Cinco cultivos caseros para celebrar la primavera

Seas un jardinero experto o no, estas cinco plantas son nutritivas, muy fáciles de cultivar y te darán una excelente razón para pasar más tiempo en el jardín.

La primavera ha llegado y para la mayoría de nosotros eso significa más sol, calor y florecimientos. La mejor manera de aprovechar el buen clima es plantando y cultivando. Si eres nuevo en el arte de la jardinería, no te preocupes. Aquí te presentamos cinco cultivos para principiantes (que los  expertos también pueden disfrutar).

Dependiendo de tu ubicación, podrás plantar las semillas directamente en tu jardín o en un espacio techado pero ventilado y con bastante sol, por ejemplo, al lado de una ventana o en un balcón. Si todavía hace mucho frío de noche, puedes sacar las macetas o botes con las semillas durante el día y meterlas a la casa durante la noche.

Les recomendamos empezar con estos cinco cultivos porque son de temporada, son fáciles de cuidar y, además, crecen rápidamente, de manera que en un mes podrían ya estar disfrutando de una deliciosa ensalada cuyos ingredientes sembraron ustedes mismos.

Espinacas6a00e551c66e3b8834011570a32dac970b

La espinaca tierna es deliciosa y también muy nutritiva. Hay estudios que han demostrado que es excelente para la concentración, la digestión y, además, regula el hierro en la sangre. Existen muchas variedades de ellas: algunas tienen hojas planas, mientras que otras son un poco más corrugadas, entre otras. Si tienes la oportunidad de plantar varios tipos, te los recomendamos, ya que es la mejor manera de saber cuáles te gustan más y cuáles crecen mejor en tu jardín. Puedes cultivar la espinaca al colocar las semillas muy cerca una de otra y puedes consumirlas cuando estén muy tiernas (esto puede ser tres semanas a partir de cuándo las plantaste). Cabe resaltar que la espinaca también se puede cultivar en cualquier otra temporada si vives en un país cálido. Aquí te presentamos una excelente receta para desintoxicarte con las espinacas.

Acelgaschard seedlings

Las acelgas, al igual las espinacas, son multifacéticas y contienen mucho hierro. Puedes comerlas cuando todavía están tiernas, cocinarlas, incluirlas en ensaladas o en un delicioso smoothie. Te recomendamos colocar las semillas cerca una de la otra, así podrás seleccionar algunas para consumirlas cuando estén tiernas, mientras  dejas que otras maduren un poco más. Algunas variedades estarán listas para consumirse 21 días después de plantarlas.

Lechugaspringgreensundercover.jpg.662x0_q100_crop-scale

Hay muchas variedades de lechuga (romana, iceberg, trocadero, hoja de roble, lollo rosso, radiccio, escarola, endivia, canóningo, etc) y, por la misma razón, hay muchos tipos de semillas. Te recomendamos, como con la espinaca, comprar varios tipos de estas y cultivarlas todas para ver cuáles se dan mejor en tu espacio y cuáles te gustan más. Si tu jardín no tiene mucho espacio y ya te estás preocupando por como acomodar todo, sencillamente plántalas cerca una de la otra y cultívalas cuando estén tiernas y no ocupen demasiado espacio. Si lo haces de esta manera, tendrás lechuga hasta el final del otoño.

Rábanos
Radishes1_LW

Es difícil equivocarte cuando cultivas rábanos: crecen muy rápido, no ocupan mucho espacio y están listos para consumirse cada tres semanas. Las semillas de los rábanos son grandes, lo cual significa que son fáciles de plantar y, si tienes familia, los pequeños pueden estar a cargo de colocar las semillas. Para consumirlos sólo tienes que sacarlos del suelo, también requieren poco trabajo y van bien con muchas ensaladas y otros platillos.

Col rizadakale-robinson-herb-garden-cornell-6-19-07-resize-crop

Como todas las otras plantas cultivables de la lista -excepto el rábano-, la col rizada es muy sana y se puede consumir en su versión “bebé” o cuando ha crecido más. Puedes incluirla en ensaladas, guisados o en tu smoothie para darle un poco más de fibra. Las hojas más tiernas se pueden consumir tres semanas después de sembrarlas y las maduras hasta 40 o 60 días después.

También en Ecoosfera: 10 deliciosas maneras de comer vegetales crudos



La col Vs la espinaca ¿Cuál es la más sana? (Infográfico)

Las propiedades de las verduras de hojas verdes son magníficas. Conoce la diferencia entre algunas de ellas.

Las verduras de hojas verdes son esenciales en tu dieta. El brócoli, la col, lechuga, las acelgas, etc., debieran formar parte de al menos la mitad de tus alimentos diarios (recordemos el famoso método del plato).

Ricas en fibra, antioxidantes o  hierro quizá su principal problema es su sutil sabor, que a muchos podría parecerles aburrido, aunque no es un pretexto válido pues siempre encontrarás la manera de aderezar las verduras de hojas verdes.

El sitio de salud prevention ha elaborado un infográfico para conocer las distintas ventajas y desventajas de los tipos de hojas verdes. En esta ocasión nos presenta la col vs la espinaca.

 

 

Traducción:

Porción

Col 1.5 tazas

Espinacas 3 tazas

 

Calorías: es el tema menor para las hojas verdes (suelen tener muy pocas) pero por conocimiento, la col tiene el doble que las espinacas con 50 Vs 30.

Fibra: es más alta en la espinaca.

Proteína: la col tiene tienen 14% más que la col.

Recomendaciones Diarias nutricionales (RDA): la col es más alta en calcio, la espinaca tiene más hierro. La espinaca contiene el 15% de las recomendaciones nutricionales diarias; de ella puedes conseguir 1/4 del magnesio que requieres al día por ejemplo.

La espinaca tiene 2% más de potasio pero la col tiene 4% más de vitamina C; también la col tiene más vitamina A. Por su parte la col cumple con el 900% de los requerimientos diarios de vitamina K.

Según este análisis y los puntajes otorgados, la col es la ganadora nutricional.

 

kale-spinach-B



La acelga: uno de los vegetales más poderosos por sus beneficios

Ofrece un cúmulo importante de vitaminas, minerales y antioxidantes que la hacen un anticancerígeno.

Con sus preciosas hojas verdes, suele complementar el sabor de ensaladas y algunas sopas. Su sabor es un poco más amargo que el de la lechuga, por ejemplo, pero uno que es sutil e incluso gourmet.

La acelga se ha usado milenariamente y aunque no se conoce su sitio de origen, suele crecer en el hemisferio norte del planeta. Es muy parecida a al arremolacha, y también es comparada con las espinacas, pero tiene un sabor muy propio y sus propiedades son sorprendentes. 

En sus hojas encontrarás en una sola ingesta vitaminas y minerales. Es además considerada un perfecto antioxidante y anticancerígeno.

Algunas de sus propiedades:

Fortalece tu sistema inmunológico: por sus fitonutrientes.

Controla tu colesterol: por lo que es ideal para bajar de peso.

Una fuente riquísima de vitaminas: tiene mucha vitamina C, un gran antioxidante. También encontrarás vitamina A, B y K.

Fuente de minerales: como cobre, calcio, sodio, potasio, manganeso, hierro y fósforo.

Es un anticancerígeno:por sus fabulosos antioxidantes como ß-caroteno (beta-caroteno), α-caroteno (alfa-caroteno), luteína y zea-xantina, quercetina, vitamina E, vitamina C y otros antioxidantes con propiedades anticancerígenas.



Sencilla receta para hacer un desodorante casero

En los últimos años, varias campañas han tratado de erradicar el uso excesivo de los desodorantes y de los antitranspirantes

En los últimos años, varias campañas han tratado de erradicar el uso excesivo de los desodorantes y de los antitranspirantes. Las razones siempre han sido claras: cuidar al medio ambiente o reducir los riesgos de alguna enfermedad grave, como el cáncer de mama.

Por lo que, como alternativa a estos químicos nocivos, Wellness Mama propone el uso de un desodorante en spray hecho en casa:

 

¿Cómo hacerlo?

Ingredientes: 115 ml de aceite de magnesio, 15 gotas del aceite esencial de preferencia y una botella.

Instrucciones: Mezcla ambos ingredientes en la botella. Para utilizarlo, rocía las axilas, frota un poco y deja que se seque durante cinco segundos.



Microcultivos caseros te permitirán cosechar todo lo que comes

¿Te imaginas poder cultivar fresas, lavanda, hierbas de olor y demás cultivos desde tu casa? SproutsIO te permite hacerlo de la manera más fácil posible.

Cualquier jardinero sabe que cada cultivo tiene su estación. Dependemos en gran parte del sol, clima y lluvia cuando sembramos y cuidamos de plantas. Los cultivos urbanos son aún más dependientes del clima de la ciudad (al menos que cuenten con un sistema acuapónico sofisticado), y muchas frutas y verduras que nos gustaría cosechar en casa sencillamente no se dan. Unos estudiantes de MIT han decidido cambiar esto y han creado un sistema de microcultivo que te permite cosechar todo tipo de plantas, todo el año, en casa.

SproutsIO es un sistema que utiliza tecnología de punta para cuidar de cultivos en una escala pequeña. Utiliza aeropónicos para regar las plantas con una brisa nutritiva, y todo se controla a través de una aplicación para smartphones.3031326-slide-sproutsioprofessional

Uno de los creadores de SproutsIO explicó al sitio FastCo. que otro factor que lo inspiró a crear este producto fue la cantidad de energía y recursos que son desperdiciados durante la producción de alimentos, desde su cultivo, su transportación y hasta que llegan a nuestra mesa. El SproutsIO utiliza 90% menos agua y 60% menos fertilizantes. Adicionalmente, el diseño es elegante, blanco y plateado, una ecológica adición al hogar.

Estas microgranjas inteligentes estarán a la venta dentro de un año. El SproutsIO es uno de esos gadgets que nos podría ayudar a apreciar el origen de los alimentos, transparentando un mercado que hoy en día explota a muchos trabajadores y al planeta.

 



Cultiva tu propio limonero en 5 pasos

¿Alguna vez has intentado cultivar tu propio árbol frutal? Aquí te enseñamos a hacerlo.

La ciencia ha comprobado que rodearnos de naturaleza es bueno para la salud. Muchos justifican la falta de plantas en su hogar u oficina con excusas como falta de tiempo o quizá destreza. Estas razones no son validas: cultivar plantas es fácil si realmente lo intentamos.

La página Inhabitat.com publicó un video que nos muestra cómo cultivar un limonero, y nuestro guía en esta pequeña aventura es un niño, lo cual recalca la sencillez del asunto, así como su elemento más esencial: la diversión.

Necesitarás:

  • Un limón

  • Una maceta pequeña

  • Tierra

  • Una bolsa de plástico

  • Una liga

Los pasos son sencillos:

  1. Saca la semilla del limón (pártelo a la mitad para lograrlo).

  2. En una maceta con bastante tierra planta la semilla y cúbrela con un poco tierra.

  3. Agrega agua.

  4. Cubre la maceta con una bolsa y sujétala con la liga para conservar la humedad.

  5. Cambia la maceta de acuerdo al tamaño de la planta.

Los limoneros son ideales para cultivar adentro de casa, no requieren mucha luz y huelen delicioso.

¿Qué te cuesta intentarlo?

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca