Estos 5 alimentos harán que tu piel se vea suave y radiante

La dieta es primordial en la rutina de una piel saludable. Con estos 5 ingredientes podrás lograr lo que muchas cremas carísimas no logran.

La dieta es lo más importante en la rutina para tener una piel saludable. Sin importar cuánto dinero gastes en cremas y productos, la piel siempre reflejará lo que tu cuerpo está ingiriendo.

Una dieta rica en carbohidratos con alto índice glucémico, así como azúcares y granos refinados, fomentan brotes de grasa. El páncreas, al impulsar el azúcar de la sangre demasiado rápido, produce insulina extra para bajar esos niveles, lo cual también dispara la producción de glándulas sebáceas. Estas producen sebo, un aceite bueno que remueve las células muertas de la piel y mantiene lubricación en nuestra piel por medio de los poros, pero demasiado de ello resulta en poros tapados, brotes blancos y espinillas. La leche también fomenta la producción de sebo, mientras que algunos aceites vegetales (cártamo, sésamo, maíz, girasol) promueven la inflamación.

Pero puedes lograr tener una piel bella por medio de lo que bebes y lo que comes. Incorpora en tu dieta los siguientes alimentos lo más que puedas, y minimiza tu consumo de los alimentos mencionados arriba.

1. Zanahorias

Estas tienen mucha vitamina A, que es un antioxidante poderoso en la forma de beta-caroteno. Ayuda a mantener una buena vista, dentadura y huesos, mientras se encarga de regular el desarrollo de células cutáneas y tono firme de la piel.

2. Moras

La idea es consumir mucha vitamina C, que es otro antioxidante que, al impulsar la producción de colágeno, hará la piel suave y firme. La vitamina C ayuda al sistema inmune, ayuda a la piel a sanar y puede ayudarte a tener una piel radiante. Las moras azules, fresas, frambuesas y zarzamoras son particularmente ricas en vitamina C, y convenientemente más bajas en azúcar que otras frutas.

3. Nuez de Brasil o castaña

Un puñado pequeño de nueces de Brasil puede proporcionar la dosis diaria de selenio, un antioxidante más que trabaja en conjunto con la vitamina A y la C para impulsar el sistema inmune. Una dieta rica en selenio puede protegerte de la melanoma, los daños del sol y las manchas de la edad. Otras buenas fuentes son las semillas (girasol, chía, calabaza), gérmen de trigo y carne. Muchas nueces también contienen vitamina E, la cual ayuda a sellar la humedad en la piel.

4. Perejil

Una ramita de perejil es increíblemente alta en vitamina K, la cual ayuda a la piel a sanarse a sí misma y promueve la elasticidad y el buen tono de piel. También cargada de vitamina A y C, el perejil puede limpiar las vías urinarias y los riñones, mientras aclara las manchas y reduce el enrojecimiento.

5. Granos enteros

Repletos de fibra, los granos enteros son buenos para reducir la inflamación causada por sus contrapartes demasiado refinadas. Estabilizan los niveles de azúcar en la sangre y reducen los picos de insulina. Los granos enteros contienen zinc, el cual repara los daños de la piel, mantiene la suavidad y flexibilidad y regula la producción de sebo. La vitamina B biotin que se encuentra en granos enteros asiste a las células cutáneas e procesar grasas, sin las cuales la piel se seca y escama.

Recuerda beber mucha agua para mantener hidratada tu piel. Los tés herbales y el té verde son también muy buenos. Pero aléjate de los refrescos y demás bebidas azucaradas.



Vaquita, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983).

Autor: Andrea Tapia García

Vaquita (Phoecena sinus), mejor conocida como vaquita marina. Es una especie endémica del Golfo de California que actualmente se encuentra en peligro crítico de extinción con una población cercana a los 30 individuos. ¿Cómo fue que esta especie llegó a este punto?

El Golfo de California, también conocido como Mar de Cortés, es uno de los mares biológicamente mas ricos y productivos en todo el mundo. Su riqueza ecológica y alta productividad, ha hecho que las actividades económicas aumentaran constantemente a lo largo del Golfo, convirtiéndolo en una región económicamente activa y causando un crecimiento incontrolado de la población (Urban, Rojas, Guerrero, Jaramillo & Findley, 2005).

Este mar es el hogar de cerca de 43 especies de mamíferos marinos, incluida la endémica vaquita. Debido a las diversas e insostenibles actividades humanas, como lo son la pesca, turismo, contaminación y cambio climático; los mamíferos marinos de esta área han sufrido diversas amenazas, logrando disminuir sus poblaciones, en algunos casos a un nivel crítico (Arrellano, Torreblanca & Smith, 2014).

Actualmente la vaquita es el cetáceo más amenazado en todo el mundo. Siendo la causa principal son las capturas incidentales en redes de pesca (Rohr, 2016). Durante las actividades pesqueras, los mamíferos marinos son capturados y mueren. Esto es conocido como captura incidental; y representa un problema para muchas especies de cetáceos alrededor del mundo (Danemann & Ezcurra 2007).

El poner en riesgo a esta especie, nos lleva a cuestionarnos ¿Qué se hizo bien?, ¿qué fue lo que faltó?, ¿queda algo más por hacer?. A partir de estas y otras preguntas, se tratará de dar un panorama sobre el porqué esta especie se encuentra al borde de la extinción.

La vaquita (P. sinus), es el cetáceo más pequeño de todo el mundo con un tamaño cerca de los 140 cm. De acuerdo a Norris y Mc Farland (1958; citados por Urban et al. 2005), su distribución se encuentra limitada a la parte Norte del Golfo de California. Suelen estar en grupos pequeños o solitarios y se calcula una vida media de 20 años, con una reproducción de un individuo cada 2 años. Aunque la edad de madurez sexual ha sido difícil de estimar, se cree que maduran alrededor de los 5 años (Mateos, 2017; Brownell & Robert. 1983; Rohr, 2016; Urban et al. 2005).

La vaquita comparte aguas con un pez conocido como totoaba, también endémico de la región. La vejiga de este pez, al que se le atribuyen capacidades afrodisiacas y medicinales, puede venderse en Asia con un precio que llega alcanzar hasta los 60 mil dólares, consumiéndose principalmente en China (El Universal, 2017). Desde el año de 1942, la pesca furtiva y el tráfico para su vejiga han provocado una pesca incontrolada e ilegal, involucrando tanto a pescadores mexicanos como traficantes estadunidenses (Brownell & Robert. 1983).

El primer reporte registrado de vaquita en una red de pesca data del año 1961 por Norris y Prescott. La captura incidental por las flotas pesqueras en la década de 1970, estaba en el rango de decenas a cientos de vaquitas (Brownell & Robert. 1983). En el año 1975, se declaró la veda permanente para la totoaba; sin embargo, la pesca con redes de enmalle siguieron operando.

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983). Se contrató personal profesional en áreas protegidas y se desarrolló un plan de manejo (Arrellano et al. 2014). A pesar de esto, las pescas incidentales, no se detuvieron, teniendo un rango de muerte de 32 vaquitas por año (Brownell & Robert. 1983).

En 1993, el Alto Golfo de California y el Río Colorado, son decretados Reserva de la Biosfera. El gobierno especifica la protección legal de la vaquita, complementando las regulaciones de la reserva. Al observar que la población seguía disminuyendo, se realizaron estudios de población que demostraron que el área protegida no coincidía con su distribución. Además, la zona de reserva no contaba con los señalamientos adecuados para la prohibición de pesca.

La International Whale Commission (IWC) basándose en un estudio con una mortalidad de entre 39 y 84 vaquitas en 1995 (D’Agrossa et al, 2000), propuso el cierre de la pesquería de totoaba. Se necesitaba reconsiderar los permisos de pesca, realizar acciones para detener el comercio ilegal de totoaba y desarrollar un plan de protección a largo plazo para la vaquita. En dicho plan necesitaba incluirse educación y alternativas para pescadores, así como acciones de monitoreo (Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita marina [CIRVA], 2014). De no ponerse en marcha, calcularon que la población bajaría durante los siguientes 15 años a 50 individuos (Urban et al. 2005).

En la década de los 90 la gestión de áreas litorales se basaba en un modelo integrador, donde se tomaba en cuenta el desarrollo sostenible junto con la participación pública (Pérez C. 2014). Si se observa el caso de la reserva de Cabo Pulmo en Baja California, resulta evidente que para que un plan de manejo sea exitoso, debe haber una implementación de las acciones por parte del gobierno y las personas afectadas por dicho manejo (Olsen et al 1999).

En el caso del Mar de Cortés, se prohibieron las redes de enmalle, pero sin dar una solución a los pescadores. Los pescadores locales argumentaron que las nuevas redes eran insuficientes para mantenerse y que mientras no se diera una solución eficaz, seguirían utilizando redes de enmalle (CIRVA, 2014).

La CIRVA sostuvo que debido a la falta de medidas eficaces para controlar la pesca, las vaquitas habían seguido un rápido camino a la extinción y que para detenerlo se debían retirar todas las redes de enmalle. (CIRVA, 2014). Después de que Omar Vidal, director de la WWF, comentara que las redes de enmalle eran la razón por la que la población de vaquitas se encontraba encolapso, la SEMARNAT (Secretaria de Medio Ambiente y de Recursos Naturales), comenzó a trabajar en una alternativa para sustituir este tipo de redes, trabajo que hasta la fecha sigue inconcluso. (Zamarrón, 2016).

A pesar de las advertencias, el gobierno Mexicano no realizó las acciones necesarias. Inclusive la IWC afirmó que si el gobierno hubiera seguido las recomendaciones, la vaquita probablemente no se encontraría en esta situación. (CIRVA, 2014). No fue hasta el año 2012, que se realizaron los primeros esfuerzos reales para detener el comercio ilegal (CIRVA,2014). A pesar de los esfuerzos en patrullar las zonas y hacer cumplir las normas, el proceso judicial es descuidado y no se logran las condenas establecidas. Consecuentemente, el comercio ilegal no ha podido ser detenido (Méndez E. 2017). En este punto, el retirar las redes de enmalle era insuficiente, se necesitaba prohibir todo tipo de pesca en la zona (CIRVA, 2014).

Debido a los pocos avances logrados, en el año 2016 se lanzó una iniciativa, donde se buscaba considerar la pesca de totoaba como un delito grave y sin derecho a fianza, con la finalidad de cesar con las redes de pesca de manera definitiva. Actualmente esta iniciativa sigue en proceso de revisión. (Garduño J., 2017).

De acuerdo a la CIRVA en noviembre de 2016 quedaban 30 individuos. Al no poder parar la caza ilegal y al borde de la extinción, científicos han propuesto capturar especímenes y colocarlos en un corral marino. Junto con ayuda de delfines entrenados por parte la marina de EUA, se buscaría localizar los individuos para transferirlos a un estanque temporal, construido dentro de su hábitat.

Sin embargo, aunque este plan pudiera llevarse a cabo, los científicos ven poco probable que la reproducción en cautiverio, pudiera restaurar la población. Este plan de manejo, representa una última alternativa, para evitar la extinción de la vaquita, que requeriría de grandes esfuerzos de manera continua, durante décadas (Mendez E., 2017).

Este caso de pérdida de biodiversidad debido al comercio y el tráfico ilegal, la falta de comunicación entre sociedad y gobierno, y la falta de acciones por parte del gobierno Mexicano, Estadunidense y Chino; deberá tomarse como referencia para poder realizar planes de manejo completos, eficaces e integradores. Se debe ayudar a la gente a ver en una perspectiva diferente. Informarlos, entender sus problemas y entre todos buscar una solución. Sólo de esta manera, los recursos marinos podrán ser aprovechados de manera sostenible; y la conservación y el manejo de recursos, podrán ir de la mano.



Tu piel puede decirte lo que hace falta a tu organismo, mira (Infográfico)

Indicadores que te hablan de nutrientes que están haciendo falta a tu cuerpo.

 

“Lo más profundo que hay en el hombre es la piel.”

Paul Valèry

Todo se encuentra unido; no existe tal cosa como separación de mente-cuerpo, o de organismos y la piel, por ejemplo. Por ello, si ponemos mucha atención en algunos cambios, casi de todo, desde el brillo de los ojos, por ejemplo, podríamos conocer sustancias que están faltando (o sobrando) a tu cuerpo.

¿Qué es lo que dice tu piel sobre tu nutrición? La famosa periodista y escritora Sarah Willson, autora del conocido libro I Quit Sugar (yo renuncio al azúcar), ha elaborado un inusual infográfico para que ubiques, a partir de tus cambios o problemas dermatológicos, aquello que hace falta a tu organismo en forma de nutrientes. Pon mucha atención, conociendo tu piel, quizá aprendas mucho más de ti que nunca.

Traducción:

Caspa: zinc

Psoriasis: vitamina D

Acné: zinc, vitamina C

Fuego Labial (herpes labial): vitamina E

Grietas en los bordes de los labios: vitamina 2

Eczema: probióticos, grasas no saturadas

Moretones en los brazos: vitamina A y Zinc

Piel Seca: vitamina A,C y agua.

Palidecimiento arrugas: hierro

 

Skin-nutritrional-deficiencies1-w-logo



10 alimentos que te protegen naturalmente de la radiación de Fukushima

Prueba estos diez remedios naturales para protegerte de la expansiva radiación de Fukushima.

Oficiales japoneses acaban de admitir que desde el terremoto de Fukushima en 2011, el tsunami y el colapso, de veinte a cuarenta billones de becquereles de tritio se han colado al Océano Pacífico, además de una gran cantidad de cesio y estroncio (el cual reemplaza el calcio de los huesos y permanece en el cuerpo de los humanos y la vida marina). Cada día más de trescientas toneladas de agua radioactiva se sigue fugando al  mar.

No solamente aquellos que viven en la costa oeste de América deben tomar precauciones, sino todos los que compramos alimentos en supermercados. La leche de vaca de Estados Unidos, por ejemplo, ha mostrado tener niveles radiactivos tres veces mayores a los máximos de la EPA.

mg4f7a4100

Estos son los productos que se deben evitar:

1. Alimentos marinos del Pacífico. Esto, por supuesto, incluye cualquier cosa proveniente de Japón. El alga del pacífico está tan contaminada que ha contaminado a todo tipo de peces, crustáceos y moluscos.

2. Productos lácteos. Entre más alto esté en la cadena alimenticia, más alto es el nivel de concentración de materiales radiactivos. Los productos lácteos en particular pueden ser el producto más contaminado de todos porque la criatura viviente se ha comido el pasto contaminado, otros alimentos y agua (de la lluvia contaminada que se forma en el Pacífico y partículas atmosféricas). La radiación se guarda en su cuerpo y luego se pasa a quienquiera que la coma.

.

Productos a escoger para protegerse de la radiación:

1. Pectina cítrica o pectina de manzana. En forma de suplemento, estas han mostrado que se unen a y remueven los materiales radioactivos como el Cesio-137 del cuerpo.

2. Spirulina y clorela. Ambas han demostrado reducir significativamente, o incluso remover, materiales radioactivos en personas contaminadas por la lluvia tóxica de Chernóbil. Sin embargo, estas algas no deben provenir de Japón o aguas aledañas.

3. Té verde y negro. Estos han mostrado neutralizar los isótopos radioactivos en el cuerpo, y contienen una gran cantidad de yodo protectivi que definitivamente podría proteger la tiroides.

4. Alimentos altos en caroteno.  La vitamina C y E son protectores naturales contra la carcinogénesis inducida por la radiación. Esto incluye zanahorias, camotes, betabel, calabaza, col rizada, espinacas y acelgas.

5. Toda la familia de las crucíferas. Las coles contienen ácido cafeico que puede proteger a los linfocitos sanguíneos periféricos contra el daño celular inducido por la radiación gama. Esto incluye el brócoli, arúgula, rábanos, brotes de mostazas y similares.

6. Hierbas altas en selenio. Estas pueden protegerte contra daños al ADN. Incluyen ginseng, ortigas, raíz de bardana y nébeda.

7. Miembros de la familia de las leguminosas. Especialmente las lentejas, el trébol rojo y el astralagus pueden ayudarte a reparar el ADN.

8. Sopa miso. Ha mostrado ser muy protectora. Contiene acido dipicolinico y puede descargar la radiación del cuerpo. El romero también ayuda a eliminar los radicales libres del cuerpo.

9. Hongos Reishi. Conocidos en la medicina tradicional china como Ling Zhi, estos hongos han demostrado aumentar las células muertas y el sistema inmunológico general del cuerpo, incluso contra el cáncer. El método recomendado es rebanar el hongo deshidratado y cocer a fuego lento por tres horas, y luego beber el té concentrado.

10. Cilantro. El cilantro remueve los metales pesados del cuerpo, especialmente cuando se combina con la clórela.



Japón cercará Fukushima con hielo para evitar la fuga de desechos tóxicos

Luego del desastre, una ingeniosa solución podría prevenir que los materiales radioactivos sigan filtrándose al océano.

Han pasado poco más de dos años y la planta nuclear de Fukushima Daiichi en Japón sigue arrojando desechos tóxicos a las aguas del Pacífico. Los ingenieros japoneses han tratado de contener las filtraciones de diversas formas, y la solución que han encontrado más apta es construir una barrera de hielo en torno a la planta, bajo el agua.

Kajima Corporation construirá una pared de 1.4 kilómetros, utilizando tuberías que transportarán fluidos, los cuales se encargarán de congelar el agua a 30 metros de profundidad, para evitar que la contaminación siga extendiéndose. La construcción no estará lista sino hasta marzo del 2015, tendrá un costo de $320 millones de dólares y usará suficiente energía como para alimentar 3300 casas.

Proyectos similares se han llevado a cabo antes en Estados Unidos, en casos de minas donde materiales contaminantes deben ser contenidos. El proyecto japonés también pretende descontaminar el agua congelada para regresarla al océano, y ha sido aprobada ya por la Agencia Internacional de Energía Atómica.

[New Scientist]



Las fresas protegen la piel de la radiación ultravioleta

Las fresas no son sólo una fruta deliciosa, también podrían proteger la piel contra los efectos devastadores de los rayos ultravioleta.

Un estudio realizado en conjunto por la Universidad Politécnica de Italia y la Universidad de Barcelona, reveló que el extracto de fresa utilizado para cultivar células ofrece una medida de protección contra la radiación UV.

Mientras que frotar las fresas en todo tu cuerpo no lo puede proteger de las quemaduras solares, los científicos dicen que estos hallazgos podrían allanar el camino para crear una crema fotoprotectora que servirá al consumo humano.

Las fresas contienen varios antioxidante y propiedades anti-inflamatorias, explicó Maurizio Battino, autor principal del estudio, que fue publicado en la edición febrero 2012 de la Journal of Agricultural and Food Chemistry. Las antocianinas, una clase de pigmentos solubles en agua que le dan a ciertas hojas, flores y frutas de su color rojo, púrpura, azul o de color también son un factor probable para lograr que este fruto proteja la piel de la radiación solar.

Para comprobar su hipótesis, el equipo preparó varios lotes de células de piel humanas y añadió extracto de fresa en diferentes concentraciones para todos, excepto para el grupo de control. Luego expusieron las muestras a una dosis de luz ultravioleta, equivalente a 90 minutos de sol del mediodía de verano. Los resultados demostraron que el extracto de fresa, especialmente a una concentración de 0.5 mg, no sólo aumentó la supervivencia celular y la viabilidad, sino que también minimiza el daño de ADN en comparación con las células control.

Los resultados arrojados por el estudio alientan a los investigadores para seguir y encontrar la forma de convertir el extracto de fresa en una pomada para el consumo humano y de esto modo proteger la piel de la radiación UV, que en los últimos años es cada vez más fuerte. Provocando cáncer de piel o quemaduras bastante dolorosas.

[ecouterre]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca