Close

Las grandes televisoras de México VS la salud de sus televidentes

Durante las últimas décadas los grandes medios de comunicación han presenciado el gradual derrumbe de su credibilidad. Más allá de una cuestionable ética periodística o de sombrías agendas detrás de su labor informativa y de entretenimiento, tal vez el principal detonante de este fenómeno radica en que hemos comprobado que sus intereses económicos y su potencial influencia cultural, están por encima de cualquier otro factor, comenzando por el bienestar y desarrollo de su público.

Recientemente en México, la organización civil Alianza por la Salud Alimentaria lanzó una campaña que aboga por aumentar los impuestos a las refresqueras (compañías que producen y comercializan bebidas gaseosas), y utilizar ese excedente recaudado para instalar bebederos de agua en todas las escuelas del país. Se trata de una iniciativa que apunta a la construcción de una cultura alimentaria saludable –y para comprender la pertinencia de su propuesta, hay que recordar que México es tanto el país que más refresco consume a nivel mundial, per capita, como, casualmente, el primer lugar en obesidad (32.8% de su población registra sobrepeso).

refresco_796072830

El debate se da en torno a una reforma fiscal que contempla el incremento de un 10% en el impuesto a bebidas de este tipo,pero la iniciativa puja por que este porcentaje se duplique. Una de las principales líneas de acción de la campaña –por cierto financiada por el alcalde neoyorquino, Michael Bloomberg–, era adquirir espacios publicitarios a las mayores cadenas televisivas del país, para difundir masivamente un comercial denunciando las consecuencias que conlleva el consumo habitual de este tipo de bebidas. Sin embargo, la iniciativa se topó con una barrera: las televisoras se negaron a transmitir el comercial, presumiblemente para proteger los intereses de las refresqueras –que sin duda deben incluirse entre sus más jugosos compradores de tiempo aire.

Al respecto, el presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), Agustín Ramírez, advirtió que las televisoras están atentando contra un derecho fundamental de los mexicanos, el estar informados:

¿Cómo tomar una decisión por parte de la población de un tema tan relevante de salud pública, si la población no tiene posibilidades de conocer otros puntos de vista?  […] La mayor parte de la población influida por el duopolio televisivo que tiene una penetración mayor a 90% de los hogares sólo recibe información proveniente de la agresiva campaña de la industria refresquera contra esta política pública y contra la evidencia científica, sin tener acceso a la información proveniente desde el interés público”, dijo Agustín Ramírez.

El problema aquí, más allá de la falta de ética que la negativa de estas empresas puede implicar, es que aparentemente una vez más los grandes medios, en este caso Televisa y TV Azteca, con Milenio acompañándolos en esta ocasión, reiteran ese mensaje que a fin de cuentas justifica nuestra tajante desconfianza en ellos: el negocio está muy por encima del bien de sus audiencias. Esto a pesar de que nosotros encarnamos esa abstracción conocida como rating, activo que por cierto ellos comercializan –es decir, no se contentan con demostrar pocos escrúpulos, sino que ni siquiera tienen la mínima visión que exigiría cuidar a su mayor activo.

En una sociedad ‘sana’ esto sería inverosímil. De hecho me gusta imaginar un escenario en el que ante una campaña como esta, los grandes medios no solo no se negarán a transmitirla por temor a perjudicar a sus opulentos clientes, en cambio le estarían ofreciendo espacios gratuitos para difundir su mensaje. Por otro lado, y regresando a la realidad, este tipo de situaciones representan valiosas oportunidades para que los grandes consorcios mediáticos de México, o de cualquier otro país, se reivindiquen frente a su sociedad, demostrándonos así una nueva política: el bienestar de la población, de su público, como un valor a defender –o, al menos, como una prioridad estratégica.

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

Ver Más
Close