¡Atención! Comer nueces reduce los riesgos de cualquier muerte en un 20%

Diversas instituciones, entre ellas Harvard, participaron en un extenso estudio que determinó que comer nueces cotidianamente conlleva beneficios que fácilmente podrían considerarse milagrosos.

Aunque este nuevo estudio sobre los beneficios de comer nueces pareciera más la propaganda de un producto milagro, al parecer consumir “nueces de árbol” reduce en un impresionante 20% los riesgos de cualquier forma de muerte. Entre las especies que incluye esta familia se encuentran los pistachos, macadamias, nueces de la India, almendras, nueces de Castilla, y otras. Por cierto, en el mismo estudio se descubrió que, contrario a la idea popular de que este alimento engorda, los comedores de nueces eran en promedio más esbeltos que los demás.

Los radicales beneficios de las nueces fueron advertidos en un reciente estudio realizado por investigadores del Dana-Farber Cancer Institute, el Brigham and Women’s Hospital, y la Harvard School of Public Health. Los resultados fueron publicados en el prestigiado diario médico New England Journal of Medicine.

La investigación incluyó el análisis de dos grandes estudios previos, el Nurses’ Health Study, que entre 1980 y 2010 registró datos de 76,464 mujeres y el Health Professionals’ Follow-up Study, que incluyó data de 42,498 hombres entre 1986 y 2010. A lo largo de estos periodos, los participantes de ambos estudios respondieron cuestionarios, cada dos o cuatro años, sobre sus hábitos alimenticios, entre ellos cada cuándo consumían nueces.

Como bien apunta John Phillip en un artículo, la validación científica de propiedades de las nueces que calificarían como milagrosas, ameritaría ser un magno suceso al menos entre médicos y nutriólogos, además de obtener decenas de encabezados y mucho tiempo aire en los grandes medios alrededor del mundo. Sin embargo, esta noticia apenas ha sido cubierta por algunos medios, la mayoría de ellos digitales. “Si las nueces fuesen un costoso producto farmacéutico, entonces indudablemente nos enfrentaríamos a una ola de comerciales televisivos, reportajes noticiosos y un representante del medicamento en cuestión en la oficina de cada médico.”  Lamentablemente podemos esperar que esto no ocurrirá pues al no ser un producto procesado, cuya manufactura no depende de una industria, ni una marca registrada, y no representa ningún beneficio para el mercado (al contrario, es más una amenaza), difícilmente gozará de espacio en los grandes medios.

No cabe duda que el mercado y la salud no se llevan bien, pero independientemente de esto, si no estas ya comiendo nueces en este preciso instante… ¿qué esperas?

 



20 sustitutos naturales de alimentos artificiales y comunes en tu vida

Conocer las posibilidades naturales a tu al rededor es muy importante para que las adoptes de una vez.

Foto:.lavidalucida.com

Para las madres de familia de hace medio siglo, los alimentos industriales y listos para calentarse fueron un alivio (sobre todo para aquellos que no estaban dedicadas exclusivamente al hogar). Pero este sueño ilusorio tuvo un costo, en algún punto la producción en masa arrasó incluso con nuestro conocimiento sobre las propiedades nutricionales de lo alimentos naturales que estábamos perdiéndonos.

Con la llegada de la era de la información, vamos enterándonos de un montón de efectos nocivos que desconocíamos prácticamente sobre los ingredientes de los productos procesados, y en este mar de información hay que ser muy cuidadosos porque las propias industrian van publicando su propia “información científica” ad hoc... Lo cierto es que sin ser fatalistas, pues también la esperanza de vida nunca había sido tan alta en el planeta, también hay que congraciarnos de que, como nunca, existe más transparencia sobre este mar de alimentos procesados.

Hoy te presentamos una lista de 20 alimentos procesados comunes; que puedes sustituir con su contraparte natural y accesible.

Traducción:

1.Mantequilla, manteca o aceite – puré de manzana

2.Sopas cremosas para preparar- puré de zanahorias u ojuelas de papas machacadas

3. Azúcar- canela

4. Azúcar-miel, salsa de manzana

5. Crema de leche- leche evaporada

6. Mantequilla- plátano, aguacate machacado y semillas de chía

7. Chips de chocolate- semillas de algarroba

8. Aceite de canola- yogurth griego

9. Harina refinada blanca- puré de de frijoles negros

10. Glaseado (pasteles)- crema de malvavisco

11.Huevos- semillas de chía

12. Pasta- cintas de zuchinni

13.Arroz- coliflor al vapor semi molida

14. Puré de papas- coliflor al vapor

15. Spray para cocinar- aceite de oliva con un poco de agua

16. Crema- leche de coco

17.Crema agria- yogurth griego

18. Tortillas- hojas de lechuga

19. Mayonesa- aguacate machacado

20. Harina de avena-quinoa

 

6dcc10c4714e47aa6cbeabfbf97c7073



4 hábitos alimenticios practicados por las personas más longevas del mundo

Entre otros cenar poco, dejar de comer antes de sentirte completamente lleno, un poco de alcohol y mucho más vegetales que carne.

Como sabemos existen sociedades más longevas que otras. Un ejemplo de ello es Japón, cuya esperanza de vida es de las más altas del mundo con 91.8 años; pero lo anterior no es casualidad del azar, en realidad está estrechamente relacionado con la alimentación y el tipo de vida.

La máxima de hipócrates “que tu alimento sea tu medicina” se prueba en los hábitos de algunos de los hombres más longevos y sanos del mundo, recopilados por National Geographic, que en 20014 con un equipo interdisciplinario de investigadores identificó los lugares del mundo donde las personas eran más longevas (donde existe mayor número de centenarios) denominándolas las “blue zones” o “zonas azules”. El resultado arrojó los siguientes sitios como ganadores: Icaria, Grecia; Okinawa, Japón, Provincia de Ogliastra, Cerdeña, Italia; Loma Linda, California; y la península Nicoya, en Costa Rica.

El sitio faenaaleph en una análisis de la información, resumida anteriormente por los investigadores, encontró en general que los hábitos para una vida más longeva son muy básicos y podrían sintetizarse más o menos así:

Para evitar ganar peso, deja de comer cuando tu estómago esté 80% lleno.

Come la porción más pequeña del día en la tarde o en la noche.

Come especialmente plantas, sobre todo frijoles, y rara vez come carne, en porciones de 3 o 4 onzas nada más.

Bebe alcohol moderada y regularmente: 1 o 2 copas al día.

.



TOP: 6 superalimentos que querrás integrar a tu dieta

Se trata de una especie de educación en el autocuidado, el cual permite a su vez, dirigir esta consideración hacia el exterior.

La alimentación es un tema extenso que requiere especial atención en lo que consumimos como en la manera de consumirlo. Se trata de una especie de educación en el autocuidado, el cual  permite a su vez, dirigir esta consideración hacia el exterior (al otro y al medio ambiente). Por ello es indispensable comprender que tanto el ser humano como el planeta requieren de un equilibrio en el consumo de ciertos productos, así como en el retorno a lo básico y natural.

Esta es la razón por la cual, con apoyo de Time Magazine, les compartimos los ingredientes básicos que necesitamos adaptar a nuestra dieta:

Mijo como sustituto de la quinoa. La quinoa resulta ser el nuevo súperalimento que ha alcanzado popularidad en gran parte del mundo. Su alta demanda ha provocado que los granjeros busquen nuevas tierras, y por tanto la antigua agricultura sustentable está desapareciendo así como se está comprometiendo el suelo fértil. Por ello el mijo puede convertirse en la materia prima ideal para cuidar tanto al medio ambiente como a la salud: “Retiene sus propiedades alcalinas aún después de cocinarse, lo cual ayuda a reducir la inflamación de la digestión sensible y otras alergias.”

mijo-131496

 

Guisantes (o chícharos) en vez de frijol de soya. Aunque la soya es uno de los alimentos que más boost de proteína ofrece, también se ha encontrado relacionado con implicaciones hormonales y OGM. A fin de evadir los productos químicos nocivos para la salud y conseguir altos niveles de proteína, la contrapropuesta es el chícharo.

iStock_Sweet Peas

La grasa como la nueva no-grasa. Durante años hemos evadido la grasa a toda costa. Sin embargo, estudios han demostrado que la grasa natural es necesaria para el desarrollo óptimo y saludable. Es importante diferenciar entre grasas trans y las grasas naturales.

butter

 

Carne local, y así fomentar el comercio nacional que de hogar a las familias de nuestro propio país.

carne-local

Harissa (paprika, cilantro, jitomate, ajo, chile y aceite de oliva) como sustituto de la salsa Tabasco.

harissa2-017

 

Matcha como el nuevo chai. Además de delicioso, la match es una bebida naturalmente energizarte que proviene de las hojas del té verde (por lo que posee las propiedades nutricionales del té). Ofrece un boost de antioxidantes, reduce el cortisol en la sangre, y aumenta la L-teína.

image



5 remedios caseros y naturales contra la migraña

Hay formas naturales de prevenir o combatir las migrañas; aprovéchalas para eludir uno de los peores malestares cotidianos que se puedan padecer.

De entre toda la fauna de malestares que cotidianamente podemos padecer, sin duda las migrañas estarían entre los más molestos e indeseables. Un dolor focalizado, penetrante, en la cabeza puede inhabilitar a cualquiera y, en caso de extenderse por mucho tiempo, realmente puede transformarse en una pesadilla –cualquiera que los padezca sabrá de qué estamos hablando. 

Por fortuna, existen ciertas medidas y remedios que pueden adoptarse para combatir la presencia de una migraña. Pero es fundamental recurrir a ellos a tiempo, cuando el malestar comienza a dejarse ver y notamos esos indicadores de nuestro cuerpo que anuncian la llegada del dolor. Generalmente aquellos que padecen migrañas ya están familiarizados con la sucesión sintomática que las precede, por lo que reaccionar a tiempo está dentro de sus posibilidades.

A continuación cinco remedios caseros y naturales para combatir las migrañas:

Hidratación: Mantenerte constantemente hidratado disminuirá notablemente la aparición de migrañas. bebe todo el agua que tu cuerpo pida (sin caer en excesos).

Alimentación: Se ha comprobado que una dieta baja en grasas, adoptada a lo largo de tres meses, reduce en un 40% la presencia de migrañas. En particular evita los productos que contienen glutamato monosódico.

Suplementos: Para reducir la frecuencia e intensidad de las migrañas, consumir suplementos como el complejo vitamínico B y la melatonina,  puede resultar bastante efectivo. Busca el consejo de algún médico o especialista para incluirlos en tu vida diaria. 

Cafeína: Su capacidad para constreñir los vasos sanguíneos ayuda a prevenir los síntomas de una migraña. Idealmente no bebas más de dos dosis de café, y trata de que sea concentrado, por ejemplo, un expreso. 

Masajes: Masajear regularmente tu cuello, lóbulos y cabeza reduce la posibilidad de contraer una migraña. También puedes recurrir a un mapa acupuntúrico o de acá-presión para ubicar los puntos conectados a la cabeza y masajearlas a lo largo del día (por ejemplo, el punto que se ubica entre tus dedos índice y pulgar).

Finalmente te aconsejamos hacer ejercicio, dormir bien, estirar tu cuerpo con frecuencia a lo largo del día y, de ser posible, meditar aunque sea unos minutos diariamente. Una serie de hábitos que, por cierto, te beneficiarán integralmente. 



¿Conoces los beneficios de la chía? No lo vas a creer

Uno de los cultivos más importantes para los aztecas, consumir estas pequeñas semillas podría mejorar tu salud y, naturalmente, tu vida.

Los efectos positivos de esta semilla son casi innumerables. Cultivada desde hace muchos siglos en Centroamérica, principalmente en México y Guatemala, la chía alcanzó una popularidad global cuando en 1991, Wayne Coates comenzó a estudiar sus propiedades.

Existen muchas variedades de la chía, pero las más comunes son blancas, negras o cafés. Contienen calcio, magnesio y fósforo, así cómo grasas saludables del tipo omega-3. Los tipos de chía más saludables son los blancos o negros, si las semillas están de color rojo significa que no han madurado todavía.

Es muy fácil incluir la chía en tu dieta, y es ideal para aquellos que quieran consumir más proteína sin comer carne u otros productos animales.

Sus beneficios incluyen:

  1. Combatir la diabetes tipo 2: actualmente los científicos conducen estudios para determinar cómo la chía puede usarse para tratar la diabetes porque al consumirla los ritmos de digestión se vuelven más lentos. Además la capa gelatinosa que la chía desarrolla cuando se sumerge en un líquido controla los niveles de azúcar en la sangre.

  2. Más fibra: por cada 28 gramos de chía que consumas, esta aportará a tu dieta 11 gramos de fibra (más o menos un tercio de la cantidad recomendada por médicos para adultos).

  3. Altas cantidades de calcio: una porción de 28 gramos de chía contiene el 18% del calcio que necesitamos para tener dientes y huesos sanos. Consumirla desde una temprana edad podría prevenir la osteoporosis. Además su alta cantidades de fósforo también ayuda a mantener huesos y dientes sanos.

  4. Mucha proteína de origen vegetal: de manera similar, 28 gramos de chía contienen 4.4 gramos de proteína (10% de la cantidad requerida diariamente).

  5. Abdomen plano: ya que la chía regula los niveles de azúcar en la sangre, también puede ayudarte a control la cantidad de grasa abdominal que acumulas.

  6. Llénate más rápido: la chía contiene triptofano, un aminoácido que también se encuentra en el pavo. Este regula el apetito y el sueño, por lo tanto te mantiene más satisfecho y feliz.

  7. Un corazón más sano: de acuerdo a un estudio de la Clínica Cleveland, las semillas mejoran la presión sanguínea de diabéticos y puede que también incremente los niveles de colesterol sano mientras disminuye los niveles del colesterol dañino.

Puedes consumirla con tu cereal todas las mañanas, usarla para empanizar, echarla en agua de limón o agregarla a tus smoothies.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca