Close

Gobierno de Enrique Peña Nieto retira calidad de “Parque Nacional” al Nevado de Toluca y reduce su zona protegida al 4%

En una decisión que ha despertado un enorme revuelo e incluso franca oposición, Enrique Peña Nieto, presidente de México, firmó y dio para su publicación en el Diario Oficial de la Federación un decreto en el que retiró al Nevado de Toluca el estatus de “Parque Nacional”, con lo que ahora su área como zona protegida se redujo a tan solo el 4%, en tanto que el 96% restante se vuelve disponible para actividades como la “remoción” de especies forestales, el “aprovechamiento extractivo de vida silvestre”, la ganadería, la agricultura, el turismo, así como la “construcción y mantenimiento de infraestructura pública o privada”, según reporta París Martínez en Animal Político.

En su carácter de Parque Nacional, el Nevado de Toluca contaba con 53 mil 590 hectáreas protegidas, las cuales se reducen a tanto 1941 a causa del decreto publicado. Dicho “núcleo” es ahora la única zona donde está expresamente prohibido contaminar suelo y cuerpos de agua, dañar la flora y fauna, extraer minerales, introducir automotores, encender fogatas o alterar ecosistemas.

“Turismo sustentable”, “manejo forestal”, “actividades agrícolas y pecuarias”, “agrosilvopastoreo”, “erradicación de especies de flora y fauna que se tornen perjudiciales”, “aprovechamiento de la vida silvestre (extractivo y no extractivo)”, además de que los particulares podrán erigir construcciones, son las actividades que ahora se encuentran permitidas en las las 51 mil 659 hectáreas liberadas.

El Nevado de Toluca era Parque Nacional desde 1936, cuando Lázaro Cárdenas determinó su protección en vista de su importancia como fuente de agua potable para las cuencas de los ríos Lerma y Balsas, situación que se ha modificado debido a la deforestación de la zona, los cultivos de papa y la minería, mermando o desapareciendo los manantiales.

Esa fue la justificación del gobierno mexicano para autorizar el cambio de decreto, cuyo propósito manifestado es “ordenar apropiadamente las actividades productivas y extractivas que generan un deterioro creciente de los ecosistemas y de sus elementos”, con el objetivo de “mantener a mediano y largo plazo los ambientes y hábitats”, además de preservar “nuestro patrimonio natural” y “generar riqueza”.

Aquí el texto del decreto de 1936 emitido por el gobierno de Lázaro Cárdenas.

Imagen: pablo cruz irastorza / flickr

Ver Más
Close