Close

En México podrían prohibirse las agresivas peleas de gallos

Las peleas de gallos en el mundo son celebradas desde hace más de 2,500 años. Es una práctica agudamente arraigada en la mayoría de los continentes, incluyendo por supuesto el americano, a donde llegó por la conquista española. Uno de las primeras naciones en prohibirlas, por la crueldad implícita en la práctica, fue Francia en  1850.

Países como Costa Rica, Paraguay, Argentina, Estados Unidos y casi la totalidad de Europa han abolido esta costumbre. México mantiene la tradición de las peleas de gallos en casi la totalidad de sus municipios (2,457). La mayoría de estos las incorporan como atractivo en sus fiestas anuales: en los gallos (como se llama comúnmente a las peleas), se presentan variedades musicales que  para millones de mexicanos son un imperdible evento inyectado en la cultura festiva.

gallosAunque la inconformidad social sería elevada y el apoyo legislativo (por la cultura) improbable, se ha presentado una inédita iniciativa que prohibiría la celebración de las  peleas de gallos en México. El argumento del Partido Verde Ecologista de México (ligado por cierto a escandalosos actos de corrupción y a la comercialización de la rivera maya) es la crueldad de la práctica al permitir que los gallos se lesionen con un fin recreativo. En la mayoría de las peleas de gallos en este país se insertan navajas a las patas de los animales para  acelerar los combates.

En otros países se realizan los enfrentamientos sin añadir objetos cortantes a los gallos, pero sus espolones naturales provocan que se dañen. La iniciativa de prohibición responde a una cultura de respeto a los animales que apenas comienza a crecer en México. Apenas el año pasado se logró que en Querétaro se prohibiera el uso de los animales en el circo.

Después de un marcado antropocentrismo en el tema de los derechos, toca el turno de la naturaleza, quizá tardíamente, pero nunca de sobra. Los animales comienzan a ser dignificados al menos en las prácticas culturales más cercanas. Y Aunque apenas se trate de una iniciativa, es la primera en su tipo en este país; un avance (aunque incierto) en la lucha por el respeto social a la naturaleza.

Ver Más
Close