Recreación marítima: delfines y ballenas jugando (VIDEO)

¿Qué hace una manada de delfines cuando se encuentra a una enorme ballena azul?

El Capitán Dave Anderson daba un tour en la costa de California cuando se sorprendió al ver una manada de delfines nadando alrededor de una ballena azul, y aunque no está claro si la ballena también participaba en los juegos o si tan solo intentaba desplazarse, lo que el video muestra es verdaderamente maravilloso.

Según el capitán “los delfines parecían estar “surfeando” sobre la ola que la ballena (que medía alrededor de 25 metros) creaba al nadar”. En el video podemos apreciar como un grupo de delfines sigue al enorme mamífero y juegan con él —o a su alrededor:


También se han reportado casos en los que las ballenas juegan con delfines al permitir que las usen como resbaladilla. Los delfines se recuestan sobre las cabezas de las ballenas jorobadas  y ellas los levantan para que se deslicen sobre su espalda, el video:

También en Ecoosfera: Top: 5 especies animales que se están divirtiendo más que tú



Delfines en cautiverio: la ilusión de una sonrisa

La desesperación de los delfines en cautiverio es tanta, que incluso algunos deciden brincar hacia las rocas, lo que termina en una muerte segura.

En algún lugar del mundo, es un día soleado y una familia visita un parque acuático para aprovechar el buen clima. Allí, se ofrece un espectáculo. Delfines de varias especies están actuando para el gusto de los visitantes. Desde las gradas, muchos ríen y aplauden al ver a esas magníficas criaturas sonreír mientras realizan acrobacias impresionantes. Pero la sonrisa del delfín es sólo una ilusión. Una ilusión de que todo está bien, de que no tiene nada de malo disfrutar de un espectáculo y de que la naturaleza está para servir al ser humano. Todavía tenemos la esperanza de que, si las personas entienden todo el sufrimiento que hay detrás de estos circos acuáticos, estos espectáculos terminen para siempre.

En las bahías de Taiji, Japón, acaba de iniciar la temporada anual de captura y matanza de delfines. Desde temprano, varios botes acarrean a grupos completos de delfines y otros cetáceos. Utilizan fuertes ruidos para obligar a los animales a entrar a las bahías, y una vez adentro son acorralados con redes. Por supuesto que los animales entienden que algo está mal, muy mal. Los delfines empiezan a comunicarse con chillidos y a entrar en pánico. La desesperación es tanta, que incluso algunos deciden brincar hacia las rocas, lo que termina en una muerte segura. Los botes continúan acorralando a los delfines hacía la zona más baja de la bahía. Una vez ahí, el acto es tan impactante que los pescadores cubren con lonas la zona para evitar ser fotografiados.

Bajo el cobijo del anonimato, los pescadores empiezan a seleccionar a los individuos más aptos para su venta. Aquellos que son jóvenes y visualmente más atractivos son los preferidos por los compradores (representantes de parques y acuarios), pues es más fácil someterlos a la voluntad de los entrenadores.

– “Estos dos son una madre y su bebé ¿Cuál quieres? ¿Quieres a los dos?”

– “Me llevo al bebé.”

delfines-cautiverio

Tras esas palabras, la cría es arrebatada de su madre. Son tales los chillidos y aleteos, que resulta imposible describirlo. Estos animales crean fuertes vínculos familiares, que al romperlos se crea un trauma tan profundo como lo sería para cualquiera de nosotros. Cada delfín alcanza un precio aproximado de 150,000 dólares. La demanda es tal, que antes de que empezara esta temporada, 150 delfines ya estaban vendidos. Hasta la fecha, 42 ya han sido capturados.

Aquellos animales que no son comprados sufren el peor y más violento destino. La forma en la que los asesinan es perturbadora. Los pescadores insertan una estaca metálica en la espina dorsal del animal. Los delfines no mueren de manera inmediata sino que agonizan durante varios minutos antes de morir. Las lonas y redes no evitan que la bahía se tiña de rojo con la sangre de estos indefensos animales.

La carne de estos animales se vende en los mercados y restaurantes. Sin embargo, la carne de delfín, además de contener altos niveles de mercurio, es considerada de baja calidad por los consumidores. Por ello, esta carne se etiqueta y se introduce al mercado como si fuera carne de ballena. Pero la venta de carne no es el objetivo principal de esta actividad, pues sólo representa un ingreso extra a las altas ganancias del comercio de animales vivos. Al final del día, sólo algunos cuantos son liberados y vuelven al mar.

Esta industria produce miles de millones de dólares en ganancias alrededor del mundo. Como en muchos otros casos, en donde hay dinero y falta de ética, están los problemas. ¿Cómo se puede detener esto? Para detener la oferta se necesita erradicar la demanda. Es importante que entendamos que estos animales no pertenecen al cautiverio, que no merecen estar confinados en tanques artificiales, que no nacieron para entretener a las personas por un par de minutos, que la única solución es nunca asistir a estos espectáculos y que la naturaleza no está para servir a los humanos.

– Si quieres conocer más sobre el tema, te recomendamos visitar Dolphin Project y ver el documental The Cove.

– Autores: Daniel Manzur (@DanManzT) y Fernando Córdova Tapia (@FerCordovaTapia)



25 años tardó en documentar la belleza de las ballenas y delfines (FOTOS)

Para Swann, los cetáceos epitomizan la perfección y belleza del mar: “Al ver a los animales tan grandes y humildes moverse en su propio medio ambiente es exquisito”.

Durante 25 años, las actividades majestuosas de ballenas y delfines han impactado al fotógrafo británico Christopher Swann; principalmente los vínculos afectivos de estos cetáceos que pueden llegar a inspirar la vida emocional de los humanos, como en el emparejamiento y el maternaje. 

Para Swann, los cetáceos epitomizan la perfección y belleza del mar: “Al ver a los animales tan grandes y humildes moverse en su propio medio ambiente es exquisito”. Sus fotografías revelan que no importa el tamaño, sino el empoderamiento y la paz en el que viven estas increíbles criaturas de la naturaleza: 

He visto a las ballenas en los últimos 25 años. Es lo que hago casi cada día. Originalmente, pasaba las vacaciones viendo a las ballenas, primero en Hebrides –mi bote, el Marguerite Explorer; la compañía se llamaba Western Isles Sailing and Exploration Co. Ltd.– en la costa oeste de Escocia y luego en las Islas Canarias –dos diferentes ubicaciones: uno frío y gris, el otro en aguas lúcidas, luminosas y azules –que me elevó el deseo de nadar con los cetáceos. He pasado gran parte de mi tiempo conociendo muchas especies y sus reacciones, cómo posicionarse incluso en el lugar correcto.

 

 

 

 



Apoya a Huatulco para impedir la construcción de delfinario

Con este delfinario, DD tendría ya presencia en cinco estados de la República Mexicana, y por tanto se consolidaría como la empresa más grande de México en relación con el nado con delfines.

Imagen: http://cdn2.upsocl.com/

Una iniciativa de Change.org ha solicitado detener a la compañía Dolphin Discovery, un delfinario que pretende expanderse de Cancún a las Bahías de Huatulco. De acuerdo con El Economista, DD solicitó la autorización de impacto ambiental para construir un nuevo delfinario en un terreno de más de 3 300 m2, así como una plataforma perimetral, playa de acceso, una alberca recreativa, restaurante, boutique, palapas, andadores y áreas verdes.

Con este delfinario, DD tendría ya presencia en cinco estados de la República Mexicana, y por tanto se consolidaría como la empresa más grande de México en relación con el nado con delfines. Incluso, se autocataloga como la firma de nado con delfines más grande del mundo. Y desde su apertura hasta la fecha, alrededor de 6 millones de personas han pagado para nada en los delfinarios de DD, actualmente ubicados en tres continentes y ocho países: México, Anguilla, Tortola, Grand Cayman, St. Kitts, República Dominicana, Estados Unidos y hace poco en Italia.

En 2014, esta empresa inició “un agresivo plan de expansión”, pasando de 15 a 20 delfinarios. Su primera incursión en Europa fue la compra de Zoomarine Roma, uno de los parques de diversiones más visitados de Italia. Y desde entonces, la empresa se ha fijado la meta de que en 2020, el 50 por ciento de los nados con delfín en el mundo se realicen en alguno de los delfinarios con el sello de DD. 

La razón por la que Huatulco se posiciona en contra del delfinario es que se trata de una región internacionalmente reconocida con una economía dinámica en el turismo, “siempre acompañada de responsabilidad ambiental que ha llevado al destino a conocerse como ‘una de las playas más sustentables de México'”. Si bien Huatulco “recibirá siempre felizmente proyectos de inversión que generen beneficio a la población, ya que todos buscamos el desarrollo de la comunidad”, la educación y amor por la naturaleza de la población obliga a rechazar la construcción del delfinario. La razón es que la comunidad considera que “los delfines no deben, por ningún motivo, ser mantenidos en cautiverio para realizar actos que van en contra de sus instintos, con el único fin de ‘divertir’ al público […] en Huatulco respetamos y aprendemos de estos hermosos mamíferos observándolos en su hábitat natural, sin obligarlos a vivir encerrados.”

Según los datos de la firma, a nivel nacional hay más de 320 delfines, focas y lobos marinos que están en cautiverio o son explotados en una industria del entretenimiento, la cual se refugia bajo el argumento de querer educar y conservar a la especie. Por ello, se propuso “dar la espalda a esta empresa multimillonaria para ser referente nacional e internacional en lo que respecta la conciencia ambiental y social.”

El objetivo es no sólo eliminar por completo los delfinarios, también la creación de santuarios donde los animales tengan una vida en función de sus necesidades naturales: “Buscamos que se actúe de manera coherente, siendo un maravilloso destino que respeta a la naturaleza. Un destino de playa diferente, donde se demuestra que el desarrollo económico y el respeto al medio ambiente sí pueden ir de la mano.”

Para apoyar a la firma, dale click aquí

 



Las ballenas y delfines sienten placer y emiten pequeños gritos de felicidad

Nuevo hallazgo científico demuestra que los cetáceos liberan dopamina en momentos de placer y lo expresan en gritos de felicidad, al igual que los humanos.

De los cientos de estudios que se han hecho para comprender un poco del fascinante y metafísico mundo de los cetáceos, este es uno de los más gratos, y sus implicaciones son importantes. Publicado en el Diario de Biología experimental, el estudio encontró que los delfines emiten pequeños gritos que son genuinas expresiones de placer.

“Creemos haber descubierto que [el sonido] tiene contenido emocional”, apuntó el autor Sam Ridgway, presidente de la Fundación Nacional de Mamíferos Marinos. Aunque cualquier persona sensible o receptiva ya sabía que los delfines expresan el más jubiloso placer en ciertas ocasiones, el hecho de que se demuestre científicamente ayuda a entender, en parte, que tienen plena conciencia de su circunstancia, y que por supuesto también experimentan la contraparte del dolor y la angustia.

Nosotros los humanos, cuando gritamos de felicidad o placer hay un retraso de 100 a 200 milisegundos del momento del evento al momento del sonido feliz. Ello es porque el evento detona la liberación del compuesto dopamina en el cerebro.

Los científicos descubrieron que los delfines sienten el mismo placer que los humanos gracias a este retraso en su respuesta a un evento placentero; alrededor de 200 milisegundos en promedio. El mundo de los delfines y ballenas, entre más lo conocemos, más se parece al del ser humano e incluso rebasa algunos rasgos que la mayoría solo tenemos en potencia. Debemos considerar esto para su protección y aprecio.

 



Así hablan los delfines: la primera traducción en tiempo real de sus sonidos

Para graban, interpretar y responder a los sonidos de los delfines, el proyecto CHAT construyó un prototipo de una computadora, del tamaño de un teléfono inteligente.

¿Te imaginas ir a la playa, encontrarte a unos delfines nadando cerca de ahí y entender qué tratan de decirte con sus chasquidos?

Desde 1998, Denise Herzing, fundadora del Wild Dolphin Project, ha investigado la manera de crear una comunicación bilateral entre los delfines y los humanos. Al principio, se dedicó a entrenarlos para que asociaran sonidos con cuatro íconos de un teclado subacuático. No obstante, no fue suficiente para ella: “El sistema se encargó de mantener la atención del delfín, pero no era tan ‘amigable’ para que fuera exitoso. […] Se espera que los delfines aprendan el sistema, y lo hacen, pero no se sienten motivados para usar el sistema con el fin de pedir objetos a los humanos.”

Entonces, Herzing empezó a colaborar con Thad Starner, un investigador de inteligencia artificial en el Georgia Institute of Technology, en Atlanta. Juntos forjaron el proyecto de Cetacean Hearing and Telemetry (CHAT) con el fin de crocrear un lenguaje con las características de los sonidos, los cuales son utilizados por los delfines para comunicarse entre sí.

Los delfines pueden producir sonidos de frecuencias más arriba de 200 kilohertz (un equivalente a diez vez más alto de lo máximo que podemos escuchar). Para graban, interpretar y responder a los sonidos de los delfines, Starner construyó un prototipo de una computadora, del tamaño de un teléfono inteligente, con dos hidrófonos capaces de detectar un amplio rango de los chasquidos de estos animales. Además, el driver también cuenta con Twiddler, un dispositivo que actúa como una combinación entre un ratón y un teclado, para seleccionar qué respuesta se desea interpretar.

Herzing y Starner empezaron a probar este dispositivo con los delfines del Atlántico, los Stenella frontalis. Al principio, todos los aparatos señalaban una de las ocho “palabras” que chasqueaban los delfines: como por ejemplo, algas, arco, paseo, ola. Una vez que el sistema pueda reconocer las palabras mímicas de los delfines, el objetivo será escuchar, al natural, su sistema y crear “unidades fundamentales” de su lenguaje: “No sabemos siquiera si los delfines tienen palabras. Nosotros podríamos utilizar sus señales, sólo si las conociéramos. Pero no lo hacemos.”

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca