce sus propiedades nutrimentales:

–                    Jitomate: Es un alimento con escasa cantidad de calorías, ya que la mayor parte de su peso es agua y la otra, hidratos de carbono. Es rico en minerales como el potasio y magnesio, en vitaminas B y C, carotenoides y antioxidantes.

–                    Los chiles morrones cuentan con grandes cantidades de vitamina B, C y provitamina A. También son muy ricos en potasio, magnesio y hierro.

–                    Berenjenas:  El mineral más abundante en este fruto es el potasio, gozando de dosis de fósforo, calcio, magnesio , hierro, vitaminas A,B y C. Por cierto,  además de que el contenido calórico es casi inexistente, la berenjena es rica en aminas como la serotonina, la hormona de la felicidad. 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca