Close

7 razones para cambiar de tampones o compresas desechables a toallas de tela

La menstruación es un proceso biológico (y hasta psicológico) que cada mujer genera y deja fluir mes con mes. Existen mujeres que experimentan esta fase vital como una auténtica expresión de su feminidad y de su fortaleza; mientras que, del otro lado, hay quienes la sufren optando por reducir o desaparecer este proceso natural mediante químicos. Estas polaridades sólo son reflejos de cómo aceptamos esa parte de nuestra sexualidad, y por ende de nosotras; de cómo respetamos a nuestro cuerpo y su amor a dar vida en todo aspecto.

 Al integrar conscientemente esta parte biológica a nuestra vida cotidiana, muchas mujeres buscamos alternativas más saludables para el cuidado de nuestro cuerpo cuando estamos “en nuestros días”. Diversas campañas ecológicas promueven el uso de copas menstruales, de esponjas de mar o de toallas de tela, y así reducir el consumo de los típicos tampones o compresas desechables. Pero, ¿cuál es el punto en hacerlo?

1. Pones tu granito de arena en el cuidado del medio ambiente.

¿Sabías que cada tampón o compresa tarda en desintegrarse entre 500 y 800 años? Además, como ya se mencionó, una mujer utiliza y desecha en promedio 16 800 estos productos. Multiplícalo por el total de la población femenina en el mundo…

Además, el proceso de fabricación de estos productos de plástico conlleva a la utilización de químicos y de energía que contaminan tanto los canales de agua como el hábitat de diversos animales.

2. Apoyas a compañías independientes y artesanales.

En caso de comprar compulsivamente productos de la índole menstrual, puedes también investigar en otras compañías que se especializan en proveer alternativas más saludables y seguras. Como por ejemplo: Femmcup, Ecoluna, Recibe tu luna. O incluso, puedes hacer tus propias toallas femeninas con originales diseños a tu gusto (instrucciones aquí).

Toallas femeninas

3. Porque nos hacen sentir bien. Y punto.

Estas opciones reutilizables tienen diseños únicos: diversos en colores y personalidades. Incluso hasta puede influenciar en tu estado de ánimo durante tu ciclo menstrual. No olvides que es un proceso único en tu cuerpo, así que hay que respetarlo y cuidarlo como si fuera una extremidad física de nuestro ser.

Olvídate de aquellos comerciales que te dicen: “Siéntete de nuevo limpia”, “Evita esos malos olores”, etcétera. La menstruación es un proceso natural en tu cuerpo, el cual es sabio. Cada funcionamiento de nuestro cuerpo tiene el único objetivo de cuidarnos. Por consiguiente, no es una cuestión que debe avergonzarnos. Y tú, ¿cómo vas a cuidar a tu cuerpo?

Este artículo se escribió en colaboración con la página de Mamá Natural. Para ver la segunda parte da click aquí.

Ver Más
Close