Radiografía del encanto de la roca caliza

La caliza tiene mucho más encanto y mucho más poesía de lo que a primera vista parece. Es, entre otras cosas, un cementerio de millones de esqueletos de criaturas marinas y tema de uno de los poemas más bellos de la lengua inglesa.

“Si constituye ese paisaje que nosotros, los inconstantes,
nunca dejamos de añorar, es sobre todo
porque se disuelve en agua”.
 

-Fragmento de “En homenaje a la piedra caliza” de W.H. Auden

La caliza es una roca que se forma en los mares cálidos y poco profundos, y todos la hemos visto, al menos en fotografía. De ella está formado el “Banco de las Bahamas”, sobre el cual se esculpen las deslumbrantes dunas ultramarinas o gran parte de la cavernosa península de Yucatán, en México. Es gracias a la caliza que existen estalactitas y estalagmitas, cuevas y túneles por donde discurren las corrientes secretas submarinas. A primera vista su composición geológica quizá no es un tema atractivo para quien no se dedique a su estudio. Pero para cualquier persona que le guste la poesía, los paisajes marinos o la inspección imaginaria de las cosas, la caliza es una joya.

p-12377-gnsDos procesos contribuyen a su formación: el de origen químico, que es cuando el carbonato de calcio se disuelve en aguas cargadas de CO2 ; y el de origen biológico, que es cuando se acumulan esqueletos de criaturas marinas diminutas en cantidades tales que llegan a constituir sedimentos que son el origen de la gran mayoría de las calizas existentes. El segundo proceso es el que nos incumbe.

Imaginemos que Atenas, por ejemplo, la ciudad blanca de los dioses, está edificada sobre un cementerio de 270 metros de altura de puros esqueletos de crustáceos, corales y foraminíferos que se fueron acumulando con las eras para surgir del océano. Pocas ciudades tienen la suerte, o más bien el encanto, de estar levantadas sobre una roca de reliquias y microfósiles que almacenan la historia de las criaturas de los mares. Cuando se calcina, la caliza se vuelve cal. Cuando se cristaliza con calor y presión, se vuelve mármol. Atenas, entonces, no sólo descansa sobre ella, sino que también está habitada por estatuas de deidades y héroes hechas de ella.

Después de entender la microscopía de la caliza, pensar en ella es al mismo escuchar el crujir de cientos de esqueletos diminutos apelmazándose unos con otros en un sedimento blanco y poroso. Quizá eso es suficiente para dedicarle varias ocasiones de la tarde, o incluso sueños. Pero también está es poema de W.H. Auden, “In Praise of Limestone” [“En homenaje a la piedra Caliza”].

La naturaleza quebradiza y disolvente de esta roca, que permite que el agua se encharque o se convierta en una cascada que fluye a través de los resquebrajamientos es motivo de metáfora. Auden extendió esta metáfora para representar las formas de las personalidades, éticas e imaginaciones de niños y hombres que, como él, crecieron en un paisaje compuesto de ésta. La caliza, para Auden, es una formación erótica y un pozo, digámoslo así, para la alegoría. En su poema, la continuidad de estas formas naturales cavadas por el tiempo y por el agua se vuelven íconos de salvación y laberintos por los que el lector tiene que encontrar su propio camino. Todo esto es la caliza.

“Cuando intento imaginar un amor perfecto
o la vida que vendrá, lo que oigo es el murmullo
de corrientes subterráneas; lo que veo, un paisaje de piedra caliza”.



Netflix nos hace pasar ratos increíbles, y también podría ayudar a frenar el cambio climático

La cuestión es que la transmisión y el almacenaje de datos de esta empresa consume energías sucias

Sí, no hay quien no sepa qué es Netflix esta plataforma gracias a la cual hemos pasado momentos increíbles con series como House Of Cards, Orange is thew New Black o Stranger Things. Netflix es uno de los más importantes operadores del mundo de servicios en línea de vídeo, representa más de un tercio del tráfico de Internet en América del Norte y en México tiene 68.9% del mercado de video bajo demanda. Lo que muchos no saben es que por su dimensión y rápido crecimiento Netflix también tiene una de las huellas energéticas más grandes de entre las empresas del sector de las Tecnologías de la Información (TI).

La cuestión es que la transmisión y el almacenaje de datos de esta empresa consume energías sucias y aunque en 2015, Netflix anunció que pretendía abandonar la totalidad de su huella de carbón, no lo ha hecho. De acuerdo con el más reciente reporte de Greenpeace “Clicking Clean, ¿quién gana la carrera por construir un internet verde) (1) Netflix sigue siendo una de las empresas del sector que está lejos de alcanzar la meta de uso de 100% energía renovable ya que actualmente sólo usa un 17% de energía renovable.

Es por eso que Greenpeace lanzó un video usando a los personajes de sus más famosas series, acomodando diálogos, invocando el espíritu de innovación y cambio de esta empresa para decirle que puede hacer historia.

 

También lanzó una petición en línea que la gente puede firmar en www.clickclean.org/mexico/es/ para pedirle a Netflix que diga adiós a las energías sucias y demuestre con ello su liderazgo.

Netflix ya ha cambiado la TV, es una de las empresas líderes en el sector de transmisión de video, y creemos que también tienen el poder de impulsar un cambio en nombre de nuestro planeta. Si Netflix se compromete con el 100% de energía renovable ayudará a la transición hacia un futuro energéticamente renovable.

¿Qué importancia tendría este cambio para el Planeta? La huella energética de la industria de TI ocupó el 7% de la electricidad global en 2012, Se pronostica que esa estadística aumentará aún más, ya que las actuales proyecciones anticipan un triple aumento del tráfico de Internet a nivel mundial para el año 2020 (2), y la era digital continuará expandiéndose de los actuales 3 mil millones hasta más de 4 mil millones en todo el mundo (3).

La manera en que construimos y alimentamos nuestra infraestructura digital mundial está volviéndose cada vez más esencial para la disyuntiva de si seremos capaces de realizar la transición a energía renovable puntualmente para evitar un cambio climático peligroso.

De hecho, si la alimentación de centros de datos y otras infraestructuras digitales fuera 100% renovable, nuestra creciente dependencia de Internet podría ayudar a acelerar nuestra transición a una economía de alimentación renovable. Pero, si esta misma infraestructura digital se construye de una manera que nos lleva en dirección opuesta, que nos encierra en un dramático aumento en la demanda de electricidad a partir de carbono y otras fuentes de energía sucias, cambiando el clima de nuestro planeta, la transición hacia una economía de alimentación renovable sería mucho más tardada y costosa.

Autora: Angélica Simón es coordinadora de medios en Greenpeace México

TW:PrensaGPMX



Abre tu conciencia al reciclaje de árboles navideños

Los árboles de Navidad ocasionan la obstrucción de cañerías o son quemados en vías de tránsito y baldíos, causando graves daños al medioambiente al propiciar emisiones de dióxido de carbono que contaminan el aire.

El problema de residuos que se generan año con año tras concluir las fechas decembrinas, puede ser moderado si optamos por apoyar programas como “Árbol por árbol tu ciudad crece” impulsado por Comisión Nacional Forestal (CONAFOR).

El programa, que cuenta con 15 años en funcionamiento, se dedica al acopio, en diferentes puntos de la nación, de los viejos árboles a cambio de una planta de ornato lista para ser plantada en el hogar. Los pinos recuperados son triturados y con sus residuos se genera composta, artesanías, o linderos ornamentales de jardinería implementados en corredores urbanos como Reforma e Insurgentes.

Para la comercialización de pinos navideños, 11 mil hectáreas de plantación son asignadas para generar árboles de Navidad destinados a ser comercializados, de acuerdo con estimaciones de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). En este año, tan sólo en el Estado de México, el Estado con mayor producción de pinos navideños, reportó que sus productores tenían disponibles 800 mil ejemplares para venta al público.

Sin embargo el uso de estos árboles es muy corto, ya que en promedio se colocan de 4 a 8 semanas durante la temporada navideña y muchas familias mexicanas, ante la desinformación de los daños que ocasionan para la comunidad y el medio ambiente y frente a la poca disponibilidad por parte de algunos basureros, optan por dejar sus residuos navideños en las calles de la ciudad, ocasionando la obstrucción de cañerías o son quemados en vías de tránsito y baldíos, causando graves daños al medioambiente al propiciar emisiones de dióxido de carbono que contaminan el aire.

Ante tal problemática y la cantidad exuberante de árboles que se estima serán desechados en este año, el programa “Árbol por árbol tu ciudad crece” ofrece una solución viable a este inconveniente y se muestra como una buena opción para fomentar el cuidado del medio ambiente

Apoyar al reciclaje de los árboles naturales navideños es una manera activa para apoyar el cuidado del medio ambiente. Este tipo de árboles al ser convertidos en composta sólo tardan 6 meses para ser absorbidos de nuevo por la tierra, ayudan al crecimiento de plantas decorativas y a la reforestación de las áreas verdes dentro de la ciudad; mientras que la compra de pinos artificiales, con una vida útil estimada entre los 4 a 5 años, tardan de 100 a 1000 años en ser desintegrados.

Evita daños innecesarios en el planeta y acude a dejar tu árbol de navidad a alguno de los centros de acopio que estarán abiertos hasta el 20 de enero. No dejes de acudir, cuidar del medio ambiente es responsabilidad de todos.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



Astrólogos predicen una periodo muy positivo durante enero 2017

Será una época ideal para arrancar con las intenciones para materializar positivamente los objetivos establecidos a corto, mediano y largo plazo.

Conocido como All planets in direct motion – Todos los planetas en movimiento directo, o APDM–, este fenómeno consta de la sincronía de los planetas en que se alinean y todos, sin excepción alguna, se mueven hacia adelante. Este plano astrológico, que dura alrededor de 30 días, es considerado desde la antigüedad como un periodo extraño de gran fortuna. 

Es decir que desde el 7 de enero, en que Mercurio retrógrado vira, hasta el 7 de febrero, momento en que Júpiter comienza a retrograrse, habrá una periodo en que los planetas estarán moviéndose hacia la misma dirección, lo cual liberará fuerzas propias de la inercia. De acuerdo con los astrólogos, esta es una temporada para comenzar proyectos, cerrar alianzas, contraer matrimonio, sembrar cualquier semilla física o metafórica. Por lo que será una época ideal para arrancar con las intenciones para materializar positivamente los objetivos establecidos a corto, mediano y largo plazo. 

En otras palabras, el APDM es “un pasaje grupal, colectivo, armonioso, sincrónico y holítisco, a través del universo”, según la astróloga Wave Rayne. Es un periodo de esperanza hacia el futuro, en donde la perspectiva de la Tierra se convierte en la del Sol resultando en una vibración cósmica que nutrirá al planeta y beneficiará a la vida humana. Como si se tratara de un evento para “recargar energías” y facilitar las posibilidades hacia un mundo más positivo. 

Otros astrólogos interpretan este fenómeno como un periodo que requiere introspección, ir hacia dentro, para reflexionar sobre el pasado y, a su vez, planificar cautelosamente hacia el futuro con objetivos y deseos. El sitio web de cosm.org afirma que “la ADPM significa que todos los sistemas se dirigen hacia el aspecto de la vida que representa. Típicamente al menos un planeta estará retrógrado, por lo que tener todos los planetas moviéndose hacia adelante marca un tiempo de gran armonía y flujo universal.”

 

 



Se abren catedrales de hielo en los lagos congelados de Wisconsin

Aunque las personas en esta fotografías parezcan atrapadas bajo una explosión de hielo, están a salvo en uno de los paisajes más fortuitos de la naturaleza, cortesía del calentamiento global.

No todos los efectos del desastre ecológico que vive el planeta son sólo monstruosos. La ruina también tiene su belleza, la decadencia tiene su música; la naturaleza tiene formas de hacer que sus derretimientos, incendios, inundaciones y climas excepcionales tengan una estética (con su carga de terror, por supuesto) insólita y deslumbrante. Como ejemplo, estos lagos de las Islas apóstoles, cerca de Wisconsin, moldearon majestuosas catedrales de hielo debido al clima helado que azotó a Estados Unidos este año.

MJS 100_0292.jpg

Las formaciones en forma de fuegos artificiales son estalactitas formadas por olas enormes que tundieron las cuevas marinas de las islas. Normalmente son inaccesibles para los humanos, pero este año abrieron sus puertas para que algunas personas aventureras se adentraran y admiraran el dramático fenómeno.

Un estimado de 10 mil personas visitó este paisaje, decretado seguro por el Servicio Nacional de Parques de E.U. El acceso permanecerá abierto hasta marzo.

6060978192_7a3f04e0cb_o



Deslumbrantes dunas ultramarinas en las Bahamas

De entre las esculturas naturales del planeta, quizá las que se forman bajo el mar sean de las más espectaculares. Estas fotografías de las dunas de arena y alga, cortesía de la NASA, son un ejemplo perfecto de ello.

Hace trece años, un satélite del Earth Observatory de la NASA capturó esta deslumbrante fotografía (arriba) de la luz y la arena componiendo un magnífico cuadro en el suelo marino de la Bahamas. La imagen venía acompañada solamente de una pequeña descripción: “Mareas y corrientes marinas de la Bahamas esculpieron la arena y las camas de algas para formar estos patrones multicolores y acanalados, de la misma manera que los vientos esculpen las vastas dunas de arena en el Desierto del Sahara”.

Pero una imagen tan bella como esta merecía un poco más de explicación, así que recientemente, la NASA publicó una vista más amplia de la zona (abajo). Allí también se pueden ver los intricados detalles del paisaje submarino, pero la imagen ofrece un sentido más completo de la geología regional. Se puede ver, por ejemplo, que la sección de dunas submarinas es parte de una plataforma más amplia de piedra caliza llamada El gran banco de las Bahamas. La piedra caliza es una roca sedimentaria formada de fragmentos de esqueletos de criaturas marinas, incluyendo corales y foraminíferos, y esta plataforma en particular ha estado acumulando al menos desde el Cretácico.

En la foto inferior también se puede ver una conexión entre las aguas profundas y un estrecho en la forma de lengua, que le ha valido el mote de “La lengua del océano”. Todo esto no es menos que fascinante, y quizá lo mejor de todo es que ese lugar permanece hasta ahora alejado de la intervención humana como un ensoñado cuadro ultramarino.

Bahamas_amo_20140092

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca