Estos mingitorios convierten la orina en fertilizante para granjas locales

En Amsterdam, el gobierno está convirtiendo la orina de sus ciudadanos en fertilizante para las granjas alimenticias de la ciudad.

Ámsterdam otra vez está a la cabeza de las buenas ideas verdes del mundo. Hace algunas semanas, los oficiales holandeses dispusieron algunos mingitorios en un parque de la ciudad e invitaron a los transeúntes a pasar y participar. Todo esto fue hecho en nombre del medio ambiente: en lugar de mandar la orina directo por las tuberías, el distrito de agua local pretende convertirlo en fertilizante para granjas locales.

El fósforo extraído de estos mingitorios irán a un techo verde en la ciudad. De acuerdo con los expertos, la orina de la ciudad de Ámsterdam puede fertilizar al equivalente de 10 mil campos de futbol en plantas.

La idea comenzó porque el fósforo de la orina estaba causando problemas; forma cristales que estaban tapando las tuberías. “Pensamos que si teníamos que removerlo, ¿por qué no hacerlo de la manera correcta?”, apuntó Peer Roojimans, autoridad en asuntos de agua de la ciudad. “El fósforo se necesita para la sobrevivencia de todo en la vida, pero es un producto limitado, y las minas están agotadas. Y Ya que todos lo llevamos con nosotros todos los días, quisimos desarrollar un dispositivo que pudiera reusarlo”.

Después de que los desperdicios lleguen a la planta de recuperación, el fósforo y el nitrógeno de la orina serán separados, limpiados y transformados en estruvita, un fertilizante de lenta liberación. Nuevas leyes holandesas permitieron que se comience a usar oficialmente desde el primero de enero de 2014.

Aquí el video (en inglés):



Mineras en Colombia están provocando trastornos mentales y enfermedades graves en habitantes

Segovia es “el municipio con más casos de intoxicación por mercurio en Colombia, […] que es a su vez la tercera nación que más mercurio libera al medio ambiente en el mundo –75 toneladas al año–, detrás de China e Indonesia.”

La contaminación de recursos naturales como el agua, suelo y aire, es sólo una de las consecuencias más comunes de la actividad minera; otra se asocia con el abuso, acoso y violencia ejercidas por las empresas hacia las comunidades indígenas que no pueden defender sus tierras. Sin embargo, muy poco se habla acerca del impacto mortal que conlleva la liberación de vapores y líquidos en las minas en Colombia, China, Indonesia, México y más; como es el caso que se enfrenta la población de Segovia, en Colombia, a la intoxicación por mercurio. 

Para Natalio Cosoy, de la BBC Latinoamerica, Segovia es “el municipio con más casos de intoxicación por mercurio en Colombia, […] que es a su vez la tercera nación que más mercurio libera al medio ambiente en el mundo –75 toneladas al año–, detrás de China e Indonesia.” Este fenómeno que pone en riesgo la salud física y mental de los habitantes se debe a décadas de explotación aurífera y de uso del mercurio para extraer oro de las piedras. 

La intoxicación por mercurio comienza con náuseas, mareos; continúa destruyendo a los sistemas nervioso, digestivo e inmunológico, los pulmones, los riñones, la piel, los ojos; y termina con la muerte. Si bien en Segovia nadie ha fallecido por mercurio, alrededor de 45 000 personas están sufriendo los efectos de la intoxicación. 

Ahí, en donde se quema el mercurio en una especie de horno con una puerta abierta y los extractores empujan los vapores hacia los caños de la máquina, el riesgo continúa afectando a cada miembro de la población. Para Carlos Federico Molina Castaño, médico toxicólogo y especialista tanto en salud ocupacional como epidemiología, “el riesgo sigue presente siempre que se manipule mercurio, un metal que se evapora, por otra parte, a bastante baja temperatura, en torno a los 40 grados. Si en la orina hay más de 20 microgramos por gramo de creatinina, la persona se considera intoxicada. Es difícil encontrar a algún minero segoviano por debajo de 20. Uno me contó que llegó a tener 500. […] El máximo que me ha tocado ver a mí fue uno de 3 000.” Inclusive, bebés lactantes se encuentran bajo los efectos de la intoxicación: “Aunque en bajas cantidades, las mujeres pasan el tóxico a sus hijos a través de la leche materna. Ninguna de mis madres trabajaba con mercurio en el momento, llevaban un año sin exponerse en forma directa al mercurio, o sea que es una exposición ambiental.”

Más que la muerte, explica Molina Castaño, el mercurio “genera más discapacidad que mortalidad.” Afectaciones que implican el aspecto mental, las cuales pueden ir desde la psicosis hasta la bipolaridad. Los trastornos mentales son una consecuencia de la exposición a largo plazo al mercurio: “Es como cuando a usted le dice el nutricionista que si come mucha carne le va a producir enfermedades, o si come mucha harina; es igual, digo que si una persona está evaporando el mercurio, lo está aspirando, más adelante le puede traer efectos, pero eso no es muy común aquí”.



Los polos se están llenando de musgo como hace 3 millones de años (VIDEO)

“Nuestro trabajo está mostrando que partes [de la Antártica] se están volviendo verdes cada vez más. Incluso esos ecosistemas que eran relativamente remotos, aquellos que eran intocables por la humanidad, están mostrando los efectos del humano inducido por el cambio climático.”

El descongelamiento de los polos ha sido un tema alarmante en los últimos años. Investigadores y ambientalistas continúan buscando múltiples maneras de prevenir una catástrofe ambiental que someta a un riesgo significativo la biodiversidad del planeta. A lo largo de estas investigaciones, colegas de University of Cambridge, British Antartic Survey y University of Durham encontraron que en las tierras antárticas están creciendo increíblemente rápido cepas de musgos.

Esto ha evidenciado, comentan, el impacto irreversible del calentamiento global. En palabras de Matthew Amesbury, investigador de University of Exter en Reino Unido, “Nuestro trabajo está mostrando que partes [de la Antártica] se están volviendo verdes cada vez más. Incluso esos ecosistemas que eran relativamente remotos, aquellos que eran intocables por la humanidad, están mostrando los efectos del humano inducido por el cambio climático.” Es decir que si en los últimos 50 años, se había percibido un crecimiento anual de menos de un milímetro de estas cepas; ahora el crecimiento anual supera los tres milímetros. Las cepas están creciendo en el suelo congelado en los suelos deshielados de la Antártica. 

Se trata de una superficie de las cepas están construyendo una capa delagada en el verano, la cual termina eventualmente por congelarse durante el invierno. Estas capas que se van formando han preservado las temperaturas y por tanto su existencia en climas tan fríos. Frente a esto, Amesbury y Rob DeConto, de la Universidad de Massachusetts, explican, el suelo de esta región se está enfrentando a cambios dramáticos en torno a patrones de crecimiento de los últimos 150 años, e incluso de los últimos milenios:

Este es otro indicador que la Antártica está regresando a tiempos geológicos –lo cual tiene sentido, considerando los niveles atmosféricos de CO2 se han elevado a un grado que el planeta no había obtenido desde el Plioceno, hace 3 millones de años, cuando la capa de hielo Antártico era muy pequeña y los niveles de los mares eran más altos. Si los gases de efecto invernadero continúan, la Antártica tendrá un regreso a tiempos previos a la época geológica. Quizá la península se convertirá algún día en bosque de nuevo, como lo fue durante los climas de invernadero del Cretáceo y Eoceno, cuando el continente estaba libre de hielo. 

Los autores concuerdan que estos cambios recientemente observados son sólo el principio: “Estos cambios, combinados con una tierra libre de hielo, desencadenará una alteración en el funcionamiento biológico, en la apariencia, en los paisajes de la península Antártica por el resto del siglo XXI y más allá.” 

 



Situaciones extraordinarias que pueden verse en Amsterdam, la ciudad de las bicicletas (VIDEO)

Su adopción de las bicicletas como máximas de transporte han originado inercias culturales especiales.

Foto: blogs.lanacion.com.ar

Amsterdam, la ciudad de las bicicletas. El sitio que a simple vista es como la utopía de la democratización del transporte sin importar las clases sociales. En esta ciudad de unos 811.185 residentes, existen más bicicletas, próximas a un millón, que personas: por sus calles estrechas y canales, al menos en el centro de la ciudad, las bicicletas son la gran prioridad de la cultura vial.

Personas de todas las edades; mamás, de la tercera edad, ejecutivos, fashionistas, prácticamente todos, se transportan en bicicletas, y de hecho cada vez es más mal visto hacer uso del auto, sobre todo por una población que crece aceleradamente )para el 2030 se calcula que habremos 9 mil millones de habitantes en la Tierra) y el auto abarca un espacio, innecesario, individualista.

Esta ciudad es también la que cuenta con un mayor número de museos en el mundo, existe un movimiento interesante cultural; también se dice que en Europa, ahora se está convirtiendo en la ciudad del amor. Otra de sus curiosidades es que es la única urbe en el mundo con un barco público, financiado por las personas, que es el hogar de cientos de gatos callejeros.

Amsterdam querida. El siguiente video muestra escenas curiosas en la vida de bicicleta de esta apasionante y efervescente ciudad. 



TOP 11: los mejores abonos orgánicos para nutrir tu tierra

Podemos continuar con el ciclo de la materia, respetando al medio ambiente e incentivando la proliferación de aquellos nutrientes necesarios

La tierra, base de la cadena alimenticia, cuenta con nutrientes indispensables para la salud de las plantas y, por consiguiente, del medio ambiente. A través de la vitalidad del agua y la presencia de algunos animales e insectos, la tierra recibe sustancias que fortalecen el ciclo de la vida. Sin embargo, ante el consumo imparable de los recursos de la naturaleza, la biodiversidad ha ido perdiendo terreno, y en consecuencia el suelo ha perdido estas propiedades orgánicas, como el oxígeno en las raíces.

Cuando las plantas no tienen acceso a alguno de los materiales que les permiten sobrevivir, tales como luz, agua, dióxido de carbono, macronutrientes y micronutrientes, entonces el suelo pierde vida. Por consiguiente es necesario algún abono que otorgue esos nutrientes necesarios para la perpetuación del ciclo de la vida.

Dado que el abono químico deteriora al sistema, ya que destruye a los microorganismos indispensables, es prudente hacer uso de abonos orgánicos. De modo que podemos continuar con el ciclo de la materia, respetando al medio ambiente e incentivando la proliferación de aquellos nutrientes necesarios. Además es un método ideal para retener los niveles de humedad para el perfecto sustento tanto de las plantas como de la tierra, requiriendo un menor gasto energético.

¿Cuáles son los mejores abonos orgánicos?

–       El estiércol y el compost. Es un fertilizante poderoso que le proporciona a la tierra todos los nutrientes necesarios.

–    Excremento de aves y animales marinos. Rico en fósforo, este abono ayuda a reducir el gasto energético que supone el transporte.

–       Harina de huesos.

–       Algas marinas. Con altos niveles de minerales, oligoelementos, vitaminas y enzimas, las algas son fáciles de encontrar.

–       Cenizas de materia orgánica. Ayudan a corregir el pH de la tierra.

–       Posos de café. Rico en nitrógeno, fósforo y potasio, el café ayuda a controlar el pH de la tierra.

–       Cabello. Gracias a sus altos niveles de nitrógeno, el cabello estimula la actividad bacteriana de la tierra.

–       Orina humana. Lo mejor es mezclar una parte de orina y otra de agua.

–       Cáscaras de huevo o de plátano.

–       Melaza o composta de tés. Incrementa los niveles de microorganismos.

–       Comida de perros y gatos. Ricos en proteínas y micronutrientes, estos productos mejoran la composición de la tierra. 

Fotografía principal: Jardín Plantas



Amsterdam puso a alcohólicos a limpiar la ciudad a cambio de cerveza

La ciudad necesita limpieza, los alcohólicos necesitan alcohol. Esto es lo que hizo la ciudad de Amsterdam para solucionarlo:

Holanda es sin duda un país extraño. Pero su extrañeza ha probado ser increíblemente funcional y creativa. Lo último que implementó ha dejado al mundo asombrado.

 Buscando una manera de calmar los disturbios que estaban causando algunos alcohólicos en uno de los parques de Ámsterdam, el proyecto Rainbow Foundation, el cual es patrocinado por el gobierno y donaciones, decidió ponerlos a limpiar la ciudad a cambio de cervezas.

“Este grupo de alcohólicos crónicos estaba causando problemas en el Oosterpark, Ámsterdam: peleas, ruido, comentarios desagradables a mujeres”, comentó Gerrie Holterman, jefe de la Fundación Rainbow. “El propósito es mantenerlos ocupados, ponerlos a hacer algo para que dejen de causar problemas en el parque”.

v2-amsterdam-street-alcoholicsLos hombres empiezan en día con dos cervezas, trabajan hasta la hora de la comida, se les da una comida caliente con dos cervezas más, continúan trabajando y luego terminan jornada con 10 euros, otra cerveza y la mitad de un paquete de tabaco para liar.

“Tienes que ver la cosa así: todos se benefician”, apunta Holterman. “Ya no están todo el día en el parque, beben menos, comen mejor y tienen algo que los mantiene ocupados durante el día”.

Sin duda esta ocupación le da un poco de estructura a sus vidas. Después de todo, la ciudad necesita limpieza y los alcohólicos necesitan alcohol. El proyecto es definitivamente controversial para otros países pero, si somos honestos, nadie salvará a los alcohólicos del alcohol, y ponerlos a trabajar por él es la mejor manera de ayudar tanto a ellos como a la ciudad entera.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca