¿Cómo terminar con la venta de productos que causan cáncer?

Las coorporaciones han utilizado el famoso “listón rosa” para aprovecharse de las ventas, mientras la mayoría de sus productos contienen químicos vinculados al cáncer de mama. La campaña “Think Before You Pink” está tratando de hacer algo al respecto.

Todos recordamos el famoso “listón rosa” contra el cáncer de mama que surgió a principios de la década de los 90. Este listón fue el resultado de que Charlotte Haley, una mujer de 68 años, estaba sumamente preocupada por la invasión de este tipo de cáncer en su casa (su hija, su madre y su abuela lo contrajeron) y porque el presupuesto para la prevención del cáncer sólo era del cinco por ciento del total.

Sus acciones, dirigidas hacia despertar a los legisladores para destinar más dinero a la investigación para la prevención, tuvo mucha atención de los medios.historia-color-rosa-liston-300x380 Tanto que empresas como Estée Lauder buscaron asociarse con ella. El problema fue que este tipo de empresas de cosméticos y farmacéuticas como AstraZeneca vendían productos para el tratamiento del cáncer, por un lado, y pesticidas cancerígenos, por el otro. Era lo que se llama un perfecto ciclo de provecho.

Sin embargo, en el 2002, después de mucha frustración y preocupación acerca de esta campaña del listón rosa, Breast Cancer Action lanzó el proyecto “Think Before You Pink” (“Piensa antes del rosa”). Su primera campaña “¿Quién se está limpiando realmente?” etiquetó a compañías que usaban el listón rosa más por beneficio propio que por la causa. El proyecto eventualmente comenzó a cambiar de una puramente monetaria a una causa medioambiental por el cáncer de mama.

Quizá su campaña más famosa fue el movimiento de “Yoplait: ponle tapa”, que llevó a que Dannon y General Mills, los fabricantes de Yoplait (que tienen dos terceras partes de los productos lácteos de Estados Unidos) a terminar el uso de la hormona rBGH, la cual era usada para estimular a las vacas lecheras a producir inmensas cantidades de leche. Hormona que estaba, por supuesto, vinculada al cáncer de mama.

Este año “Think Before You Pink” lanzó una campaña llamada “Se acabaron los tiempos tóxicos” que pide la legislación para prohibir toxinas en productos que causan cáncer y otras enfermedades de salud.

Actualmente en Estados Unidos hay más de 80 mil químicos en uso, y sólo una minoría de ellos –alrededor de 200—han sido investigados. Estos químicos se infiltran en numerosos cosméticos y productos como perfumes, cremas humectantes y productos para el cabello.
“Se acabaron los tiempos tóxicos” quiere legislar el requerimiento de etiquetas que aseguren que un producto es confiable. Además, están tratando de lanzar un sistema que investigue los químicos en productos que ya están en el mercado.



Importancia de una cultura ambiental para el desarrollo de obras marítimas y de protección costera

En la zona costera y marítima también se construyen obras tales como puertos marítimos y obras de protección costera; sin embargo, esta zona es muy dinámica, y por tanto los impactos generados suelen ser en gran medida negativos.

Autor: Ricardo Moreno

Cualquier obra de infraestructura que el ser humano construye para su beneficio genera un impacto sobre el medio ambiente, sin embargo este impacto no siempre resulta ser positivo. En la zona costera y marítima también se construyen obras tales como puertos marítimos y obras de protección costera; sin embargo, esta zona es muy dinámica, y por tanto los impactos generados suelen ser en gran medida negativos, pues muchas veces lejos de dar solución a los problemas que se quieren resolver, al modificarse los procesos naturales que allí acontecen, se afectan de manera negativa los ecosistemas costeros perjudicando el ecosistema costero entero.

A pesar de que las obras costeras y portuarias tengan un óptimo diseño ingenieril, en algunos casos no siempre funcionan como fueron previstas, y esto se debe principalmente al mal enfoque que se les da, pues en su mayoría se diseñan y planean considerando solo la parte ingenieril, sin tomar en cuenta que el sistema costero es un sistema complejo en el cual intervienen también factores oceanográficos, ambientales, sociales, culturales, políticos y económicos.

En este ensayo se mencionan algunos de los principales problemas a los que se enfrentan los ingenieros para desarrollar proyectos marítimos y costeros, y a su vez los problemas ambientales que este tipo de obras conlleva. Se recalca también la importancia en que aquellos que desarrollan o están involucrados en este tipo de proyectos tengan una cultura ambiental en su formación para que de esta esta manera se basen en una gestión integral de zonas costeras y así tener un desarrollo de infraestructura costera más amigable con los sistemas costeros y marítimos.

Las obras marítimas como puertos, muelles, infraestructura pesquera, se utilizan como detonante económico ya sea a escala local, regional o nacional. Además, las obras de protección costera se utilizan generalmente para proteger las zonas de maniobras y obras interiores de los puertos, para evitar la erosión costera, contra inundaciones costeras, proteger contra aumento del nivel del mar, evitar el azolve de bocas de lagunas, encauzar corrientes costeras, interrupción del transporte litoral, ganancia de terrenos al mar y para proteger zonas de maniobras en el interior de un puerto por mencionar algunos. Para cualquiera de este tipo de obras es importante entender que la zona costera es un sistema natural único donde coinciden tres sistemas ambientales, la tierra, el agua y el aire, por lo que se dice que son sistemas muy complejos y dinámicos ya que intervienen gran cantidad de procesos (Carter, 1991 y Martínez, 2009).

Desafortunadamente no siempre se tiene presente la complejidad de los sistemas costeros, pues muchas veces la solución no es integral ya que comúnmente la alternativa propuesta considera solo la parte técnica, y solo de manera muy superficial los demás factores como el medio ambiente, la sociedad, la política, la cultura, los cuales también son importantes. La formación de recursos en este ámbito es una respuesta posible para atender la problemática. En México, la formación de recursos se da frecuentemente de manera disciplinaria. Por ejemplo, los ingenieros para diseñar obras no se les enseña adecuadamente la relevancia del medio ambiente y las consecuencias de modificarlo, por lo que no están conscientes de la verdadera problemática que trae consigo este tipo de obras.

En México, las personas que se preparan para ser ingenieros civiles llevan sólo de manera superficial el tema ambiental dentro de las obras de infraestructura. Existe desde mi parecer, un menosprecio por los posibles impactos y las consecuencias generadas que conlleva toda obra de infraestructura portuaria y costera. Por eso es importante generar una cultura ambiental dentro de la formación de las diferentes disciplinas que tienen relación con el desarrollo costero pues de esta manera podremos dar soluciones más integrales a los proyectos de infraestructura costera y portuaria.

Otro factor importante que influye en el buen planteamiento de los proyectos de obras marítimas y costeras es la información que se utiliza. Son varias las razones por las cuales la información utilizada para llevar a cabo los proyectos no siempre es la más adecuada. Por un lado, el tiempo para llevar a cabo los estudios es crucial, pues para este tipo de proyectos que involucran la zona costera se recomienda hacer campañas de medición por periodos largos y en varias temporadas, para poder tener datos objetivos y cuantitativos, sin embargo muchas veces estas campañas no se llevan a cabo como deberían, ya sea por falta de recursos o por falta de tiempo, lo cual incide de manera significativa en los estudios que son base para los proyectos. Por otra parte la carencia de información y bases de datos útiles para soportar los resultados también es muy escasa en nuestro país. En resumen, los estudios de impacto ambiental no se hacen como deberían y obviamente los resultados a largo plazo no son los esperados.

Las consecuencias de no llevar a cabo un buen proyecto de obras marítimas y costeras se ve reflejado en gran medida en el medio ambiente, ya que la construcción de este tipo de obras puede alterar los procesos naturales de transporte litoral, se generan cambios de salinidad de las aguas estuarinas, se incrementa la contaminación y en general se afectan las características de los ecosistemas naturales. Estos impactos, sumados a los de orige natural como son, tsunamis, ciclones, lluvia y los efectos del cambio climático, son una amenaza ya que pueden incrementar la vulnerabilidad de las poblaciones, biodiversidad, infraestructura, actividades económicas, y servicios públicos cercanos (Vergara, 2007).

Pero no basta con dar una solución integral a las problemáticas que enfrenta la zona costera, pues aunque exista tal solución, no siempre se lleva a cabo por diferentes razones. Una de ellas es debido a lo que se explica en la tragedia de los comunes de Hardin (1968), pues muchas veces los intereses personales de aquellos que quieren llevar cabo este tipo de proyectos son para obtener un beneficio propio lejos del bien común, por lo que poco les importa los daños ocasionados al medio ambiente o a las personas locales, las cuales lamentablemente no siempre resultan beneficiadas por este tipo de proyectos. De aquí la importancia de que aquellos involucrados en el desarrollo de este tipo de obras tengan una cultura ambiental que les permita dar la una solución integral para este tipo de proyectos.

Todo lo anterior nos hace pensar que es mejor no construir obras en la zona costera a menos que se haga un exhaustivo análisis, lo cual pareciera que es pedir mucho. Sin embargo, fundamentando los proyectos por medio de diversos estudios interdisciplinarios y basados en una gestión integral de zonas costeras como la expuesta por Pérez-Careiyo et al. (2016) o considerando manuales de manejo costero como los de Olsen et al. (1999) o Heileman (2006) lo cual permita prever los impactos positivos y negativos de este tipo de obras, es posible llevar a cabo proyectos amigables con el medio ambiente. Nuestra sociedad necesita de este tipo de obras para el progreso, siempre y cuando se respete el medio ambiente, ya que de seguir como hasta ahora, no tardaremos en acabar con nuestro planeta en menos tiempo del que se espera.



¿Sabes lo que te aplicas? 85 mil químicos circulan en el mercado (solo 1% evaluados)

Aunque la esperanza de vida nunca había sido tan alta, este generación es la más expuesta que nunca a los químicos y sería bueno depurarlos.

Cuando te despiertas en la mañana (si haces un recuento) te sorprenderás de la cantidad de productos que usas para comenzar tu día: champo, jabón, pasta de dientes, jabón para los trastes., etc. Al rededor del 96% de esos productos, a menos que sean naturistas (y aún así en unos casos) contienen importantes cantidades de químicos.

Uno pensaría que existe un filtro muy bien aplicado desde el gobierno para que los productos que lleguen a nuestros hogares sean sanos; sin embargo, la realidad es que las leyes en esta materia en Estados Unidos (muchos de las marcas presentes en otros países son de allá) llevan décadas sin actualizarse, y de hecho, pudiera decirse que las corporaciones tienen un amplio margen de libertad para implementar químicos a sus productos.

Según un interesante análisis del sitio Alternet ,existen en el mercado al menos 84 mil químicos con los que es muy probable que tengamos en algún momento contacto al día; solo un 1% de ellos han sido estudiados a profundidad.

En este momento existe una iniciativa en el senado estadounidense para cambiar esto, pero apenas se encuentra en fase de presentación, no ha sido discutida aún.

Considerando que la piel humana absorbe el 60% de los productos con los que tiene contacto, es muy importante que, en cuanto antes, se haga una regulación mucho más rigurosa en la materia.

 

 

¿Qué puedes hacer?

Por lo pronto es recomendado especialmente que te cuides de los siguientes químicos:

-Formaldehído

-Diazolidinil urea

-Acetato de Plomo

-Metileno Glicol

-Propilparabeno

-Quaternium 15



Conoce las sustancias cotidianas vinculadas al cáncer de mama

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la incidencia de cáncer de mama va en aumento alrededor del mundo

El cáncer de mama es una de las enfermedades más desgarradoras que una persona puede experimentar, convirtiéndose en la 2a causa de mortalidad entre las mujeres del mundo. Se distingue entre el carcinoma ductal, que comienza en los conductos que llevan la leche desde la mama hasta el pezón y el carcinoma lobulillar, el cual inicia en las partes de las mamas llamadas lobulillos, que producen leche.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la incidencia de cáncer de mama va en aumento alrededor del mundo. Este incremento paulatino se debe a que hay una mayor esperanza de vida, un aumento de urbanización y una mayor adopción de una vida en contacto con tóxicos.

Aunque existen numerosos factores de riesgo, la incidencia del cáncer de mama aumenta según la edad, el sexo, antecedentes familiares, los genes BRCA1 y BRCA2, un ciclo menstrual prematuro (antes de los 12 años) y una menopausia tardía (después de los 55), un parto después de los 30 años, obesidad, radiación y consumo excesivo de alcohol, así como la exposición a ciertas sustancias nocivas. La investigación publicada en la revista Environmental Health Perspectives explica los productos químicos que provocan tumores cancerígenos en las glándulas mamarias de las ratas, los cuales están vinculados con el cáncer de mama en humanos. Estos productos tóxicos pueden provenir en su mayoría del escape de los autos que, además de contaminar el medio ambiente y volverse uno de los principales responsables del calentamiento global, comparten propiedades de otros solventes, del humo del cigarro y otros elementos de combustión toxicológica.

Este estudio realizó una lista con 17 sustancias cancerígenas que provocan alteraciones hormonales (originarias de los tumores mamarios) en los animales, a las cuales varias mujeres se encuentran expuestas a diario, tales como nafta, gasoil (gasóleo o diésel), ignífugos, solventes, corrosivos de pinturas y derivados de desinfectantes usados en el tratamiento de agua potable.

Estos factores de riesgo pueden prevenirse a través de actividades tales como reducir la exposición a las emanaciones de los gases de escape de los vehículos, usar una campana aspirante al cocinar, evitar comprar muebles que contengan espuma de poliuretano, alfombras u otras telas resistentes a las manchas e instalar un filtro de carbono para procesar el agua antes de consumirla, entre otras alternativas.



¿Es válido patentar genes humanos para comercializar algo que es un bien universal?

Desde el sábado 13 de abril se debate en el Tribunal Supremo de Estados Unidos la legalidad de patentar el ADN humano, limitando la cantidad de información que se libera al respecto a la comunidad científica.

generalYa que gran parte de la posible propiedad intelectual del ADN codificado está en manos estadounidenses, patentar  genes humanos podría representar una imposición a investigadores alrededor del mundo. Dadas las tendencias que han erigido la práctica de regulación de investigaciones y descubrimientos científicos en los últimos 30 años, patentar genes humanos podría ser el siguiente paso comercial dentro de la industria de la biomedicina.

Científicos en todo el mundo esperan el desenlace del debate del Tribunal Supremo de Estados Unidos ya que las consecuencias de patentar genes humanos relacionados directamente con algunas enfermedades como el cáncer podrían afectar su detección, pronosticación, terapias y medicación.

En 1994 y 1997 la compañía Myriad Genetics patentó dos secuencias genéticas asociadas con el cáncer, la BRCA1 y BRCA2 respectivamente. Estas dos secuencias han sido asociadas directamente al desarrollo de tumores de mama hereditarios. Una mujer que tiene una mutación en alguno de esos genes corre el riesgo (con una probabilidad del 60%) de desarrollar neoplasia a lo largo de su vida. Gracias a los derechos que Myriad tiene sobre los genes, se ha reservado el método de empleo en el diagnóstico de la enfermedad, terapias y medicamentos —convirtiéndola en la única compañía que puede comercializar en Estados Unidos el examen que identifica las posibles alteraciones a los dos genes.

Patentar genes humanos es una manera de guardar datos que podrían ser útiles para otras investigaciones médicas con el fin de dominar un mercado; Myriad por ejemplo se ha negado a divulgar la información que ha acumulado a través del examen, a pesar de que hay varias bases de datos públicas en Estados Unidos que buscan recolectar información de pacientes con este tipo de cáncer para avanzar el conocimiento que se tiene en torno a esta enfermedad.

Guardar información vital de una enfermedad que afecta a millones de mujeres (y causa miles de muertes al año) se puede considerar en contra de la práctica común de la comunidad médica y científica, que buscan en teoría un avance en conocimientos con el fin del desarrollo social, no acumulación de riqueza. Por esto en el 2009 se presentó una denuncia en contra de Myriad por parte del Patent Public Foundation y American Civil Liberties Union, ya que consideran que esta práctica es inválida e inconstitucional por la manera en que “la investigación se ha retasado, limitado o incluso bloqueado”.

En el 2010 el juez Robert Sweet le dio la razón a PubPat al decir “La purificación de un producto natural, sin más, no puede transformarse en una patente. Y como el ADN aislado no es diferente del ADN en estado natural, no es patentable”, lamentablemente esta medida se dio localmente en Nueva York.

Ahora es la instancia más elevada del país que debe tomar la decisión, y considerar al mismo tiempo la validez de patentar un gen humano, el derecho de patentar el cDNA, una copia artificial del ADN.

Aquellos que se encuentran a favor de patentar genes lo justifican como la única medida para asegurar inversiones en el mundo de la investigación científica. Aquellos que no están de acuerdo, como Andrés Moya, ganador del precio de Sociedad Española de Genética sienten que “los legisladores han diseñado una normativa que permite patentar, es decir, privatizar un bien universal para generar negocio con él”.

Aunque patentes de naturaleza biomédica y biotecnológica existen en todo el mundo, por ejemplo en Europa la protección al uso de genes patentados se limita a su explotación comercial no su uso en investigaciones científicas. Por el momento los ojos están puestos en el tribunal estadounidense ya que es ahí donde se definirán las tendencias o limitaciones en esta esfera en los próximos años.

[El País]



Descubren planta que podría curar el cáncer por completo

La Rosa de la Virgen es una plata nativa de las costas rocosas de la Península Ibérica y se le adjudica valores curativos contra el cáncer.

Científicos de la Universidad de Aston, en Birmingham, junto con médicos del hospital Russells Hal en Dudley, en el Reino Unido han realizado investigaciones en una planta llamada la Rosa de la Virgen a la que se le adjudican valores curativos en contra del cáncer, eliminando por completo las células malignas y dejando intactas las células sanas.

Los especialistas británicos detallan que ahora su tarea principal es determinar definitivamente cuáles son los elementos de la planta que combaten las células cancerosas y averiguar si serán igualmente eficaces en condiciones reales, no en un laboratorio, es decir, en un cuerpo humano.

La Rosa de la Virgen es una planta rastrera con flores de color violera, es nativa de las costas rocosas de la Península Ibérica, en las Islas Canarias, islas Baleares y en países ribereños del Mediterráneo, como Grecia e Italia. En zonas rurales de Paquistán es preparada en té y utilizada como remedio casero contra el cáncer de mama, dando resultados convincentes, según relatan pobladores de esas regiones.

[RT]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca