4 ciudades que imaginaron los mejores sistemas de transporte del mundo

Estos son los cuatro finalistas del concurso de transporte sustentable del 2014, llevado a cabo por el Instituto de Políticas de Transporte y Desarrollo de Nueva York. El primer lugar es nada menos que Buenos Aires.

Como hemos dicho aquí en varias ocasiones, el movimiento por reducir la dependencia del automóvil está en un momento fértil y urgente. Las ciudades que están quitando el foco de atención en los coches en su planeación urbana esperan crear lugares más sostenibles y sanos, y acotar los tiempos de trayecto entre un punto y otro. Las siguientes son las cuatro ciudades que fueron elegidas por El Instituto de Políticas de Transporte y Desarrollo, una organización en Nueva York que cada año otorga premios al trasporte sustentable. Estas fueron las elegidas en el 2014.

 

Buenos Aires, Argentina

9 de Julio Corridor

La capital de Argentina, una ciudad con tres millones de habitantes, introdujo recientemente dos servicios de autobuses de tránsito rápido. La vieja Avenida 9 de julio (la avenida más ancha del mundo) solía tener 20 carriles, y ahora sólo 10 se pueden utilizar para autos. El resto está abarcado por un tren superficial que combina los aspectos del servicio de autobús convencional con la comodidad de un metro. “Solía tomar más de 40 minutos atravesar la ciudad. Ahora toma un aproximado de 14”, apunta la IPTD.

.

Suwon, Corea del Sur

Suwon, South Korea Source ICLEI

Suwon organizó un festival que duró un mes para ayudar a los residentes a imaginar lo que un ambiente sin autos sería. El Festival de EcoMovilidad Mundial del 2013 le pidió a la gente que dejara sus autos por ese periodo y que dejaran más espacio para peatones y ciclistas, “demostrando cómo las necesidades básicas pueden ser satisfechas sin ser dependientes del automóvil”. Desde entonces ha guardado algo de la infraestructura e introdujo fines de semana sin auto en el barrio donde se llevó a cabo el festival; otras áreas piensan hacer lo mismo.

.

Lanzhou, China

STA Finalist Lanzhou

Lanzhou, al noroeste de China, también introdujo un autobús de tránsito rápido en el sistema más largo (el segundo de Asia), en 2013. La IPDT lo consideró porque integró un sistema de renta de bicicletas, estacionamiento de bicicletas y camellones verdes en su corredor de 10 kilómetros.

.

Indore, India

Indore_Homepage_EMBARQ

“Como muchas ciudades indias, debido al creciente uso de automóviles, Indore está enfrentando un crecimiento de población, aumento de congestión vial y degradación ambiental”, apunta el IPDT. El BRT iBus de 9 kilómetros es el comienzo de un sistema mucho más grande, que abarcará 115 kilómetros. Algunos políticos no están convencidos de quitarle espacio a los autos,  pero el instituto argumenta que “continuará mejorando las condiciones de tráfico en la ciudad y realzar la calidad general de vida para los residentes”.



Oslo será la primera ciudad libre de autos en 2019

Esta urbe tiene más de 350 mil vehículos, la tarea no será fácil pero un nuevo paradigma sobre las ciudades es un motor increíble.

Los automóviles como absurdos sinónimos de status y comodidad han ido cuestionándose. Parece ridículo ver en las ciudades a miles atrapados en sus autos en el irreconciliable tráfico viviendo una evidente menor calidad de vida que aquellos que van como peatones o en bicicleta.

Lo más absurdo es que estos automovilistas, quienes evidentemente viven un pésima calidad de vida desde sus autos, también afectan la calidad de vida de aquellos que van moviéndose en las ciudades de otras maneras: desde el transporte público, a pie o en bicicleta.

Lo cierto es que tal absurdo es un círculo vicioso cada vez más respecto a los autos. Incluso aquellos que defienden los autos ecológicos, en la ciudad estos ocupan un descomunal espacio al cual quizá como individuo nadie habría de tener derecho, pues vivimos colectivamente.

Todo este paradigma del auto ha ido cambiando sobre todo en lo que a las ciudades respecta, y Oslo, la capital Noruega, es la primera ciudad que ha decidido para el 2019 eliminar completamente la presencia de autos en su ciudad. Lo anterior con miras ecológicas, pero también de espacio; recordemos que la ciudad es de los ciudadanos y el espacio es para ellos, no para los autos.

Esta decisión fue tomada por socialistas, izquierda socialista y el partido verde quienes dirigen el Consistorio de la capital noruega.

Los coches son prácticos y cómodos para algunos usos, pero tienen una grave contrapartida. Del mismo modo que ya no es normal fumar en el interior de una casa o en un recinto público cerrado, el uso innecesario del coche en una ciudad será una reliquia del pasado”, apunta Eivind Trædal, representante del Partido Verde en al Ayuntamiento de la ciudad.

Las zonas libres de coches no solo mejora la calidad del aire, que en ocasiones y en muchas ciudades, roza los límites legales y afecta a la salud de las personas, sino que también mejora el comercio y el consumo”, añade Trædal.

El reto no es tan sencillo, Oslo tiene unos 600 mil habitantes y unos 350 mil vehículos. Asimismo, Hamburgo, la segunda ciudad más grande de Alemania, eliminará los automóviles en su centro definitivamente para el 2034.



Reducir el uso de automóviles beneficia las economías locales

Las personas que conducen menos dan menos dinero a corporaciones distantes y más dinero a la economía local, que es el futuro del bienestar urbano.

Estados Unidos es la potencia económica que es en gran medida porque cada localidad apoya a sus productores. Buy local es el lema que ha llevado a esta nación a tener una autonomía realmente efectiva. Y la nueva idea que ha surgido dentro de este método es que reducir el uso de automóviles, ya que casi siempre son exportados al igual que la gasolina, podría llevar a generar ahorros increíbles.

Un nuevo análisis llevado por CEOs for Cities encontró que si todas las personas en las 51 areas de metro redujeran su uso de automóvil por 1.5 kilómetros al día, EU en su totalidad podría ahorrar 31 mil millones al año. Lo importante de todo esto es que ese dinero probablemente se iría a un uso más productivo que el que tiene hoy, atado a la economía de combustible fosil.

“El dinero ahorrado en manejar menos tiene más posibilidad de ser gastado en la economía local, ayudando a negocios locales y creando empleos locales”, se lee en el reporte. “Ya que pocas áreas metropolitanas fabrican coches o gasolina (la mayoría importan ambos de otros países o naciones), el grueso del dinero que los consumidores locales gastan en comprar y operar autos inmediatamente deja la economía local. En contraste, otros gastos así como viviendas, servicios y entretenimiento tienen más probabilidad de quedarse en la economía local”.

El reporte, escrito por Joe Cortright, incluye por supuesto beneficios ambientales. 1.5 kilómetros ahorrados al día de traducen en 3 mil millones de galones de gasolina ahorrados por año, y 30 millones de toneladas menos de emisiones de carbón.

Si las ciudades desarrollan un plan de barrios cada vez más caminables y con más rutas para bicicletas, un inmenso dividendo ecológico estaría al alcance para usos mucho más productivos y con menos consecuencias para el planeta.



Esta bicicleta purifica el aire mientras pedaleas por la ciudad

En el recuento de las grandes ideas del año, esta bicicleta está en los primeros lugares.

Las bicicletas ya son una gran idea urbana, y esta se está esparciendo con rapidez. Pero todos los que manejamos una bici en una ciudad sabemos lo que siente perder el aliento debido a la contaminación de los automóviles alrededor. Pero ¿qué pasaría si tu bicicleta pudiera reducir el smog y limpiar el aire? Un grupo de diseñadores e ingenieros de la firma Lightfog Creative and Design, en Bangkok, ganaron un premio Red Dot por su bicicleta purificadora de aire diseñada para limpiar la polución mientras se mueve entre el tráfico.

La idea, la cual aún no es un prototipo, es que haya un filtro entre el manubrio que filtre el aire contaminado, despojándolo de sus partículas sucias. El director creativo Silawat Virakul apuntó que: “Andar en bicicleta puede reducir el tráfico en una ciudad. Pero más allá de eso, al añadirle habilidad para reducir contaminación, queríamos añadir más valor a una bicicleta”.

Quizá lo único mejor que una bicicleta purificadora de aire sea cientos de ellas rodando en las calles.



El pueblo indígena que creó su propia red de telefonía móvil

Conocido con el pueblo que derrotó a Carlos Slim, Talea de Castro construyó su propia red telefónica con la ayuda de dos extranjeros.

Talea de Castro es un pueblo pequeño que se encuentra a unas cinco horas de la ciudad de Oaxaca. Hace seis meses, en vista de que las compañías de telefonía celular consideraron demasiado costoso llevar el servicio a sus 2,500 habitantes, los taleanos, ayudados por dos extranjeros, crearon su propia red telefónica.

Los extranjeros fueron Peter Bloom, un estadounidense que habla perfecto español y Xabi, un italiano que lleva un año paseando por el sur de México. Ellos, después de seis meses de planeación, instalaron una antena financiada por la cooperativa local, que abastece de red telefónica móvil a toda la comunidad.

En una reunión que organizaron los aldeanos para ver los detalles de su nueva implementación se dijo que solamente se permitirían cinco minutos para llamadas locales, para no saturar las líneas. “Si es una llamada muy urgente, algo para lo que no puedo salir de mi casa, pues tomo el celular y llamo”, apuntó uno de los habitantes.

Las llamadas locales son gratis, así como los mensajes de texto, que además son ilimitados. Las llamadas fuera de la comunidad tienen cargo, pero incluso llamar a Estados Unidos cuesta menos que una llamada local en una compañía normal.

“Yo he hablado con un familiar a Estados Unidos y en cinco minutos si acaso me he gastado cuatro pesos. Anteriormente, en una caseta telefónica me venía gastado 30 o 40 pesos”, dice  dice Wilfrido Martínez, secretario municipal.

Según los cálculos de Peter Bloom, una red telefónica que puede valer unos US$250.000, finalmente costó US$25.000, es decir el 10%. “Y la idea, en el futuro, es reducir aún más los costos. Alrededor del mundo hay unos 700 millones de personas sin acceso a teléfonos celulares. Tiene que ver, sobre todo, con que viven en áreas remotas. Creo que en México las grandes compañías no ven el campo como una opción viable en términos económicos. Es muy costoso para ellos venir, montar y mantener una red telefónica. Este puede ser un modelo para otras poblaciones pequeñas en México, Centroamérica o incluso del mundo”, asegura.

Con esta red de telefonía celular las personas de Talea de Castro pueden ser autónomas, autosuficientes y autosustentables. Incluso pueden operar el equipo de la antena.

Es un gran ejemplo para que otras comunidades se organicen y repliquen el modelo, que al parecer está funcionando de maravilla.



En bicicleta hacia el futuro de Latinoamérica

Una encuesta reciente indica que cada vez más países de Latinoamérica estan cambiando el automovil por la bicicleta, y los gobiernos están implementando nuevas ciclovías.

De tiempo para acá en Latinoamérica la bicicleta ha dejado de ser un medio de transporte para los que tienen poco dinero y se ha convertido en un transporte alternativo para oficinistas de traje, personas retiradas y toda clase de citadinos. Y aunque distamos mucho de ser Ámsterdam, por ejemplo, donde la mitad de los viajes se hace en dos ruedas y sin motor, cada vez más la región adopta la bicicleta como medio transporte. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) organizó una encuesta sobre el fenómeno y concluyó que, de seis grandes ciudades relevadas, Bogotá y Santiago de Chile son las que tienen más kilómetros de ciclovías.

La capital colombiana suma 376 kilómetros de ciclovías permanentes y otros 120 de recreativas, con lo que totaliza 496. Las recreativas son aquellas que se abren cuando se cierran las calles a los vehículos motorizados durante un horario determinado, lo que permite que el público participe en actividades físicas tales como correr, caminar o montar en bicicleta. Esto suele ocurrir los domingos, pero también otros días, según cada ciudad lo disponga. Santiago le sigue con 192 kilómetros de ciclovías permanentes y 26.8 de recreativos, lo que hace un total de 218.8. Lima tiene 110 y seis, respectivamente, es decir, 116 si se suman los kilómetros. Buenos Aires, que en 2009 prácticamente carecía de ciclovías, ahora suma 100 kilómetros de las permanentes. La ciudad de México tiene 96.6 de ciclorrutas estables y 24 de las recreativas, con lo que totaliza 120.6. São Paulo cuenta con 68.3 kilómetros permanentes y 119.7 recreativos, por lo que suma 188, frente a una casi inexistencia de vías ciclistas hace cuatro años.

Entre 13 ciudades medianas relevadas, las que tienen más kilómetros de carriles bici estables son Cochabamba (Bolivia), con 32, seguida por Mar del Plata (Argentina), con 30, y Cuenca (Ecuador), con 13. Montevideo cuenta con 11,3 más 2.5 de recreativos, con lo que totaliza 13.8.

El informe del BID indica que, de cinco grandes ciudades analizadas, el 3% de la población de México DF y Santiago tiene en la bicicleta su principal medio de transporte. También el 2% de los ciudadanos de Buenos Aires y Bogotá, y el 0,5% de los de Lima. Entre las ciudades medianas, Cochabamba marcha a la cabeza con el 10%, seguida por La Paz y Asunción, con el 5% cada una, y Barranquilla (Colombia), con el 3%.

Por supuesto aún falta muchísimo por hacer, como implementar espacios de estacionamiento, educar a los automovilistas a respetar las bicicletas (y enseñar a los ciclistas a manejar cuidadosamente) y engrandecer los sistemas de préstamo de bicicletas en más colonias dentro de las ciudades. Pero la percepción de la bicicleta como una necesidad de la gente y del país en materia de reducción de contaminación, tráfico y mejoramiento de la ecología está en marcha. Esta es sin duda una buena noticia para Latinoamérica y un llamado a los gobiernos a seguir con el plan.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca