Cómo McDonald’s explota la filantropía enfocada en los niños

Ganando alrededor de 27 mil millones de dólares el año pasado, el gigante de las hamburguesas donó solo el 20 por ciento o menos a su caridad: “Casas Ronald McDonald”.

Estamos en medio de una crisis de salud tanto en adultos como en niños. Ya no podemos permitir que corporaciones como McDonald’s sigan explotando la caridad como un vehículo para publicitar una marca de comida chatarra y como un escudo contra la crítica.

El año pasado McDonald’s se valoró en $27 mil millones de dólares y sólo donó el veinte por ciento de sus fondos globalmente. Algo de este dinero, además, vino de cajas de donación en las instalaciones de McDonald’s, es decir, vino de los clientes.

“Las Casas Ronald McDonald generan que mucha gente piense que McDonald’s dona el 100 por ciento de sus fondos de caridad”, apunta Michele Simon abogado de la salud pública y escritor. “Sin embargo, más allá de la importancia de dar asilo a familias durante estos tiempos tan difíciles, esta es una de las maneras en que McDonald’s ha confundido al mundo. La realidad no empata con la retórica”.

Los resultados de sus investigaciones incluyen cómo las donaciones filantrópicas de McDonlad’s son 33 por ciento más bajas que las de grandes corporaciones, y que McDonald’s gasta casi 25 veces más dinero en publicidad que en donaciones de caridad.

clowning_around_cartoon_only-1024x769Simon también investigó cómo McDonald’s se enfoca en los niños para hacerse pasar por una compañía caritativa. “Por ejemplo”, apunta Simon. “en eventos llamados Noches de McMaestros, los maestros sirven como trabajadores voluntarios para la compañía mientras los padres compran comida rápida para recaudar dinero para las escuelas. Y mientras esto aumenta las ventas de McDonald’s en gran medida, esta sólo le regresa a las escuelas algo así como $1 dólar por estudiante”.

La razón por la cual Simon critica la filantropía de McDonald’s es porque el gigante de las hamburguesas utiliza la caridad como un escudo contra las críticas, para distraerlas de sus prácticas dañinas. “Dados los graves riesgos que enfrentan los niños hoy, la filantropía de McDonald’s debe verse con un ojo crítico. Las actividades caritativas de McDonald’s son egoístas y tienen varias ramificaciones negativas para las políticas de salud pública. Mientras McDonald’s pretende estar “regresando”, continúa fomentando que las políticas públicas no reduzcan la publicidad de la comida rápida para los niños y se rehúsa a pagar salarios dignos a sus trabajadores sin importar las protestas.



¿Después de este video volverás a ordenar una hamburguesa con queso?

Este video quizá te convenza de ya nunca comer una hamburguesa con queso de ya sabes qué franquicias trasnacionales.

Las hamburguesas tienen mala fama. Al menos aquellas que se venden casi en serie, en cadenas que todos conocemos porque están por todos lados. Se dice, por ejemplo, que las hamburguesas de las grandes franquicias trasnacionales tienen todo menos carne, o que por muchos años era usual lavarlas con amoniaco antes de cocinarlas, que se maquilan con mecánica obscenidad o incluso que no es extraño encontrar en su composición carne de caballo.

A esta poco honorable lista se suma ahora una posible evidencia del efecto que tiene el ácido hidroclórico sobre una clásica hamburguesa sencilla con queso de ya-sabes-dónde. ¿Por quéesta sustancia? Simple: porque es uno de los primeros ácidos que en tu estómago tiene contacto con los alimentos que consumes, uno de los primeros elementos que descomponen la materia para decidir si se convertirá en energía o solo se añadirá a esas reservas alrededor de tu cintura.

Y, como se ve en el video que acompaña esta nota, la hamburguesa no libra bien la prueba. Después de 3 horas y media sumergida en el ácido, su composición cambia a un cuerpo fofo, negruzco y sin embargo todavía reconocible. 

¿De qué están hechas esas hamburguesas como para que resistan así el efecto del ácido?

Sin duda  mejor optar por una deliciosa hamburguesa vegetariana.

 



McDonald’s aconseja a sus empleados evitar las hamburguesas y las papas fritas si quieren cuidar su salud

En un sitio de Internet destinado a sus empleados, McDonald’s califica el combo de hamburguesa, papas fritas y el refresco como la opción “no saludable”, y aconseja a su personal evitarlo si desean preservar su bienestar.

La “opción no saludable” (unhealthy choice): así es como McDonald’s define para sus empleados la combinación de hamburguesa, papas y refresco que, irónicamente, es la base de su oferta como restaurant de comida rápida.

El calificativo podía leerse en la sección sobre dieta de The McResource Line, un sitio de Internet destinado a la consulta del personal de la conocida empresa, el cual, sin embargo, se encuentra fuera de línea desde el 25 de diciembre pasado por razones de “mantenimiento”, según reportaron RT y The Independent, entre otros medios.

“Aunque conveniente y económica para un estilo de vida ocupado, la comida rápida común es alta en calorías, grasa, grasas saturadas, azúcar y sal, y pueden situar a una persona en riesgo de de sobrepeso”, aseguraba McDonald’s a través del sitio mencionado.

Como “opción saludable”, la empresa aconsejaba un sándwich de jamón con ensalada y un vaso de agua, de nuevo irónicamente, como los que caracterizan a otra cadena de comida rápida: Subway. Igualmente se recomienda el consumo de frutas y verduras.

mc

mc2

“Coma usted en lugares que ofrezcan una variedad de ensaladas, sopas y vegetales para mantener su salud en las mejores condiciones”, dice McDonald’s ―y quizá, irónicamente, solo por estavez, podríamos seguir su sugerencia.



Campaña de arte callejero cubre anuncios de comida rápida con recetas reales

Una campaña anónima en Alemania está comenzando una guerrilla contra los anuncios de comida rápida en las calles: los cubren con recetas reales que puedes preparar en casa.

Una campaña anónima en Colonia, Alemania, está interviniendo espectaculares públicos de comida rápida. Lo que hacen es cubrir los anuncios con recetas de comida casera, fáciles de preparar. Sus recetas son realmente simples y económicas: pavo con zuchini, arroz o espagueti, en lugar de Big Macs y McNuggets.

Esta suerte de guerrilla de arte callejero demuestra que, mientras las compañías de comida rápida se publicitan como fáciles y convenientes, tener unas calabazas y un poco de pasta en tu cocina tampoco es muy difícil. Y en cuanto a la salud, es mucho más saludable preparar tu propio alimento que afectar tu presión arterial y aumentar de peso con hamburguesas procesadas.

3021641-inline-burger1



Bolivia: el único país latinoamericano que llevó a la quiebra a McDonald’s

El último McDonald’s en Bolivia cerró sus puertas en el año 2002, y recientemente se añadieron artículos en la constitución del país para evitar que la cadena de comida rápida vuelva jamás.

Tristemente, es difícil imaginar una ciudad del mundo que no esté repleta de arcos amarillos señalizando hamburguesas y refresco. Pero si viajas a Bolivia no verás ni uno sólo de estos, ya que el último McDonald’s cerró sus puertas en el año 2002 y, desde entonces, la nación andina ha defendido su independencia en cuanto qué cadenas de comida rápida sirven a sus ciudadanos.

Lo curioso es que a los bolivianos les encantan las hamburguesas. Pero prefieren comprarlas a las miles de mujeres indígenas que las venden en las calles que a una compañía global.

Las personas se forman en la calle para comer hamburguesas. Es como un McDonald’s masivo, descentralizado, controlado mayormente por estas mujeres”, apuntó Tanya Kerssen, quien guía tours de soberanía alimenticia en Bolivia. “Miran con sospecha a estas entidades extranjeras, y con toda razón. Prefieren comprar y tener una relación con personas de su propio país y comunidad”.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha llevado a su país a ser el primer país latinoamericano que no tiene McDonald’s en sus calles. Lo más importante de todo es que, cuando Bolivia reescribió su constitución en 2008, el país se aseguró de tomar medidas para proteger su soberanía alimentaria, o control local, de intereses extranjeros. No solo se añadieron doce artículos en cuanto al control local sobre el alimento, sino que en los siguientes cinco años, Bolivia también añadió dos leyes de resistencia a la agricultura industrial.

Por su parte, Morales habló públicamente en contra de las cadenas de comida rápida de los Estados Unidos. “Imponen sus costumbres y sus alimentos”, le dijo a la ONU. “buscan beneficiarse y básicamente estandarizar la comida que producen a gran escala, de acuerdo a la misma fórmula y con ingredientes que causan cánceres y otras enfermedades”.

El fin del reino de McDonald’s en Bolivia coloca a la nación andina una selecta lista de países sin los arcos dorados del payaso Ronald, la cual incluye a Corea del Norte, Libia, Vietnam, Kazajistán y el Vaticano.

El fracaso de McDonald’s es también el fracaso de la globalización y el proceso de homogeneización cultural, como bien apuntó Morales, y el triunfo de la diversidad cultural y la identidad colectiva.



McDonald’s y Burger King ceden y dejan de lavar su carne con amoniaco

Tras una demanda del chef británico Jamie Oliver, algunos restaurantes de comida rápida han dejado de recurrir a una nociva práctica que ‘desinfecta’ la carne con amoniaco.

images (1)

La compañía detrás del infame limo rosa, Beef Products Inc, se ha dedicado desde el 2002 a procesar los residuos de carne y usarlos para rellenar productos como salchichas y hamburguesas. Parte del proceso que resulta en este relleno, utilizado para dar consistencia a estos productos incluye “lavar” estos residuos con hidróxido de amoniaco para desinfectarlos, ya que con frecuencia contienen salmonella o Escherichia coli.

Hace un par de años el chef Británico Jamie Oliver, denunció la terrible práctica del amoniaco y limo rosa en su programa de televisión, diciendo que “Básicamente, estamos tomando un producto que sería vendido de la manera más barata como alimento para perros, y se lo estamos dando a seres humanos”.

Parte del problema con el limo rosa es que es de uso común, y solía ser utilizado ampliamente por Taco Bell, McDonald’s, Burger King y otras corporaciones alimenticias en Estados Unidos, a pesar de contener altos niveles de amoniaco. El New York Times estima que en el 2008, el sistema de comidas de escuelas públicas de E.U.A utilizó 2.5 millones kilos de carne procesada con amoniaco. Adicionalmente, las marcas de alimentos que utilizan el limo rosa en sus productos no tienen que decirles a los consumidores que los alimentos contienen amoniaco ya que se considera “un componente en el proceso de producción”.  Además de que el lavado con amoniaco no garantiza que la carne estará libre de E. Coli o salmonella, ya que “desde el 2005, E. Coli ha sido encontrado 3 veces, y salmonella 48 veces”, en la carne, según el New York Times.

Afortunadamente, haya sido por el movimiento iniciado por el chef británico o por otra razón más cercana a la salud de los consumidores, hacia finales del 2011 McDonald’s, Burger King y Taco Bell anunciaron que cesarían el uso del limo rosa en sus productos norteamericanos. Según Arcos Dorados, el representante de la franquicia de McDonald’s en Latinoamérica, esta práctica no se emplea en la región ya que utilizan carne de proveedores locales.

Oliver ha logrado establecerse como un defensor de la comida nutritiva al oponerse a procesos industrializados, y a la vez ha sido promotor de un exitoso programa escolar en el que los niños cultivan su propia comida orgánica.

En el video podemos ver a Jamie Oliver demostrando como se prepara el limo rosa:

[Examiner]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca