Top 5: las compañías más malvadas sobre la faz de la tierra

Por sus métodos insustentables, prácticas dudosas y su explotación del mercado global, estas 5 compañías se merecen un lugar en el top de las más nocivas del planeta.

Estas compañías han hecho de todo: desde privatizar el agua, llevar especies al borde de la extinción para rematarlas después y hasta han contratado a mercenarios para infiltrarse en grupos opositores, han sobornado a gobiernos corruptos, y  han obligado a campesinos a comprar productos transgénicos. Su único propósito es acumular más riqueza, sus estrategias no tienen escrúpulos y se aprovechan de un paradigma que asegura la inequidad social en el mundo. Estas son algunas de las peores compañías del mundo:

5. Nestlé

Sector: Alimentación y salud.

Nestle-first-half-results-pros-and-cons

La página oficial de Nestlé describe a la compañía como “líder en alimentación, salud y bienestar en el mundo”.

Acto de injusticia: privatización y comercialización del agua del planeta

De acuerdo a un estudio de Hang The Bankers, Nestlé busca establecer un dominio sobre el recurso más preciado del mundo: el agua. Sus tácticas son tan despreciables como su fin: buscan comprar o invertir en regiones económicamente débiles, cuyos gobiernos dan la bienvenida a inversiones extranjeras,  y luego explotan los recursos acuíferos de la región para después venderlos a precios exorbitantes, en comparación al menos, al costo de extraer el precioso líquido.

4. Mitsubishi

tunaresized

Sector: Electrónica, pesca, sistemas industrializados, y combustibles.

La compañía se estableció al final del siglo XIX como una firma de transportes, y ahora es una marca que representa más de 200 negocios en diferentes campos.

Acto de injusticia: pesca y congelamiento de atunes para venderlos después de que se extingan.

Es bien sabido que la sobrepesca del atún, en especial el Cola Azul, está llevando a la especie directamente hacia la extinción, al grado que en las próximas décadas esta dejará de existir. En vez de contrarrestar esta sobrepesca, o invertir en métodos sustentables de pesca, Mitsubishi hace todo lo contrario: continúa explotando los mares con la esperanza de que se acaben los atunes y así ellos puedan venderlos a precios altísimos. Actualmente pescan el 40% del atún mediterráneo que se vende en Japón.

3. Walmart

walmart-DFR-082213-7.JPG

Sector: Cadena de supermercados más grande del mundo

La compañía actualmente emplea a 2.2 millones de trabajadores alrededor del mundo. En México se les involucró en un escándalo por haber sobornado a las autoridades del INAH y del gobierno para construir ilegalmente un supermercado cerca de Teotihuacán.

Acto de injusticia: venta de transgénicos, explotación de empleados, arrasa con pequeños negocios.

El 85% de los productos que esta enorme trasnacional vende vienen de China, y es por esto que son tan baratos. Sus trabajadores, que llaman “asociados” perciben el salario mínimo, mientras que el CEO de la compañía gana muchas veces más de lo que estos ganan en un año en tan solo una hora. Si un Walmart abre en la zona, los pequeños comercios y sus dueños quebrarán en cuestión de meses.

2. Academi (Blackwater)

blackwater

Sector: Mercenarios

Fundada en 1997, Academi entrena a ex-soldados y los renta como “agentes de seguridad especializados”. Participan en guerras y también trabajan para Monsanto, infiltrandose en grupos que se oponen al rey de los transgénicos.

Actos de injusticia: Se estima que cada año Academi (que antes se conocía como Blackwater) entrena a 40 mil mercenarios. El gobierno estadounidense los contrató para participar en Irak, y actualmente el 90% de los ingresos de grupo provienen del Pentágono.

1. Monsanto

Monsanto1

Sector: Alimentación

Actos de injusticia: Venta de OGMs, obligan a campesinos de todo el mundo a comprar sus semillas, control del gobierno de EUA.

Monsanto es una de las compañías más poderosas del mundo ya que controlan una enorme sección del mercado alimentario global. La venta de sus transgénicos y herbicidas, pesticidas y fertilizantes han sido apoyados por Bono y hasta Bill Gates. Para Monsanto la alimentación del mundo no es más que un negocio, pero afortunadamente hay pueblos y gobiernos que se oponen al gigante. Actos inspiradores como el de los campesinos de Colombia y la prohibición de OGMs en Europa demuestran que sí podemos oponernos a Monsanto y a otras trasnacionales.

Sin embargo, no todo está perdido, todavía podemos cambiar el planeta y derrocar a estas nocivas compañías, en este vínculo podrás encontrar algunas ideas aplicables para hacerlo.



Monsanto patenta una flor que nunca pueda marchitarse

Al bloquear la hormona, dopando el agua de jarrón con ARN, Monsanto está alterando el flujo de la naturaleza.

Foto: http://21tubaroes.blogspot.mx/

Monsanto, esta compañía asociada con una serie de problemas ecológicos, económicos y de salud, ha lanzado la propuesta de crear unas flores que, una vez cortadas, puedan mantenerse por más tiempo. Para evitar que las flores se marchiten, la empresa de agroquímicos ha desarrollado un método que consiste en modificar temporalmente la función de ciertos genes vinculados con el envejecimiento de las plantas –moléculas ARN– y así bloquear la capacidad de las flores frescas de producir gas etileno. 

La multinacional explica que el gas etileno, la hormona de crecimiento natural, hace que las manzanas se pudran y los pétalos de las rosas se caigan,y  acelera la maduración de la fruta recolectada en un estado inmaduro, como de jitomates y plátanos. De manera que al bloquear la hormona, dopando el agua de jarrón con ARN, Monsanto está alterando el flujo de la naturaleza.

Con este descubrimiento, Monsanto piensa embotellar moléculas que consigan que las plantas florezcan, y, a su vez, utilizar aerosoles génicos que sean capaces de matar insectos como las hormigas coloradas y los alticinos. Para la empresa multinacional, “el esfuerzo floral representa un trabajo de detección temprana por equipos que han intentado identificar nuevas aplicaciones agrícolas para el ARN.”

Para el fotógrafo Mathieu Asselin, cuyo proyecto Monsanto: A PhotographicInvestigation podrás verlo dándole click aquí, explica cómo los lugares en los que Monsanto ha aplicado sus productos, han sido destrozados por su toxicidad: 

La parte más escalofriante es que, aún en la actualidad, no tenemos todavía una idea clara acerca de cómo los problemas de salud de la población van a evolucionar, y mucho menos se conocen los efectos que tendrán en las generaciones del futuro. Y este es un patrón que en las etapas tempranas se han repetido con los OGM. Es simplemente que no sabemos cuáles serán las consecuencias de la manipulación genética a largo plazo o a mediano plazo. […] Pero Monsanto va un paso antes al modificar genéticamente las semillas como el maíz, el algodón, la caña, alfalfa, soya, para que sean resistentes al Roundup (cultivos tolerantes al glifosato) llamado Roundup Ready Seeds. Las consecuencias en humanos se han mostrado en lugares como Argentina, donde gran parte de la población que vive cerca de estos cultivos rociados con estos herbicidas han desarrollado diferentes tipos de problemas de salud, entre ellos malformaciones de los recién nacidos similares a los niños en Vietnam contaminados con Dioxin (el químico más poderoso que ha sido creado por el hombre, y el componente principal del Agent Orange). […] Como pueden ver, muchos de los productos de Monsanto se construyeron en lo que llamé una cascada de fracasos exitosos. La comercialización de estas fallas ha tenido una estrategia exitosa de trabajo para esta empresa estadounidense. 



Nestlé se apropió de los manantiales del Iztlaccíhuatl, y estas son las consecuencias:

Esto genera una desigual distribución de privilegio para las ciudades y negligencia al campo.

El volcán de Iztaccíhuatl, cargada de historia y cultura indígena, es ahora amenazada por el consorcio trasnacional de Nestlé Waters. Esta empresa de origen suizo se apropió de estos manantiales para la venta de aguas embotelladas, provocando que los campesinos y ejidos del municipio de Tlahuapan tengan prohibido el consumo humano y uso agrícola de estas aguas.

El agua se extrae de los acuíferos más importantes del país localizados en el Eje Neovolcánico Transversal, principalmente en la región del Balsas –en el estado de Puebla–. Cabe mencionar que para el estado de Puebla, estas fuentes superficiales son fundamentales al ser escasas para el dominio público con valor social, económico y ambiental. En palabras de Alejandra Meza Velarde, colaboradora de La Jornada, “Este dato es significativo, toda vez que los crecientes conflictos y la disputa por el líquido se centran en el espacio geográfico del área del Izta-Popo.”

Los recursos hidrológicos de Tlahuapan, principalmente los que nacen de la Iztaccíhuatl y el Popocatépetl, confieren papeles indispensables en la región más densamente poblada de la República. La recarga de estos acuíferos abastecen buena parte de la zona Metropolitana de la ciudad de México, del Valle de Chalco, del Valle de Puebla-Tlaxcala y del Valle Cuautla-Cuernavaca. Desgraciadamente, 16 de los 40 pozos de la zona son los manantiales apropiados por Nestlé.

Dado que la captación del agua no sólo depende de la simple precipitación, también del manejo campesino de bosques y suelos. Sin embargo, sus comunidades se enfrentan a una insuficiente disponibilidad de agua por la veda permanente, ya que el suministro de agua privilegia a las ciudades, a las embotelladoras de la región y a las empresas como la automotriz Volkswagen.

En 2007, el consorcio obtuvo del gobierno federal una nueva concesión en la comunidad de Santa Cruz Otlatla del municipio de Tlahuapan, donde radica la planta de Nestlé, para incrementar la extracción de agua del acuífero. En palabras del especialista César Solís Gómez: “sólo con este último manantial de un volumen de 500 mil metros cúbicos al año, se pudieran regar alrededor de diez mil hectáreas o abastecer de agua potable a diez mil habitantes, una cuarta parte de la población total del municipio de Tlahuapan.”

df456e46e456e

Esto ha provocado la irrupción del derecho humana al agua, provocando tensiones y conflictos que producen las políticas de acceso, abasto y control. Las acciones de privatización del agua condicionan a las sociedades rurales que ven reducidas sus posibilidades de servirse del agua para el desarrollo comunitario y el consumo familiar.  Esto genera una desigual distribución de privilegio para las ciudades y negligencia al campo.

Don Vicente García Guzmán, ex tesorero del comisariado ejidal de Santa Cruz Moxolahuac, expresó: “Si producimos agua, las comunidades de abajo nos deben de pagar. ¿Por qué a ellos sí les dan permisos para abrir pozos y a nosotros, que producimos el agua, no? El agua nace en la comunidad y ahora ¡ya no se tienen derechos! ¡Necesitamos agua […] urge para nuestra población! Los beneficiados son los de abajo. Aquí trabajamos y allá ¿que hacen? Aquí no quieren que perforemos un pozo. ¿Quién hizo la veda del agua?”

El mundo se enfrenta a una serie de problemas de escasez por sobreexplotación, pérdida de suelos, contaminación, efecto invernadero, alteraciones climáticas, entre otros:  “Los considerables fenómenos hídricos en el planeta vislumbran un momento histórico de crisis del agua enlazado con las maneras como el ser humano se ha relacionado con el entorno natural, en particular con el proceso económico de degradación de la naturaleza.”



Ciudadanos demandarán en La Haya a Monsanto por crímenes de lesa humanidad

Las pruebas sobre todo de los productos tóxicos y cancerígenos que nos peligran como humanidad son evidentes.

Foto: g.foolcdn.com

Cuando uno mira hacia la historia de algunas corporaciones del planeta, que como de película son los malos evidentes del relato contra la humanidad misma, la ficción-realidad es entonces sorprendente.

Es verdad, existen algunas corporaciones que como en una distopía descarada buscan privatizar el agua del planeta, por ejemplo, Nestlé. O el caso cada vez más famoso de Monsanto,  quienes han llegado al extremo de demandar a campesinos pobres de la India por un supuesto robo de semilla cuando estas contaminan los campos que se se encuentran a kilómetros, y la compañía lo sabe.

Han también bloqueado información que habla sobre el potencial cancerígeno de sus productos transgénicos, pero sobre todo, han creado productos, muchos insecticidas, probadamente tóxicos. Uno de ellos es el glisofato, calificado recientemente por la OMS como cancerígeno; este es el herbicida de Monsanto más usado en el mundo.

En el planeta han habido muchas protestas contra esta corporación pero jamás había sido usado un recurso legal internacional para frenar sus prácticas (recordemos que en muchos países, como México, las luchas legales han sido una buena manera de frenar los abusos ambientales, por ejemplo).

Organizaciones como las siguientes han anunciado que interpondrán en el Día Mundial de la Comida (16 de octubre de 2016) ante La Haya un recurso por crímenes de lesa humanidad: The Organic Consumers Association (OCA), IFOAM International Organics, Navdanya, Regeneration International (RI), y Millions Against Monsanto.

Estos son los productos más nocivos creados por Monsanto y en parte por los que interpondrán esta demanda:

PCBs (biofileno policlorinado): es uno de los contaminantes que afectan la fertilidad de los animales.

Ácido tricolorofenoacético: este componente de los desfoliantes fue usado en la guerra de Vietnam, conocido por su color naranja, y aún continúa causando defectos de nacimiento y cáncer.

Lasso: este herbicida ahora está prohibido en Europa.

RoundUp: es categorizado por la OMS como un posible cancerígeno, es un herbicida tóxico que ha protagonizado algunos de los escándalos ecológicos más escandalosos.



Conocida periodista y activista revela cómo Nestlé busca privatizar el agua

En un video, Peter Brabeck, director ejecutivo de Nestlé, nos revela la verdadera filosofía detrás de esta corporación.

Abby Martin es una periodista independiente y activista estadounidense. En los últimos años ha sumado popularidad, pues creó entre otros proyectos su propio medio que promueve el periodismo ciudadano: Media Roots. En un capítulo reciente Martin describe cuál es la filosofía de Nestlé, que de por sí goza de una pésima reputación, respecto del agua. 

La periodista nos muestra una declaración de Peter Brabeck, director ejecutivo de Nestlé, quien argumenta que el agua debe responder a los criterios del mercado por tratarse de un alimento. Es decir, lo equipara, aún con su carácter único, a cualquier producto de la línea de alimentación; lo separa de su naturaleza como un derecho humano limitado y único, imprescindible para la supervivencia… 

Esta visión es la que ha permeado a muchas agendas políticas del mundo, entre ellas la de México.

“El agua es un producto comestible como cualquier otro, debe tener valor de mercado” dice Brabeck entre otros cuestionables argumentos. 

 Aquí puedes ver este video.

 

 


Activistas cierran planta de Nestlé en California por lucrar con el agua en tiempos de sequía

Cuatro años de sequía han llevado a California a los niveles más críticos de falta de agua.

En California este año se ha registrado la peor sequía en mucho tiempo. Luego de 4 años de muy poca afluencia pluvial  y la raquítica temporada nevada los niveles de agua son más críticos que nunca. 

En este contexto, aún cuando suele ser indignante en la normalidad cómo algunas empresas como Nestlé o Coca-Cola lucran con el agua del subsuelo y la pagan a precios ínfimos, en tiempos de crisis de agua esta condición es aún más atroz. 

En este periodo de sequía ha nacido un grupo de activistas contra  el uso lucrativo del agua de mantos acuíferos por parte de Nestlé llamado “Alianza Crunch Nestlé” en una obvia alegoría a uno de los slogans de la marca, y como una metáfora.

Esta semana miembros de esta alianza se presentaron  a las cinco de la mañana es una de las plantas de Nestlé con linternas para impedir la apertura del sitio. La policía no impidió la protesta y esperan generar más conciencia en la población para que presionen por la prohibición del lucro por parte de las empresas embotelladoras de agua cuando haya problemas de abasto como en este momento. 

 Los emblemas de la protesta

We got to fight for our water,” “Nestlé, stop it, water not for profit,” and “¿Agua Para Quien? Para Nuestra Gente.”

El actvista Mauro Oliveira argumenta para algunos medios:

“La entera idea del agua embotellada va en contra de los conceptos milenarios de las culturas indígenas del agua como sagrada. Acuíferos de 20 mil años de antigüedad pertenecen a las siguientes generaciones y no tenemos derecho a explotarlos por intereses de las corporaciones”.

El colectivo de activistas ha estado pidiendo información al Estado sobre cuánta agua está explotando Nestlé en este momento, aunque todavía no han recibido una respuesta contundente.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca