Conoce los beneficios de las semillas de cáñamo

Desde antes del siglo V a.C. hasta finales del siglo XIX, el cáñamo se llegó a utilizar como parte de las dietas de ciertas culturas, y como fibra textil para vestimentas o fabricación de velas para navegación.

Para hablar de las semillas de cáñamo, es necesario tomar en consideración su origen: cannabis; la cual es una planta que tiene tres tipos de especies: indica, ruderalis y sativa. En la última, se conocen mayoritariamente los efectos psicoactivos de la marihuana, y los beneficios dietéticos del cáñamo.

Desde antes del siglo V a.C. hasta finales del siglo XIX, el cáñamo se llegó a utilizar como parte de las dietas de ciertas culturas, y como fibra textil para vestimentas o fabricación de velas para navegación. No obstante, a partir de la década de los 30, dejó de utilizarse debido a la confusión (y falta de información) entre la marihuana y el cáñamo.

De acuerdo con La Bioguía, el cáñamo llega a alcanzar 4 metros de altura, y sus fibras son las más resistentes de todo el reino animal: es fuerte al moho, a los rayos UV y UVB; es antibacteriana y regula la temperatura. Razón por la cual, el cáñamo fue, en su momento, utillizado para tratar deficiencias nutricionales relacionadas con la tuberculosis (Estudio Nutricional Checoslovaco sobre la Tuberculosis, 1955): las proteínas de estas semillas contienen el 65% de globulina edestina y de albúmina, proteínas fáciles de digerir y de absorber por el flujo sanguíneo.

Entonces, ¿cuáles son sus beneficios?

Mejora el funcionamiento digestivo. Al contener un 25% de proteínas vegetales, es una buena fuente que ayuda a metabolizar los ácidos grasos esenciales. Es rico en minerales como el magnesio, fósforo, potasio, azufre, manganeso, zinc, calcio, hierro, vitamina A y fibra dietética. Razón por la cual, ayuda a prevenir problemas digestivos, insomnio, depresión, ansiedad, dolor muscular, dolores de cabeza e hipotiroidismo. Y dado que contiene altos niveles de magnesio, ayuda a reducir los síntomas del síndrome premenstrual.

Cuando empezamos a desintoxicar nuestro cuerpo, llegamos a necesitar cierta cantidad de proteínas para mantener al sistema inmunológico trabajando adecuadamente (sin alterar los niveles de energía). Las semillas de cáñamo tienen altos niveles de proteína, por lo que al introducirlos a nuestra dieta, el metabolismo se mantiene en su mejor capacidad.

Además, el 30% de la semilla es aceite que contiene este ácido graso, indispensable para el cuerpo humano y que, con una dieta equilibrada, puede mejorar su funcionamiento digestivo; por lo que también es una excelente fuente de ácido graso omega 3, el cual es benéfico para el corazón y el metabolismo: sin causar una desestabilidad emocional.

Otro beneficio de este tipo de semillas es la estabililidad emocional: los nutrimentos de los que goza forman parte de la producción de energía de los alimentos y del desplazamiento de ésta a través del cuerpo. En consecuencia, podemos sentirnos con un mejor estado de ánimo y altamente motivados. Además, al ser antibacteriana, protege al cuerpo manteniendo el oxígeno en la membrana celular, purificando la sangre y reduciendo la inflamación (y otros riesgos de enfermedades cardíacas).

Y aunque parece que las semillas de cáñamo son el último milagro de la naturaleza, realmente se trata de un alimento antiguo, cuyas propiedades fueron relevantes para las culturas prehispánicas. Y en caso que desees introducir este grano en tu dieta diaria, te compartimos una dieta del Hash Marihuana & Hemp Museum de Amsterdam.



Cannabimiel, la miel de abeja producida a partir de la cannabis

El creador se hace llamar Nicolas Trainerbees, y se considera un activista a favor de la cannabis medicinal y su legalización en su Francia.

Cannabimiel –en inglés cannahoney– es el resultado de un apicultor francés que tuvo la idea de unir la miel de abeja producida a partir del néctar de plantas de cannabis. Se hace llamar Nicolas Trainerbees, y se considera un activista a favor de la cannabis medicinal y su legalización en su Francia. 

Desde que tenía 10 años de edad, Nicolas comenzó a usar cannabis como parte de su tratamiento de hiperactividad. Después de que “el sistema educativo lo escupiera”, desde hace 20 años, él se dedicó a trabajar con abejas; a entranarlas para producir miel a partir de cualquier planta; incluyendo la de la cannabis. 

cannahoney

Según él, ha entrenado a las abejas para muchas cosas, como “recolectar azúcar de frutas en lugar de flores” y “desarrollar una técnica donde las abejas recolectan la resina y la usan en el panal”. Y a diferencia de lo que muchas personas consideran, “las abejas que producen la cannabimiel no son afectadas por los cannabinoides porque ni siquiera tienen un sistema endocannabinoide”, lo cual hace prácticamente imposible que procesen la cannabis como los humanos. 

cannabis miel

Dada a la restricción legal de la cannabis, Nicolas debe trabajar en el anonimato; pero planea mudarse a España, en donde hay leyes más flexibles en relación con la experimentación medicinal con cannabis pues “la miel de cannabis debe poder llegar a personas que se podrían beneficiar de ella en el mercado de los comestibles derivados de esta planta.”

 



Descubre el microcosmos de la mariguana (FOTOS)

Numerosos investigadores han tratado de comprender el funcionamiento de esta planta, sin embargo muy pocos han logrado comprender la belleza que contiene dentro y fuera de su complejidad.

Cannabis es una de las plantas psicotrópicas más populares y controversia que hay en la actualidad. Si bien su uso se remonta a tiempos prehispánicos, como parte de rituales que conectaban el Todo con Uno, actualmente se utiliza como medio recreativo –como es el caso de Alex Grey–.

Numerosos investigadores han tratado de comprender el funcionamiento de esta planta, sin embargo muy pocos han logrado comprender la belleza que contiene dentro y fuera de su complejidad. Como es el caso de Ford McCann, quien logró fotografiar una planta de cannabis desde una perspectiva microscópica, y publicarlo en su libro Cannabis Under The Microscope: A Visual Exploration of Medicinal Sativa and C. Indica. Te compartimos algunas de sus hipnotizantes imágenes.

Cannabis Cannabis Cannabis 1397696614-7_850 1397696614-10_850 1397697000-2_850 Cannabis Cannabis Cannabis Cannabis Cannabis Cannabis Cannabis Cannabis Cannabis Cannabis Cannabis



Sobre supositorios vaginales a base de cannabis: ¿para qué sirven?

Foria Relief, el primer supositorio vaginal con base en la cannabis, con el fin de reducir el dolor y estrés causado por la incomodidad o los cólicos menstruales.

La endometriosis –cuando las células del revestimiento de la matriz crecen en otras áreas del cuerpo, causando dolor, sangrado abundante o entre periodos, y problemas de infertilidad–, dispareunia o vaginismo, son fenómenos que desencadenan fuertes dolores en la zona vaginal.

Se calcula que el 10 por ciento de la población puede sufrir de endometrisis; el 30 por ciento, dispareunia y vaginismo. Si bien el primero es de origen fisiológico, es decir que son crecimientos permanentes en el cuerpo y no se eliminan cuando se tiene el periodo, y el segundo y tercero pueden ser fisiológicos o emocionales, no existen tratamientos completamente efectivos y naturales para reducir el dolor que conllevan estas afectaciones vaginales o uterinas.

Por lo que Mathew Gerson, fundador de Foria, decidió tomar cartas en el asunto. Fue así que nació el primer supositorio vaginal con base en la cannabis, con el fin de reducir el dolor y estrés causado por la incomodidad o los cólicos menstruales. Lo llamó Foria Relief.

Foria-Relief1

A diferencia de sus otros productos, reconocidos por sus sprays o injertos de mantequilla de cocoa con aceite de THC, el Foria Relief está compuesto de dos elementos que ayudan a disminuir el dolor y a relajar el músculo a nivel local –sin la alteración psicoactiva de conciencia–. De modo que las mujeres puedan sentirse liberadas del dolor sin encontrarse en un estado alterado de consciencia.

Gerson declaró que la región pélvica contiene más receptores cannabinoides que otra parte del cuerpo, excepto por el cerebro, por lo que “brindar estos activos en un formato de supositorio es una elección natural”. Y así apoyar a más de 5 millones de mujeres que sufren sólo de endometriosis con un diagnóstico oficial.

Si bien se trata de una innovación contemporánea, esta práctica se remonta al siglo IX, en donde textos árabes reportan los beneficios de las semillas de la cannabis en función de migrañas, dolores uterinos y abortos: “Esta planta medicinal tiene una larga y cultural historia para ayudar a reducir los síntomas asociados con la menstruación. Nuestra intención es compartir sus poderosas propiedades medicinales con técnicas modernas de extracción.”

[Foria]



Las 7 súper semillas que necesitas añadir a tu dieta cotidiana

Sus minerales, fibra y grasas saludables contribuyen a la mejora de la salud intestinal, a prevenir enfermedades crónicas, entre otras.

Las semillas han cobrado gran importancia en la alimentación de gran parte de la población en los últimos años. Gracias a su textura, color, sabor y valor nutricional, las semillas se destacan a la hora de probar un platillo.

La función típica de la semilla es retardar el crecimiento de la planta en caso de que las condiciones no sean favorables, y así darle el tiempo necesario para su dispersión. Cada especie logra su objetivo de maneras diferentes: algunas, producen gran cantidad de semillas a fin de envolverse en capas duras que, con las lluvias y el frío invernal, se van ablandando para germinar.

Por lo que, al integrarlas en nuestra dieta desde ese entonces, es posible gozar de las propiedades nutritivas desde antes de su germinación. Sus minerales, fibra y grasas saludables contribuyen a la mejora de la salud intestinal, a prevenir enfermedades crónicas, entre otras.

En caso que estés buscando las semillas ideales para integrarlas a tu dieta, estas son las básicas que necesitas conocer:

Las semillas de amapola brindan, además de textura, sabor y color, grandes cantidades de calcio, fósforo, hierro, zinc, folato y niacina. Sin embargo, hay que tener cuidado ya que las semillas contienen morfina y codeína.

Las semillas de sésamo (o ajonjolí) son una fuente principal de proteína, vitamina B1, cobre, manganeso, calcio, magnesio, fósforo y hierro. Además, se le conocen como antioxidantes que contienen altos niveles de fitosteroles, los cuales reducen el colesterol. Tienen un sabor similar al almidón, por lo que puede usarse en ensaladas, noodles, tofu, pescado, gallina, entre otros.

Las semillas de chía cuentan con grandes cantidades de hierro, calcio, fósforo y potasio. Sus propiedades nutricionales incluyen niveles altos de antioxidantes, grasas poliinsaturadas, ácidos grasos omega 3, entre otros.

Las semillas de girasol tienen grandes cantidades de proteínas, fibras, vitamina E, cobre, vitamina B1, magnesio y selenio. Son ideales para comerse solas, como snack, ensaladas, granola, cereal, arroz y barras energéticas. Pruébalas con mantequilla de maní en un sándwich.

Las semillas de cáñamo y la marihuana provienen de la misma especie; sin embargo, el primero no contiene tetrahidrocannabinol (THC), la sustancia psicoactiva de la marihuana. Están compuestas por proteínas, ácidos aminoesenciales, vitamina E, fósforo, potasio, sodio, magnesio, azufre, calcio, hierro y zinc.

La planta de lino tiene una abundante cantidad de ácidos grasos omega 3, folato, entre otro. Brinda un sabor único al yogurt, smoothies, cereal, ensalada, pasta, sopa, galletas, crackers, etcétera.



¿Sabes por qué debes incluir las semillas de cáñamo en tu dieta?

Aquí te contamos los múltiples beneficios del cáñamo, el complemento ideal que fortalecerá tu dieta.

En los últimos años ha habido un boom en torno a los “súper alimentos” como la quínoa, la chía, las almendras y la cúrcuma (entre muchos otros), por lo que incluir otra semilla en tu dieta puede parecerte un poco difícil; sin embargo, las semillas del cáñamo son el suplemento ideal para cualquier dieta.

Estas semillas han sido utilizadas milenariamente en la medicina tradicional, aunque principalmente como aceite. Un estudio finlandés encontró que tanto las semillas como el aceite son excelentes fuentes de nutrición y, además, los niveles de THC, la sustancia que causa los efectos asociados con la marihuana, son prácticamente inexistentes. La semilla contiene altísimos niveles de ácidos grasos como el omega-6 y omega-3, dietas que contienen altos niveles de estos ácidos y menos grasas saturadas se asocian con una mayor salud cardiaca.

Nuevos estudios comienzan a trazar una relación entre el aceite del cáñamo y tratamientos para enfermedades cardiacas, sin embargo, estos apenas se encuentran en sus primeras etapas. Este estudio sugiere que todavía no comprendemos bien la relación entre el cáñamo y las enfermedades cardiacas, y además que el correcto uso de este todavía no es claro.

¿Cómo puedes consumirlo?

El sabor del cáñamo es un poco como el de las nueces, por lo que sus semillas pueden ser utilizadas en cereales o alimentos horneados como pan o pasteles. El aceite se puede incluir en aderezos pero no vale la pena cocinar con él porque al alcanzar ciertas temperaturas pierde su valor nutricional. 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca