La dieta alta en proteínas vinculada con enfermedades como el cáncer

Aparece un estudio que muestra un vínculo tremendo entre enfermedades mortales y el consumo de carnes, huevos, leche y queso.

Según un estudio, las personas de mediana edad que llevan una dieta alta en proteínas son cuatro veces más proclives a morir de cáncer que las que llevan una dieta baja en proteínas. Los investigadores incluso decretaron que demasiadas proteínas es lo mismo que fumar 20 cigarros al día. Una dieta alta en proteínas fue definida como una en la cual el 20 por ciento de las calorías vienen de la proteína. Recomendaron comer al día 0.8g de proteína por kilogramo de masa corporal durante la mediana edad.

milkSin embargo, los investigadores también dijeron que la proteína tiene beneficios durante la tercera edad. La dr. Eileen Crimmins, coautora del estudio, apuntó: “También proponemos que en edades mayores podría ser importante evitar una dieta baja en proteínas para mantener la fragilidad entre un peso adecuado y protección”. El vínculo (exagerado) que hicieron con el cigarro causó que otros científicos se enfadaran. El Dr. Gunter Kuhnle, un científico de nutrición alimenticia de la Universidad de Reding, criticó al estudio por hacer tal aseveración.

“Mientras este estudio aborda perspectivas interesantes sobre el vínculo entre la toma de proteínas y la mortalidad… Pero está mal, y potencialmente incluso peligroso, comparar los efectos de fumar con el efecto de la carne y el queso”.

Este tipo de vínculos sensacionalistas son y siempre han sido una manera de resaltar algún estudio y ganar más lectores, pero, mientras puede ser verdadero que demasiadas proteínas sean pésimas para la salud en la mediana edad, fumar es otra historia. Lo que este estudio aporta es que –a diferencia quizá de décadas pasadas– la carne y los productos lácteos de nuestros tiempos están llenos de modificaciones genéticas y demás intervenciones que se usan para mejorar y ampliar su producción. Eso es lo que casi seguramente impulsa a los distintos tipos de cánceres a aparecer en el consumidor. Pero un pedazo de queso, un vaso de leche o un corte de carne de vez en cuando no te va a matar.

Recomendamos, no obstante, las nueces, los vegetales, los granos y las leguminosas (orgánicos) como una buena fuente de proteínas que no está vinculada con el maltrato animal ni con sospechosas prácticas de producción.



Sobre el cómo consumir carne disminuyó el tamaño de la mandíbula humana

Para nuestros antecesores comer carne devino en un menor esfuerzo muscular.

Foto: SLP

Entre los muchos cambios que experimentó el homo erectus (que apareció hace unos 2 millones de años) hasta su transformación en el homo sapiens, la disminución en el tamaño de mandíbula fue uno de los más notables.

Los científicos durante años habían asociado este cambio a la cocción de los alimentos, que habría de volver más blandas las semillas, vegetales, y la carne. Sin embargo nuevas investigaciones de la Universidad de Harvard, lideradas por  los profesores Daniel Lieberman y Katherine Zink, sugiere que la cocción de los alimentos (hace unos 500 mil años) llegó mucho después que el notable cambio de la mandíbula.

Según los resultados, lo que había generado esta importante modificación fue el consumo de carne:

Pero en algún punto de la evolución humana se produjo un cambio, comenzamos a comer menos. Y solo fue posible por dos factores: alimentos con mayor contenido de energía, pero también que eran más difíciles de digerir.

Los investigadores encontraron también que el consumo de carne demandaba un menor esfuerzo muscular en la mandíbula, pues es más blanda que algunos vegetales y semillas.

La carne requiere menor esfuerzo para ser masticada que otro tipo de plantas y semillas de las que se alimentaban los primeros humanos, pero su incapacidad de los molares para que masticar la carne cruda podría ser una de las razones por las que no se consumía hasta que no se inventaron las primeras herramientas de piedra, hace 3 millones de años, concluye el estudio.

 



¿Qué tan necesario es el suplemento proteínico para tu salud?

De acuerdo con Recommended Dietary Allowance –RDA, el cual indica la cantidad de nutrientes necesarios para el cuerpo–, por cada kilogramo del peso corporal se necesita 0.8 gramos de proteína.

La memoria, el aprendizaje, el crecimiento del cabello, el flujo de la sangre y la recuperación de la dermis, la proliferación de anticuerpos y enzimas, los movimientos corporales, el fortalecimiento muscular, son fenómenos del cuerpo humano que se realizan gracias a las proteínas.

Es común que fisicoculturistas y amantes del ejercicio consuman grandes cantidades de proteínas. Sin embargo, ¿cuánta proteína se necesita consumir al día?, ¿es realmente indispensable comprar suplementos alimenticios de proteínas?

De acuerdo con Recommended Dietary Allowance –RDA, el cual indica la cantidad de nutrientes necesarios para el cuerpo–, por cada kilogramo del peso corporal se necesita 0.8 gramos de proteína. Es decir que se necesita la mínima cantidad de proteína para evitar enfermarse.

No obstante ha surgido una confusión en relación con las proteínas necesarias y el aumento de la masa muscular; es decir, se cree que mientras más proteínas se consuman, más rápido se consolidarán los músculos tras la actividad física.

Suplimentos-para-atletas-620x330

Para el RDA, no es necesario consumir suplementos proteínicos si eres una persona regular que se ejercita tres o cuatro veces a la semana; pues las cantidades necesarias de proteína se pueden encontrar en carnes como el puerco, pollo y carne de res; lácteos, como leche, quesos y huevos; y granos enteros, legumbres, nueces y vegetales. Además que es importante considerar otros elementos necesarios que acompañan a las proteínas: las grasas, carbohidratos, vitaminas, minerales y otros nutrientes.

Por lo que si se pretende aumentar el consumo proteínico y reducir la cantidad de carbohidratos malos –como pan blanco y dulces–, los resultados del ejercicio serán mejores y evidentes. A continuación te compartimos un video de la BBC, en donde se explica que, a menos que se sea un fisicoculturista, la proteína en los alimentos es más que suficiente para el bienestar global del cuerpo.

[Harvard]



¿Por qué el consumo de carne será cosa del pasado?

Más allá del tema de la salud humana o los derechos de los animales, la sustentabilidad del propio consumo de carne es imposible, según las estadísticas.

En una declaración reciente, Sandro Dernini, asesor de la FAO  (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) aseguró que “La comida del futuro será la comida del pasado”. Lo anterior refiriéndose a la producción insostenible de carne como resultado de la huella enorme de carbono que genera y el aumento de consumo (sobre todo debido al crecimiento de la población y la demanda).

Un interesante artículo de El País desglosa las cifras de cómo desde los años cincuenta del siglo pasado el consumo de carne ha crecido exponencialmente. Según datos de la FAO, solo entre 1990 y 2012, el número de gallinas en el mundo ha crecido un 104,2%, de 11.788 a 24.705 millones, y el ganado vacuno, muy contaminante para el medio ambiente, ha pasado de 1.445 a 1.684 millones (un 16,5%).

Según este organismo, el ganado tiene un papel muy importante en el cambio climático pues es responsable del 14,5% de las emisiones de carbono. De acuerdo a un estudio de 2013, el consumo de carne crece anualmente además entre 5 y 6%. En pocas palabras, el consumo de carne en los ritmos actuales no es sostenible: “Un kilo de carne es mucho menos sostenible que un kilo de verduras” dice Emilio Martínez de Victoria Muñoz, expresidente del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. 

En este sentido, más allá de los derechos de los animales o la salud humana, el tema medioambiental será el que nos irá, al menos inicialmente, orillando a disminuir colectivamente el consumo de carne.



TOP: ¿Qué alimentos son ricos en proteína si eres vegetariano o vegano?

La proteína, un importante componente en cada célula corporal, es la encargada de la producción de enzimas y hormonas que regulan el óptimo funcionamiento del organismo

La proteína, un importante componente en cada célula corporal, es la encargada de la producción de enzimas y hormonas que regulan el óptimo funcionamiento del organismo. Cabello, uñas, tejido, músculo, huesos, cartílago y sangre son sólo algunos de los miembros influidos por la presencia (o ausencia) de este químico natural.

Entre los carbohidratos buenos, la proteína es un macronutriente que el cuerpo necesita en grandes cantidades. Esto sucede ya que el organismo no almacena la proteína, necesitando de su constante consumo.

A lo largo de los años se ha esparcido el mito de que la proteína aumenta el tamaño de los músculos. La realidad es que el ejercicio es el que aumenta la masa muscular; la proteína se encarga del buen funcionamiento del organismo. Demasiada proteína no da más fuerza.

La cantidad depende principalmente del desarrollo del individuo. Por ejemplo, un adolescente necesita consumir alrededor de tres porciones al día para lograr un total de 200gr; un niño de entre 2 y 6 años, una mujer y personas mayores, sólo dos porciones al día, entre 150 y 170gr (dependiendo de la actividad física).

¿Qué alimentos son ricos en proteína si eres vegetariano o vegano?

Tempeh

Lentejas

Leche de soya

Edamame

Seitán

Tofu

Frijoles

Arroz café

Arroz blanco

Brócoli cocido

Semillas de girasol

Quinoa

Espinacas cocidas

Aguacate

Pan de grano entero

Guisantes o chícharos

Anacardos

Sémola (ajonjolí)

Semillas de chía

Semillas de lino

Bulgur

Mantequilla de maní

Mantequilla de girasol

Papas rojas

Cebada

Fotografía principal: Jacinta lluch Valero / Flickr



Este hombre afirma que encontró la manera de preservar la biosfera comiendo carne

Sin embargo los estudios en que se basó Savory no contienen nombres ni han sido formalmente comprobados.

Hace un año, Allan Savory, pionero ecologista, dio a conocer al mundo su técnica milagrosa para reconciliar nuestra insaciable demanda de carne con la necesidad de salvar al planeta. En una plática en TED talk, él proponía que el consumo de carne podría realmente salvar a la biosfera. 

 

En su declaración, Savory expone apasionadamente imágenes del antes y después de la transformación de su técnica, reafirmando que él revirtió la desertificación del suelo al aumentar el número de ganado y cabras al 400 por ciento, haciéndolas pastar en pequeñas áreas para que vivan eventualmente ahí. De modo que, según él, las pezuñas de los animales rompen con el ciclo de la desertificación, estimulando a las plantas a crecer. Asimismo, el revestimiento de la vegetación produciría una manta que aseguraría la absorción acuífera del suelo. Por consiguiente, se eliminaría gran parte del carbono de la atmósfera, evitando el cambio climático y recreando numerosas áreas verdes para el bienestar de nuestros hijos, de sus hijos y de toda la humanidad… Todo esto con la posibilidad de consumir vastas cantidades de carne. 

¿O no?

Tras una investigación acerca de los estudios, pruebas y experimentos en relación con el Holistic management, la técnica de Savory, se encontró que desgraciadamente sus declaraciones no contaban con evidencia empírica ni apoyo experimental para afirmar su eficacia. Los estudios en que se basó Savory no contienen nombres ni han sido formalmente comprobados. 

De acuerdo con Agricultural Systems, International Journal of Biodiversity y RealClimate.org, las declaraciones de Savory son erróneas al afirmar que el holistic management puede reducir las emisiones de gas a niveles anteriores de la época industrial. Para RealClimate.org y la ciencia, “esto es irracional”. Además que realmente generan un efecto opuesto al declarado: en términos de emisiones de gases invernadero, el pastoreo intensivo del ganado puede empeorar la situación (que si se concentraran en áreas de engorda). 

Por consiguiente, necesitamos tomar atención a aquello en lo leemos en internet, en lo que creemos y consideramos cierto (aún cuando si hay base científica que lo compruebe). Por consiguiente, nuestra capacidad de razonar y actuar en pos a un bien común es la que podrá mejorar el transcurso de nuestra vida. 

 

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca