Diseñadores franceses presentan esta ingeniosa manera de cultivar en espacios reducidos

El despacho francés Barreau & Charbonnet presentó este sencillo pero asombroso mecanismo para aprovechar al máximo el reducido espacio de un departamento y así poder cultivar tus propios alimentos.

La intención de tener plantas y cultivar a veces puede encontrar dificultades por las condiciones en que vivimos. Para los residentes de una ciudad, por ejemplo, usualmente los espacios habitacionales reducidos se consideran poco aptos para el sembradío de autoconsumo e incluso los de ornamento. Pero, afortunadamente, cuando se tiene ingenio, se encuentra una solución.

Tal es el caso de este diseño para cultivar en espacios reducidos presentado por los franceses Nicolas Barreau y Jules Charbonnet, del despacho Barreau & Charbonnet, quienes crearon Volet Végétal, un sistema que destaca por la elegancia con que resuelve dichas limitaciones.

En términos generales, Volet Végétal consiste en un soporte para tres macetas que, atravesadas por un eje, pueden colocarse en una ventana y bajar hasta una posición completamente horizontal para exponer las plantas a la luz del sol y, por la noche o en condiciones climatológicas adversas, recogerla como si se cerrara una ventana.

Sin duda se trata de un diseño notablemente ingenioso, sencillo pero sorprendente, e incluso inspirador para aumentar los cultivos urbanos y la presencia natural en nuestra vida diaria.

También en Ecoosfera:

9 vegetales y hierbas que puedes comer una vez y volver a crecer para siempre

13 jardines miniatura que puedes hacer fácilmente con materiales caseros



Crean una maceta inteligente que detecta las necesidades de cada planta

Sus sensores detectan si a la planta le hace falta agua, luz o fertilizante, y se encarga de regarla hasta por 1 mes

La tecnología está permeando cada aspecto de la vida humana, en ocasiones benéficamente y en otras con implicaciones nocivas. En el campo de la la jardinería, los avances tecnológicos han llegado a niveles insospechados, como lo prueba la nueva “maceta inteligente” desarrollada por la compañía francesa Parrot. 

La maceta fue expuesta recientemente en el Salón  Internacional de Electrónica de Las Vegas, y este año saldrá a la venta. Entre las facultades de esta maceta inteligente está el hecho de que cuenta con sensores que miden la luz, humedad, temperatura y el nivel de fertilizante para determinar si las plantas están recibiéndolos en cantidades adecuadas.

En caso de que la planta necesite mayores cantidades de las anteriores condiciones, la maceta envía al dueño notificaciones a través de una aplicación llamada Flower Power, disponible en aparatos móviles de Apple, Android y Windows.

La maceta también tiene la capacidad de almacenamiento de agua para regar la planta hasta por 1 mes; así, en este rubro, el dispositivo irriga automáticamente. 

La firma Parrot es conocida hasta hoy por la creación de drones y sistemas de comunicación que vigilan que los cultivos tengan suficiente fertilizante. La maceta inteligente es uno de los primeros avances tecnológicos de jardinería hechos para pequeña escala, en una búsqueda por también incentivar la creación de espacios verdes por parte de aquellas personas que no cuentan con el tiempo suficiente para cuidarlos. 



¿Comienzas a cultivar? No cometas ninguno de estos 6 errores

Algunas sugerencias que harán de tu hortaliza un lugar más fértil y, además, harán tu labor más disfrutable.

Pocas cosas dan tanta satisfacción a un amante de la naturaleza como ver que una semilla se convierte en una planta, y todo bajo su supervisión. Sin embargo, para aquellos que por primera vez incursionan en el arte de la jardinería, hay ciertas reglas básicas que a veces se desconocen. A continuación les compartimos los 6 errores más comunes del hortelano principiante:

  1. Demasiada agua versus falta de agua: La cantidad de agua que cada planta necesita depende de una combinación de tres factores: el tipo de planta (un cacto necesitará menos agua que un azar), el tipo de clima y el tipo de suelo. Antes de plantar un huerto recuerda organizar tus cosechas de acuerdo a sus necesidades individuales, las plantas que requieren más agua deben de ir con aquellas que tengan necesidades similares. Durante el verano será necesario regarlas con mayor frecuencia y siempre de noche para evitar desperdiciar agua a través de la evaporación.
  2. Luz inapropiada: La mayoría de las plantas requieren un mínimo de cuatro horas de sol, sin embargo, es importante que tus plantas reciban la cantidad que requieres. Algunas plantas como las tomateras, la lavanda y ciertos cactos requieren al menos seis horas de sol para crecer.
  3. Falta de espacio: Las plantas necesitan espacio para crecer y necesita ser suficiente para permitir que circule el aire. Si siembras tus semillas demasiado cerca es posible que la planta se enrede o que se más vulnerable a plagas.
  4. Tierra mal preparada: Si no tiene suficientes nutrientes o si abusaste de un fertilizante comercial la tierra te causará muchos problemas. Es fácil preparar tu propia tierra rica en nutrientes naturales. Primero debes asegurarte de que esté bien aireada y floja, de preferencia con lombrices. Mientras más oscura, mejor.
  5. Fuera de temporada: Dejarnos llevar por nuestro primer jardín u hortaliza es sencillo, más si vivimos en climas que son generalmente templados; sin embargo, sembrar en el momento equivocado complicará todo enormemente. Muchas plantas requieren cierto tipo de climas pero la mejor manera de evitar que tu planta no se dé es buscar semillas locales, es decir, aquellas que crecerán en tu hortaliza. La otra es siguiendo un calendario de siembras, como este.
  6. Sembrar demasiado: No inviertas todo tu tiempo y dinero en una enorme siembra, mejor empieza poco a poco con las plantas que más quieres y ve agregando mes con mes. No tiene punto que te sientas agobiado porque tienes demasiadas plantas y no estás seguro de cómo cuidarlas.  Empieza con cuatro y de ahí ve cómo te va y cómo te sientes.

[Ecoagricultor]



Las tres claves para atraer pájaros a tu jardín

Un jardín sano es en realidad un ecosistema. Aquí te decimos los tres pasos que debes seguir para que tu jardín también sea un paraíso para las aves.

Las aves como las golondrinas, los petirrojos, los mirlos y los colibrís son esenciales para tener un jardín sano. Ya sea como polinizadores o como un control de plagas natural, tener pájaros entre nuestras plantas es una señal de que cuidamos la biodiversidad de nuestro jardín.

Entonces, ¿cómo puedes atraer más aves?

Hay tres sencillos pasos:

Ofréceles alimento: Este es quizá el paso más obvio. Las frutas, flores vistosas y ricas en polen (Madreselva, Petunia, Equinacea, Violetas, etc.) son atractivas para las aves. Si pones comederos para ellos, verás cómo llegan en un abrir y cerrar de ojos. Siguiendo este link puedes encontrar algunas opciones para hacer comederos DIY.

6406.IMGP9114

Bebederos y baños: Los pájaros necesitan lugares donde bañarse y agua para beber. Si vives en un clima cálido y seco donde haya pocos lugares para que las aves beban agua limpia, debes instalar recipientes con agua (puedes reciclar recipientes de comida que ya no utilices). Si puedes, instala un pequeño estanque para ellos. Los pájaros se sentirán más atraídos y exploraran la zona.

Cobijo: Al ofrecerles un lugar en donde puedan anidar, los pájaros se quedarán cerca de tu hogar. Puedes construir sus “casas” tú mismo, solo necesitas materiales reciclados como cartón, y elementos naturales como ramas, pasto, paja y un poco de imaginación. Puedes colgar tus construcciones de árboles o en muros. Si tienes mascota asegúrate de que no puedan alcanzar estos nidos.

Recuerda que las aves, además de enriquecer la biodiversidad de tu ecosistema, te pueden ayudar a sentir más conectado con tu entorno. Observar a un ave, escucharla cantar, te aleja , aunque sea momentáneamente, del caos de la ciudad. Las aves, los jardines, y demás aspectos naturales, nos recuerdan que no todo es urgente, que hay ciclos más importantes que los de nuestro ajetreo cotidiano. 



Microcultivos caseros te permitirán cosechar todo lo que comes

¿Te imaginas poder cultivar fresas, lavanda, hierbas de olor y demás cultivos desde tu casa? SproutsIO te permite hacerlo de la manera más fácil posible.

Cualquier jardinero sabe que cada cultivo tiene su estación. Dependemos en gran parte del sol, clima y lluvia cuando sembramos y cuidamos de plantas. Los cultivos urbanos son aún más dependientes del clima de la ciudad (al menos que cuenten con un sistema acuapónico sofisticado), y muchas frutas y verduras que nos gustaría cosechar en casa sencillamente no se dan. Unos estudiantes de MIT han decidido cambiar esto y han creado un sistema de microcultivo que te permite cosechar todo tipo de plantas, todo el año, en casa.

SproutsIO es un sistema que utiliza tecnología de punta para cuidar de cultivos en una escala pequeña. Utiliza aeropónicos para regar las plantas con una brisa nutritiva, y todo se controla a través de una aplicación para smartphones.3031326-slide-sproutsioprofessional

Uno de los creadores de SproutsIO explicó al sitio FastCo. que otro factor que lo inspiró a crear este producto fue la cantidad de energía y recursos que son desperdiciados durante la producción de alimentos, desde su cultivo, su transportación y hasta que llegan a nuestra mesa. El SproutsIO utiliza 90% menos agua y 60% menos fertilizantes. Adicionalmente, el diseño es elegante, blanco y plateado, una ecológica adición al hogar.

Estas microgranjas inteligentes estarán a la venta dentro de un año. El SproutsIO es uno de esos gadgets que nos podría ayudar a apreciar el origen de los alimentos, transparentando un mercado que hoy en día explota a muchos trabajadores y al planeta.

 



Aprende a cultivar a un hongo shiitake

Dado que el shiitake es fácil de tratar durante su cultivo, puede ser la planta ideal para empezar en la práctica de la jardinería.

El hongo shiitake, originario de Asia, es una planta comestible que goza de propiedades medicinales. El primer registro del shiitake, también llamado Lentinus edodes, data del año 199, durante la imperio Chuai, en Japón.

Aunque por muchos años era engorroso encontrar esta planta, actualmente es posible cultivarla en la comodidad del hogar. Lo único que se necesita es tronco, un área sombreada y mucha paciencia. De acuerdo con Tom Oder, redactor de Mother Nature Network, mantener un hongo en madera nunca es buena idea a menos que se esté seguro que la planta podrá adquirir los nutrientes necesarios para sobrevivir.

Dado que el shiitake es fácil de tratar durante su cultivo, puede ser la planta ideal para empezar en la práctica de la jardinería. Lo único que necesitas es la guía para lograrlo:

Herramientas necesarias:

  • Para fomentar el crecimiento del hongo, es importante que tome en consideración un apoyo que convertirá el micelio (talo nutritivo de los hongos, comúnmente formado por filamentos ramificados) en un sustrato fresco; puede tratarse de granos, aserrín, virutas de madera, clavijas o una cuerda. Este apoyo, también llamado spawn, funge como un método de propagación, que involucra la expansión de tejidos, con el fin de producir clones genéticos del espécimen original. Se pueden conseguir en internet o en una tienda de autoservicio.
  • Madera recién cortada. Dado que los shiitakes crecen en robles, trata de conseguir un tronco de esa especie.
  • Cera de abeja o de queso.
  • Un martillo.
  • Un punzón, para introducer el spawn dentro de la madera.
  • Una doble parrilla o una olla de cocción a presión lenta, para derretir la cera.
  • Shiitake_log sizes

Proceso:

Antes de trabajar con el pedazo de madera, primero derrite la cera al colocarla en la parrilla o en la olla de cocción. Después, agujera la madera cada 5cm, cuyos hoyos tengan una profundidad de entre 2.5 y 4cm; procura que los hoyos formen una figura de diamante, en vez de hacerlas linealmente alrededor de la madera.

shiitake_drilling holes

Para lograrlo, marca primero las áreas donde deberás mantener el taladro contra la madera, con el fin de completar una columna. Al terminar una columna de hoyos, mete el spawn en los hoyos; y entonces repite el proceso de agujerar y rellenar para cada columna con un martillo. El spawn debe acomodarse dentro la madera, sin que salga a la superficie. Ojo, mientras más hoyos tengas, será mejor.

A continuación, añade la cera sobre los hoyos con un dauber (una varilla con una esponja en su punta), siendo cuidadoso con no quemar tus dedos; también agrega la cera sobre los extremos cortados de la madera, de ese modo evitarás que haya futuras rupturas. Al sellar los hoyos, estás evitando que alguna bacteria o bichos entre a esas áreas.

Shiitake_dauber

Coloca la madera en un lugar con sombras, donde pueda recibir agua de lluvias. Asegúrate que sea un sitio con el 80 por cierto de sombras. No es una buena idea que coloques la madera en el suelo, donde puede estar susceptible a insectos; pero puedes colocar un ladrillo o piedra en un extremo, y del otro lado, apoyándolo contra un árbol.

Recuerda que el micelio tarda entre seis y doce meses en colonizar la madera; y una vez que lo haya hecho en condiciones favorables, los hongos brotarán de los hoyos.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca