Utensilios biodegradables te permiten comer con comida

Esta serie de cubiertos transforma los aburridos cubiertos desechables en hermosas y divertidas creaciones.

Graft es una línea de utensilios desechables hechos con el ácido poliláctico del almidón del maíz. Esta línea de bioplástico se distingue por su excelente diseño, ya que estos platos y cubiertos de mesa parecen frutas y verduras, cosa que los convierte en objetos desechables que queremos conservar.

1673232-inline-1s3000-bowl-honey-melon

Ya que el tamaño, forma y color de los utensilios con los que comemos pueden influenciar como percibimos nuestros alimentos, los platos de Graft juegan con nuestros sentidos al presentarnos platos hondos que parecen melones, cuchillos que parecen apios y cucharas que parecen zanahorias.

1673232-inline-press3000-goblet-lemon

Qiyan Deng, diseñó los utensilios como parte de su proyecto de maestría, a ella le “encantaría introducir el bioplástico a las personas sin tener que utilizar palabras para hacerlo… Es un material hermoso que merece un buen diseño, no solo una exhortación moral. Ya que los bioplásticos están hechos de plantas, ¿por qué no pueden verse como ellos mismos?”

1673232-slide-press3000-teaspoon-carrot

Los platos y cubiertos de bioplástico son desechables y su textura y diseño siempre corresponde con una herramienta práctica y no del todo estéticamente agradable, por lo que Deng espera que sus diseños hagan que estos utensilios tengan una narrativa propia y que “exciten el sentido del gusto después de que las personas los vean”.

[Fast Co.Exist]



El nopal podría sustituir el plástico, descubren estudiantes de México

Su plástico biodegradable se desintegra en un mes, no es tóxico ni dañino para salud.

Podría decirse que el nopal es uno de los vegetales rockstars de los últimos años. Este no deja de sorprender por sus propiedades curativas y nutricionales (una dieta basada en él podría combatir la obsesidad, por ejemplo). Pero además distintas investigaciones han descubierto que a partir este es posible elaborar productos ecológicos como bloqueador solar, pintura casera, impermeabilizante para techos, electricidad, purificadores de agua,etc. Ahora, un grupo de 8 estudiantes del CUAltos de Jalisco en México, ha encontrado cómo hacer plástico biodegradable a partir del nopal.

Se pueden hacer desechables, bolsas para supermercado y mordederas para los bebés, porque se pueden consumir sin ningún problema, son naturales. señaló el profesor Jorge Franco en entrevista para Notimex.

Este plástico se elabora a base del mucílago, la sustancia viscosa del nopal. El proyecto nació cuando el estudiante Abraham Gómez recordó que había escuchado que una niña europea consiguió hacer bioplástico a través de la cáscara de plátano. Luego el equipo retomó una investigación que había iniciado una investigadora en la ciudad de México para producir a parir del mucílago una película plástica.

El grupo de estudiantes con este proyecto obtuvo el el primer lugar en Proyectos Universitarios de Innovación y Emprendimiento de la Aldea Digital 2015, su producto se llama Nopalplastic.

Nos interesó el nopal, porque en el país existen zonas áridas en las que no hay actividad agrícola; este alimento se adapta a cualquier clima y a cualquier condición, por lo que es un cultivo que se puede explotar.Abraham Gómez, uno de los descubridores.

Ahora los estudiantes están consiguiendo financiamiento público y privado para expandir el proyecto y ya han comenzado los trámites ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial para el registro de Nopalplastic.



Diseños de moda hechos con desechos de comida (FOTOS)

Ahora, los desperdicios de comida también pueden cautivar a fashionistas

En el año 2004 Jean Paul Gaultier realizó una colección denominada Pain Couture, en ella convierte el alimento básico de los franceses en paraguas, vestidos, sombreros de copa, todos con una extraordinaria belleza.  Al exponer su “moda-pan” Gaultier relataba como el arte no es efímero y atraviesa la evolución de la sociedad, en cambio, la moda simplemente se limita a reflejar esa evolución.

Hoyan Ip es una diseñadora de modas egresada de la Universidad de Westminster que continuamente ha experimentado con conceptos y materiales con la idea de generar una moda más sustentable.

El desperdicio de comida es un tema con connotaciones morales,  intrínsicamente relacionado con las sociedades de consumo y su idea desechar todos los objetos de manera irreflexiva. La diseñadora Hoyan Ip se opone a esa lógica consumista. Ella ha decidido optar por una nueva filosofía: “waste not, want not”, precepto que traducido al español sería algo como; no desperdicies, no quieras.

Probablemente, una de las mejores formas de llevar a la práctica el axioma propuesto por la diseñadora, es simplemente rehusar, y su propuesta de reutilizar se basa en diseñar mediante bio-trimmings, productos a base de comida destinados a ser eliminados. Ip recupera aquello considerado como desperdicio orgánico, los seca, cocina, mezcla y transforma en preciosos adornos.

Hoyan Ip, ha llevado a la práctica su filosofía de vida al diseñar bolsos, hebillas y botones con bio-recortes de comida. Su contribución al mundo de la moda contiene un mensaje contundente acerca de la importancia de mirar en nuestra cotidianidad a los objetos desde otra forma, una en la que puedan ser utilizados nuevamente aún cuando su aparente vida útil haya acabado.



Mira este sofisticado diseño que hizo un estudiante para ahorrar agua en el grifo (FOTOS)

La caída de agua es parecida a un eterno espiral con una cuadrícula inesperada.

Ahora que la sustentabilidad se viene más que como una tendencia, como una necesidad, la totalidad de las industrias y las artes van acoplándose a esta poco a poco. El diseño es una de estas disciplinas que está poniendo a tope las necesidades ecológicas, y que conjugada con un toque estético, se convierte en propuestas de las más vanguardistas y emocionantes.

En 2014, un estudiante de diseño de la London’s Royal College of Art, ganó el iF Design concept award. Su nombre es Simin Qiu, y gracias a una doble turbina, ha creado un grifo cuya caída de agua con patrones cuadriculados en realmente bella.

Vista por dentro, la caída de agua también tiene un efecto tipo espiral que recuerda los patrones de la física humana más recónditos como el ADN. El invento también provoca el ahorro de hasta un 15% más de agua que los grifos comunes.



¡Cuidado! El plástico también tiene efectos negativos sobre la libido femenina

Los ftalatos son toxinas que aumentan el riesgo de cáncer teniendo efectos en el hígado, riñones, tiroides, ovarios, genitales y, al parecer, en el deseo sexual de las mujeres

El erotismo, esa noción inconscientemente primordial en la vida de los humanos, es el iniciador de una fuerza de trascendencia: a través de él, dejamos libre energía que tiene el poder de crear y de curar heridas emocionales profundas.

Desgraciadamente, el erotismo es un fundamento delicado que puede verse afectado por ideas, desinformación, alimentos en mal estado e, inclusive, toxinas en productos usados a diario como por ejemplo, los ftalatos o los ésteres de ácido ftálico.

Los ftalatos son un grupo de compuestos químicos usualmente empleado como plastificador para aumentar la flexibilidad del producto. Su nombre deriva de la nomenclatura de ácido pHtálico, donde los ftalatos permiten que las moléculas de polivinilo se deslicen unas sobre otras, presentando una baja solubilidad en agua y una alta en aceites. Los más empleados son el DEHP, DIDP, DINP y BBzP para productos como disolventes en perfumes y pesticidas, comida ultraprocesada, esmaltes de uñas, adhesivos, pigmentos de pintura, juguetes para niños y juguetes sexuales.

De acuerdo con el Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS, según sus siglas en inglés), los ftalatos son toxinas que aumentan el riesgo de cáncer, teniendo efectos en el hígado, riñones, tiroides, ovarios, genitales y, al parecer, en el deseo sexual de las mujeres.

Los investigadores estudiaron la orina de 360 mujeres embarazadas en sus veintes y treintas, para así determinar la concentración de ftalatos en el cuerpo y preguntarles acerca de su deseo sexual. Parece ser que las mujeres con altos niveles de ftalatos tenían una libido apaciguada, a diferencia de aquellas con una menor concentración de estas toxinas.

Esto se debe a que los ftalatos son disruptores endócrinos, teniendo efectos negativos tanto en la testosterona como en el estrógeno, los cuales son hormonas sexuales (masculinas y femeninas) producidas por el aparato reproductor y las glándulas adrenales.

Fotografía: www.lindisima.se



Mexicanos descubren cómo hacer plástico biodegradable con desechos de leche

Se ideó un inédito método que convierte el contaminante lactosuero en ácido láctico, que a su vez puede transformarse en plástico biodegradable

Es curioso, pero muchos de los desechos orgánicos pueden emplearse para fabricar productos sintéticos. Ahora que el plástico derivado de hidrocarburos ha inundado nuestra vida cotidiana y con ello contaminado nuestros mares, ríos y entorno en general (sobre todo por su larga vida), poco a poco van emergiendo nuevas fórmulas gracias a alternativas para generar plástico biodegradable. ¿Quién dijo que todo lo desechable habría de ser contaminante?

Un grupo de mexicanos de la empresa de biorefinería Xeiba Nutraingredients ha ideado una forma inédita para generar plástico biodegradable, entre muchos otros productos. El aliciente es inesperado: se trata del lactosuero, un desecho contaminante de la industria quesera que, como su nombre alude, proviene de la leche. 90% del total de la leche usada por la industria quesera en México es eliminado en forma de lactosuero, el cual retiene cerca de 55% del total de ingredientes de la leche como la lactosa, proteínas solubles, lípidos y sales minerales; por ello, también es una fuente rica de nutrientes que sirven para elaborar suplementos alimenticios.

Aunque se trata de un desecho orgánico el lactosuero es altamente contaminante, pues altera las propiedades del suelo y contamina el agua, disminuyendo las posibilidades de vida en ella. En México cada año son eliminadas, sin tratamiento alguno, 6 mil toneladas de lactosuero. Por esta problemática la empresa de biorefinería Xeiba Nutraingredients descubrió este año, para un concurso de empresas verdes, cómo transformar el lactosuero en ácido láctico, el cual, además de servir para usos como fabricación de ropa (funciona como el nylon), cubiertos, productos con aplicaciones médicas como prótesis, tornillos y agujas, así como prototipos en 3D, también es útil para suplementos alimenticios, barras energéticas, probióticos, conservadores naturales y plástico biodegradable (PLA).

Sobre todo la última alternativa, el plástico biodegradable (PLA), ha resultado en una opción que suena atractiva no sólo para la industria, sino vívidamente positiva para el medio ambiente. Antes de este invento el ácido láctico se extraía del almidón de maíz, de la yuca o de la caña de azúcar, pero ahora se ha encontrado una manera de evitar dos tipos inminentes de contaminación: el derivado del lactosuero y el del plástico tal como lo conocemos.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca