El CEO de Google imagina ciclopistas aereas

Aunque suene como ficción, Larry Page, uno de los hombres más poderosos del mundo, está planeando construir ciclopistas aereas para resolver el problema del tráfico.

Las calles urbanas alrededor del mundo están ahogadas en tráfico. Los autos son el gran cáncer de las ciudades, y por más que haya cientos, si no miles de iniciativas para cambiar esto, la situación requiere mucho más creatividad.

Hace poco, el CEO de Google, Larry Page, cuyo trabajo es imaginar el futuro, dio una plática en TED para discutir cómo cambiar el mundo. Resulta que una de sus ideas tiene mucho que ver con este insoportable tráfico que mencionamos. Page imagina un futuro en que todo el mundo ande en bicicleta.

Para que esto funcione de manera segura, apuntó, una solución sería separar por completo a las bicicletas de los autos. “Al investigar cómo podría lograrse esto, se me ocurrió una ciclopista aérea”, dijo. Abajo puedes ver algunas imágenes que ilustran cómo se vería esta “ciclopista voladora” que, a decir verdad, parece aterrorizante y hermosa al mismo tiempo.

screenshot 2014-03-24 16.30.08 aerial-bikeways screenshot 2014-03-24 16.30.23



¿Por qué un Estado informado y participativo podrá salvar a la biodiversidad de México?

Uno de los ecosistemas más importantes es el Sistema Arrecifal Veracruzano (SAV) el cual nos ofrece diversos servicios ambientales protegiéndonos contra los vientos y los huracanes.

El Estado de Veracruz ha enfrentado diversos conflictos ambientales en los últimos años debido a las actividades productivas que se desarrollan en el territorio (Rodriguez 2006). Como consecuencia se ha visto un impacto ambiental en sus ecosistemas.

Uno de los ecosistemas más importantes es el Sistema Arrecifal Veracruzano (SAV) el cual nos ofrece diversos servicios ambientales protegiéndonos contra los vientos y los huracanes. En el reporte de un área natural protegida amenazada del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) se puede concluir como el SAV se ha visto amenazado por un mal manejo de las autoridades permitiendo llevarse a cabo diversas actividades que han ocasionado un deterioro dentro de la poligonal. Algunas actividades que han ocasionado un daño son la sobrepesca, el turismo, la contaminación, la extracción de coral para material de construcción, e inclusive se ha visto amenazado por la artesanía, siendo un atractivo turístico en el Puerto, la cual utiliza  diferentes especies como corales blandos y duros, moluscos, crustáceos y otros grupos de animales. 

La gran amenaza que está enfrentando hoy en día el SAV es la ampliación del Puerto de Veracruz. Desde hace varios años diversas organizaciones como el CEMDA y la Asociación Interamericana de Derecho Ambiental (AIDA) se han manifestado para que este proyecto no se lleve a cabo y así poder salvaguardar este ecosistema, pero ¿cómo vamos a defender algo de lo que no estamos enterados? ¿Cuántos realmente conocen la importancia del Sistema Arrecifal Veracruzano? Y ¿Cuántos de nosotros estamos enterados de las amenazas por las que ha pasado? Debemos de saber que los arrecifes de coral son uno de los ecosistemas más diversos y complejos en la Tierra (Hernández y Vives, 2002). Éstos  empiezan a formarse cuando un pólipo se adhiere a una roca del lecho marino dividiéndose en miles de clones, se crean colonias gracias a la estructura calcacea de los pólipos que se conectan entre sí y cuando las colonias van creciendo estas se agrupan formándose arrecifes (National Geographic 2010).

La importancia de los arrecifes de coral reside en los servicios ambientales que brinde, otorgándoles una importancia ecológica, social y económica (AIDA 2015). Los servicios ambientales son las condiciones y procesos naturales de los ecosistemas por medio de los cuales cuáles el hombre obtiene algún tipo de beneficio (Cortina et al 2007).

Los servicios ambientales se pueden dividir en cuatro clases (MEA 2005):

– Servicios de suministro: son los productos obtenidos de los ecosistemas como el alimento.

– Servicios de regulación: son obtenidos mediante diversos procesos de los ecosistemas. Por ejemplo, sirven como amortiguamiento a los efectos negativos de los eventos hidrometeorologicos extremos.

– Servicios culturales: son los beneficios no materiales obtenidos de los ecosistemas. Por ejemplo, el valor científico que tienen diversos ecosistemas llevándose a cabo diversas investigaciones en el área o el valor recreativo que tienen algunos ecosistemas permitiendo diversas actividades.

– Servicios de soporte: mantienen los procesos de los ecosistemas permitiendo la provisión del resto de los servicios como el mantenimiento de la biodiversidad (Inecol 2010).

Como se observa, podemos obtener diversos beneficios a través de los ecosistemas, por ejemplo la industria turística se beneficia a través de los servicios culturales ya que dentro de ellos se encuentra un valor recreativo permitiendo de esta manera el ecoturismo. Analizándolo de esta manera son más importantes de lo que pensamos, como ciudadanos debemos generar una conciencia ambiental para preservarlos y protegerlos de las diversas amenazas que enfrentan hoy en día.

Una vez entendido lo importante que es un sistema arrecifal por los diversos servicios que nos ofrecen, debemos hacernos la pregunta ¿es necesario que el desarrollo de una ciudad implique un gran impacto ambiental sobre uno de sus ecosistemas? La respuesta es fácil y sencilla: no. Al permitir estos tipos de proyectos nos estamos olvidando del desarrollo sostenible que de acuerdo con la Declaración de Río de 1992: “el derecho al desarrollo debe ejercerse en forma tal que responda equitativamente a las necesidades de desarrollo y ambientales de las generaciones tanto presentes como futuras, es imposible considerarse de forma aislada ya que la protección al medio ambiente es parte integrante del proceso de desarrollo” (Principio 3 y 4 de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992). La Comisión Oceanográfica Intergubernamental nos informa que un aspecto fundamental del desarrollo sostenible es un medio ambiente sano y productivo ya que los ecosistemas que presentan buena salud y un funcionamiento óptimo brindan un mayor potencial de maximación a largo plazo de los beneficios sociales y económicos.

Retomando el caso del SAV, es necesario informarnos sobre la amenaza que está enfrentando, de qué manera está siendo afectado y con ello qué consecuencias se generarán en la ciudad, ya que al generar un impacto ambiental dentro del arrecife se puede generar una perdida en los servicios que nos ofrecen y estos son diversos, por ejemplo: los arrecifes nos proporcionan alimento, funcionan como barreras contra los impactos del cambio climático, generan beneficios para el turismo debido a su gran belleza (AIDA 2015), la flora y fauna que viven dentro de los arrecifes son proveedoras de sustancias útiles en farmacología (Romeu 1995).

Sin duda una comunidad informada toma mejores decisiones, es tiempo de tomar responsabilidad en estas problemáticas. La exigencia del cumplimiento de la normatividad ambiental requiere que esta sociedad sea activa y participante (Carmona, s.f). Un ejemplo claro es Cabo en Pulmo, un sistema arrecifal ubicado en el Golfo de California que se ha encontrado amenazado por diversos proyectos pero que gracias al esfuerzo de las comunidades aledañas en conjunto con diversas asociaciones civiles, académicos y científicos han logrado salvaguardar este parque nacional con resultados exitosos ya que el área se ha recuperado de la sobrepesca permitiendo el regreso de especies migratorias como el tiburón ballena y las tortugas marinas (Cabo Pulmo vivo, s.f).

Es esencial que la comunidad se involucre en las problemáticas ambientales, a fin de generar conciencia y con ello ser responsable de las decisiones que se tomen en el territorio. Debemos convertirnos en ciudadanos ambientales, es decir, aquellos voluntarios comprometidos a aprender acerca del ambiente para poder involucrarse por medio de la acción generando soluciones a favor del desarrollo sin descuidar el enfoque ambiental (Mrazek 1992, citado en Gaudiano 2003).

En conclusión, para poder convertirnos en esos ciudadanos ambientales necesitamos generar nociones de aprendizaje y de participación y sólo lo lograremos comprometiéndonos a informarnos sobre los problemas ambientales, sus causas y sus posibles soluciones para saber cómo actuar. Necesitamos crear un sentido de pertenencia a través de las diversas prácticas sociales y culturales. (García 1995, citado en Gaudiano 2003). Debemos asumir un compromiso con el bienestar común, necesitamos desempeñar un rol de protección al medio ambiente exigiendo el cumplimiento de nuestros derechos ambientales mediante el acceso a la información, uso de herramientas legales y a través de la participación en la toma de decisiones.



Por exceso de bicicletas, Amsterdam crea un estacionamiento acuático

La afortunada afloración de cada vez más bicicletas ha obligado a hacer uso de la imaginación.

En el uso de una bicicleta existe algo divertido que nos permite estar más alerta al entorno. Prestamos más atención a los sonidos, olores y sensaciones; inclusive, hasta cierto punto, a las calles que atravesamos en nuestra ciudad. Se trata de una sensación de libertad con múltiples beneficios en cuestión de la salud, el cuidado del medio ambiente y de la economía.

Sin embargo, en lugares como Amsterdam, el uso excesivo empieza a tener efectos un tanto negativos en su infraestructura. De acuerdo con Parool, un periódico local, Amsterdam tiene un exceso de bicicletas por lo que el gobierno ha tenido que crear un estacionamiento ciclista en una plataforma sobre el agua. Este sitio acuático planea contener a 7 000 bicicletas en el río IJ; aunque, para el 2030, el objetivo es llegar a 21 500.

Actualmente, el 57 por ciento de los ciudadanos que usan diariamente la bicicleta como medio de transporte. Sin embargo, las dimensiones de los estacionamientos ciclistas no se adecúan a las demandas de los habitantes de La Venecia del norte. Por consiguiente, el gobierno ha tenido que remover a más de 73 000 bicicletas de las calles, lo cual cuesta hasta cinco veces más que el costo de la liberación de la multa. La discrepancia tiene que ver con el descontrol de las bicicletas y el miedo de que aumente el precio de las multas, que podría provocar que, para evitar pagar el adeudo, las personas abandonen sus bicicletas confiscadas.

El exceso de bicicletas provoca el diseño único de una infraestructura, lo cual es un reto para mejorar la ciudad…



Las bicicletas como el medio de transporte más eficiente de todos

La bicicleta reduce la dependencia a energía no renovable para el cuidado del medio ambiente, la seguridad social y la competitividad económica. Además, es un excelente ejercicio para la generación de endorfinas y serotonina

Coches, aviones, trenes, transporte público y bicicletas; estos son los medios de traslado más comunes para recorrer una metrópoli a la hora de llegar a un encuentro profesional, escolar o casual. Sin embargo no son, forzosamente, los más efectivos…

De acuerdo con David Banister, profesor en estudios de transporte, la bicicleta es, entre todos los posibles, el medio de transporte más efectivo a nivel energético. Esto, evidentemente, en términos de megajoules de energía expandida por kilómetro viajado.

Bikes_Most_Efficient.png.662x0_q100_crop-scale

 

Mientras que los automóviles o autobuses requieren de energía contaminante para su funcionamiento, la bicicleta (y la caminata) sólo requiere cierta cantidad de calorías (conseguidas a través de la comida), menor a la gasolina, de modo que la bicicleta reduce la dependencia a energía no renovable para el cuidado del medio ambiente, la seguridad social y la competitividad económica. Además, es un excelente ejercicio para la generación de endorfinas y serotonina (hormonas del bienestar, la felicidad y la recompensa).



Las ciclopistas mejoran la vida de las personas que viven cerca de ellas

La presencia de las ciclopistas generan una diferencia conductual en un promedio de dos años, en los habitantes que habitan a menos de doce cuadras del camino.

En las últimas décadas, algunas ciudades del mundo han empezado a normalizar e incentivar el uso de bicicletas así como el de nuestros pies. Además de modificar las estructuras de las calles para construir vías exclusivas para los ciclistas y peatones, también se han introducido programas como un día exclusivo para este tipo de transporte en la ciudad, rentas o préstamos de bicicletas, entre otros.

Sin embargo, ¿realmente se usan estas pistas para lo que fueron creadas?

De acuerdo con un estudio publicado en el American Journal of Public Health, investigadores del Medical Research Council Epidemiology United de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, explican que la presencia de las ciclopistas generan una diferencia conductual en los habitantes que habitan a menos de 12 cuadras del camino. No obstante, estos cambios se realizan gradualmente en un promedio de 2 años. Es decir que las personas que usualmente no se ejercitaban, empezaron a usar las nuevas rutas para ir a trabajar o a correr.

Anna Goodman, autora de la investigación, afirma que:

 [L]a mayoría de las personas que usan las vías en el primer año son aquellas que caminaban o andaban en bici anteriormente. Fue hasta el segundo año que las personas empezaron a realizar viajes extras y a cambiar realmente su conducta. Las personas tardan un poco en formar hábitos. […] Creo que si quieres lograr algo con un público escéptico, o no está convencido, es importante ser capaces de ofrecerles evidencias de este tipo de cosas. […] Mientras que es un poco obvio que si construyes vías para caminar, más personas caminarán. Sin embargo es también posible que mantengan sus viejos hábitos, aún si tú construiste el camino. Creo que a veces importante demostrar el sentido de las cosas, aún si parecen que forman parte del sentido común.

De igual modo es indispensable tomar en consideración el reglamento de tránsito que cada tipo de transporte debe cumplir. La mayoría de la gente conoce lo que debe y no debe realizar mientras maneja un automóvil; no obstante hay ocasiones que ignoramos los derechos y las obligaciones que cuentan los peatones y los ciclistas: por tu propia seguridad y la de otros.

 

 



Quienes llegan a su trabajo caminando o en bicicleta tienen menos riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o diabetes

Un estudio comparó los efectos en la salud de ser peatón, ciclista o automovilista para ir al trabajo.

Llevar el auto al trabajo puede ser más cómodo pero no necesariamente ventajoso. Un estudio reciente hecho a 20 mil trabajadores, encontró que la gente que camina o va en bicicleta al trabajo es menos propensa a enfermar de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Investigadores del College London and University y de la University College London utilizaron datos de una encuesta doméstica para estudiar la relación entre las opciones de transporte de los trabajadores y el impacto de éstas en la salud. Los peatones son 40% menos propensos a enfermar de diabetes comparados con los automovilistas, y 17% menos propensos a hipertensión. Los ciclistas son aún más sanos que los peatones, tienen 50% menos propensión a diabetes.

La investigación publicada en el American Journal of Preventive Medicine, encontró que 19% de la gente que se transporta en auto, motocicleta o taxis, eran obesos comparados con el 15% de quienes caminan y con el 13% de quienes usan bicicleta.

“Este estudio resalta que aumentar la actividad física en la rutina diario, caminando, tomando bicicleta o transporte público para ir al trabajo, es bueno para la salud personal,” dijo Anthony Laverty, un investigador en el Imperial College London.

El estudio concluyó que incrementar la transportación activa debería ser prioridad con las estrategias de prevención nacional y  local contra diabetes, obesidad, y enfermedad cardiovascular.

[Co.Exist]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca