Close

¿Por qué podría ser buena idea dejar de comer camarón?

El camarón es indudablemente uno de los mariscos preferidos alrededor del mundo. Sin embargo, como suele suceder con otros alimentos, los trayectos que los camarones cumplen antes de llegar a tu supermercado podrían ser razón suficiente para cuestionarnos sobre si no sería momento indicado para dejar, al menos temporalmente, de consumirlos.

Ese camarón que degustaste con alegría hace unos días, básicamente tiene dos orígenes probables. O es de granja o es ‘salvaje’. En el primero de los casos, la mayoría de granjas de camarones se establecen sobre la costa, justo donde pueden recibir agua marina de las olas tras romper. Pero esto implica que también reciben las toxinas contenidas en el mar. Para combatir estos contaminantes, las granjas suelen ser preparadas con grandes cantidades de químicos, entre ellos pesticidas, antibióticos, sosa cáustica, bórax y otros. Además, se calcula que para establecer sus granjas, el personal ha acabado con el 38% de los manglares alrededor del mundo –un estudio de la Universidad de Yale reporta que en Bangladesh existen zonas que, debido a las granjas de camarones, se han vuelto completamente inevitables.

En cuanto al otro origen, es decir, que sean capturados directamente en el mar, la tragedia no es menor. Se calcula que los buques camaroneros, se calcula, de acuerdo con Treehugger, que por cada kilo de camarón se recogen 20 kilos de pesca indeseada, que termina en la misma red de los pescadores –tiburones, estrellas de mar, tortugas, etc. Por si no fuese suficiente, en Estados Unidos analizaron camarón importado, proveniente de distintos países, y etiquetado como “listo para comer”. Como resultado obtuvieron registro de 162 variedades distintas de bacteria, que probaron resistir a diez tipos de antibióticos.

La propuesta de dejar de comer camarón puede ser un tanto radical, y sobretodo muy incomoda, sin embargo mientras los niveles de consumo no bajen significativamente será difícil que la industria camaronera revise y cambie sus procedimientos. La mesa de la conciencia está puesta, y tú decides que comer.

 

Ver Más
Close