Diez razones para dejar el café y empezar a tomar LSD

A pesar de su acrónimo con el compuesto alucinógeno, el LSD es una bebida sustituta del café, que se prepara con lattes de leche de soya y dientes de león.

¿En qué momento el LSD se convirtió en un compuesto más saludable que el café? Desde que el LSD, a pesar de su acrónimo con el compuesto alucinógeno, es una bebida sustituta del café, que se prepara con lattes de leche de soya y dientes de león. A pesar de ser un humilde menjurje de hierbas, muchas personas han alterado su abuso de cafeína por su continuo uso.

En 1819, se descubrió que en el café existía una sustancia llamada cafeína, la cual estimula al sistema nervioso, provocando el estado de vigilia. Si bien el café es un compuesto milenario utilizado para arrancar individuos de los brazos de Morfeo, su abuso puede desencadenar consecuencias negativas en la salud física y psicológica de la persona en cuestión: insomnio, nerviosismo, excitación, enrojecimiento, diuresis y problemas gastrointestinales. Por ello te compartimos diez razones para reducir el consumo del café y empezar a tomar LSD.

1.El sabor.

Cuando se prepara el LSD, se colocan las raíces de diente de león en una máquina para café espresso; después se añade leche de soya para hacer la espuma: como si fuera un clásico Latte. Se le puede agregar canela, aunque el líquido tiene por sí solo un sabor intenso a nueces. Muchas de las mezclas contienen un poco de la bebida favorita de los antiguos egipcios: achicoria.

2.Es rico en nutrientes.

De acuerdo con la Universidad de Maryland, el diente de león es rico en vitaminas A, B, C y D; además de contener hierro, potasio y zinc. Por el otro lado, el café provoca una reducción de estos minerales en el cuerpo.

3. Disminuye el consumo de cafeína.

Dado que el diente de león no tiene cafeína, no hay un estímulo anormal en el cuerpo. Un estudio por el psicólogo Peter Rogers de la Universidad Bristol encontró que, aunque muchos consumidores de café se sentían más alertas, es realmente la reacción corporal por inercia ante la fatiga. Por el otro lado, la ansiedad y la alta presión sanguínea pueden inducir a un mayor consumo de cafeína.

4. Mejora la digestion.

En la medicina tradicional de China, el diente de león se utilizaba como tratamiento para problemas estomacales. De acuerdo con la Universidad de Maryland, el diente de león puede actuar como un laxante.

5. Te ayuda a despertar sin el efecto del dolor de cabeza.

Al dejar alguna sustancia psicoactiva, los efectos de abstinencia pueden ser dolorosos. Por ello, algunos nutriólogos explican que el diente de león evita los dolores de cabeza (y también, facilita el abandono al café).

6. Ayuda en el funcionamiento del hígado y de la vesicular biliar.

Los herbolarios utilizan el diente de león como desintoxicante de estos dos órganos. Mientras que el café altera los niveles de azucar en la sangre (y por consiguiente, en la presión sanguínea), el diente de león ayuda a regularlos.

7. Es más fácil de producir y de transportar.

Oxfam explica que la mayoría de las semillas de café se producen en pequeñas granjas de países desarrollados, permitiendo que los compradores de café impongan sus propias reglas. Por el otro lado, se puede encontrar el diente de león en cualquier tienda de comida o plantarlo uno mismo.

8. Es orgánico

Las plantaciones de café son tratadas usualmente con pesticidas y fertilizantes. Y aunque existen semillas de café orgánicas, representan solo el 0.5% del total del mercado cafetalero. Es más fácil y barato encontrar raíces orgánicas de dientes de león; o incluso, repetimos, existe la posibilidad de plantarlo uno mismo.

9. Se encuentra fácilmente.

A menos que te encuentres en una region cafetalera, el café que tomas ha viajado miles de kilometros provocando emisiones de dióxido de carbono en el proceso. Por el otro lado, el café de diente de león contiene ingredientses locales: cuidando al medio ambiente.

10. Reduce la contaminación.

Otra razón por la cual dejar el café: estudios sugieren que estas semillas contaminan el océano Pacífico. Mientras que el diente de león genera un impacto positivo en el medio ambiente, ya que es orgánico.

Entonces, ¿te convenciste en cambiar el café por un LSD?



OMS cataloga como cancerígenos a las bebidas muy calientes

Esto no significa que el café se convierta en cancerígeno una vez calentado a temperaturas altas, sino que es el calor lo que escalda la garganta facilitando la formación de tumores y, en consecuencia, cáncer.

En un reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud –OMS– se anunció que el excesivo calor de algunas bebidas como el café y el té son causa de cáncer en el esófago. Si bien se procuró enfatizar que las bebidas no son en sí mismas cancerígenas si se sirven en temperaturas normales, la realidad es que esto ha creado un impacto en el mundo tanto científico como civil. 

Hace aproximadamente 25 años, la OMS clasificó al café como un posible cancerígeno; sin embargo, en la investigación actual se ha descubierto que no es el café, sino la temperatura considerablemente elevada la causa principal del cáncer en el esófago. De hecho, para llegar a esa conclusión, 23 científicos de la International Agency for Research on Cancer –IARC– de la OMS, revisaron más de 1 000 estudios sobre la relación entre el cáncer y el café, reportando que “había una evidencia insuficiente sobre la cancerogenicidad de beber café.”

 Por otro lado, se encontró una correlación significativa entre la incidencia de cáncer y la temperatura alta de la bebida –aunque no se llegó a definir con precisión cuánto equivale el “excesivamente caliente”–. Esto no significa que el café se convierta en cancerígeno una vez calentado a temperaturas altas, sino que es el calor lo que escalda la garganta facilitando la formación de tumores y, en consecuencia, cáncer. 

cafe, cancerigeno, cancer, bebidas calientes cancerigenas
cafe
Christopher Wild, director de la IARC, ha recalcado que no es la bebida en sí, sino la temperatura la responsable del desarrollo de cáncer.  Por lo que, para preparar una buena taza de café, el agua hervida necesita estar entre los 90.5ºC y 96ºC; y una vez servida en la taza, la bebida –no cancerígena– debería beberse a una temperatura alrededor de los 65º C. Y para no estar con un termómetro calculando la temperatura del café, sólo mete tu dedo meñique para comprobar que no te queme. Sólo de esta manera no sólo se puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de esófago, también mejorar la experiencia de un café matutino o vespertino en horas de somnolencia. 

Y es que de hecho, según la data del American Institute for Cancer Research, las nuevas investigaciones sugieren que el café realmente es un protector del desarrollo de algunos cánceres, enfermedades del hígado, entre otras. Sin embargo, como en todo, hay que beber café en medidas que no afecte a la globalidad del cuerpo; en caso que te interese saber cuánta cafeína es suficiente para tu cuerpo, dale click aquí. De hecho, moderar el consumo del café permite prevenir la tensión cardíaca elevada y controlar el consumo de glucosa en personas con diabetes. 

cafe, cancerigeno, bebidas calientes cancerigenas
cafe

 



Utilizarán desechos de café para pavimentar carreteras como medida ecosustentable

Ingenieros en Australia han llegado a la conclusión de reutilizar las más de 3 000 toneladas de desperdicios anuales de café para en pavimento ecológico.

Pese a ser delicioso y saludable, el café es uno de los principales contaminantes del planeta. Se calcula que cada taza de café preparada con las máquinas que usan cápsulas, emiten 82 gramos de CO2 y un residuo de aluminio no reciclable. Esto, sin pensarlo a largo plazo, puede provocar un impacto ecológico que requiere una atención por parte de los consumidores y productores. 

Es verdad, el café está al borde de la extinción, y por ello es importante prestar atención a su uso ecológico para reestablecerlo en el mundo con adictos al café.  Después de su consumo, los restos del café terminan en la tierra, en las tuberías de la cocina y, de ahí, en el océano, sin recibir un uso más ecológico. 

 cemento

Por ello, al ver esta situación, ingenieros en Australia han llegado a la conclusión de reutilizar las más de 3 000 toneladas de desperdicios anuales de café para en pavimento ecológico. El proyecto estuvo a cargo de Arul Arulrajah, líder de un grupo geotécnico del Centre for Sustainable Infrastructure en Swinburne University of Technology. 

Ese equipo descubrió que al unir materiales reciclados como ladrillo en polvo, vidrio y concreto puede ser una fusión que apoye la construcción de pavimientos. Sin embargo, para Arulrajah, al ver que los baristas tiraban granos de café a la basura, decidió darle una oportunidad ecológica al café como material de ingeniería. 

Recolectar residuos de café y hacerlos pasar por un proceso de secado durante cinco días, permitió, descubrir que al estar mezclados con material de manufactura –solución alcalina, escoria, bloques cilíndricos comprimidos–, puede crearse material para pavimentar carreteras y calles.  Conseguir 150 kg de café a la semana puede ser útil para construir 5 km de camino al año. Esto reduciría inclusive la demanda de materia prima y, en consecuencia, de tierras fértiles. 

Si esta medida se expandiera en el mundo, miles de millones de toneladas de desperdicios de café podrían ser reutilizadas para mejorar los caminos de numerosas zonas del mundo. Sin mencionar que se estaría cuidando al medio ambiente y a sus ecosistemas, reutilizando una materia biodegradable como base. 



Café de diente de león, una alternativa deliciosa y saludable

El café de diente de león es una bebida similar al café que, al consumirse, ayuda a desintoxicar al cuerpo de las toxinas y radicales libres que dañan al cuerpo.

El diente de león no sólo es una hierba floral muy común, también es una planta medicinal que alberga impresionantes beneficios para la salud. No sólo mejora la salud en general, también previene numerosas enfermedades e infecciones, como el acné. Para conocer a profundidad sus beneficios medicinales, dale click aquí

El café de diente de león es una bebida similar al café que, al consumirse, ayuda a desintoxicar al cuerpo de las toxinas y radicales libres que dañan al cuerpo. Necesitas:

Instrucciones: Cosecha una gran cantidad de dientes de león para recuperar las raíces –la suficiente cantidad para llenar un contendor de cuatro litros–; quita la planta de la raíz, y en caso que quieras hacer una ensalada, aparta las hojas; limpia las raíces en por lo menos tres cambios de agua, cubriéndolas con agua de nuevo y permitiendo que se remojen durante varias horas; luego enjuágalas un par de veces más para que las raíces estén más limpias que antes; escoge y separa las raíces, quitando y desechando los “pelos” y cualquier parte dañada; finaliza la limpieza con un cepillo de dientes viejo hasta que consideres suficiente; corta las raíces en rajas de aproximadamente 2.5 cm de largo; colócalas en una bandeja para el horno y déjalas secar a 110ºC durante cuatro horas, o hasta las raíces obtengan un color café oscuro por dentro y fuera; muele las raíces y prepáralo como si fuera un café normal en prensa francesa, y guarda las raíces restantes en un frasco de vidrio hermético. 



Té VS Café ¿Qué te conviene?

Más que irnos a los antagónicos peor-mejor, se trata de hacer una foto de dos de la bebidas más populares de la época.

Sobre todo el siglo pasado, por la globalización, el café ganó más popularidad y auge que nunca; este y el tabaco. Sin embargo, aunque existen muchos estudios que en realidad enaltecen sus propiedades positivas para la salud, también abundan los que nos avisan que podría no ser tan saludable…

En este contexto, y quizá por la propagación creciente de filosofías orientales expandidas con prácticas como el yoga o la meditación, el té va creciendo mucho también en consumo. Lo cierto es que este tiene efectos en el sistema nervioso mucho más tenues que el café. Pero, en un comparativo, ¿Qué nos conviene?

En este infográfico publicado por lifehacker, la carrera de la salud la gana el té; los datos son interesantes porque el café también tiene muchos beneficios…

+Esta es la traducción de la parte de abajo, el apartado de el café y té en hechos.

Columna izquierda (de izquierda a derecha).

Positivo

Tomar té puede prevenir la diabetes y aminorar su progreso cuando ya se tiene.

Beber 3 o 4 tazas de té al día puede disminuir las posibilidades de un ataque al corazón.

El té contiene fluoruro (el cual protege los dientes)

Los hombres que toman 10 tazas de té verde al día disminuyen las posibilidades de desórdenes en su hígado

El té puede proteger contra enfermedades del corazón y algunos cánceres.

Las personas que beben 4 tazas de té negro al día durante seis semanas probaron producir menos cortisol, la hormona del estrés.

Según algunos estudios, el té verde puede proteger del cáncer del pulmón.

Contrario a la cafeína, el té hidrata, más que deshidratar como se cree de la primera.

Negativo

El té puede contener pesticidas, incluso si ha sido etiquetado como orgánico.

El té contiene tanino, el cual reduce la absorción de hierro en el cuerpo, lo cual podría incentivar la anemia.

El té contiene cafeína la cual ha probado elevar la ansiedad y aumenta la presión en la sangre.

Agregar leche al té puede truncar los beneficios que este tiene contra el cáncer.

Columna Derecha:

Positivo:

Estudios han probado que el café ayuda a prevenir 2 tipos de diabetes.

Tomar café ha demostrado disminuir los peligros en los hombre de sufrir gota después de los 40 años.

Su cafeína incrementa la efectividad de los analgésicos.

El café es un gran protector del hígado, especialmente contra la cirrosis y el cáncer.

Mejora la memoria a corto plazo, y también mejora la velocidad de reacciones; sobre todo el personas adultas.

Negativo:

El café provoca la decoloración de los dientes.

Un estudio danés prueba que beber más de 8 tazas al día aumenta los riesgos de sufrir nacimientos prematuros.

Estudios han probado que el café debilita el flujo de la sangre al corazón.

18ixk6n428mnmjpg-1

 



Por qué no es bueno tomar café antes de las 9:30 am

De acuerdo a los ciclos de cortisol, los expertos recomiendan que tu primera taza de café sea entre las 9:30 y las 11:30 de la mañana.

Entre millones de personas alrededor del mundo café se ha convertido en el elixir matutino por excelencia. Sus alcances como estimulante hacen de este un perfecto aliado para afrontar el día a día contemporáneo –sobretodo ahora que vivimos de forma más acelerada que jamás en la historia–. Sin embargo, de acuerdo con expertos, lo mejor sería no ingerir esta pócima cotidiana antes de las 9:30 por la mañana. 

En el podcast especializado en ciencia y gastronomía, Gastropod, entrevistaron a Steven Miller, un cronofarmacólogo –aquel que estudia la reacción del cerebro a distintas sustancias–, que asegura que deberías de esperar hasta esa hora para consumir café- Lo anterior se debe a que el nivel de cortisol en el cuerpo (la hormona que regula el estrés y el azúcar en la sangre) alcanza su máximo entre 8 y 9 de la mañana, así que originalmente no requiere de cafeína antes de eso. Posteriormente, digamos a las 9:30, entonces el cuerpo recibe a la perfección la inyección del estimulante y lo ayuda a alongar su estado de alerta. 

Recuerda que al momento de decidir qué sustancias o alimentos ingerir, y en qué momentos del día hacerlo, es fundamental considerar los tiros naturales de tu cuerpo, para así construir un diálogo benéfico entre lo que ocurre afuera y lo que ocurre adentro de ti. 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca