Close

Acuerdo de Asociación Transpacífico: medidas placebo para la protección del medio ambiente

“Se esperaba que el capítulo ambiental del ATP fuera un amistoso endulzante público que compensaría lo amargo del resto del texto, pero es un ejercicio de relaciones públicas sin dientes. No hay protecciones ambientales obligatorias. Al compararlo con el capítulo de propiedad intelectual, que mandata sanciones penales y otras intervenciones, queda claro que las mayores empresas estadunidenses continúan mandando en la negociación del ATP”, explicó Julian Assange con respecto al borrador secreto del Acuerdo de Asociación Transpacífico que Wikileaks hizo público a través del New York Times y de La Jornada.

Aunque las negociaciones del ATP (TPP, por sus siglas en inglés: Trans Pacific Partnership) han durado más de tres años, tiempo durante el cual lentamente se ha dado forma al borrador del Acuerdo, los detalles del mismo se han mantenido en secreto (hasta ahora). Los impactos del mismo serán globales ya que algunos de los miembros, que incluyen Japón, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, representan alrededor del 40% del PIB mundial, otros de los 12 países participantes incluyen a México, Canadá, Perú, Chile, Singapur, Vietnam y Brunei.

wl-tpp-cartoon

La versión del Acuerdo que obtuvo y publicó Wikileaks data de noviembre del 2013 y fue el resultado de las negociaciones entre los representantes de los 12 países participantes. El capítulo ambiental del mismo es extremadamente decepcionante: carece de un mecanismo para hacer cumplir las estipulaciones, no definen una aplicación de las reglas ambientales y además le permite a las empresas demandar a los gobiernos que busquen establecer medidas ambientales que afecten su desarrollo.

Uno de los principales problemas —y quizá el más preocupante— del Acuerdo es la sección que trata con la explotación insustentable de los recursos marítimos (la pesca, conservación de tortugas y mamíferos marinos). El acuerdo establece que cada país debe tomar sus propias medidas para controlar la pesca ilegal y desmesurada, siguiendo las estipulaciones internacionales.

Ante todo, el ATP es un recordatorio de que las trasnacionales y las empresas estadounidenses controlan al mundo, y que estas tienen el poder de ignorar la importancia de la conservación de la biodiversidad, las comunidades locales y métodos comerciales sustentables.

El documento original se encuentra siguiendo este enlace.

Ver Más
Close