Palau, isla del Pacífico, prohíbe la pesca para convertirse en una zona de santuario marino

Palau, antiguo frente entre las tropas imperiales de Japón y la marina de EE.UU, va ahora a la vanguardia en la renovación del contacto con la naturaleza.

¿Dónde se encuentra Palau?

Se trata de un conjunto de islas al oeste Océano Pacífico, en un área de 459 km2, y una población total de 20 000 personas  Tiene como fronteras marítimas a Indonesia, Filipinas y los Estados Federales de Micronesia. Su capital es Ngerulmud, en el estado Melekeok.

¿Qué intenta hacer al prohibir la pesca?

Hace un par de días, su presidente, Tommy Remengesau Jr., declaró que la pesca quedaba completamente descartada de su potencial económico. Eso significa que 321.87 km2 área marítima estará dedicada al 100% a ser un santuario marino. ¡Se trata de un espacio similar al tamaño de Francia!

En su declaración, menciona que se tomó esta decisión porque:

No teníamos otra opción: el océano es nuestro modo de vivir. Es nuestra vida, nuestra cultura, nuestra economía. Yo siempre digo que la economía es nuestro ambiente, y nuestro ambiente es nuestra economía. De seguro se preguntarán por qué, por qué estamos haciendo esto. Tiene un verdadero sentido para nuestra sustentabilidad, para nuestras personas, para nuestras islas como nación, y para nuestra comunidad. Puedo decir que en mi generación, he visto cómo varios cardúmenes van disminuyendo, he visto cómo el tamaño físico de los peces se ha reducido. Esto va más allá de la pérdida económica de empresas o de otros países: estamos hablando de la vida, de lo que diezmará si no tomamos una acción responsable.

Por consiguiente, Palau pretende promocionar ecoturismo (por ejemplo, el buceo y el snorkel), como un potencial económico alternativo a la pesca. Y para conseguirlo, Tommy Remengesau Jr., considera la posibilidad de utilizar vigilancia aérea para el control de la pesca.



Turismo no sostenible en Áreas Naturales Protegidas

Es mediante la actual forma de turismo (sostenible) que se busca minimizar el daño ejercido sobre el ambiente, maximizando los beneficios económicos.

Autor: Jaime del Carmen de Jesús

En México la actividad turística, ya sea de índole local o internacional, realizada dentro de las Áreas Naturales Protegidas (ANP) representa un importante problema ambiental, económico y social, debido al inconmensurable impacto que genera dentro de las mismas. En los últimos años, la globalización y el aumento del ingreso disponible han hecho del turismo una de las actividades más grandes y de más rápido crecimiento (UNCTAD, 2013), pues de acuerdo con ciertas estimaciones, en 2011 en solo este sector, se generó el 5 % del producto interno bruto (PIB) en el mundo y alrededor del 6 % y 7 % de los espacios de trabajo en todo el globo (OMT, 2012 en UNCTAD, 2013). Estos datos muestran que la actividad turística es de gran importancia, principalmente en términos económicos.

En el presente ensayo se examina el concepto de turismo sostenible, la importancia que tiene esta actividad para nuestro país, enfocándose principalmente en el turismo practicado dentro de las ANP, en los beneficios que conlleva, pero cuestionando a su vez, la eficacia de las estrategias y programas generados para su correcta gestión, los cuales por su “inadecuado” o “nulo” uso han llevado a la degradación de los ambientes que en un principio se buscaban preservar, se concluye haciendo mención de una Reserva Estatal, la cual, es un claro ejemplo de esta problemática, de las causas que la han y están llevando a tal condición y de los puntos que habría que emplear o mejorar para evitar un “turismo no sostenible” en esta u otras áreas protegidas.

En la actualidad, el turismo, así como sus diversas vertientes consideradas como “ambientalmente amigables” son visualizadas como una solución de gran potencial para incluir la conservación del entorno natural junto al desarrollo local (Durand, 2014). Coincidiendo con Barrera y Bahamondes (2012), sin lugar a dudas esta actividad representa una alternativa que favorece enormemente al desarrollo social y económico, al ser una de las actividades humanas más intensas y lucrativas, por lo que se prevé que, en un futuro cercano, sea el turismo la actividad más importante del mundo, consiguiendo superar incluso al petróleo (Morillo, 2007 en Barrera y Bahamondes, 2012). Reig y Coenders (2002), mencionan que los turistas o “viajeros” suelen elegir el lugar turístico de acuerdo a sus preferencias, por lo que las razones que los llevan a escoger entre uno u otro lugar turístico depende de varios factores, mismos que en la actualidad dependen de variables claramente ambientales, esta relación, entre el turismo y la reconsideración de conceptos ecológicos o la convivencia con el entorno natural, que a su vez sustentan los recursos turísticos, son el fomento de la idea del “Turismo Sostenible”.

Es mediante la actual forma de turismo (sostenible) que se busca minimizar el daño ejercido sobre el ambiente, maximizando los beneficios económicos (Delgado, 2004 en Barrera y Bahamondes, 2012) y generando a su vez un mayor bienestar social. El turismo sostenible por lo general suele llevarse a cabo en las áreas naturales (Turismo Responsable, 2010 en Barrera y Bahamondes, 2012), áreas en las que el consumo de los recursos puede ser consuntivo o no consuntivo (Merino, 2006), en México la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) presentó para el manejo y gestión del turismo sostenible la “Estrategia Nacional para un Desarrollo Sustentable del Turismo y la Recreación en las Áreas Naturales Protegidas de México” así como el “Programa de turismo en Áreas Protegidas 2006-2012”.

La primera, tiene como propósito principal fomentar el desarrollo sustentable en comunidades asentadas en las ANP, en las zonas de influencia y en otras áreas con alguna modalidad de conservación, así como la identificación de las acciones necesarias para abordar la amenaza que representa el turismo, mitigando su impacto y aprovechando las oportunidades que produce para lograr la conservación en las áreas protegidas (AP). La segunda, tiene como objetivo primordial que el turismo favorezca a la conservación y desarrollo sustentable de las AP de carácter federal, así como de algunas otras áreas que poseen diferentes modalidades de conservación, convirtiéndose en una alternativa económica que beneficie a las comunidades y usuarios locales a través del control y mitigación de impactos turísticos y de un desarrollo sustentable del turismo.

Ambas, tanto el programa como la estrategia buscan fomentar el desarrollo sustentable en las comunidades establecidas dentro y en las inmediaciones de las ANP, lo cual supondría un buen uso y manejo de los recursos naturales, en otras palabras, una correcta “gestión”, sin embargo, esto no sucede en la mayoría de los casos. Estos documentos no siempre son llevados a la práctica o en el mejor de los casos lo son, pero no de manera adecuada, lo que supone muchas veces la nula obtención de resultados positivos, que beneficie tanto al ambiente como a las comunidades y demás involucrados. El otro problema lo mencionaba hace mucho Hardin (1968) en su trabajo “La tragedia de los comunes” exponiendo como ejemplo a los parques nacionales, instancia en la que se muestra la forma en la que trabaja la tragedia de los recursos comunes, pues estos espacios al encontrarse abiertos para todos y sin ningún límite (mientras que su extensión si posee una extensión delimitada), ocasiona que los valores que los visitantes buscan sean erosionados.

Entonces ¿qué deberíamos hacer? La Reserva Ecológica Rio Pancho Poza, ubicada en el municipio de Altotonga, Ver., es un mero ejemplo de estos problemas. Derivado de la poca intervención por parte de las instancias de gobierno, que no integran e implementan formalmente el uso de la estrategia o plan de turismo antes mencionados, así como de las esporádicas campañas por parte de asociaciones civiles para la restauración y conservación del área, hoy en día esta ANP se encuentra seriamente alterada, pues aunque la zona posee potencial para la actividad turística, el poco interés mostrado por las autoridades en todos los niveles por manejar tanto al área como a los turistas apropiadamente ha propiciado el continuo deterioro de los recursos naturales (perdida de flora y fauna, contaminación, deforestación etc.). En su momento la resolución de Hardin ante estos problemas fue simple, “hay que dejar de tratar a los parques como recursos comunes…”, hay que venderlos como propiedad privada, o asignando derechos de entrada en base a méritos o estándares.

Por último, debo decir que no puedo estar más en desacuerdo con las medidas anteriores, pues estos problemas derivados del inadecuado manejo turístico en las ANP y que afecta al ambiente y a nosotros mismos, posee una resolución aún más simple. El turismo sostenible puede ser posible si se maneja tanto a los recursos naturales como humanos correctamente, involucrando todos los sectores que de alguna u otra forma dependen o se involucran con las ANP, implementando las estrategias y planes turísticos de manera continua y ordenada, sin dejar de lado los objetivos e intereses de cada sector involucrado en el manejo de las AP; ambiental, económico y social.

 



¿Qué significa que el 2017 ser el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo?

El 2017 será el año para promover el turismo internacional sostenible en función de tres pilares de la sostenibilidad: económico, social y del medio ambiente.

En 2015, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas –ONU– declaró que el 2017 sería el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo; es decir el año para promover el turismo de manera consciente y responsable en función del desarrollo sostenible, los vínculos estrechos con otros sectores y la capacidad de crear empleos y oportunidades comerciales. 

Es decir que los Estados miembros empezarán a emplear medidas sostenibles en el ámbito del turismo, con el fin de entender la “riqueza del patrimonio de las diversas civilizaciones y de que se aprecien los valores inherentes de las diferentes culturas para contribuir a la paz en el mundo“; así como para “ampliar la contribución del sector del turismo a los tres pilares de la sostenibilidad: económico, social y del medio ambiente.” De esta manera la ONU pretende reconocer la importancia del turismo internacional sostenible para el desarrollo para:  

– una mejor comprensión entre los pueblos,

– una mayor consciencia de la riqueza del patrimonio de las diversas civilizaciones,

– una mejor apreciación de los valores inherentes de las diversas culturas,

– el fortalecimiento de la paz en el mundo.

– erradicar la pobreza, 

proteger el medio ambiente

– y mejorar la calidad de vida. 


Comenzará la incidencia del turismo y desarrollo sostenible con la colaboración de los gobiernos, las organizaciones internacionales y regionales, así como los esfuerzos de la Organización Mundial del Turismo, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura y la secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica para promover el ecoturismo y el turismo sostenible en todo el mundo. De hecho se ha buscado promocionar aspectos del turismo sostenible como el ecoturismo, la erradicación de la pobreza con el consumo local y la protección del medio ambiente; principalmente en países en desarrollo como Centroamérica. 

Retomando el ejemplo del ecoturismo, se trata de una actividad que evoca un turismo cuidador del medio ambiente; sin embargo, en los últimos años se ha tornado en moda y tendencia que, al contrario de sus objetivos iniciales, contamina por simulación y ola de lucro. Para saber si el ecoturismo es fiel a sus ideales, Megan Wood, autora del libro Ecotourism: Principles, Practices and Policies for Sustainability, posee las siguientes cualidades:

– Contribuye a la conservación de la biodiversidad.

Sostiene el bienestar de la población local.

– Incluye una experiencia de aprendizaje / interpretación.

– Involucra la acción responsable por parte de turistas y de la industria turística.

– Es ofrecido primordialmente a grupos pequeños por pequeñas empresas.

– Requiere el consumo más bajo posible de recursos no renovables.

– Enfatiza la participación local, propiedad y oportunidad de negocios para la población rural.

 

Para conocer más al respecto, te recomendamos ¿Cuáles son los requisitos para hablar de un verdadero ecoturismo?



Zoológico argentino de 140 años cerrará y mandará a los animales a reservas naturales

La decisión de cerrar este zoológico vino de la polémica argumentación acerca de cómo mantener a los animales cautivos, era realmente un estilo de vida muy degradante.

Hace un par de días, Buenas Aires anunció el plan de cerrar un zoológico de 140 años, en el cual se han mantenido numerosos animales salvajes en espacios que continúan degradándose con el paso del tiempo. En su lugar, de acuerdo con Mayor Horacio Rodríguez Larreta, los 2 500 animales que se encuentran ahí serán trasladados gradualmente a otras reservas naturales argentinas, con el fin de convertir el zoológico en un ecoparque que brinde mayores cuidados al medio ambiente

La decisión de cerrar este zoológico vino de la polémica argumentación acerca de cómo mantener a los animales cautivos, era realmente un estilo de vida muy degradante: “No es una manera de cuidarlos“, enfatizó Rodríguez. Por ello, el nuevo ecoparque no sólo tendrá espacios nuevos en donde adultos y niños tomen consciencia acerca de los cuidados básicos de diferentes especies animales y vegetales, también brindará refugio y rehabilitación a los animales rescatados de tráfico ilegal. El objetivo es brindarle el valor que merecen los animales, “y la manera en que están viviendo no es definitivamente la manera en que lo hacen.”

buenos aires zoologico, reserva natural, reserva ecologica
http://inhabitat.com/

Aunque el zoológico era una de las atracciones más importantes de la ciudad, en los últimos años había estado recibiendo mucha presión para mejorar sus condiciones de vida; principalmente desde que Winner, uno de sus osos polares, muriera por las abrasadoras temperaturas y las paupérrimas condiciones de vivienda, y que Sandra, una de sus orangutanes recibiera derechos de vivienda cuando se le declaró como una “persona no humana” por la corte de Buenos Aires.

Gerardo Biglia, abogado en derechos animales, explicó que este fenómeno logrará hacer una declaración en contra del modelo de cautiverio y exhibición: “Creo que habrá un cambio al que debemos preparar a nuestros hijos para que dejen de considerar que es obvio que los animales estén enjaulados.” Por ello, el ecoparque, el cual se abrirá a finales de año, tiene el objetivo de rendir homenaje a la vida animal en función de sus necesidades –y no de las del humano–.

Por mientras, algunas de las aves del zoológico se liberarán en la Reserva Ecológica, una reserva natural cerca de un río en Buenos Aires; mientras que otros animales se quedarán aún en el zoológico hasta conseguir los santuarios necesarios para su estadía. 

 



10 sorprendentes lugares naturales que aún son vírgenes

Su paisaje prístino es una realidad, incluso su sonido y su dinámica de vida animal y vegetal.

Somos más de 7 mil millones de personas y la cifra va en aumento… Jamás tantas personas en el mundo habían tenido las posibilidades de movilidad que hoy existen, y aunque la mayoría vivimos prácticamente hacinados en las ciudades, uno pensaría que al menos los intereses de las corporaciones han llegado a todos los parajes terrestres.

Pero no es así, existen aún magníficos rincones de naturaleza que no han sido intervenidos por el hombre de ninguna manera; ni si quiera con una casa. Sitios exuberantes de vegetación y vida, algunos de ellos, francamente un secreto sobre su ubicación exacta para que ni los viajeros los vuelvan, posteriormente, turísticos.

Te presentamos una fina selección de genial.guru que se sale de lo convencional sobre este tipo de notas.

Lago del Bosque:

156505-R3L8T8D-1000-World-in-photo--The-Boreal-Forest-canada-1970480

 Foto:earth-chronicles

Se encuentra en Rusia, cerca de los montes Urales.

Tepuy, Venezuela:

155005-R3L8T8D-1000-0_9e42d_810e0609_XXL155055-R3L8T8D-1000-1Foto: kn3 / blazepress / samsebemagellan

El lugar significa la “Gran Morada de los Dioses”, en la sabana venezolana.

Cataratas Honokohau,Maui:

155205-R3L8T8D-1000-22b7542d7dedf6f4624af3c2959cfa961155155-R3L8T8D-1000-2Fotos: media / mirkrasiv / eco

Bosque lluvioso amazónico:

155505-R3L8T8D-1000-6014304-8968346155305-R3L8T8D-1000-3Fotos:lejournalinternational / schraubwerk / brasileiro

Toca hasta 9 países: Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Guyana, Surinam, y Guyana Francesa.

Gangkhar Puensum:

154955-R3L8T8D-1000-0_144f0e_8e9bb029_orig155355-R3L8T8D-1000-4-1Fotos:imgur / amazonaws / lh4

Entre Bután y China. Esta montaña de una altura de 7570 metros es la más alta del mundo que no ha sido conquistada por el hombre.

Tsingy de Bemaraha, Bosque de rocas, Madagascar:

155105-R3L8T8D-1000-1307205230_mir0-1155405-R3L8T8D-1000-5Fotos: eclipses / travelel / mandalay

Rocas y cañones formadas incluso bajo tierra; algunas torres y cañones tiene una profundidad de hasta 120 metros.

El Archipiélago de Kerguelen:

155855-R3L8T8D-1000-Kerguelen_RallierDuBatty155455-R3L8T8D-1000-6Fotos: wikimedia / tomclarkblog

Conocida también como la Isla Solitaria, se encuentra en el océano Indico.

Islas Rock, Palau:

155905-R3L8T8D-1000-Limestone_Island_Palau155555-R3L8T8D-1000-7Fotos: gifsanimes / goodwp / medias

Alguna vez estuvieron habitadas por indígenas, pero llevan muchos años deshabitadas.

Dallol, Etiopía:

155805-R3L8T8D-1000-dallol_1155655-R3L8T8D-1000-8Fotos: flickr / wikimedia / turcanin

Atolón, Palmyra:

156455-R3L8T8D-1000-StrawnIsland155705-R3L8T8D-1000-9-1Fotos:wikimedia / werc / coastalcare

Ubicada en la zona ecuatorial del Pacífico, al sur de Hawai.



Ahora podrás hospedarte en cápsulas transparentes y flotantes sobre el Valle de Cusco, Perú (FOTOS)

Este hotel ofrece cápsulas transparentes que se suspenden a 120 metros de altura del valle; una experiencia bella y vertiginosa.

En los últimos años, el ecoturismo ha adquirido una mayor presencia alrededor del mundo. Se trata de una modalidad creativa que pretende cuidar al medio ambiente mientras se descubren los rincones del mundo. Gracias a esta práctica se han creado hoteles en forma de casas del árbol en EE.UU. y casas de campaña colgadas verticalmente en una montaña en Europa.

Ahora esta modalidad ecológica y turística ha alcanzado los límites de los ancestrales Incas, en el Valle de Cusco (Perú), bajo el nombre de Natura Vive. Esta compañía de aventuras tiene la particularidad de compartir las increíbles vistas peruanas generando un bajo índice de huellas ecológicas: en lugar de contar con hoteles tradicionales, esta empresa ofrece cápsulas transparentes que se suspenden a 120 metros de altura del piso del valle, las cuales están hechas de policarbonato resistente a cambios climáticos y de aluminio para un espacio aéreo.

Cada cápsula cuenta con seis ventanas y cuatro ductos de ventilación que brindan, al interior, una atmósfera cómoda así como una iluminación proporcionada por lámparas solares. En el interior, los espacios están acomodados por camas, almohadas, una alacena pequeña y una botella de vino. Inclusive, en caso que el viento no sea tan fuerte, el desayuno puede tomarse en el techo de la cápsula. Y en caso que desees caminar por Cusco, puedes descender y recorrer los alrededores.

Por cierto, no hay que preocuparse tampoco por el detalle del WC, ya que se encuentran en una sección separada de la cápsula, con una vista panorámica y, al mismo tiempo, con cierta privacidad.

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca