Un rancho lechero totalmente orgánico en México

En el estado de Querétaro, el rancho La Hondonada cría entre 1200 y 1500 vacas en 300 hectáreas, para producir productos orgánicos, en una lógica de respeto a la naturaleza, que con suerte permeará a los productores nacionales.

Cada vez más, los consumidores adquirimos conciencia sobre la importancia del cuidado de los procesos naturales, tal y como se han desarrollado por miles de años. La producción masiva que inició desde inicios del siglo pasado, cuando los criterios del mercado empezaron a ser únicamente financieros, es cuestionada ahora por miles de personas, no únicamente en cuanto a motivos éticos (aunque afortunadamente hay algo de eso), sino también porque el planeta exige cambios urgentes en nuestra forma de consumo, o de lo contrario no será sostenible nuestra vida en el planeta.

De esta manera, la conjunción de una mayor conciencia en el cuidado de nuestra salud, mayores niveles de aceptación sobre la necesidad de cuidar el bienestar de la naturaleza, y la necesidad de un urgente cambio de paradigma que elimine la idea del crecimiento económico como fin prioritario de los países, ha originado que poco a poco nuestras exigencias de consumo comiencen a cambiar.

Un ejemplo de este cambio paradigmático es el rancho La Hondonada, situado en el estado mexicano de Querétaro, en el municipio de Colón; es una suerte que a nivel municipal (en el que generalmente están más arraigadas las tradiciones productivas) se esté gestando una propuesta que incluye el cuidado a la salud humana, pero también el de los animales y vegetales de manera integral desde los procesos de producción.

La Hondonada está compuesta por 300 hectáreas de terreno en donde las vacas, vaquillas y becerras yacen tranquilamente en praderas limpias que se asemejan bastante a su hábitat natural; estas praderas son regadas mediante goteo subterráneo para generar ahorro de agua; en el lugar crecen cinco especies de pasto y, además, cuentan con sus propias máquinas procesadoras de gas metano, proveniente de los desechos fecales de las vacas, el cual puede servir como un tipo de combustible para producir energía.

Aunque el rancho utiliza la tecnología de ordeña eléctrica, sus dueños se aseguran de que las vacas vivan sin el menor estrés posible, tanto, que incluso encienden música clásica durante la ordeña, pues aseguran que  esto les produce un estado de mayor tranquilidad. Recordemos que está comprobado que el estrés al que son sometidos los animales que comes cuando mueren o son criados, finalmente termina de alguna forma en tu organismo.

El proyecto es interesante, es urgente que los productores de alimento en el país consideren la importancia de la producción orgánica, como un aliciente de congruencia mínima con su responsabilidad social en la generación de alimentos y que, además, se correspondan con la tendencia global, en la que lo más sencillo, aparentemente, que es el consumo de nuestra comida, puede hacer una diferencia en la conservación del planeta y de nuestra salud propia.

Aquí puedes encontrar más información sobre el rancho, además, hay recorridos disponibles para cualquier interesado.

Con información de www.veoverde.com



Cómo averiguar si tu producto es orgánico en dos minutos

Existe un estándar de la industria, que aunque no está dirigido directamente a los consumidores, es un indicador que puede revelarte datos importantes.

Cuando vas a un mercado de trato directo con los granjeros locales es mucho más sencillo que te asegures de que tus productos son orgánicos. Pero si estás inmiscuido como la mayoría de nosotros en la vida citadina y quizá tu sitio de compra más accesible es el supermercado, entonces ello se complica.

La especialista en mercado verde, Melissa Breyer, ha desglosado para TreeHugger una fórmula de lo más sencilla para que descubras qué productos del supermercado son orgánicos.

La fórmula, además, puede funcionar en muchas partes del mundo, pues se trata de un estándar internacional que no depende de los gobiernos nacionales. En realidad este código que nos invita Breyer a revisar, no está dirigido a los consumidores, sino a la misma industria (lo que quizá lo hace más seguro. Existe una fórmula para enterarte si el producto que buscas es realmente orgánico y es la siguiente:

Debes ubicar el PLU (Price Look Up) que obedece a un sistema global estandarizado por la Federación Internacional para Productos Estandarizados (IFPS por sus siglas en inglés). Sus códigos son de 5 dígitos y ha sido empleado desde 1990.

Si la serie comienza con un 9, entonces es un indicador de que el producto es orgánico.



Guía para encontrar productos orgánicos en tu ciudad si vives en México

Los productos son de cooperativas o campesinos que están creciendo alimentos orgánicos al interior del país, un fenómeno poco conocido

En México el consumo de productos orgánicos es todavía bajo. En parte porque todavía no hay una cultura fuerte sobre este consumo, por los altos precios, y también porque la oferta se concentra en las grandes ciudades como el DF. Si vives en provincia y te interesan los alimentos orgánicos, seguramente te has enfrentado a la escasez o a la poca promoción.

También hay que acentuar que comprar alimentos de campesinos locales que producen a pequeña escala casi es una garantía de que serán orgánicos; aunque no cuenten con las etiquetas que lo garanticen, son orgánicos porque emplean métodos tradicionales que están muy lejos de la producción industrial, como el uso de semillas de empresas transnacionales o el empleo de pesticidas. Aun así, elaboramos una lista de centros que agrupan generalmente a campesinos mexicanos, y que son parte de la red de la asociación Impulso Orgánico A.C. Además de comer sano, ayudarás a fomentar el comercio justo.

Aquí un listado:

 

La Paz, Baja California:

Agroeureka S.P.R. de R.L. de C.V.

Aquiles Serdán 3208

Esq. Sinaloa y Nayarit, col. Pueblo Nuevo, C. P. 23060, La Paz B. C.

Teléfonos: 33-37918012 y 61-2135-7114

info@agroeureka.com.mx

www.agroeureka.com.mx

Productos: hierbas: albahaca, tomillo, romero-cebollín, orégano, mejorana, eneldo, hierbabuena, chile campana, tomate, pepino, pimiento morrón y chile poblano.

 

Michoacán:

Milpillas Parangaricutiro

Agrotecnología Orgánica S.P.R. de R.L.
Km. 3.6, Carr. San Juan Nuevo-La Sota s/n. Milpillas Parangaricutiro, Mich,. C.P.  60490

Teléfonos: 01 452 5031124 y 045 452 1123353

audiffred_angeles@hotmail.com

Producto: aguacate.

 

Zamora

AKUANANDI, S.C. de R.L.
1°. de Mayo 733, col. Lázaro Cárdenas Norte,
Gabriel Zamora Michoacán, C. P. 73980

Teléfonos: 01 422 5215174 y 045 4251122812
akuanandi@hotmail.com

Productos que cultivan: moringa, mango y té limón.

 

Querétaro:

La Meza S.A. de C.V.

Carretera Libre a Celaya Km.8  

Fraccionamiento Industrial Balvanera

Col. Corregidora, C. P. 76908, Querétaro

produccion@nutrimeza.com.mx

Productos que cultivan: mango, plátano, manzana, piña ,jitomates, deshidratados.

 

Puebla:

Agroorgánicos de México, S.P.R. de R.L.
Paseo San Damián 333-A

info@agrorganicos.mx

Productos: maíz blanco, amarillo, sorgo, trigo, cártamo, avena, garbanzo y albahaca.

Agroproductores Biopremium S.P.R. de R.L
2 Norte n 1411, Fracc. Jacarandas Tehuacán, Puebla C. P.  75730

Teléfono: 01 238 1385598

agrobiopremium@hotmail.com

www.biopremium.com.mx

Productos: champiñón fresco, deshidratado y en escabeche.

Alejandro Fco. Aguirre Aguirre / Rancho San Martín
Km. 89 Carr. Amozoc Teziutlan,
Rancho San Martín Cuyoaco, Puebla, C.P. 73980

Teléfono: 276 1028 923
alexaguirrea@hotmail.com 

Productos que cultivan: brócoli, rábano, maíz azul, amarillo, blanco, zanahoria, lechuga, frambuesa, fresa, frijol, jitomate y tomate verde.

 

Guanajuato:

Alimentos Orgánicos Naturales de Origen, S.A. de C.V (Biologic)
Autopista Querétaro Celaya km. 10.4 s/n
El Castillo A paseo el Grande, Gto., C.P. 38160

Teléfonos: 01 442 235 02 86    045 4423 535792
egarcia@deltom.com.mx

Productos que cultivan: leche para quesos.

 

Tamaulipas:

Aloe Jaumave S.A. de C.V.
Calle Méndez No. 501 Zona Centro Jaumave
Tamaulipas, C.P. 087930

Teléfono: (832) 336 0099
aloejaumave@prodigy.net.mx
aloesales3@aloejaumave.com

Productos que cultivan: aloe vera.

 

Chiapas:

Aminta Barrios Chun / Café Jofa
Calz. 21 de agosto S/N, Col. Nueva Maravilla
Motozintala, Chiapas, C.P. 30900
cafejofa@hotmail.com

Productos que cultivan: café tostado, café molido.

Batsil Maya S.de  R.L.
Calle Aldama 13 Col. Centro Chilon, Chiapas, C.P. 29940

Teléfono: 01 91 96710172 y 045 91 91063256

Fax 01 91 26710021

batsilmaya@gmail.com  
www.batsilmaya.org

Productos que cultivan: café y miel.

 

Toluca:

Café a mano
Av. Toluca 11245, col. Olivar de los Padres
Álvaro Obregón, C. P. 01780, México, DF

46125720 Nxt.

renel_landa@yahoo.com.mx
www.twooceanscoffee.com

Productos que cultivan: café árabe lavado y natural.

 

Quintana Roo:

Apicultores Mayas de Mani S.C. de R.L.
Km. 5 Carr. Fed. Felipe Carrillo Puerto-Mérida
Q. Roo, C. P. 77200

Teléfono: 045 (999) 900 7830
gerencia@ekoapis.com
www.ekoapis.com

Productos que cultivan: miel de abeja orgánica y convencional.

 

Colima: 

Babo Yaro S.C.
Carretera La Caja-El Remate Km. 3
Comala, Colima, C. P. 28987

Teléfonos: 01 312 3155211    045 312 1322808
contacto@baboyaro.com.mx
baboyaro@baboyaro.com.mx
www.baboyaro.com.mx

Productos que cultivan: (Ním), aceite de semilla Babo Yaro (Ním) y ajonjolí, productos y aceite de coco, pan integral estilo europeo artesanal.

 

Aquí puedes encontrar una lista más completa de lugares que comercializan productos orgánicos, tanto en provincia como en la ciudad de México.



Alimentos orgánicos vs. no orgánicos: ¿cuál es la diferencia?

Los elementos esenciales que hacen que un alimento sea orgánico y no caiga en la simulación

Siguiendo con el postulado de Hipócrates –“Que tu alimento sea tu medicina”-, la nutrición se está volcando en uno de los íconos del cuidado a la salud. Desde la década de 1940, cuando el auge de la industrialización de los alimentos era cada vez más evidente, la proliferación de las cadenas de comida chatarra transnacionales se viralizaba y hasta los medianos productores comenzaron a aplicar técnicas para generar más productividad, el término “alimento orgánico” proliferó paulatinamente y hasta nuestros días, cuando comienza a estar en boga en la cultura popular.

El término “orgánico” lo escuchamos en las conversaciones sociales, el marketing y en los supermercados, pero es más que una moda. Este concepto y nuestro interés en él cada vez es mayor. Pero, ¿qué hace realmente a un alimento “orgánico”? ¿Cómo podemos corroborar que realmente lo sea?

Está probado que los alimentos orgánicos son más nutritivos, y lo anterior se logra porque la producción de estos se hace bajo procesos que se asemejan lo más posible a los sistemas naturales. Es decir, es como si la naturaleza produjera a su ritmo, bajo sus propias leyes, y nosotros nos redujéramos a ser sus recolectores y cuidadores. Te desglosamos las características básicas de un alimento orgánico. Quizá, su calificativo más fuerte es que se alejan de las prácticas comunes de la industrialización.

Prescinden de insecticidas: se valen de otros insectos que atacan a los insectos malignos. Entre otros efectos nocivos, los insecticidas pueden causar tumores, cáncer y malformaciones congénitas. Más de 98% de los insecticidas fumigados y de 95% de los herbicidas llegan a un destino diferente del buscado, contaminando el aire y los mantos freáticos. También contribuyen al declive de polinizadores o especies vegetales y animales, aire, agua, sedimentos de ríos y mares y alimentos (uno de los causantes de la casi extinción de las abejas).

No usan herbicidas: estos dañan las flores silvestres y pueden afectar algunas especies a más de 20m del sitio asperjado. Se ha probado también que especies sensibles han muerto a 40m del lugar de aplicación, pero los modelos indican que especies susceptibles pueden morir a 100m. Sobre los perjuicios a la salud humana, un informe de Greenpeace advierte que pueden causar daños como defectos de nacimiento, cáncer y neurológicos (se sabe que pueden, también, provocar Parkinson).

No emplean fertilizantes artificiales: muchos de estos contienen metales peligrosos como mercurio y cadmio.

Las malas hierbas son recolectadas a mano: un alimento orgánico es cuidado con un proceso muy artesanal; se busca que la injerencia del hombre sea minúscula.

El gobierno regula la industria de alimentos orgánicos: hay distintos certificados globales de la autenticidad de un transgénico. La mayoría nacieron como un sistema de protección de los mismos productores agrícolas. En Estados Unidos, por ejemplo, el más grande se llama OCIA (Asociación para la Mejora de los Cultivos Orgánicos), que existe desde 1995. Luego muchos gobiernos comenzaron a certificar estos productos, lo que hizo que crecieran las transnacionales en este rubro. El consejo es que compres alimentos orgánicos asociados a pequeños productores, que usualmente son los más auténticos.

En el caso de animales, estos son criados al aire libre y con una dieta natural y equilibrada.

No se aplican antibióticos en los animales: en la industria ganadera de gran tamaño se aplican continuamente antibióticos a los animales para prevenir que se enfermen, pero estas drogas se filtran hacia la leche y carne del animal y, finalmente, terminan en nuestros organismos.

Se elimina la inyección de hormonas de crecimiento a los animales: las hormonas que son inyectadas en la industria ganadera también son traspasadas a los alimentos que comemos.

No a las jaulas: en la industria ganadera, para hacerla más productiva suele agruparse a los animales en espacios muy reducidos, lo que detona su estrés y sufrimiento.

No son genéticamente modificados: un rubro que parece una obviedad y que quizá es nuestra mejor defensa contra la ola de trasngénicos que se obstina en lucrar con el derecho a la alimentación, patentándolo.



Huerto Roma Verde

Desarrollamos e impulsamos proyectos de permacultura urbana y desarrollo comunitario en la Ciudad de México

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca