¿Por qué lloran los animales?

Algunos animales, sobretodo los elefantes, lloran en respuesta a una pérdida o por estrés y miedo.

El llanto es una manifestación de la tristeza y permite que “desahoguemos” las emociones que nos afligen en ese momento. Pero también es un mecanismo que entrega un mensaje al mundo exterior. Si vemos a alguien llorar nos dirigimos a él de cierta manera, y en la mayoría de las ocasiones nos acercamos íntimamente a él. Nos conmueven sus lágrimas porque todos hemos llorado. Ahora, ¿qué pasa cuando los animales lloran?

Es un hecho que muchos animales, sobretodo los mamíferos, lloran ya sea por pérdida de contacto protector (cuando pierden a su madre o a su hijo, por ejemplo) o por estrés.

Recientemente se reportó que un elefante recién nacido en la Reserva Natural de Animales Salvajes Shendiaoshan lloró inconsolablemente por cinco horas después de haber sido pisoteado por su madre y luego rechazado por ella.

“Podría ser una respuesta de conexión al no sentir tacto”, apuntó Bekoff, profesor de ecología en la Universidad de Colorado. Para los elefantes y humanos bebé, llorar esta probablemente más conectado con el estrés que con la tristeza. Pero el estrés es una emoción.

El llanto es una manifestación muy triste de presenciar, sobretodo si viene de un animal indefenso o un humano bebé. Pero ello no significa que los perros, por ejemplo, o las gallinas, no sientan tristeza (los que tenemos perro sabemos qué tanto pueden llegar a extrañar o a sufrir). Todo esto solo se añade a la confirmada teoría de que los animales tienen consciencia.



El hombre tailandés que con su moto molestó a unos elefantes y luego se disculpó con ellos (FOTOS)

El respeto con el que se dirige a los animales ha causado admiración.

En Tailandia los elefantes son una parte medular de su cosmogonía. Asociados milenariamente a la sabiduría, cuenta su mitología que una princesa llamada Maya soñó que un elefante blanco entraba dentro de ella; ella sería la madre de Buda, y muchos sabios sabían lo que significaba. El elefante en Tailandia es símbolo de la realeza, y era la figura principal de su bandera más antigua.

También existe una conocida anécdota sobre una camada de elefantes que antes del tsunami de 2004 comenzaron llorar y empujaban a los turistas hacia sus lomos, luego estos se adentraron en tierra y así salvaron a estas personas.

Asociados siempre a la sabiduría, en la zona de Surín existe incluso un festival dedicado al elefante cada año. No es extraño, así, que este animal merezca el respeto de los tailandeses desde hace milenios y una fotografía que ha circulado desde hace días tomada en el Parque Nacional Khao Yhai ha conmovido a miles.

En este parque, en una de las rutas migratorias de los elefantes, fue construido un camino; por ello en múltiples ocasiones los transeúntes humanos y estos animales simplemente se encuentran.

Un hombre incomodó con el ruido de su moto a una camada de elefantes que pasaban por ahí: este se orilló e hizo una especie de ritual express en el que se disculpaba con los elefantes. Más que un fanatismo, a los que muchos podrían atribuir el acto, se trata quizá más bien de una manera distinta de ver las cosas, como parte de un sistema de códigos que debe respetar la unidad que somos, quizá como un ritmo que no debe irrumpirse.

man-apologizes-elephants-khao-yai-national-park-thailand-3-1



5 enfermedades mentales que compartimos los animales y los humanos

Conocer los tipos de males que pueden aquejar la mente de ambas especies puede hacer que los cuidemos aún más.

Desde hace unos años, curiosamente, algunos animales han estado siendo diagnosticados con algunas enfermedades mentales que los humanos vivimos. Según Laurel Braitman, autora del libro Animal Madness, existen algunas enfermedades mentales que, de hecho, los animales y los hombres experimentamos similarmente (aunque también apunta a que no es del todo correcto intentar estudiar a los animales desde nuestros propios conceptos y lo que nos pasa). 

Aquí algunas enfermedades, que según esta especialista, compartimos los humanos y los animales:

Corazón Roto: 

Tanto en humanos como en animales está documentado cómo en algunos casos cuando muere un ser extremadamente cercano, también muere poco tiempo después su compañero. Lo anterior es corroborado, en el caso de los animales, sobre todo en zoológicos. El dolor de la pérdida de un ser querido, en ocasiones no puede ser soportado por el mismo organismo. 

Locura: 

La locura puede ser un término muy amplio, pero básicamente se refiere a perder capacidades sociales por un trastorno que nos impide volver del mundo interior hacia el exterior. Según esta autora, algunos perros pueden llegar a la locura por soledad; también, algunos animales que han llevado una vida de abuso pueden llegar hasta este trastorno.

Desórdenes Obsesivos Compulsivos

¿Alguna vez has visto a tu perro hacer cosas que no solía hacer como rascarse frenéticamente alguna parte del cuerpo o algún pájaro que comienza a desplumarse de un día a otro sin parar de hacerlo?. Lo anterior también tiene qué ver con el mismo desorden que los humanos experimentamos. 

Fobias

Sí, las fobias existen tanto en humanos como en animales, y estas pueden ser tan extrañas y absurdas en ambos casos. Los caballos pueden desarrollar fobias a las bolsas de plástico, por ejemplo. Por su parte se ha documentado cómo algunos gatos han desarrollado fobias por algunas cucharas, o algunos perros a las tormentas de relámpagos. La solución tanto en animales como en humanos es la terapia. 

Desórdenes de estrés post- traumático

Un animal al que se le expone a un estrés o a vivencias traumáticas, como usarlo para experimentos farmacéuticos o enfrentarlo a un arduo entrenamiento para circo, puede posteriormente vivir una enfermedad como esta, y es justo una reacción a una vivencia fuerte como en el caso de los humanos. 



5 maneras en las que los elefantes son como nosotros, pero mejores

Además de ser el mamífero terrestre más grande del mundo y uno de los más poderosos del planeta, es también uno de los más nobles. Aquí te decimos qué puedes aprender de ellos.

El 12 de agosto fue el Día Mundial de los Elefantes. Para celebrar a estos paquidermos, les presentamos una lista que nos demuestra que estos seres tienen una naturaleza verdaderamente sensible, la cual pone en evidencia las limitaciones de la humanidad.

Mom-and-baby-elephants-holding-hands-or-trunks

1.Fortísimos lazos maternales: Si bien son muchas las madres del reino animal que protegen a sus crías recién nacidas, no son muchas las que les prestan tanta atención y por periodos tan largos. Una madre elefante protegerá a su cría de depredadores y le proveerá sombra. Especialistas han observado que cuando un elefante está a punto de nacer, las hembras de la manada se reúnen a hacer llamados. Cómo si no fuera suficiente, las elefantas tienen un periodo de gestación de 22 meses, el tiempo más largo del reino mamífero.

B369070_fr9.tif

2. Complejos sistemas sociales: Como los humanos, los elefantes conviven en sociedades, aunque las suyas siempre son matriarcados. La elefanta más vieja tiende a ser la que domina al grupo, el resto de la manada consiste de sus hijas y sus crías. Los machos abandonan este núcleo cuando alcanzan la madurez, alrededor de los quince años de edad. Después caminaran solos y se aparearan con hasta doce hembras de diferentes grupos así maximizando la supervivencia de sus genes. De esta manera, mientras que hay una manada núcleo, también existe cierta libertad que garantiza la una mayor variedad genética.

3. Lamentan la muerte de sus familiares: Cuando un miembro de la manada muere, el resto se mantiene a su lado por periodos largos, algunos de ellos lo acarician y los huelen. Tras la muerte de su cría, las madres llegan a pasar días enteros junto al cuerpo y además pueden llegar a experimentar una depresión después, caminando lento y comiendo menos. En ciertas ocasiones ponen pasto o ramas sobre el cuerpo, llevando a especialistas a inferir que los elefantes entienden —hasta cierto grado— la muerte, por lo que pasan un periodo de duelo.

Marina Cano

4. Disfrutan el momento: Por alguna razón muchos consideramos que esta especie es de las más serias del reino animal, sin embargo, son todo lo contrario. Los elefantes son capaces de demostrar muchas emociones, entre ellas felicidad y empatía. Los elefantes pequeños tienden a disfrutar jugar, “chapotear” y corretearse los unos a los otros. Por otro lado, los elefantes adultos se ven aliviados una vez que son liberados y participan en juegos para comunicarse con otros. 

Marina Cano

5. Pueden entender varios idiomas: De acuerdo a un estudio conducido por la Universidad de Sussex en Inglaterra, los elefantes pueden reconocer diferentes idiomas, reaccionar a los que conocen, diferenciar voces de hombres, mujeres y niños y además pueden comprender cuando una persona señala algo, cosa que muchos primates no hacen. También pueden inferir cuando un tono los amenaza, y los grupos con matriarcas mayores reaccionan más rápido a estas situaciones, agrupándose buscando protección.

Sin duda alguna, habrá muchas razones más por las cuales los elefantes (y quizá otros animales) a veces parecen ser mejores personas que nosotros. La inteligencia que demuestran, así como su sensibilidad y los fuertes lazos afectivos que forman nos recuerdan que debajo de esa dura y aparentemente impenetrable piel, hay seres sabios, juguetones y amorosos. Comprenden la importancia de la colaboración, saben que hay mayor seguridad en grupos y defienden siempre a los más jóvenes. Quizá es hora de recordar que, aunque muchas veces es más fácil pensar lo contrario, no somos los únicos animales que son capaces de sentir un amplio espectro de emociones y ahora, más que nunca, su supervivencia depende de nosotros.



Bili-Uele, hogar de una comunidad de chimpancés con comportamientos y costumbres únicas en su género (VIDEOS)

El investigador Cleve Hicks publica grabaciones de este grupo de primates en su medio ambiente.

Ubicado al norte de la República Democrática del Congo (DRC), el bosque de Bili-Uele alberga una peculiar comunidad de chimpancés. Para llegar a ellos, los investigadores encargados del estudio  se adentraron en terrenos inexplorados: peligrosos por cazadores furtivos y milicias rebeldes. Y colocando cámaras en áreas estratégicas, descubrieron la organización tan singular de estos primates.

El primatólogo Cleve Hicks comenta a The Guardian que esta comunidad es probablemente la más grande que exista en África: “Estimamos [que hay] alrededor de mil individuos, quizás unos diez mil, en un área de 50 000 km”. Con base en su investigación, el autor explica que este grupo es el último que aún prospera de una manera “mega-cultural”: una brigada de machos se encarga de patrullar su territorio, las madres les enseñan a sus hijos cómo utilizar ciertas herramientas para comer multitudes de insectos, tienen banquetes cuyos alimentos son leopardos, construyen nidos más seguido que otras comunidades, y además tienen un gusto peculiar por los gigantes caracoles africanos.

Entre otros hallazgos, los investigadores se dieron cuenta que en las grabaciones no había una sola presencia humana, lo que significaría que la región es una de las últimas naturalezas vírgenes en África. Por el otro lado, aunque el número de primates parece estable, el número de elefantes ha disminuido considerablemente: desgraciadamente el comercio ilegal de marfil ha llegado a  Bili-Uele. En el video, Hicks menciona que han encontrado cráneos quemados de elefantes en un campo de cazadores.

Uno de los miedos latentes de los investigadores es que esta tierra virgen pueda convertirse en el nuevo centro de cacería. Y aunque los chimpancés están protegidos por la ley de la RDC por encontrarse en peligro de extinción, Hicks se preocupa porque “sólo se trata de una ley en un papel”, ya que considera tanto a las fuerzas oficiales de seguridad como a la milicia las verdaderas fuentes del peligro. No obstante, Cleve Hicks sigue cumpliendo su misión en conocer más a profundidad estos animales para poder protegerlos.



La sublime belleza de las congregaciones masivas animales

Mantarrayas, mariposas monarcas, sardinas y elefantes son tan solo algunos de los animales que se congregan año tras años creando espectáculos que te quitarán el aliento.

Cada año miles y millones de animales se desplazan a través de enormes distancias en busca de tierras más cálidas y ricas en donde se reproducirán y alimentaran. Las fotografías de estas congregaciones colosales nos presentan algunos de los espectáculos más alucinantes del universo.

Especies como las mariposas monarcas se han convertido en emblemas de la migración ya que anualmente millones de ejemplares vuelan a California y a México para pasar el invierno, viajando unos 5 mil kilómetros en su recorrido. Por otro lado, la agrupación de mantarrayas que podemos apreciar en la fotogalería sucede por razones poco conocidas, sin embargo, el resultado es igual de sorprendente. Por su lado, los elefantes migran a través del enorme plano africano para evadir a sus enemigos, conseguir comida o quizá a causa de asentamientos humanos que amenazan los recursos que estos necesitan para sobrevivir.

Algunos de los otros animales que podrás apreciar en la fotogalería incluyen gansos blancos, ballenas beluga, patos, ñus y sardinas que viajan en grandes números para protegerse de predadores.

Imágenes vía My Modern Met

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca