Increíblemente, los troncos pueden purificar agua contaminada

Recientemente, algunos científicos descubrieron que la madera es una forma de purificar agua y matar bacterias: la más económica hasta ahora.

El agua potable es básica y vital para todos los seres humanos. Desafortunadamente no todos tienen acceso a ella. 3.4 millones de personas, especialmente niños, mueren cada año de enfermedades relacionadas con el agua que beben. Es un tema realmente delicado, y por lo tanto cada vez hay más propuestas para llevar agua a todas las personas, de manera gratuita. Algunas son eficientes, pero la mayoría de ellas son realmente caras. Utilizar madera podría ser la vía más económica, accesible y simple hacia el agua limpia hasta ahora.

Investigadores del Instituto MIT descubrieron recientemente una manera increíble, y de baja tecnología, para filtrar agua. Un solo pedazo pequeño de albura puede filtrar más del 99% de la bacteria E. Coli. El tamaño de los poros en la albura permite que el agua corra mientras bloquea todo tipo de bacteria. Los poros contienen tejido xilema, que hace posible transportar la savia a todo lo largo de un árbol.

Por el momento los investigadores están tratando de averiguar qué plantas son las mejores para purificar agua. Desafortunadamente los poros son demasiado grandes para filtrar la sal del agua, así que esta técnica no es funcional para purificar agua de mar. Por suerte hay muchísima agua subterránea que puede ser filtrada y producir agua limpia y potable.



Un nuevo libro que filtra y purifica agua (¡sí, un libro!)

Este “libro bebible” está hecho de páginas que son filtros tecnológicos para purificar agua contaminada. Cada página ofrece 30 días de agua potable, y cada libro 4 años de agua pura para beber.

Mientras más de 3.4 millones de personas mueren de enfermedades relacionadas con el agua cada año, cada vez hay más proyectos de purificación de aguas contaminadas. Pero este, sin duda, es hasta ahora el más prometedor y bello de todos.

The Drinkable Book (El libro bebible) soluciona el problema de manera realmente eficiente y creativa. De acuerdo al sitio: “Cada libro esta impreso en un papel filtro tecnológicamente avanzado, capaz de matar enfermedades mortales que vienen con el agua. Cada una de las páginas del libro está hecha de nanopartículas de plata (o sea, plata coloidal), cuyos iones matan activamente enfermedades como el cólera, la tifoidea y el E. Coli. Una vez que pasas el agua a través del filtro, el número de partículas es reducido por un 99.9 por ciento”.

Es decir, cada hoja es comparable a un filtro de café, pero con composición química especial que mata bacterias dañinas. “El libro bebible” funciona en tres pasos sencillos:

1. Despega un filtro

2. Insértalo en la caja blanca

3. Vierte agua contaminada a través de él..

Lo que sale de ahí es absolutamente seguro para beber. Además de ello, para aprovechar que después de todo es un “libro”, cada hoja tiene impresa información que educa a las personas acerca de hábitos seguros de beber agua. Cosas que nosotros tomamos por sentado, como mantener la basura y las heces alejadas del agua que bebemos.

Screen Shot 2014-05-10 at 11.09.20 PM

Pero lo mejor de este libro no es que filtra agua contaminada o que educa a las personas acerca de sus hábitos, es que está revolucionando la purificación del agua. Producirlo cuesta solo centavos, y es, de hecho, la opción más económica hasta ahora en el mercado. Es, además, altamente sustentable. Cada filtro puede dar a una persona más de 30 días de agua limpia. Y cada libro puede darle a alguien agua potable por hasta 4 años.

 Waterbook .jpg

Para saber cómo hacerte de uno de estos libros, redirígete a waterislife.com



Mexicana desarrolla accesible método solar de desalinización de agua

Una académica de la UNAM ha desarrollado un sistema de desalinización de agua de bajo costo, para implementarlo en zonas costeras de bajos recursos.

El agua, juntocon los alimentos, es incuestionablemente el elemento más básico para la vida humana. Según cifras de la ONU, en el mundo solo el 2.5% del agua es dulce, y las reservas de esta se encuentran, en un 74%, encapsuladas en los glaciares.  Del 36% restante, el 0.3%, se localiza en lagos y ríos.

El acceso al agua resulta esencial para la prevención de enfermedades, por esto, y ante la tendencia creciente en la población mundial, es crucial crear alternativas de saneamiento de este líquido vital a bajo costo, sobre todo en países menos desarrollados. Por esto, la académica de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) Ana Elisa Silva Martínez ha credo un sencillo dispositivo de desalinización de agua de bajo costo para personas que viven en las costas, o bien, cerca de recintos de agua salada, como el caso de algunos lagos.

Su invento consiste en una caseta plástica tipo invernadero que puede ser acoplada en azoteas. Estos artefactos convierten 5 litros de agua potable por cada 60 litros de agua salada.

maLa científica imita el proceso natural de lluvia para desalinizar el agua, empleando la energía solar, un recurso por demás presente en las zonas costeras mexicanas: “De manera natural, el agua es evaporada por el sol, se condensa en las nubes y cae como lluvia, que no es salada. Si uno captura el agua antes de que se ensucie con la tierra es potable. Hacemos el mismo proceso, pero concentrado en una caseta plástica (destiladores solares tipo invernadero) que llevamos a donde se requiera”.

Finalmente el agua resultante contiene de  40 a 100 miligramos por litro de sales, es decir, cumple con los requisitos para ser considerada dentro de la categoría de agua potable. El invento será de vital importancia para personas carentes de servicios de agua.  Según algunas ONG de la Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua, al menos el 20% de la población mexicana carece del servicio de agua, o bien, la que recibe está contaminada.



Nestlé se esfuerza por ganar el título de la más nociva compañía del planeta

Sed de ganancias de Nestlé podría terminar con el agua del planeta.

Como si la galería de monstruos corporativos no estuviera suficientemente plagada de horrores con Monsanto, Nestlé amenaza con convertirse en el primer vampiro acuífero del mundo; a pesar de que la compañía suiza tiene una imagen mucho más familiar y cercana a los consumidores que Monsanto, podría rebasarla en su desproporcionado abuso de los recursos naturales.

El antiguo CEO de Nestlé, Peter Brabeck-Letmathe, afirmó en el 2005 que el agua no debería ser considerada un derecho humano, sino por el contrario, que el agua debería venderse siempre. Sus declaraciones fueron alarmantes, aunque podemos darle la razón si vemos el contexto de sus declaraciones: más del 98% del agua potable se desperdicia, así que si la gente efectivamente pagara por ella tal vez la apreciarían más. Pero algunos años han pasado y la estrategia de Nestlé parece encaminarse precisamente a la privatización y comercialización de los bienes más preciados para la gente.

Según un estudio del sitio Hang The Bankers, Nestlé encuentra una región económicamente débil, compra un terreno que rodee una fuente de agua y luego negocia con los gobiernos locales, quienes ven de buen grado la inversión extranjera, las fuentes de empleo y la riqueza local. El problema es que no hay riqueza local, pues eventualmente las fuentes de agua se agotan y Nestlé simplemente muda sus operaciones a otra parte. Lo anterior no ha ocurrido solamente en países del llamado Tercer Mundo, sino también en las ciudades estadunidenses de Denver, Sacramento, Fryeburg y Mecosta.

¿Los gobiernos locales no deberían limitar la cantidad de agua de la que Nestlé puede disponer? Tal vez en un mundo ideal: los residentes de Hillsburg, un pequeño pueblo canadiense cerca de Ontario, pensaron que los 1.1 millones de litros de agua que la compañía extraía diariamente permitiría un abasto suficiente tanto para la operación de Nestlé como para el consumo del pueblo. Sin embargo, después de algunas “negociaciones”, Nestlé consiguió que no limitaran su acceso al agua.

“Encontramos muy problemático que el gobierno de Ontario haya llegado a ese acuerdo con Nestlé”, afirma Maude Barlow del Council of Canadians. “Ontario debe dar priorizar el derecho al agua de las comunidades por sobre la sed de ganancias de una compañía privada. Nuestro gobierno debe pensar en la disponibilidad de agua para nuestros nietos, bisnietos y demás.”

Y las declaraciones sobre la sed de ganancias no son en absoluto exageradas: Nestlé paga al gobierno $3.71 dólares por cada millón de litros que extrae de los mantos freáticos; luego de empacarla en botellas de plástico y venderla al público, por cada millón de litros la compañía se embolsa hasta $2 millones de dólares, lo que implica una ganancia para Nestlé de 53,000,000%.

Pensemos que en este caso se trata de un país de Primer Mundo, con educación y conciencia ambiental. ¿Qué pasa en los países de menores ingresos que buscan desesperadamente formas de contribuir al desarrollo económico de sus poblaciones? Monsanto puede parecer una compañía con prácticas corporativas y ética a largo plazo detestable, pero Nestlé literalmente está dejando seco al planeta.

Comprar agua embotellada no sólo genera un excedente extra de basura que probablemente terminará en el mar, sino que contribuye a que compañías que navegan con banderas socialmente responsables se enriquezcan a costa de los recursos no renovables del planeta.

[Hang The Bankers]



Cal Poly: apuesta sustentable por producir energía y purificar agua a base de algas

A diferencia de las cantidades masivas de energía que se utilizan para extraer y transportar el petróleo, las algas solo necesitan un poco de agua y sol para reproducirse; estos organismos no sólo ayudan a limpiar las aguas residuales de manera eficiente y económica, sino que pueden convertirse la única opción a futuro por ser una materia prima para producir cultivos masivos de biocombustible.

translate_c

Científicos de Cal Poly en San Luis Obispo, California, están trabajando bajo una subvención del Departamento de Energía del estado por  1.3 millones de dólares para producir biocombustible a partir de algas y desechos humanos.

A diferencia de las cantidades masivas de energía que se utilizan para extraer y transportar el petróleo, las algas solo necesitan un poco de agua y sol para reproducirse;  estos organismos no sólo ayudan a limpiar las aguas residuales de manera eficiente y económica, sino que pueden convertirse la única opción a futuro por ser una materia prima para producir cultivos masivos de biocombustible.

El equipo de Cal Poly, también conocido como el Grupo de Tecnología en Algas (ATG), se estableció en 2006 y se ha especializado desde entonces en los biocombustibles y la recuperación de agua; el ATG está utilizando estanques estilo canaletas, hielo  y energía solar para sus experimentos, ya que como todas las plantas, las algas liberan oxígeno y absorben CO2 y nutrientes.

Asimismo, la purificación de aguas residuales requiere de oxígeno y la eliminación de nutrientes y las algas son capaces de tratar las aguas residuales para cumplir con los estándares de agua reciclada, misma que puede reutilizarse en cultivos y otras actividades, ahorrando unos 240 millones de dólares al año, según han estimado los líderes del proyecto.

[inhabitat]



Bebe whiskey y ayuda a purificar el agua contaminada

Gracias a los desperdicios producidos en la elaboración del whiskey, miles de personas podrán disfrutar de agua potable, todo gracias a esta bebida típica de Escocia.

Si necesitabas un pretexto más para beber whiskey, estas en el lugar indicado, ya que los desperdicios producidos durante su destilación podrían ayudar a millones de personas que carecen de agua potable.

Científicos de Escocia han descubierto que las cáscaras de cebada comprimida tienen la capacidad de eliminar agentes tóxicos como pesticida, benceno y metales pesados del agua contaminada.

El Dr. Leigh Cassidy de la Universidad de Aberdeen y el toxicólogo Graeme Paton desarrollaron un sistema llamado DRAM que consiste en la atenuación y recuperación de contaminantes múltiples. Las cáscaras son normalmente un elemento desechable una vez que les ha sido extraída el azúcar. Por ello, las científicos hallaron enormes cantidades de este desperdicio en las destilerías de Speyside en Escocia.

Por ahora, los creadores del sistema DRAM no han querido entrar en detalles sobre este proceso, pero aseguran que este puede remover el 95% de los contaminantes del agua.

Con una capacidad de limpiar hasta mil litros de agua en una hora, el sistema comenzará a utilizarse en diciembre de este año para resolver el problema de contaminación por arsénico en la región circundante a Golaidanga; se espera que 30 familias de una aldea local sean las beneficiadas.

Si bien este proceso de purificación no es superior a las soluciones de tratamiento de agua, lo que lo hace realmente valioso es su poder de purificación sin químicos y su bajo costo.

[MNN]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca