¿Ya conoces a Sophie, la pequeña bulldog que disfruta rodar por las colinas? (VIDEO)

Esta cachorro de Bull Dog denota un comportamiento hilarante que fácilmente provoca una empatía desbordada: le gusta rodar anárquicamente sobre el césped.

Hay gestos de ternura entre los animales que detonan emociones en los humanos como pocos otros estímulos. Tal vez se deba a que nos remite a un aspecto de nosotros que junto con la racionalidad, o incluso más que ella, forma parte de nuestra naturaleza. Pero más allá de las reflexiones que podamos tener alrededor de este fenómeno, lo cierto es que estos gestos existen, y para muestra de ello basta observar este video.

Sophie era una cachorra de Bull Dog inglés que tiene una peculiar personalidad, y es que le encanta rodarse caóticamente por los desniveles del terreno. Como podrás observar, una y otra vez se entrega a ese vacío lúdico en el que el ser tal vez se funde con el todo, nada importa, todo es genuino placer.

Con más de 1.5 millones de vistas, el video de Sophie no solo comprueba que a los humanos nos fascina, literalmente, contemplar ciertos gestos en los animales –aún más cuando se trata de rarezas combinadas con ternura. Y más allá de la dulzura pop que favorece la viralización de este tipo de escenas, quizá estos vídeos también sirvan para revaluar la presencia de los animales en nuestra vida y recordarnos que ellos, como nosotros, son esencialmente maravillosos.

 



¿Por qué las personas somos más empáticas con los animales que con otros humanos?

Un estudio comprueba que las personas solemos ser más sensibles con los animales que con otros, acá la respuesta del por qué sucede esto.

Foto: Taringa

Es curioso, los seres humanos, hasta ahora, somos los únicos capaces de ser conscientes plenamente de nuestra condición. Es decir, somos la única especie que puede sentirse, pero también saberse, miserable o alegre, por ejemplo. Un perro puede ser estar sufriendo, pero ese dolor es parte de un presente físico y psicológico; pero pareciera que el ser humano carga con un doble dolor al saberse víctima de ese sufrimiento, algo así como el ¿por qué a mi?

Esta condición, probablemente habría de volvernos más empáticos hacia el dolor ajeno, pero, como seguro habrás notado, a veces pareciera que el dolor de los animales nos es más importante que el de nuestros pares. ¿Por qué sucede esto?

Dos sociólogos de la Universidad Northeastern, Arnold Arluke y Jack Levin, hicieron un experimento para, primero, comprobar si es que esta tesis es verdadera, y dos, averiguar el porqué sucede. En su análisis retomado por Wired, mostraron notas informativas a distintos participantes sobre ataques o situaciones de peligro tanto en humanos como en animales; los analizados se sintieron más empíricos generalmente con los animales que con los humanos a tal grado que en situaciones de peligro preferirían salvar a los animales. En esta investigación también se comprobó que las mujeres son más propensas a sentir empatía por los animales, pero además, en ambos géneros, esta sensibilidad a los animales crece más según la especie. Como podrás intuir,la más alta suele estar dirigida a los perros.

¿Por qué?

La respuesta que encontraron estos investigadores al por qué somos más empáticos con los animales que con nuestra especie es por que encontramos a los primeros mucho más inocentes e indefensos que a nuestros pares.



Un tierno orangután cuida a bebés tigres y los amamanta (VIDEO)

Con una dedicación envidiable este orangután nos sorprende con su tierna empatía.

El orangután es uno de nuestros parientes más parecidos. Nuestros genomas son idénticos en un 97% y su comportamiento puede ser notablemente empático, como se muestra en el siguiente video. 

En el safari de Playa Myrtle, en el sur de California, fue grabado un organgután que hace de nana de dos pequeños bebés tigres. Su afabilidad es memorable pues no solo arrulla y cuida a estas crías, también las amamanta con una dedicación digna de admiración. Su sentido de protección inter-especie es una tierna lección para los humanos.  



Cuando un humano y un cachorro se miran, ambos producen amor (químicamente comprobado)

Un estudio prueba también que si un humano y un perro pasan tiempo de calidad, ambos producen oxytocina.

En el caso de los humanos, cuando hacemos contacto a los ojos se vuelve parte muy importante del intercambio, muchas veces quizá más significativo que el verbal. 

En cambio, para los perros, el contacto de miradas no suele tener un peso significativo; pero algo curioso ocurre cuando los humanos y los cachorros hacen un intercambio de miradas según un estudio: es producida la oxytocina, la hormona del amor. 

Los investigadores creen que este fenómeno se desarrolló como una extensión de esta capacidad que tienen los humanos en la relación: bebé-madre. 

Cuando los hombres domesticaron al lobo, paulatinamente fue desarrollándose una forma de comunicación parecida a la de padres-bebés que luego se trasladó también a los dueños- mascotas. 

El estudio también prueba cómo después de un rato de intercambio de calidad entre los perros y sus dueños, también se produce en ambos oxytocina. Cuando este tipo de reacciones se da desde que el cachorro es un bebé entonces se genera un lazo filial parecido al de un miembro verdadero de la familia.



Estudio demuestra que tu perro percibe si estás alegre o colérico

De acuerdo con la investigación, los perros pueden discriminar las expresiones humanas de enojo y felicidad.

Alegres y entusiastas, los perros se han ganado el apodo de ser “el mejor amigo del humano”. Inclusive, su presencia en un hogar altera la dinámica de una familia, ya que la vuelve más cercana, empática y apegada. Este hecho se vuelve a confirmar con los estudios realizados en la Universidad de Medicina Veterinaria de Vienna, por el veterinario Ludwig Huber.

De acuerdo con la investigación, los perros pueden discriminar las expresiones humanas de enojo y felicidad: “[P]ueden darse cuenta que estas dos expresiones tienen dos significados diferentes, y no sólo puedes distinguirlo de las personas que conocen bien, también de rostros que nunca han visto con anterioridad.”

A través de condicionamientos operantes, los perros lograron aplicar su conocimiento de las expresiones emocionales en humanos: “Parece que los perros asociaron un rostro sonriendo con un significado positivo, y una expresión facial colérica con un significado negativo.” Para descubrirlo, los investigadores les mostraron a los perros unas imágenes donde, tras haber sido entrenados en discriminar ambas expresiones, tenían que elegir según su criterio. Los canes fueron capaces de seleccionar acertadamente más seguido de lo que los investigadores creyeron.

Este estudio logró enfatizar la empatía de estos animales en relación con las emociones humanas: “Tenemos la esperanza de obtener insights importantes en el vínculo extraordinario entre humanos y uno de sus mascotas favoritas, y en la vida emocional de los animales en general.”

De modo que las conclusiones de este estudio abre la puerta a una vasta investigación en el tema de la terapia asistida con animales (TAA), la cual se encarga de desarrollar empatía en pacientes con alguna psicopatología grave o algún trastorno neurológico.



¿Te has preguntado por qué los perros ven la televisión?

Los perros pueden reconocer imágenes de su propia especie y de otros animales

Los perros, sobre todo los domésticos, están generalmente habituados a la presencia de la televisión en los hogares, y a muchos de ellos este transmisor no les es indiferente. Algunos pasan horas poniendo atención a los programas, sobre todo si la imagen es de otro perro. 

No se trata de una casualidad; en realidad, se ha comprobado que los perros son capaces de reconocer a sus pares en la televisión, y aunque su sentido más desarrollado es el olfato, los sonidos de otros perros “estrellas” respirando, olfateando y ladrando, son estímulos que llaman su atención. 

Según un estudio publicado por el diario Animal Cognition los perros no sólo reconocen a otros perros en la TV, sino también a otras especies de animales. Sin embargo, no todos los perros toman igual interés por la televisión; esto depende altamente de su personalidad, como afirma Nicholas Dodman, veterinario de la Universidad de Tufts en Massachussets.

El gusto de los perros por la televisión ha sido incluso capitalizado por el primer canal oficialmente hecho para perros, DOGTV, que incluye programaciones de perros intrépidos que hacen surf o que se revuelcan felizmente por las colinas. 

DOGTV ha acoplado su propuesta a la capacidad cromática de los perros para que les sea más atractiva, tomando en cuenta que los colores que ellos perciben son sólo el amarillo y el azul, y haciendo tomas más veloces, pues también se sabe que los perros pueden percibir más rápido las imágenes que los humanos. 

La cadena DOGTV está pensada sobre todo para los perros que se quedan solos en casa (y que así, puedan llenar el vacío de la ausencia de sus dueños); aunque, si lo piensas bien, esto no suena muy ecoamigable. Lo cierto es que nuestros compañeros se asemejan a los humanos en muchas cosas más de las que pensamos; incluso, en el disfrute de nuestros más comunes hábitos posmodernos.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca