El suburbio más seguro del mundo no utiliza automóviles

En los setentas el pequeño pueblo de Houten en Holanda adoptó una forma de vida sin carros, más de treinta años después es un ejemplo inspirador de lo que se puede lograr al tener una cultura que no gira en torno a los automóviles

En 1979 Houten era un pintoresco pueblo construido alrededor de una iglesia del siglo XIV, sin embargo con la explosión poblacional del país, el pueblo con 5 mil habitantes debió adaptarse a una ciudad con 10 veces ese número de habitantes en poco más de veinte años. Para absorber este enorme cambio, el gobierno local decidió adoptar un plan completamente innovador: en vez de tener calles para automóviles, la ciudad solo tiene pasos peatonales y ciclovías; todos los edificios importantes en la ciudad están conectados por vías sin autos. Todo en la ciudad está cerca y todo es seguro.

Claro que Houten no está desconectado por completo del resto del mundo, tienen una ruta de automóviles que circunda la ciudad, y todas las casas del pueblo pueden ser visitadas en autos, sin embargo es un sistema que involucra salir de la ciudad y volver a entrar a ella a la altura del sitio que se quiere visitar. La estación de trenes también está conectada a la vía automovilística, pero al igual que las casas, es más fácil llegar a ella a pie que en coche. Las bicicletas pueden utilizar la vía automovilística, pero estas siempre tienen prioridad. En esta pequeña ciudad es común ver un coche que sigue a un grupo de ciclistas de la tercera edad a una bajísima velocidad.

¿Los resultados? Dos tercios de los recorridos en Houten son hechos a pie o en bicicleta. Los accidentes viales son mínimos en comparación con los de una ciudad del mismo tamaño en EUA o en Latinoamérica: entre el 2001-2005 murió tan solo una persona en un accidente de este tipo, una mujer de 73 años que fue atropellada por un camión de la basura.

Houten es el tipo de ciudad ideal para tener una familia con niños pequeños. A partir de los seis años cualquier pequeño puede ir a la escuela en bicicleta solo y no tendrá que cruzar ninguna calle con coches. Hay muchas personas de la tercera edad que habitan aquí porque es tranquilo y seguro.

En general, además de aire limpio, también se respira salud. Houten es un verdadero ejemplo a seguir, un gobierno con un poco de visión cambió la manera en la que se percibe la explosión poblacional y nos muestra como controlarla para brindar la mejor experiencia de vida posible para los habitantes.



¿Las ciudades como refugios sustentables? conoce UN-Habitat

A partir de los objetivos del milenio fijados por las Naciones Unidas, las ciudades son consideradas como refugios que deben proporcionar seguridad a sus habitantes, Un-habitat es la agencia encargada de que las urbes se conviertan en esto conjugando multifactores enfocados en la sustentabilidad. Resulta evidente la importancia del lenguaje para explicar y configurar la […]

A partir de los objetivos del milenio fijados por las Naciones Unidas, las ciudades son consideradas como refugios que deben proporcionar seguridad a sus habitantes, Un-habitat es la agencia encargada de que las urbes se conviertan en esto conjugando multifactores enfocados en la sustentabilidad.

Resulta evidente la importancia del lenguaje para explicar y configurar la realidad pues su correcta aplicación puede contribuir, entre otras cosas, a ubicar los desafíos. En este contexto la Organización de las Naciones Unidas ha enfatizado en la importancia del desarrollo de las ciudades desde el adjetivo de “refugios”. Estos se definen, según la Real Academia de la Lengua Española, como sitios de asilo, acogida o amparo, es decir, es ahí donde encontramos seguridad para desarrollarnos –una especie de cálido hogar común para llevar nuestras decisiones y vivir felizmente.

Está comprobado que la felicidad a largo plazo, entendida como satisfacción de vida, está estrechamente relacionada con la seguridad social, ecológica y económica que sentimos en nuestros contextos. A partir de esta idea, la ONU ha creado Un-habitat, una agencia encargada de generar los acuerdos necesarios para promover ciudades-refugio, basadas en la sustentabilidad.

Hoy más de la mitad de la población vive en las ciudades, y por lo menos la mitad de los habitantes de las urbes en los países en desarrollo carecen de los servicios básicos como agua y drenaje. Resulta urgente, por lo tanto, que las ciudades sean consideradas como motores de evolución social, para lo cual es fundamental que se regeneren los barrios y zonas castigadas de toda ciudad.

La inclusión y la sustentabilidad son los principales objetivos de esta agencia, y únicamente un entorno que garantice la equidad en el acceso a los beneficios, podría considerarse como un refugio. De acuerdo a esta misión, en 2001 la ONU publicó la declaración sobre las ciudades y otros asentamientos humanos, que incluye una serie de objetivos orientados a honrar el propósito original de las ciudades: unirse y cerrar filas alrededor de un objetivo específico, compartir los beneficios de unificarse en un mismo espacio físico.



De ríos contaminados a jardines flotantes, la transformación de este sistema de aguas residuales

Utilizando sistemas de tratamiento en flotación, Biomatrix busca la mejora significativa en la calidad del agua reduciendo los niveles de materia orgánica, sólidos en suspensión y metales.

El sueño de cualquier persona preocupada por el medio ambiente es poder recuperar un canal o río contaminado y así revitalizar la calidad tanto del agua como del paisaje. Se requiere de una serie de herramientas ecosustentables, tales como una educación ambiental y materiales facilitadores, para desarrollar sistemas que traten aguas urbanas contaminadas.

Si bien hay cuantiosos proyectos y sistemas ecológicos de este tipo, muy pocos se enfocan en hacerlo a través de la oxigenación del agua y la presencia de una colonia bacteriana que se alimenta de la contaminación. Un ejemplo de este sistema es BioMatrix, empresa escocesa que permite recuperar las aguas de urbanas contaminadas a un costo realmente accesible.

Utilizando sistemas de tratamiento en flotación, Biomatrix busca la mejora significativa en la calidad del agua reduciendo los niveles de materia orgánica, sólidos en suspensión y metales. Esto se consigue a través de flotadores termo-sellados de Polietileno de Alta Densidad ensamblados con juntas de acero inoxidable cortadas con láser; permitiendo así una base sólida para soportar el peso del sustrato y las plantas, así como corrientes de agua muy fuertes. Estos ratios funcionan en un amplio rango según las variables como el tipo y carga de contaminantes, el volumen y el flujo de la masa del agua.

Esto logrará que un reactor oxigene el agua y permita el desarrollo de la vida acuática, para a continuación usar una colonia bacteriana que se alimente de la contaminación. Así, las plantas comenzarán un proceso de autoregulación, en el que ocasionalmente se necesite dar mantenimiento como podas o reposición de plantas.

El objetivo no sólo es recuperar la calidad del agua, también crear islas flotantes –como las chinampas mexicanas– con diversas plantas que añadan belleza y espacios verdes en ambientes urbanizados. Como sucedió en la ciudad de Manila, en las Filipinas, en donde el canal de Paco pasó de ser un pantano lleno de basura a un hermoso parque, con flores, árboles y agua limpia.



Oslo será la primera ciudad libre de autos en 2019

Esta urbe tiene más de 350 mil vehículos, la tarea no será fácil pero un nuevo paradigma sobre las ciudades es un motor increíble.

Los automóviles como absurdos sinónimos de status y comodidad han ido cuestionándose. Parece ridículo ver en las ciudades a miles atrapados en sus autos en el irreconciliable tráfico viviendo una evidente menor calidad de vida que aquellos que van como peatones o en bicicleta.

Lo más absurdo es que estos automovilistas, quienes evidentemente viven un pésima calidad de vida desde sus autos, también afectan la calidad de vida de aquellos que van moviéndose en las ciudades de otras maneras: desde el transporte público, a pie o en bicicleta.

Lo cierto es que tal absurdo es un círculo vicioso cada vez más respecto a los autos. Incluso aquellos que defienden los autos ecológicos, en la ciudad estos ocupan un descomunal espacio al cual quizá como individuo nadie habría de tener derecho, pues vivimos colectivamente.

Todo este paradigma del auto ha ido cambiando sobre todo en lo que a las ciudades respecta, y Oslo, la capital Noruega, es la primera ciudad que ha decidido para el 2019 eliminar completamente la presencia de autos en su ciudad. Lo anterior con miras ecológicas, pero también de espacio; recordemos que la ciudad es de los ciudadanos y el espacio es para ellos, no para los autos.

Esta decisión fue tomada por socialistas, izquierda socialista y el partido verde quienes dirigen el Consistorio de la capital noruega.

Los coches son prácticos y cómodos para algunos usos, pero tienen una grave contrapartida. Del mismo modo que ya no es normal fumar en el interior de una casa o en un recinto público cerrado, el uso innecesario del coche en una ciudad será una reliquia del pasado”, apunta Eivind Trædal, representante del Partido Verde en al Ayuntamiento de la ciudad.

Las zonas libres de coches no solo mejora la calidad del aire, que en ocasiones y en muchas ciudades, roza los límites legales y afecta a la salud de las personas, sino que también mejora el comercio y el consumo”, añade Trædal.

El reto no es tan sencillo, Oslo tiene unos 600 mil habitantes y unos 350 mil vehículos. Asimismo, Hamburgo, la segunda ciudad más grande de Alemania, eliminará los automóviles en su centro definitivamente para el 2034.



Estas son las 20 mejores ciudades del mundo para andar en bici

En la lista aparecen tres ciudades holandesas y tres francesas.

Los beneficios individuales y colectivos de usar la bici como transporte en las ciudades son muchísimos. En el plano del individuo está comprobado que acrecienta la felicidad y mejora el sistema cardiovascular entre otros atributos; en el colectivo la disminución del tráfico, la contaminación y hasta el crecimiento de la economía local.

Aunque no al paso que debieran, cada vez más ciudades adecuan su infraestructura para privilegiar el uso de la bicicleta por sobre el automóvil. El ranking 2015 sobre las mejores ciudades del mundo para usar la bicicleta  realizado por Copenhagenize Design Company (y elaborado desde hace 4 años) ha dado algunas sorpresas, incluyendo por primera vez a una ciudad de Estados Unidos.

Este índice mide 13 indicadores como infraestructura traducida en carriles o aparcabicis, la cantidad de personas usando este medio; las políticas públicas en torno a esta práctica e incluso factores como el clima.

No por ser este índice elaborado es esta ciudad, Copenhague encabeza la lista, casi el 50% de su población usa la bici y es considerada una ciudad que está haciendo una revolución verde. Llama la atención la presencia de 3 ciudades holandesas, tres francesas, y una latinoamericana, con la presencia de Buenos Aires.

Aquí la lista:

1.Copenhague, Dinamarca.

2.Amsterdam, Holanda.

3.Utrecht, Holanda.

4.Estrasburgo, Francia.

5.Eindhoven, Holanda.

6.Malmö, Suecia.

7.Nantes, Francia.

8.Burdeos, Francia.

9.Amberes, Bélgica.

10.Sevilla, España.

11.Barcelona, Cataluña.

12.Berlín, Alemania.

13.Lubliana, Eslovenia.

14.Buenos Aires, Argentina.

15.Dublín, Irlanda.

16.Viena, Austria.

17.París, Francia.

18.Minneapolis, Estados Unidos.

19.Hamburgo, Alemania.

20.Montreal, Canadá.

 

3047349-inline-i-2-00indexgraphics02

 

Aquí puedes ver el índice completo y los motivos por los que fueron elegidas.



¿Por qué se dice que Copenhague está haciendo una revolución verde?

Las modificaciones en los hábitos, sobre todo de sus habitantes, son impresionantes.

 

“El cambio empezó en los años setenta, cuando, durante la crisis del petróleo de 1973, sus ciudadanos exigieron a sus representantes que apoyasen una nueva forma de transporte urbano: la bicicleta.”

Dinamarca siempre ha sido un país de resistencia. Un interesante artículo de El País narra cómo hicieron una importante fuerza contra el holocausto y consiguieron salvar a la mayoría de sus judíos. Ahí se gesta una especie de consciencia colectiva que avanza incluso antes que la política (acaso sucede así también en todo el mundo).

Su capital, Copenhague, conocida en todo el mundo como un centro de revolución verde está llevando la delantera y el país entero está comprobando cómo la tendencia ecoamigable puede ser bueno para la economía. Esta ciudad ha sido nombrada por Monocle como la ciudad más habitable del planeta, capital verde europea en 2014 y designada por una investigación de The Economist Inteligence Unit como la capital más sostenible de Europa.

Te presentamos algunos puntos que explican el por qué esta ciudad está encabezando una revolución verde: 

  • Desde 1990 han reducido las emisiones un 40% y desde 1980 el PIB de Dinamarca ha subido un 80% con un consumo energético que se ha mantenido al mismo nivel.
  • Se ha convertido en la exportación de un modelo de crecimiento ecológico.
  • Solo en 2014, 2.600 delegaciones de todo el mundo visitaron State of Green, el organismo mitad público mitad privado encargado de promover las soluciones verdes.
  • Casi el 50% de los ciudadanos se mueven en bici.
  • Las personas se han ido desplazando al centro de la ciudad en el que habitan unas 700.000 personas, y la bicicleta ya se usa en el 63% de los desplazamientos.
  • El 90% de los padres llevan a sus hijos al colegio en bicicleta o caminando. 
  • Actualmente, el 33% de la energía se produce por renovables, aunque el objetivo es que para 2020 sea el 50%.
  • La construcción de una nueva incineradora para calentar la ciudad con biomasa y basura orgánica
  • Energía eólica, que se han convertido en uno de los símbolos del país –actualmente representan el 20% del total de las exportaciones de Dinamarca–
  • Hizo obligatorios los techos verdes.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca