Close

Coyotes que cruzan semáforos y otros animales salvajes en la ciudad

Normalmente pensamos en las ciudades como páramos inhabitables para especies salvajes, donde sólo los animales domésticos y los más adaptativos (como las ratas o las cucarachas) pueden sobrevivir. Pero como algunos científicos en el área de la ecología urbana han encontrado, esto no necesariamente es verdad.

Más y más animales nativos se están ajustando, increíblemente, a la vida en las calles. En Nueva York, por ejemplo, los venados blancos han regresado después de doce años de casi desaparición. Focas, hurones, halcones peregrinos y águilas de cola roja también lo han hecho.

Al parecer, lo que está pasando en Nueva York –que además es la metrópolis más edificada del mundo—no es del todo anormal. Los expertos apuntan que la adaptación de la vida salvaje a áreas urbanas ha incrementado en todo el mundo, en parte porque las ciudades se están reverdeciendo, gracias al control de contaminación y el énfasis creciente en los espacios abiertos.

El coyote, como sabemos, merodeaba por ciudades hace alrededor de veinte años. Un reciente estudio del área de Chicago encontró que los cachorros urbanos tienen cinco veces más posibilidad de sobrevivir que sus contrapartes rurales. “Los coyotes”, apunta Stan Gehrt, ecologista de la Universidad Estatal de Ohio, “pueden absolutamente existir incluso en la parte más urbanizada de una ciudad, sin ningún problema. Aprenden los patrones del tráfico y aprenden cómo funcionan los semáforos”.

Otros animales como los tlacuaches y los halcones obtienen grandes beneficios de vivir en la ciudad, que al contrario de la creencia popular, es cada vez más un ecosistema con interesante biodiversidad. Y aunque esto se parezca mucho al fin del mundo, es una buena señal de que algo estamos haciendo bien.

Ver Más
Close