El derrame de petróleo seguirá afectando al fondo del mar por décadas

El derrame masivo de petróleo en el Golfo de México, ocurrido en 2010, no ha terminado de afectar al mundo. Reciente estudio revela que sus estragos en el ecosistema del fondo del mar tomarán décadas en disiparse.

El pasado septiembre, Reuters reportó que el ecosistema de las profundidades del mar alrededor del derrame masivo de petróleo podría tomar décadas en recuperarse de los efectos del desastre. Esto por supuesto es muy lógico, pero es difícil de imaginar. El derrame tuvo su mayor impacto en el ecosistema de un área de alrededor de 24 kilómetros cuadrados alrededor de la fuente, pero efectos moderados fueron vistos a 158 kilómetros cuadrados.

La rica biodiversidad del fondo del mar fue inmensamente reducida por las oleadas de petróleo, las cuales fueron de 183 metros de ancho y 1.9 kilómetros de longitud.

“Dadas las condiciones de las profundidades del mar, es posible que la recuperación del hábitat del suelo suave y las comunidades vecinas asociadas tomarán décadas o más”, concluyó el reporte.

El caso de Macondo fue el caso de derrame costa afuera más grave de toda la historia de E.U., y la contaminación se expandió tanto en el espacio (el mar) como en el tiempo (las décadas que tardará en recuperase).

Haríamos bien en recordar las terribles consecuencias del evento, que estamos, directa o indirectamente, viviendo ahora mismo.



A sólo 4 años del catastrófico derrame petrolero, British Petroleum vuelve al Golfo de México

Las secuelas por el derramamiento de petróleo en el Golfo de México aún son tangibles, solamente un año y medio perduró la veda que impedía al consorcio explorar petróleo en esta zona.

El petróleo, ese viscoso líquido convertido en el oro de la era industrial, ha ido cobrando sus costos, esencialmente, por las emisiones de carbono lanzadas a la atmósfera al ser consumido como combustible. Si echamos un vistazo a nuestra casa, nos sorprenderá la cantidad de productos que están formados a base de petróleo: casi todo artículo sintético es elaborado con  este fluido.

Llevamos poco más de un siglo empleando el petróleo en procesos industriales, y pese al corto periodo ha iniciado una crisis ambiental evidente. Si bien la percepción colectiva sobre el petróleo es cada vez más negativa, en gran medida por el padecimiento de los ciudadanos a la contaminación en las ciudades, las empresas petroleras persisten en sus proyecciones de  extracción. Países como Estados Unidos, Noruega y Canadá quieren explotar el petróleo en Alaska. En contraparte, múltiples naciones se han comprometido a reducir sus emisiones de CO2 en los próximos años.

En un escenario en el que el petróleo adquiere cada vez peor fama, el derrame petrolero del 2010, en el Golfo de México, pervive hoy en el imaginario social. Sus repercusiones a cuatro años del incidente, según Green Peace, persistirán por décadas.

Aún con la gran cobertura mundial del accidente y la crítica constante por parte de organizaciones internacionales -que cada vez cobran más peso como Green Peace- se ha revelado que British Petroleum (BP), la empresa responsable del derramamiento de petróleo en 2010, invertirá 41 millones de dólares en derechos para explorar y extraer petróleo en el Golfo de México.

Cuando ocurrió el derrame, BP fue impedida para adquirir cualquier contrato en la zona por 16 meses, una infracción que aparece ridícula en comparación con los daños causados al ambiente. Aparentemente los consorcios petroleros internacionales se erigen como enemigos colectivos, y quizá lo positivo es que al menos el adversario está ubicado. Las revoluciones han demostrado ser utópicas, pero en las nuevas luchas sociales, gracias a la información, sabremos hacia dónde dirigir la presión general.



Lo que las nutrias nos pueden enseñar sobre los derrames petroleros

25 años después del derrame Exxon Valdez, uno de los peores accidentes petroleros de la historia, el ecosistema natural de la zona sigue luchando por recuperarse y por reclamar el espacio como suyo.

En 1989 un buque petrolero de Exxon Valdez derramó 30,000,000 galones de petróleo en Prince William Sound, Alaska. El estrecho era el de hogar de miles de nutrias marinas y presumía un ecosistema diverso; sin embargo todo cambió después del derrame —los voluntarios de emergencia recuperaron más de mil cadáveres de mamíferos marinos y se estima que cerca de 3,000 nutrias murieron de inmediato.

Todavía una década después las nutrias se negaban a regresar a las zonas que habían sido afectadas por el derrame. Un estudio federal que siguió la recuperación del ecosistema después del suceso, determinó que las nutrias no podrían sobrevivir en la zona aun si aparentemente ya no había residuos en la superficie porque el fondo del mar estaba cubierto con un sedimento nocivo. Es en el fondo donde se encuentran las almejas que las nutrias consumen.

Además de poner en peligro el alimento de las nutrias, el derramé las afecto directamente al cubrirlas con petróleo. El pelaje de las nutrias es grueso e aislante, una vez que el pelaje está cubierto de petróleo pierde sus propiedades y no las protege del frío del agua; además, una nutria cubierta de una sustancia nociva debe acicalarse y, al hacerlo, consume la misma sustancia.

exxon_valdez.jpg.492x0_q85_crop-smart

De acuerdo al estudio no fue sino hasta el 2009 que la población de nutrias alcanzó el número que tenía antes del derrame. “Una de las lecciones que podemos aprender de esto es que los efectos crónicos del petróleo en el medio ambiente pueden persistir por décadas”, apuntó la autora principal de estudio, Brenda Ballachey.

Este  descuido, nos recuerda exactamente cuan nocivo puede ser el petróleo y nos advierte que debemos cambiar los métodos de extracción y mejorar la manera en que lo transportamos.

 



Halliburton admite haber destruido evidencia sobre el derrame petrolero en el Golfo de México

A pesar de haber admitido su responsabilidad, Halliburton fue solamente obligada a pagar una irrisoria fianza, en un precedente obsceno para los casos de responsabilidad corporativa en desastres naturales.

golfo

Halliburton admite haber destruido evidencia en derrame del Golfo de MéxicoA pesar de haber admitido su responsabilidad, Halliburton fue solamente obligada a pagar una irrisoria fianza, en un precedente obsceno para los casos de responsabilidad corporativa en desastres naturales.

El gigante de la petroquímica Halliburton se declaró culpable a través de sus abogados de destruir evidencia en la investigación sobre el desastre ecológico del Golfo de México en 2010, el derrame petrolero accidental más grande de la historia.

La empresa será obligada a pagar $200 mil dólares como multa, y la compañía hizo una “donación voluntaria” a la National Fish and Wildlife Foundation por $55 millones de dólares. Sin embargo, Halliburton está lejos de quedar en bancarrota o enfrentar consecuencias de la dimensión de su negligencia: en el estado de resultados del segundo cuatrimestre, Halliburton tuvo un ingreso neto de $679 millones de dólares, y mostró un crecimiento del 1.1% para acodarse cómodamente en la cifra de $7.3 mil millones.

Pero el costo real del accidente no puede ser medido monetariamente: este debe ser medido en relación a la afectación que ha sufrido la vida marina en el lugar. El US Fish and Wildlife Service estimar que aproximadamente 6 mil tortugas, 26 mil delfines y ballenas, 82 mil pájaros e incontables pájaros e invertebrados han sido lastimados desde entonces.

El mea culpa de Halliburton consistió en afirmar que cuando la empresa ofreció servicios de cimentado para ayudar a sellar el derrame ordenó también la destrucción de las simulaciones computarizadas que mostraban la diferencia entre utilizar seis y 21 centralizadores para cargar la culpa a los contratistas.

A pesar de ello, el hecho innegable es que una empresa no puede ser condenada a prisión, y que en el estado actual del capitalismo global la responsabilidad corporativa está muy lejos del alcance de la ley. Este caso supone un terrible precedente en la lucha por el medio ambiente.

[io9]



Químico para dispersar el derrame de petróleo en el Golfo crea una sustancia 52 veces más tóxica

El enorme derrame de petróleo en el Golfo de México en 2010 no sólo causó estragos devastadores en aquel entonces, sino que sigue afectando hasta hoy. Esta vez por los químicos que se utilizan en un intento de dispersar el petróleo.

El enorme derrame de petróleo en el Golfo de México en 2010 no sólo causó estragos devastadores en aquel entonces, sino que sigue afectando hasta hoy.

En un intento por degradar el petróleo y evitar que llegue a las costas, se derramaron más de 7.5 millones de litros de químicos llamados Corexit 9527A y 9500A. Lo que no se pensaba es que la combinación del petróleo con Corexit es 52 veces más tóxica que el petróleo por sí solo, de acuerdo con un estudio publicado en Environmental Pollution.

El utilizar dispersantes rompe el petróleo en pequeñas gotas, que hace menos visible al daño, pero que lo hace más accesible a los animales microscópicos que habitan en el Golfo. Por ello, “perjudica a toda la cadena alimenticia basada en el plancton”, dice Terry Snell, un co-autor y biólogo en Georgia Tech.

El plancton puede regenerarse rápidamente, pero el impacto tóxico se extiende en los animales que los consumen, podría afectar a animales más grandes, desde crustáceos y peces hasta las ballenas más grandes.

“Este es un estudio importante que añade malas noticias, pero que nos ayuda a entender los efectos de los derrames de petróleo y las estrategias para remediarlos, como el uso de dispersantes”, dijo Stephen Klaine, un toxicólogo del a Universidad de Clemson, que no estuvo involucrado en el estudio.

La moraleja del cuento, dice Snell, es que “deben hacerse los estudios antes de que ocurran las emergencias, para que no se tomen decisiones si no estamos informados por completo”. Snell además afirmó que el dispersante nunca debió de ser utilizado. Hubiera sido mejor dejar que el petróleo se dispersara por su cuenta para evitar semejante daño ecológico.

[nbcnews]

 



Chevron tendrá que pagar 19 mil millones de dólares por daños ecológicos

Indígenas ecuatorianos podrán celebrar el fallo a su favor sobre una demanda interpuesta en contra de la segunda petrolera más importante de los Estados Unidos.

18.2 mil millones de dòlares es la cantidad que Chevron tendrá que pagar por haber contaminado durante años, de 1964 a 1992, diversas zonas naturales del Ecuador; el pasado mes de julio, la multa aumentó a 19 mil millones de dòlares.

“Este es un gran paso para los habitantes de los bosques tropicales aldeanos”, dijo Pablo Fajardo, abogado principal de las comunidades.

La batalla entre Chevron y los demandantes ecuatorianos se ha prolongado durante casi 2 décadas y aún sigue el proceso en los tribunales, tanto como dentro y fuera del país andino.

La semana pasada, la Suprema Corte de Estados nidos rechazó el intento de Chevron para bloquear preventivamente los esfuerzos la aplicación en la Unión Americana. Desde principios del 2012, los demandantes están haciendo cumplir el fallo en Brasil y Canadá.

Las demandas acusan a Texaco de causar enfermedades entre la población local a causa de los residuos producto de las perforaciones para extraer el crudo de los pozos, propiedad de Chevron. Sin embargo, la petrolera estadounidense asegura que la sentencia impuesta por el tribunal ecuatoriano es simplemente fraudulenta e inaplicable.

Por su parte, James Craig, portavoz de Chevron, dijo que la compañía tiene la intención de apelar la última sentencia y, además, demandó a activistas acusándolos de intimidación y extorsión.

Parece que la petrolera está dispuesta a hacer lo que sea para no perder el juicio, ya que ha acudido a autoridades internacionales en espera de una revocación del fallo. Por ello, los tribunales comenzarán a analizar las pruebas el próximo noviembre.

En un inicio Chevron debió haber pagado 8600 millones de dólares, pero debido a que se negó a dar disculpas públicas, la cifra se duplicó.

[HUFFINGTONPOST]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca