Algaculture: máscara de algas para energetizar tu cuerpo

Algaculture es una máscara que, por medio de fotosíntesis, produce algas para que puedas ingerirlas si te paras al sol. Una propuesta para la alimentación del futuro.

Esta mascara alienígena, diseñada por el colectivo inglés Burton Nitta, propone una alternativa futura para la nutrición del cuerpo humano: un casco de tubos que produce algas para alimentar a quien la usa. Sólo con pararte al sol, las algas se reproducen rápidamente en los popotes y puedes ingerirlos mientras se multiplican.

Algaculture diseña una nueva relación simbiótica entre los humanos y las algas. Propone un futuro donde los humanos serán revitalizados con algas que viven en nuevos órganos del cuerpo, permitiendo que seamos semi-fotosintéticos. Esto casi permitiría que nos volviéramos como plantas que obtienen su alimento de la luz. Como tales, seríamos simbiontes (es decir, dos entidades que dependen enteramente del otro para su supervivencia) y entraríamos a una relación de beneficio mutuo con el algae. ¿Por qué diseñar nuevos alimentos con lo que tenemos ahora cuando podríamos re-diseñar como avivamos al cuerpo en su totalidad?

La máscara parece ser un poco obstructiva y poco cómoda, sin embargo la idea no está muy lejos de ser genial. Imitar al reino vegetal y utilizar la luz como agente productor de alimento es realmente viable en un futuro oscuro donde el alimento cárnico ya no sea una opción. Y aunque el proyecto tenga tintes apocalípticos y las algas no sean necesariamente sabrosas, las algas son una fuente maravillosa de nutrientes para el cuerpo.



Simbiosis entre arrecifes de coral y peces gobios (una historia de amor evolutivo)

Algunas especies forman diálogos simbióticos inteligentes en una especie de confabulación evolutiva.

 

 

Los arrecifes de coral, que forman algunos de los ecosistemas más diversos de la tierra,  están amenazados por la macroalgas. Pero de manera increíble estos enormes sistemas biológicos han desarrollado un mecanismo de protección en colaboración con unos peces. Un reciente estudio descubrió que la especie Acropora nasuta desprende una señal química que atrae a dos diferentes especies de peces gobios cuando están siendo atacados por algas marinas dañinas.

Los investigadores Marcus Hay y Danielle Dixson del Instituto de Tecnología de Georgia realizaron estudios en las islas Fiji para descubrir qué lo que le sucedía cuando el coral era agredido por los filamentos tóxicos de las algas. En tan sólo segundos, pequeños gobios aparecían, llamados por señales químicas, y se llevaban hasta el 30 o 40% de a masa de macroalgas, reduciendo el daño del ataque en un 70-80%. Los arrecifes de coral que no eran asistidos por lo gobios no tenían esta fortuna.

Esta relación simbiótica permite a los gobios alimentarse de la mucosa, el plankton y las algas en el medio ambiente del coral.  Después de una análisis de muestras tomadas del agua cerca del coral y de las macroalgas, los científicos demostraron que “el coral está emitiendo algún tipo de señal o que atrae a los peces a remover las macroalgas que se le adhieren”. Es decir, los peces no responden a las alfa en sí, sino a las señales. “Estas interacciones positivas son deben de ser mejor entendidas ya que nos dicen algo sobre las presiones que han tenido que soportar los corales a  través de los años”.

Existen otras especies que también se comunican entre especies, a través del lenguaje de la química para formar relaciones vitales para su subsistencia. Una de ellas es la planta del tabaco que también señaliza a algunos insectos para que le ayuden a defenderse de algunas orugas.



¿Cómo se alimenta cada país del mundo? (Este mapa te lo dice)

Este proyecto nos permite cuestionarnos no sólo sobre la valiosa diversidad cultural, sino la importancia que implica el consumo local de nuestros productos.

¿Podrías reconocer los alimentos típicos de la mayoría de los países? Probablemente, si se mencionara a Francia, vendría a la mente sus vinos y quesos; Rusia, el vodka y el caviar; India, las incontables especias como el curry; China, sus fideos y arroces; México, el tequila y sus tortillas; España, sus carnes frías y la paella; Italia, las pastas y su café; Canadá, su salmón y arenques; Venezuela, las arepas y las hallacas; Argentina, carnes asadas y las empanadas; Perú, sus ceviches; Alemania, salchichas y cerveza; Bélgica, sus papas fritas; Chile, sus mariscos y el pisco; entre muchos más.

En el mundo existe una amplia variedad de sabores que transmiten la riqueza del planeta, el placer que inicia con el apetito y la salud de varias familias encargadas del procesamiento de los alimentos. Por ello, el fotógrafo Henry Hargreaves y la estilista de comida Caitlin Levin han decidido hacer mapas de diversos países del mundo con sus respectivas comidas tradicionales. Lo interesantes es que estos planos están hechos con comida real.

 

El objetivo de este par es conocer y comprender de una manera distinta la identidad y la cultura de un lugar, para que las personas puedan unirse. En el video que les compartimos, Caitlin menciona: “Usamos diferentes tipos de quesos para Francia (por mencionar algunos: brie, quesos suaves, queso azul. Decidimos hacer a EE.UU. con maíz porque este país es conocido por su importante uso de esta semilla en la comida procesada.”

Este proyecto nos permite cuestionarnos no sólo sobre la valiosa diversidad cultural, sino la importancia que implica el consumo local de nuestros productos. Se trata de una llamada de atención al porvenir de los implicados en la inocuidad de los alimentos que llegan a nuestro hogar.

 



¿Comiste demasiado esta Navidad? Remedios naturales para los malestares estomacales

A fin de reducir este tipo de malestares (derivados del exceso al comer), te compartimos estos remedios sencillos para tu bienestar estomacal

La comida es uno de los placeres más exquisitos que cualquier cuerpo puede gozar, en especial durante esta época en que se nos permite degustar de todo tipo de manjares a todas horas. La época navideña nos concede el deleite de saborear snacks, garnachas, comida chatarra, recalentados, comida de la época, postres y dulces, entre otras delicias culinarias.

Desgraciadamente nuestro cuerpo no está acostumbrado a esa apertura gastronómica, ya que nuestro estilo de vida exige límites a la hora de gozar los platillos. Las consecuencias son evidentes: inflamación estomacal, malestares, indigestión y diarrea, entre otros…

A fin de reducir este tipo de malestares (derivados del exceso en la ingesta de alimentos), te compartimos estos remedios sencillos para tu bienestar estomacal:

Té de manzanilla, el cual libera al estómago del dolor y la inflamación. Al relajar este músculo, la intensidad de las contracciones que están empujando a la comida a través del sistema disminuye.

Una bolsa de agua o semillas calientes. El calor ayudará a relajar los músculos, reduciendo las sensaciones de incomodidad. Basta con colocar la bolsa encima del estómago mientras estás acostado.

Agua de arroz, el cual actúa como demulcente, es decir, como antiinflamatorio, al apaciguar la barrera sobre la membrana del estómago. 

Té de menta. Este té es ideal para aliviar al cuerpo de indigestión y de gases.

Agua caliente con unas gotas de limón. Dale clic aquí para leer los beneficios de esta bebida.

Té de jengibre. Alivia las náuseas y el dolor estomacal, quitando la dureza de la inflamación.

Bicarbonato de sodio. Mezcla 1 cucharada (o 2, en caso de que sea muy fuerte el dolor) en una taza de agua caliente y ¡listo!

Jugo de aloe vera. Es uno de los hacks de la naturaleza para reducir la inflamación, los gases, la diarrea y otros malestares estomacales.



Alumbrando la ciudad con biolámparas de algas

Utilizando micro-algas que consumen carbono y emiten una luz tenue, estas lámparas podrían alumbrar las ciudades sustentables del futuro.

En una reciente charla de TED, la activa plataforma dedicada a celebrar grandes ideas, Pierre Calleja bioquímico francés, presentó un prometedor concepto: una biolámpara a base de algas marinas que ilumina al mismo tiempo que absorbe el carbono del medio ambiente. Actualmente Calleja trabaja en FermentAlg, una compañía dedicada a desarrollar tecnología eco-amigable cuyo fin es crear ciudades con una neutralidad de carbono.

La lámpara utiliza micro-algas, una forma de vida que ha existido en el planeta desde hace unos 4 mil millones de años. Según Calleja utilizarlos es el principio de “una revolución. Tendremos estas micro-algas en todos lados, en bioplásticos en los teléfonos celulares, en cosméticos para la piel,  como medicinas adentro del organismo, o como un combustible”. La principal ventaja de utilizar estos organismos es que producen oxígeno y además atrapan el CO2, que podría ayudarnos a combatir el calentamiento global. Calleja sostiene que estas lámparas son muy versátiles y que podrían utilizarse en estacionamientos subterráneos, parques e incluso adentro de edificios.

La luz que estas lámparas emiten es tenue, y en palabras de Calleja, “muy especial”. ¿No sería fabuloso vivir rodeados de micro-algas que limpian el planeta al mismo tiempo que despiden una luz esmeralda?

El video de TED:



Vegetarianismo marino, la posible fuente alimenticia del futuro

Una granja que se extiende en el fondo del mar está tratando de implementar el vegetarianismo marino para disminuir el daño irreversible de la pesca comercial.

HAL010610A0011-1

La pesca comercial ha probado ser una de las formas de producción alimenticia más destructiva y dañina del planeta. Recoge algunos peces como el atún mientras que arrasa con el resto de los seres vivos con las redes y cadenas de recolección. Así, la era de cazadores y recolectores, nos guste o no, está llegando a su fin. La generosidad del océano no sólo ha demostrado ser finita, sino que simplemente no existe más. Décadas de investigación acerca de la pesca mundial muestran que la mayoría de las poblaciones marinas han sido pescadas hasta el límite, o en están a punto de colapsar.

Ante esto, el pescador comercial Bren Smith convirtió un pedazo de suelo marino del Estrecho de Long Island en una granja oceánica que asegura que no sólo ayudará a salvar los océanos sino que servirá de alimento para el mundo.

En su granja, Smith crece alga marina y mejillones, de manera que recubran el suelo del mar y no lo disminuyan. La Granja Oceánica en 3D (como le llamó él) germina algas sobre cincuenta metros de cuerda ancladas sobre jaulas de almejas y ostiones. Mediante su campaña en Kickstarter, Smith logró recaudar suficiente dinero para hundir diez líneas más de cuerda, y espera que reditúen veintiséis toneladas de alga marina y 60 mil mejillones en cinco meses.

Smith estará publicando los avances en línea, mientras promueve el vegetarianismo marino invitando a chefs del mundo a inventar platillos con alga marina (linguinis, helados, martinis).

“Los pescadores creen que estoy loco. Crecer vegetales marinos y promover el vegetarianismo oceánico suena ridículo para ellos”, dijo Smith. Esperemos que su granja resuene cada vez más en el mundo, y dejemos de arrasar con la valiosa vida que habita en el agua del mar. Las granjas de alga, nutritivas verduras del mar, podrían ser la fuente alimenticia del futuro.

[Co. Exist]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca