Top: 7 remedios naturales para controlar el reflujo gástrico

Te recomendamos alguno de estos métodos para controlar el molesto reflujo gastroesofágico.

Además de ser muy molesto, el reflujo gástrico es un padecimiento crónico que daña la mucosa del esófago. Ocurre cuando la comida, contenidos ácidos o el material bilioso regresan al esófago. La solución ácida causa inflamación, irritación y hasta cicatrices en el esófago.

La mejor manera de evitar el reflujo es siguiendo una dieta balanceada, evitando consumir chocolate, alcohol, nicotina, cafeína, grasas y picantes. Las personas mayores u obesas tienden a sufrir más de reflujo porque la grasa abdominal interfiere con las funciones del esófago.

Si tienes reflujo y quieres evitar medicina alópata te presentamos con 7 alternativas naturales:

almonds

  1. Come almendras crudas: estas balancean el pH estomacal porque son una excelente fuente calcio.
  2. Bebe 60 mililitros de áloe vera diario.
  3. Empieza tu día con un vaso de agua tibia y jugo de limón fresco: beber esto 15 minutos antes de consumir cualquier alimento ayuda a balancear los niveles de acidez en el sistema digestivo.
  4. Come una manzana roja después de alimentos pesados.
  5. Té: controla los síntomas del reflujo bebiendo té de manzanilla, menta o Trigonella foenum-graecum
  6. Mastica chicle después de cada comida: masticar chicle incrementa la producción de saliva, que de acuerdo a algunos estudios reduce los niveles de ácido en el esófago.
  7. Duerme del lado izquierdo: dormir bocabajo o del lado derecho presiona el estómago, agudizando los síntomas del reflujo.


La resacralización del alimento como un requisito evolutivo

El británico Jamie Oliver realiza una campaña mundial para revalorizar al alimento como promotor de vida.

Para culturas milenarias la comida es el principio de la concepción sobre el mundo. Es desde el alimento y sus características que estas civilizaciones iban forjando su identidad, pues representaba el principal eslabón de pertenencia después de la familia y la tierra misma: sus frutos constituían la evidencia más palpable de su entorno inmediato, y de sus variables fundamentales, como el clima y la fertilidad.

El alimento es obviamente vital para el desarrollo de la humanidad. Pero la cotidianiedad actual, con la inmediatez como una de sus principales cualidades, ha transformado nuestra relación con la comida. En el factor producción, nuestros alimentos son obtenidos en el menor tiempo posible, bajo el menor costo y en la mayor escala probable. En el componente de preparación y consumo seguimos un modelo de velocidad y vivimos alejados de su proceso de creación –para comprobarlo basta con analizar la hegemonía de la comida rápida.

1151047_648303475180492_1398709018_n

Para el chef británico Jamie Oliver, algunas de las principales problemáticas contemporáneas están relacionadas con la calidad de vida y la salud como el estrés y la frustración. Mismas que podrían resolverse, al menos parcialmente, por medio de la revalorización del principal eslabón de las necesidades humanas: la comida. La fundación Jamie Oliver Foundation crea programas en escuelas para que los niños cosechen lo que comen, y comprendan así las propiedades y efectos de cada alimento. Además, esta organización trabaja con comunidades y gobiernos para promover el auto-abastecimiento de insumos vía la agricultura, y la preparación de sus propios alimentos.

Estamos íntimamente unidos a lo que comemos, y debemos de respetar la jerarquía que la alimentación merece –algo así como re-sacralizar está práctica. El hacerlo representa un buen inicio para cuestionar nuestros hábitos cotidianos y, eventualmente, imaginar modelos alternativos al actual sistema. A fin de cuentas parece evidente la sabiduría implícita en ese refrán popular que reza: “Dime qué comes, y te diré quién eres”.

 

 



Estos son los sustitutos naturales de los 7 fármacos más prescritos en el mundo

Ser dependientes de los fármacos no es algo natural; es más bien producto de una cultura que los acepta.

El frenético mundo en el que vivimos nos ha hecho creer que la salud es un asunto de segunda importancia, al menos hasta que sufrimos una enfermedad. Y cuando se nos presenta una molestia buscamos férreamente encontrar algún remedio express para seguir con nuestro ritmo de vida. 

Hemos perdido la noción de que la prevención es la mejor estrategia para encontrarnos sanos y esto se logra a través de los alimentos y hábitos saludables, siguiendo la máxima de Hipócrates: “Que tu alimento sea tu medicina.” 

Según un interesante artículo de wakingtimes, entre 1997 y 2012 en Estados Unidos (país que suele marcar tendencia) y Canadá, subieron un 500% el número de prescripciones de fármacos, lo que significa que la dependencia a los medicamentos, mayormente químicos, ha subido desbordadamente. 

Lo anterior es producto de una cultura que apuesta por los remedios fáciles y, por su puesto, es resultado de los grandes intereses de las corporaciones farmacéuticas que, de ninguna manera, buscan que se modifique esta cultura. 

Para cambiar la manera en que abordamos los temas de salud debemos comenzar por conocer cuáles son los alimentos y productos naturales que previenen y alivian las enfermedades más comunes. 

Estos son los pares naturales de los fármacos más prescritos del mundo(Recuerda que la prevención es el primer remedio): 

  1. Hidrocona/(paracetamol, vicodin, oxicodona)Para curar el dolor

Los analgésicos son definitivamente los fármacos más consumidos en el mundo. 

Sus versiones naturales: jengibre, cúrcuma, bayas, pimienta de cayena, semillas de apio, cerezas, verduras verde oscuras, nuez.

 

    2. Estatina ( Versión genérica de  Lipitor/Zocor/Simbastatin/ Crestor)

Para reducir el colesterol

Un 15% de los fármacos prescritos son genéricos de la estatina.

Sus contrapartes naturales: 

Nueces, espinacas, manzanas, cúrcuma, arándano, jitomate, té verde, pescado graso, frijoles, alfalfa, pimiento, ajo, semillas de fenogreco, caramelo de orozuz, majuelo. 

 

    3. Lisinopril (Prinivil/Zestril/ Norvascc/ Amlodipina.)

Para la reducción de la presión arterial o hipertensión.

Representan el 23% de las prescripciones médicas. 

Sus versiones naturales:

Comidas con altos contenidos de vitamina C como chile, guayaba, pimiento, brócoli. Comidas con altos contenidos de magnesio como chocolate, hojas verdes, nueces brasileñas, almendras, anacardo, melaza, semillas de calabas y calabacín; nueces de pino, nueces de nogal. Alimentos con altos contenidos en potasio:  champiñones, bananas, papas, naranjas, aceite y agua de coco.

 

     4. Synthroid (levothyroxine sodium) 

Para hipotiroidismo. 

Ocupa el 11% de las prescripciones médicas.

Versiones naturales: 

Los alimentos que contienen sodio como el alga marina, rábano, perejil, pescado, comida de mar, huevo, plátano, fresas, arándano, sal cristalizada del Himalaya; hierro, selenio y zin,c son esenciales para evitar esta enfermedad. Un ejercicio mínimo de 20 a 30 minutos por día puede ser suficiente para mejorar tu ritmo cardíaco. 

 

      5. Prisolec (omeprazole/ versiones genéricas de nexium) 

Un antiácido, también usado para la gastritis. 

Por ser un remedio para las úlceras, gastritis y reflujo, suelen ser muy comunes. 

En alimentos naturales:

Toronja, probióticos, germinados de brócoli, miel de manuka, goma de mástique, té de malavisco, glutamina, jugo de sábila, jugo de pepinillo.

 

       6. Azitromicina y Amoxicillin: 

Como antibiótico. 

Generalmente prescrita para niños y el antibiótico más vendido del mundo. 

Insumos naturales:

La luz de sol (por su vitamina D), ajo, aceite de coco. Alimentos ricos en nicotinamida (contenida en la vitamina B3) como en salmón, sardinas y nueves. Miel de manuka, extracto de hojas de oliva, té verde, agua de rosa, mirra, extracto de semillas de uva, aceite de orégano, probióticos.

 

       7. Glucophage (metformina)

Usado como un antidiabético.

En sus versiones naturales: 

Té negro, luz del sol (por su vitamina D), nueces, semillas de chía, vinagre, vinagre de cidra de manzana, canela, uvas rojas, avena, brócili, espinaca, frijoles rojos, fresas. También, el 90% de los casos de diabetes pueden ser resultos comiendo alimentos con carga glicémica y con ejercicio aeróbico.



Estudio demuestra que la sauna alarga la vida y mejora la salud de los hombres

Para los investigadores, la frecuencia entre las sesiones establece una diferencia en la salud y longevidad del individuo.

La sauna comenzó siendo un lugar sagrado que se ubicaba en el patio de las casas, y el cual conllevaba a un rito con varios lapsos de purificación corporal y espiritual. La costumbre finlandesa explica que, hasta la II Guerra Mundial, la sauna era el lugar donde se daba a luz y se preparaba el cadáver para el entierro; por lo que se usaba con fines tanto higiénicos como terapéuticos.

Originalmente, la sauna se trataba de un sistema de salas de calor a diferentes temperaturas; donde la primera estaba a 25°C, la segunda a 40°C y la tercera a 60°C. Por lo que se llegaba a combinar el calor seco y húmero, con frío y masajes; lo que proporcionaba beneficios corporales como la eliminación de sebo, toxinas y bacterias.

De hecho, de acuerdo con un estudio publicado en JAMA,  los hombres que asisten regularmente a la sauna gozan de una mejor salud y una mayor longevidad. La investigación tuvo lugar en Finlandia, donde se analizó una muestra de 2 315 hombres entre 42 y 60 años de edad a lo largo de 21 años.

Los resultados mostraron que la población que asistía a la sauna entre dos y tres veces por semana, redujo el riesgo de muerte súbita por infarto hasta un 22 por ciento; y para los que asisten entre cuatro y siete, hasta un 63 por ciento. Por otro lado, el riesgo de muerte por enfermedades arteriales disminuyó entre 23 y 48 por ciento; y de morir por cualquier causa, entre 24 y 40 por ciento menos.

Para los investigadores, la frecuencia entre las sesiones establece una diferencia en la salud y longevidad del individuo. Por ejemplo, para los hombres que se quedan menos de once minutos dentro del sauna, tienen un riesgo de morir por una crisis cardíaca de 7 por ciento mayor que aquellos cuya estancia ronda entre los once y 19 minutos.



5 hacks para que tu comida dure más

Estos sencillos consejos pueden ayudarte a siempre tener frutas y verduras frescas en casa y, además, te pueden ayudar a cuidar del planeta y ahorrar mientras lo haces.

No hay nada peor que querer comer un poco de fruta y ver que ya tiene moho. Por otro lado, es alarmante ver cuánta comida se desperdicia en la actualidad. Al dejar que la comida se eche a perder no solo estamos tirando dinero, también estamos desperdiciando el largo proceso que requiere llevar alimentos de la tierra de cultivo hasta nuestras mesas. 

Ahora te compartimos algunos sencillos tips para que tus alimentos duren más:

  1. Para conservar la frescura de los frutos rojos utiliza un poco de vinagre. Cuando recién hayas comprado tus bayas, en vez de meterlas al refrigerador disuelve una parte de vinagre blanco en 10 partes de agua y sumerge la fruta en la solución. Déjala reposar unos 5 minutos, enjuaga, seca y mete en el refrigerador.
  2. Voltea la crema y el queso cottage antes de guardarlo en tu frigorífico. Según Yahoo! Shine, esto crea una especie de vacío que no permite la existencia de bacteria.
  3. Si te gusta cocinar con hierbas de olor frescas, trátalas como si fueran flores. En vez de guardar tu albaca, tomillo, perejil, etc., en una bolsa de plástico en el refrigerador, ponlas en un vaso de agua y déjalas en un lugar fresco. Si cambias el agua cada 2 o 3 días, tus hierbas pueden durar semanas.
  4. Baja la temperatura de tu refrigerador. En vez de tenerlo a 38°C procura tenerlo a 36°C o 37°C. Si bajas más la temperatura se formarán cristales en algunos alimentos y bebidas.
  5. Haz tus propias conservas frutales. Puedes preparar una mermelada de los frutos más maduros que tengas o preparar un jarabe frutal.

Para el jarabe frutal necesitarás 2 tazas de fruta por cada medio litro de vinagre, y por cada taza y media de azúcar (esto último depende de ti, entonces agrega cuanta azúcar desees).

Método de preparación:

  1. Esteriliza tu contenedor: Lava tu frasco en agua caliente con jabón y enjuaga muy bien. Hierve tu frasco y su tapa en una olla por diez minutos.
  2. Agrega la fruta: Saca el frasco con mucho cuidado (utiliza pinzas o guantes para no quemarte. Introduce la fruta, esta puede estar cortada en trocitos o un poco machacada. Las mejores frutas para este tipo de jarabe son los frutos rojos, pero cualquier fruta en temporada funciona.
  3. Agrega el vinagre: Cualquier tipo de vinagre funciona: el vinagre blanco tiene un sabor fuerte, el vinagre de manzana tiene un sabor más suave y afrutado, y los vinagres de vino tienden a tener un sabor mucho más delicado. El vinagre balsámico funciona extraordinariamente bien con cerezas y fresas.
  4. Déjalo reposar: una vez que el frasco se haya enfriado, guárdalo en un lugar frío y fresco como el refrigerador o una alacena. Debe reposar un mínimo de 24 horas y un máximo de 4 semanas.
  5. Cuélalo: hazlo pasar varias veces por un filtro de café, para cuando el vinagre ya no tenga residuos de la fruta. La fruta la puedes emplear en un chutney.
  6. Agrega azúcar: Coloca el vinagre y el azúcar en una olla. Calienta hasta que hierva y mezcla hasta que el azúcar se haya disuelto. Vuelve a colocar en frasco (debe estar esterilizado).
  7. Refrigera: Guarda el jarabe en el refrigerador, si está bien sellado puede guardarse hasta por seis meses.
  8. Utiliza: puedes mezclar una cucharada sopera con agua mineral para crear una bebida refrescante y natural, o puedes añadirla a cócteles o aderezos. 

También en Ecoosfera: Inicia tu propia revolución contra el desperdicio de comida



¿Mal aliento? Estos 9 remedios naturales pueden ayudarte

Varios factores pueden causar el mal olor bucal, entre ellos la higiene oral y la dieta; lidiar con la halitosis es en muchos casos cuestión de hábitos: cambia los tuyos.

El aliento de una persona nos dice muchas cosas, desde su tipo de dieta hasta la manera en que se lava los dientes. Muchos estamos conscientes de los alimentos que nos causan mal aliento, ajo, cebolla, condimentos fuertes, alcohol, tabaco, etc., y podemos evitarlos de vez en cuando; sin embargo, lidiar con una halitosis constante es cuestión de cambiar muchos hábitos.

A continuación te presentamos algunas acciones que puedes llevar a cabo si deseas deshacerte del mal aliento de manera permanente, natural y en sintonía con tu organismo:

  1. Hierbas frescas: El perejil es uno de los remedios mejor conocidos para combatir el mal aliento, pero hay otras hierbas frescas (cilantro, hierbabuena, estragón, romero) que también te pueden ayudar con el mal aliento. Puedes masticarlas o hacer una infusión y beberla.
  2. Yogurt: Si no contiene altos niveles de azúcar refinada, el yogurt puede ayudar a combatir el mal aliento. Lee la etiqueta para asegurarte de que tu yogurt tenga cultivos activos. La vitamina D del yogurt crea un ambiente que no permite que las bacterias se desarrollen.
  3. Manzanas, apio y otros alimentos crujientes: Si al masticarlo cruje, te puede ayudar a combatir el mal aliento. Estos alimentos producen más saliva lo cual contribuye a tu salud bucal.
  4. Jengibre: Como remedio, el jengibre generalmente se emplea para ayudar con problemas estomacales y virales, sin embargo al mezclarlo con un poco de limón y agua tibia tendrás una pasta de dientes completamente natural. Para otros beneficios del jengibre, sigue este enlace.
  5. Pimiento, papaya y otros alimentos con vitamina C: Esta vitamina combate las bacterias que crecen en tu boca, y además previenen problemas de las encías y gingivitis. En vez de tomar un suplemento de la vitamina, intenta consumir fresas, papayas y pimientos regularmente.
  6. Té verde: Todos conocemos y aborrecemos el aliento que nos queda después de tomar café. Por el contrario, el té verde previene el mal aliento y tiene muchos otros beneficios para tu salud.
  7. Semillas de hinojo: Generalmente se les conoce por sus propiedades como digestivo, sin embargo son ideales para lidiar con la halitosis porque neutralizan olores desagradables. Como los alimentos crujientes también causan más salivación.
  8. Agua: Simplemente con beber agua ya estás limpiando tu boca y mejorando tu digestión. Enjuagarte la boca con agua sola te ayudará a deshacerte de las bacterias que causan mal aliento.

Recuerda que debes cepillarte los dientes y usar hilo dental después de cada comida, bebe siempre mucha agua y evita alimentos con mucha azúcar refinada.

[MNN]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca