Lista de especies mexicanas que, de no cuidarse, están prontas a desaparecer

132 plantas y 49 animales integran esta lista de especies, que sin estar directamente amenazadas, requieren especial atención y cuidado para preservar la inusual diversidad biológica de este país.

La posición geográfica de México es privilegiada. Este afortunado país alberga entre el 10 y el 12 por ciento de la diversidad biológica del planeta. Desiertos, bosques, selvas y playas; casi la totalidad de los ecosistemas existen allí. Este hecho solo se repite en los países conocidos como “megadiversos”  como Colombia, China,  India y Perú.

Como ejemplos de la inusitada riqueza biológica mexicana: más del 50% de los tipos de pinos del planeta crecen en esta nación. Los desiertos ocupan la mitad del territorio nacional, y ahí crece el 60% de  especies endémicas; es decir, especies que sólo existen en ese lugar. También aquí aflora el sistema acerrifal más grande del mundo y ocupa el primer lugar en riqueza de reptiles; el segundo en mamíferos y el cuarto en anfibios y plantas, e  impresionantemente, el 50% de sus especies de vegetación son endémicas.

México, en su totalidad, se encuentra cubierto por desiertos (37%), seguido por bosques de coníferas y encino (19.34%) y selvas tropicales secas (14.14%).

Por todo lo anterior, resulta preocupante que según la Norma Oficial Mexicana 059, en este país hay 49 especies extintas, 475 en peligro de extinción, 896 amenazadas y 1185 sujetas a protección especial. Con esta preocupación, recientemente, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), publicó la lista de especies prioritarias para la conservación para así incentivar proyectos que incidan en el cuidado de tales organismos. No todas las especies agrupadas están en peligro de extinción, pero sí son variedades que necesitan un cuidado especial, o de lo contrario dejarán de existir en poco tiempo.

Estas son algunas de las especies citadas:

Mariposa monarca, madreperla, caracol púrpura, lamprea de Chapala, tiburón peregrino, tiburón blanco, tiburón ballena, pez sierra, charal de Lerma, charal de Toluca, caballito de mar rayado, rana de Tláloc, salamandra o ajolote, iguana verde, víbora de cascabel, tortuga marina caguama, águila real, ganso de collar, guajolote silvestre, perico mexicano (como especie), venado cola blanca, bisonte americano, lobo mexicano, lobo gris, jaguar,  ballena jorobada, ballena gris, mono araña y castor.

(Aquí la lista completa)

Caballito de mar rayado

caballito-de-mar

Lobo mexicano

lobo

 

Mono araña

 

mono araña



Alba, el orangután albino que sobrevive contra todo pronóstico

Él, junto con otros 500 orangutanes, se encuentran en el centro de rehabilitación después de permanecer encerrados y al borde de la desnutrición y deshidratación.

Alba es el nombre del orangután albino recientemente rescatado por la Borneo Orangután Survival Foundation. Él, junto con otros 500 orangutanes, se encuentran en el centro de rehabilitación después de permanecer encerrados y al borde de la desnutrición y deshidratación; sin embargo, esta es la primera vez en la historia de la fundación que se está cuidando un orangután albino. 

Actualmente los orangutanes se encuentran en grave peligro de extinción; y en el caso de los orangutanos albinos, como el gorila albino Copito de Nieve y el mono araña en Honduras, son especialmente inusuales. Por esta razón, la fundación ha dado cobijo a Alba con el fin de estudiar el albinismo en simios y en determinar la mejor forma de ayudarlo. Hasta lo que han descubierto los científicos, el abinismo puede afectar a nervios y órganos sensoriales, como los ojos, así como estrés medioambiental y la endogamia en poblaciones aisladas. 

De acuerdo con un estudio realizado por la UICN, 104 000 orangutanes viven en Borneo –un número mucho menor al de 1973–, cuando se estimaba que vivían unos 288 000 orangutanes en la isla. Las principales causas de la extinción de estas especies residen en la casa y la deforestación. Esta destrucción de la naturaleza a través de sequías e incendios, se ha relacionado con una alta demanda de pulpa de papel y plantaciones del árbol de palma. 

Entre las opciones más viables para apoyar la permanencia de los orangutanes es respaldar el trabajo de investigación y de cuidado de proyectos como los de la Borneo Orangután Survival Foundation o la del The Orangutan Project –TOP–; así como reducir el consumo de productos que se relacionan con la deforestación de árboles de palma o pulpa de papel, como es el caso del dulce de avellanas y chocolate Nutella. 

También en Ecoosfera: 

Los orangutanes traumatizados también van a la escuela…

Trafican orangutanes para ser prostituidos en burdeles en Asia



El último rinoceronte blanco del norte busca pareja en Tinder para salvar a su especie

Sudán, que vive en Kenia, ha sido actualmente apodado como “el soltero más codiciado en el mundo” por lo que su equipo en Ol Pejeta Conservancy lo cuida con rigurosidad.

Frente a la extinción de una especie, la creatividad urge aparecer mediante los recursos que existen en la actualidad. Basta con usar una de las principales plataformas de citas en el mundo, Tinder, para intentar salvar al rinoceronte blanco del norte que se encuentra al borde de la extinción. Sudán, que vive en Kenia, ha sido actualmente apodado como “el soltero más codiciado en el mundo” por lo que su equipo en Ol Pejeta Conservancy lo cuida con rigurosidad. 

De acuerdo con Mattieu Plassard, de la agencia de comunicaciones Ogilvy Africa, Sudán cuenta ahora con dos posibles pretendientes restantes. En caso de que el apoyo de internet surta efecto, el acercamiento “va a ser transmitido en 190 países y en 40 idiomas. Es la primera vez que Tinder ha hecho algo como esto.” El objetivo es que Ol Pejeta Conservancy pueda recaudar fondos para un intento de salvar a la especie en peligro usando el método de Fertilización In Vitro –FIV–; en especial desde que Sudán tiene 43 años y no ha logrado aparearse con las dos rinocerontes blancos del norte hembras que quedan. 

Con una descripción de su personalidad y un agregado de “No quiero ser demasiado atrevido, pero el destino de mi especie depende literalmente de mí”, los usuarios de Tinder que deslizan a la derecha serán dirigidos a un sitio en donde el público puede realizar donaciones a favor de Sudán y su misión de reproducirse. 

Para Richard Vigne, director ejecutivo de la conservación, “Tenemos un largo camino por recorrer, un programa de 10, posiblemente 15 años para recuperar esta especie. Estimamos que costará alrededor de nueve a 10 millones de dólares.” Y con las donaciones, procesadas por Virgin Money en Reino Unido y Europa, CrowdRise en EE.UU. y MPesa en Kenia, se podrá financiar la investigación en curso sobre Técnicas de Reproducción Asistida –ART– que se llevan a cabo en institutos de EE.UU., Alemania y Japón. En caso de éxito, se esperará un rebaño de diez rinocerones blancos del norte después de cinco años de tratamiento FIV. 

 



Estos productos provocaron que el recién descubierto pulpo Casper esté en riesgo de extinción

Esta extracción de metales, como el manganeso, puede poner en peligro el ciclo de vida de los octópodos así como de las ostras.

De apariencia blanda e incolora, como si se tratase del televisivo fantasma Casper, se descubrió una especie de pulpo a principios del 2016 a una profundidad de más de 4 000 metros en la isla hawaiana de Necker, en el Pacífico norte. Se trata de un octópodo de aguas profundas que depositan sus huevos en tallos muertos de esponjas unidas a nódulos de fondo marino, los cuales son ricos en metales que son cada vez más usados para fabricar teléfonos celulares y computadoras. Por ello, pese a ser una especie recién descubierta, es también una especie cuya supervivencia está en riesgo por la minería en aguas profundas. 

Dado que estas esponjas que sólo crecen en áreas de pequeños nódulos duros y capas rocosas, son espacios de gran interés para compañías mineras debido a la riqueza en metales que contienen. De acuerdo con las investigaciones de Autun Purser del Instituto Alfred Wegener del Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina, en Alemania, esta extracción de metales, como el manganeso, puede poner en peligro el ciclo de vida de los octópodos así como de las ostras. 

Los nódulos, con formas de papas con anillos de diferentes capas de metales, son usados para productos de alta tecnología, producción de teléfonos celulares y otros equipos electrónicos como computadoras y tablets. En palabras de Purser, los metales encontrados en los nódulos son tan valorados dado que “la mayoría de las fuentes de tierra de estos metales ya se han encontrado y son cada vez más caras de adquirir.”

El objetivo será no sólo comprender los efectos de la actividad minera sobre la biodiversidad de la zona, también proteger tanto al ecosistema como a los animales que pueden verse afectados. En especial si se trata de una recuperación que tomará mucho tiempo y es “una gran pérdida para la biodiversidad en el mar profundo con efectos colaterales importantes ya que los octópodos son criaturas de tamaño considerable que comen muchas otras criaturas más pequeñas.”

 



¿Cuáles son las preguntas clave para la conservación de la biodiversidad en el siglo XXI?

Se debería evaluar a las instituciones sociales, mecanismos económicos y factores políticos que contribuyen o amenazan a las especies.

Por: Danielle E. Barriga Guijarro

Actualmente, cuando se habla de conservación, esta suele referirse a la conservación de la biodiversidad o diversidad biológica, sin embargo, este ensayo busca reflexionar en torno a las limitantes de esta visión y dar luces hacia nuevas formas de conceptualizarla, con la finalidad de generar una propuesta más integral en miras de contribuir al manejo de las áreas naturales protegidas, sitios en los que se concentran los esfuerzos de conservación. Se utiliza el caso del Parque Nacional Lagunas de Montebello para aterrizar la reflexión teórica.

Es posible rastrear la historia de la conservación de los recursos naturales en México hasta la época precolombina, con los jardines botánicos y parques creados a demanda del rey Netzahualcóyotl de Texcoco. Se han identificado diferentes periodos con base en la concepción que se tenía de lo que debía ser la conservación y su importancia, lo que derivó en ciertas políticas y acciones gubernamentales que culminaron con una consolidación tardía a finales de los 90 de las áreas naturales protegidas en el país (Castañeda, 2006a; Challenger, 1998).

Existen elementos importantes a destacar en este proceso relacionados con la valoración que se le daba a los recursos. En su mayoría, estos estaban estrechamente relacionados con el valor monetario que se pudiera obtener y la preocupación por la conservación solía darse en el momento que las consecuencias del modelo de producción extractivista se hacían visibles al poner en riesgo ciertas actividades o cuando se dejaban de satisfacer demandas muy particulares.

En ese sentido, después del Cardenismo, los primeros, y principales esfuerzos por mantener los recursos, se dieron a través del decreto de áreas protegidas, sitios de carácter restrictivo donde pocas actividades eran permitidas. Entre 1930 y 1934, se declararon 39 parques nacionales en el centro del país bajo tres criterios: contar con un gran atractivo paisajístico, tener potencial recreativo y ser importantes en materia ambiental para las ciudades cercanas (Challenger, 1998).

En los años siguientes, la política nacional se centró en el desarrollo industrial del país y las políticas de restricción en el acceso a recursos, particularmente de los bosques, los cuales eran reconocidos como pieza clave en el desarrollo. Reflejo de esto, en 1960 se promulgó una nueva Ley Forestal que pretendía sentar las bases para la gestión y administración de los parques nacionales. Durante este periodo se crearon siete parques nacionales más, entre ellos, el Parque Nacional Lagunas de Montebello. Debido a la poca capacidad de administración con la que contaba el Estado, se reconoció la importancia de contar con aliados en otros sectores de la sociedad civil para compartir la responsabilidad del manejo (Berkes, 2009; Castañeda, 2006b)

Actualmente, el modelo de conservación de áreas naturales se mantiene, siendo estas el principal instrumento de política ambiental en el país. A través de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), se busca mantener estos sitios representativos de la biodiversidad, fomentar la cultura de la conservación y el desarrollo sustentable de las comunidades asentadas dentro y fuera (CONANP, 2007). Esto muestra que para el siglo XXI la conservación está centrada a la biodiversidad y no tanto a los recursos (como era el caso de los bosques) y busca dejar de lado el carácter restrictivo que históricamente caracterizaba a éstas áreas.

plantita

Sin embargo, se ha cuestionado la viabilidad de las ANP en dos sentidos: su eficacia y su permanencia. La primera está relacionada con el carácter estático y la incapacidad de incorporar procesos a gran escala y de larga duración a los que responden de forma natural los ecosistemas, así como por la representatividad que realmente poseen en términos de diversidad biológica. La segunda, se debe a la capacidad de respuesta que estos parches aislados tendrían frente a nuevos (y rápidos) fenómenos de escala regional y global como el cambio climático (Víctor Toledo, 2005).

Además, se ha reconocido que la conservación de la biodiversidad no es sólo una cuestión biológica, el acto por sí mismo es un proceso social y político, por lo tanto, se debería evaluar a las instituciones sociales, mecanismos económicos y factores políticos que contribuyen o amenazan a las especies (Alcom, 1994). En ese sentido, se han resaltado otros factores dignos de ser conservados, como es la diversidad cultural de los pueblos indígenas, la cual está estrechamente relacionada con regiones de alto valor biológico (Vm Toledo et al., 2001).

Esta reflexión resalta que la discusión va más allá para qué y quién lleva a cabo la conservación y la amplia a qué se conserva y cómo. Dado el contexto de crisis social, ecológica y económica que se vive, es importante repensar y recontextualizar la conservación desde estos cuatro cuestionamientos para que pueda articularse con otras iniciativas como los movimientos sociales en defensa de la tierra y contar con mayores capacidades de éxito a diferentes escalas espaciales y temporales.

El caso del Parque Nacional Lagunas de Montebello (PNLM) viene a colación como ejemplo de las consecuencias del carácter expiatorio y las posibilidades que trae la conservación actualmente para el sitio en términos sociales y ecológicos. Este parque fue decretado en una época, a decir de Castañeda (2006), de olvido para la conservación y bajo los supuestos de atractivo paisajístico y potencial recreativo. No se tomó en cuenta que pocos años antes, parte de ese mismo territorio nacional había sido legalmente asignado como ejido a algunas familias que llevaban más de cincuenta años asentadas ahí (DOF, 1959; Limón, 2008; Melo G. & Cervantes B., 1986).

La incertidumbre legal que esto generó particularmente con Tziscao, la única comunidad asentad dentro del PNLM, es un conflicto que perdura hasta hoy en día y ha dificultado la apertura por parte de las comunidades al proceso de inclusión y equidad que buscan. De siete años para acá, Tziscao se ha mostrado más receptiva a la colaboración e incluso un grupo de personas ha reconocido la importancia de aliarse con la CONANP para trabajar el tema turístico (entrevista con funcionario de CONANP, 2015; reflexiones del Taller de Capacitación en Ecoturismo, 2015).

indigenas-mexico

Es posible identificar que quienes están llevado a cabo la conservación en el PNLM son las comunidades y la CONANP, aunque existe un gradiente en cuanto al trabajo conjunto, por lo que el proceso de negociación en cuanto a las acciones continúa. En ese sentido, la búsqueda o para qué conservar, no queda muy clara pero parece apuntar hacia un mantenimiento de los procesos ecológicos que posibilitan la existencia de los seres vivos y la obtención de beneficios económicos para la comunidad.

Sin embargo, siguiendo la propuesta de Toledo et al. (2001), se considera que el qué conservar y para qué debería ampliarse e integrar la cuestión cultural de los pueblos dentro y fuera del polígono, ya que estas cuentan con raíces chuj y tojolabal. Una estrategia pensada desde aquí permitiría revalorar aspectos culturales que durante tanto tiempo han sido negados para los habitantes y quizá les ayudaría a darle un nuevo significado a sus acciones y actividades, conociendo sus raíces y reconectándose con ellas.

Por último, el cómo debería pensarse más allá de los límites del parque, en articulación con iniciativas como la del corredor biológico mesoamericano y quizá más importante, con la ciudad de Comitán, ya que esta se ha identificado como una fuente importante de contaminación para las lagunas. Escalar las líneas de acción hacia esta zona urbana próxima permitiría incluir a otros sectores en la conservación del sitio, mostrando que la importancia de los servicios que brinda el parque no son sólo para los habitantes dentro y en la zona de amortiguamiento, sino para toda la cuenca. Esto deja claro que la conservación debe ser una cuestión integral que involucre diferentes sectores sociales en distintos lugares y considerando las diversas escalas de procesos ecológicos.

Bibliografía

Alcom, J. (1994). Noble savage or noble state?: northern myths and southern realities in biodiversity conservation. Etnoecológica, 3, 7–19.

Berkes, F. (2009). Evolution of co-management: Role of knowledge generation, bridging organizations and social learning. Journal of Environmental Management, 90(5), 1692–1702. http://doi.org/10.1016/j.jenvman.2008.12.001

Castañeda, J. (2006a). Las Áreas Naturales Protegidas de México. De su Origen Precoz a su Consolidación Tardía. Revista Electrónica de Geografia Y Ciencias Sociales, X(218 (13)).

Castañeda, J. (2006b). Las Áreas Naturales Protegidas de México. De su Origen Precoz a su Consolidación Tardía. Scripta Noval Revista Electrónica de Geografía Y Ciencias Sociales, X(218 (13)).

Challenger, A. (1998). Utilización y conservación de los ecosistemas terrestres de México. Pasado, presente y futuro. México: Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad; Instituto de Biología, Universidad Nacional Autónoma de México, Agrupación Sierra Madre, SC.

CONANP. (2007). Programa Nacional de Áreas Naturales Protegidas. México, D.F.: Comisión Nacioanl de Áreas Naturales Protegidas, Dirección de Evaluación y Seguimiento, Dirección de Comunicación y Cultura para la Conservación.

DOF. (1959). 16-12-1959 Decreto que declar necesaria y de utilidad pública la creación de un Parque Nacional en la región conocida con el nombre de Lagunas de Montebello, ubicada en Independencia y La Trinitaria, Chis. Chiapas.

Limón, F. (2008). La ciudadanía del pueblo chuj en México Una dialéctica negativa de identidades. Alteridades, 18(35), 85–98.

Melo G., C., & Cervantes B., J. (1986). Propuestas para el Programa Integral de Manejo y Desarrollo del Parque Nacional Lagunas de Montebello. Boletin Del Instituto de Geografía, 16.

Toledo, V. (2005). Repensar la conservación : ¿áreas naturales protegidas o estrategia bioregional? Gaceta Ecológica, 77, 67–83.

Toledo, V., Alarcón-Chaires, P., Moguel, P., Olivo, M., Cabrera, A., Leyequien, E., & Rodríquez-Aldabe, A. (2001). El atlas etnoecológico de México y Centroamérica: fundamentos, métodos y resultados. Etnoecológica, 6(8), 7–41. Retrieved from http://ccp.ucr.ac.cr/bvp/pdf/cambiodemografico/atlas_etnologico.pdf



¡Excelentes noticias! El panda ya no está en peligro de extinción

El panda pasó de estar en “peligro” a “vulnerable” dentro de la lista de especies en riesgo de extinción.

En los últimos años, el panda fue considerado una especie en peligro de extinción; sin embargo, de acuerdo con la Unión internacional para la conservación de la naturaleza –IUCN, por sus siglas en inglés–, el panda pasó de estar en “peligro” a “vulnerable” dentro de la lista de especies en riesgo de extinción. 

Gracias a los proyectos de prevención, la población de pandas aumentó hasta un 17 por ciento desde el 2014, cuando un censo de su país de origen encontró que sólo existían 1 864 pandas en toda la vida salvaje china. De hecho, para Marco Lambertini, Director general de WWF, “En los últimos 50 años, el panda gigante ha sido tanto uno de los íconos de conservación más amados como uno de los símbolos de WWF. Conociendo que el panda está ahora más alejado del punto de la extinción, es un momento excitante para todo el mundo que está comprometido en la conservación de la vida salvaje del mundo y sus hábitats.” 

panda vulnerable de extincion

Lambertini agrega que la recuperación del panda fue la muestra de que si se unen la ciencia, la motivación política y el compromiso de comunidades locales, es posible realizar cambios positivos en el planeta y mejorar la biodiversidad. Desgraciadamente, este esfuerzo no es suficiente: mientras el estado del panda mejoró, el de otras especies, como el del gorila oriental, ha empeorado críticamente ya que se encuentran a tan sólo a un paso de la extinción. La razón principal de este fenómeno, la caza furtiva. 

Actualmente la WWF ha estado trabajando con el gobierno chino para crear iniciativas que apoyen el cuidado de la biodiversidad del país; tales como establecer una serie de corredores que conecten las poblaciones aisladas de pandas en las las reservas naturales, así como trabajar con comunidades locales que permitan el desarrollo ecosustentable y un menor impacto en los bosques. 

Entre otras medidas de prevención que el gobierno chino ha implementado, es contratar a personas que abracen a los pandas las 24/7 de los 365 días del año. Conoce aquí más sobre esta iniciativa para abrazar pandas como un trabajo ideal

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca