El tratamiento natural de la osteoporosis: La leche y el calcio (IV/IV)

Andrés Sierra comparte con los lectores de Ecoosfera algunas claves para entender la relación entre consumo de leche y otros lácteos, metabolismo del calcio y desarrollo o prevención de la osteoporosis.

En la cultura occidental hablar sobre el aporte de calcio es hablar sobre la  leche y sus derivados. Este es sin embargo otro de los mitos de la nutrición moderna promovido por los intereses de la industria lechera.

ANTE TODO ALGUNAS NOCIONES DE SENTIDO COMÚN

-Somos el único mamífero que sigue tomando leche después de la dentición.

– No sabemos de ninguna otra especie dentro de los mamíferos que sustituya la leche materna por la leche de otra especie.

-Un ternero nace y se pone de pie lo más pronto posible, en el primer año de vida alcanza un peso 180 Kg. ; para ese fabuloso desarrollo musculo esquelético la naturaleza ha dotado a leche de vaca de los nutrientes apropiados: calcio y proteínas en abundancia. Precisamente por eso, la leche de vaca ha sido exaltada por la nutrición moderna; pero la cría humana no necesita en su primer año de vida semejante desarrollo, lo prioritario es la maduración de su sistema nervioso y de su sistema inmunológico, para eso son la leche y la lactancia maternas.

LAS VENTAJAS DE LA LECHE COMO FUENTE DE CALCIO

Podemos mencionar 3 razones por los cuales la leche ha sido exaltada como buena fuente de calcio:

1) La leche contiene cantidades importantes de calcio: aporta 119mg por cada 100gr.

2) El calcio de la leche se presenta bajo la forma de sales de calcio (caseinatos y fosfatos) lo cual lo hace más absorbible.

3) La lactosa (azúcar) de la leche mejora la absorción del calcio.

Por estas razones la leche ha sido ampliamente exaltada como buena fuente de calcio. Sin embargo existen diversas evidencias en contra de esta afirmación.

LAS DESVENTAJAS DE LA LECHE COMO FUENTE DE CALCIO

1) El calcio de la leche está ligado a sus proteínas lo cual dificulta la absorción del mismo.

2) La proteína láctea genera acidificación sanguínea que debe ser neutralizada mediante la extracción de minerales alcalinizantes de los huesos, incluido el calcio, mismos que posteriormente son eliminados a través de la orina.

3) Este proceso es regulado por la hormona tirocalcina, misma que a su vez inhibe la absorción del calcio.

4) La lactosa de la leche, en las personas con intolerancia intestinal a la misma, genera irritación  intestinal y problemas de absorción.

5) El calcio es asimilado mejor cuando el alimento que lo contiene presenta una proporción de calcio/fósforo  de 2:1; la leche y sus derivados tienen un contenido de fósforo relativamente alto en correlación con el calcio: 119mg. de calcio/93,4mg de fósforo por cada 100gr.

6) La leche es pobre en magnesio y en vitamina C, que mejoran la absorción del calcio.

ALTO CONSUMO DE LÁCTEOS Y MAYOR INCIDENCIA DE OSTEOPOROSIS

El principal efecto de la deficiencia de calcio en la dieta es la osteoporosis, pero contra todas las previsiones estudios recientes han demostrado que, paradójicamente, la osteoporosis es mucho más frecuente entre las poblaciones que tienen alto consumo de leche y lácteos (y  en general un elevado aporte de calcio en su dieta).

Por ejemplo, los Bantúes una etnia sudafricana, que lleva una dieta baja en proteínas y una ingesta de calcio discreta (de 200/300 mg. de calcio al día, cerca de la mitad o un tercio de lo que consume un norteamericano promedio) no presentan casi osteoporosis, a pesar de que las mujeres usualmente son multíparas y amamantan a los niños por varios años. Pero cuando estas mujeres migran a los Estados Unidos y adoptan la dieta norteamericana desarrollan osteoporosis, aunque no tanto como las mujeres caucásicas ó asiáticas.

Los esquimales, por el contrario, llevan una dieta rica en proteína y en calcio (2500mg. al día) y sin embargo presentan uno de los niveles más altos de osteoporosis en el mundo.

lactros

Otro caso bien conocido es el de los chinos: cuando los chinos introducen  la leche en su dieta se genera un aumento en la incidencia de la osteoporosis, esto ocurre a pesar de que los chinos que beben leche tienen una ingesta mayor de calcio que aquellos que no toman leche.

Esta paradoja puede ser explicada por la pérdida  de calcio generada por la acidez que produce la ingesta de las proteínas lácteas y cárnicas: el cuerpo contrarresta la acidez liberando minerales de los huesos en el torrente sanguíneo y el riñón los expulsa posteriormente por la orina. Este efecto se ha observado para todas las personas que sin haber tomado nunca leche, de repente comienzan a tomarla, como lo demostraron los trabajos de los doctores Hsiu y Fun, de las universidades de Taipei y de los Ángeles.

Por su parte, los estudios con poblaciones vegetarianas han mostrado que las personas consumidoras de carne de 65 años de edad tienen 5 a 6 veces mayor pérdida de hueso que los vegetarianos de esa edad. Esto puede deberse tanto a una elevada ingesta de proteína animal (acidificante) cuanto a una baja ingesta  de vegetales.

El Dr. William Ellis, médico norteamericano, afirma basándose en la realización de más de 25000 análisis de sangre, que los niveles más bajos de calcio fueron hallados entre quienes consumían 4 o 5 vasos de leche al día.

Por último, digamos que los bebés alimentados con leche materna desarrollan su estructura ósea de mejor manera que aquellos alimentados con fórmulas a base de leche de vaca, a pesar de que la dieta de estos últimos es más rica en calcio. La explicación estriba en la relación calcio fósforo en la leche humana (2:1), en con comparación con la de la leche de vaca (2:1,6),  lo cual dificulta la absorción, pues  el fósforo se liga al calcio e impide la absorción del calcio.

El asunto es pues el metabolismo del calcio y no simplemente el aporte cuantitativo del mismo. La preocupación por el aporte de calcio como supuesto vector determinante para la prevención y / o tratamiento de la osteoporosis, es un concepto que se ha aplicado de manera mecanicista y errónea en la actualidad.

En la actualidad el verdadero problema lo constituye no tanto el aporte como la pérdida del calci, es decir, que la dieta moderna aporta calcio en abundancia pero genera una mala absorción y una elevada pérdida del mismo.

LA ABSORCION DEL CALCIO

Normalmente absorbemos solo del 20 al 30 % del calcio de nuestros alimentos.

LA ABSORCIÓN DEL CALCIO SE DIFICULTA CON:

-Los antiácidos (inhiben la acidez estomacal lo cual disminuye la absorción del calcio).

-El exceso de fibra (los fitatos de la fibra atrapan el calcio).

-Los fosfatos de los aditivos químicos presentes en los embutidos, quesos fundidos, papas fritas, crema de leche, frutas enlatadas, bebidas carbonatadas, etc. (los siguientes aditivos contienen fosfato: e-442, e450,  e338 al e-343).

-Los carbonatos (inhiben la acidez gástrica, lo cual disminuye la absorción del calcio).

-Los oxalatos, presentes en algunas verduras como la espinaca, se ligan al calcio e impiden su absorción.

-El uso prolongado de laxantes empeora la absorción del calcio.

MEJORA LA ABSORCION DEL CALCIO:

-La buena acidez estomacal que ayuda a solubilizar el calcio.

-La presencia de vitamina D que ayuda a absorber el calcio (tomar sol mejora los niveles de vitamina D).

-La vitamina C incrementa en un 100% la absorción del calcio.

-El magnesio mejora la absorción de la vitamina D, lo cual a su vez optimiza la absorción de calcio y su retención en los huesos.

-El consumo del calcio junto con una gama amplia de minerales como (magnesio, boro, manganeso, fluor, sílice, cobre etc.) optimiza su absorción y su utilización. Para asegurar un amplio aporte de minerales en la dieta es fundamental el consumo de vegetales.

-Los complementos de calcio tan usuales en la actualidad en verdad  no solucionan el problema  y pueden generar depósitos de calcio en las arterias, los riñones y otros órganos.

INCREMENTAN LA EXCRECION DE CALCIO POR VIA RENAL Y OTRA VÍAS:

-Los alimentos que contengan azúcar refinada (acidificante)  incrementan la expulsión urinaria del calcio.

– La  dieta acidificante (alta consumo de   proteínas animales y bajo consumo de vegetales).

-La ingesta elevada de sal. La dieta normal contiene unas 10 a 20  veces más  sodio del necesario lo cual altera el metabolismo del calcio.

Un estudio realizado con estudiantes holandeses, por ejemplo, observó que eliminaban un  20%  más de calcio cuando comían  6000mg. de sodio  al día que cuando sólo comían  3000mg.

-La  elevada ingesta  de fósforo a través de los refrescos  embotellados,  las carnes y los  agroquímicos dificulta la absorción intestinal del calcio.

-El café y las bebidas alcohólicas: el consumo de bebidas alcohólicas  dificulta la absorción del calcio, y el consumo excesivo de café  (8 tazas al día) genera pérdida de calcio.

¿QUÉ HACER ENTONCES RESPECTO DEL CACIO PARA EVITAR Y/O COMBATIR LA OSTEOPOROSIS?

De acuerdo con lo expuesto hasta aquí resulta evidente que la recomendación común, actualmente dominante, para combatir la osteoporosis resulta equivocada y lesiva. En efecto, consumir muchos lácteos y tomar complementos de calcio, no sólo no resuelve el problema sino que puede agravarlo, pues según vimos una dieta rica en lácteos genera acidez sanguínea y contribuye a incrementar la expulsión del calcio y otros minerales a través de la orina. Por su parte, el calcio de los suplementos  es mal absorbido y puede fijarse en las arterias o taponar los riñones.

El asunto en realidad estriba en comprender el metabolismo del calcio y actuar en consecuencia. La dieta moderna aporta cantidades enormes de calcio pero la epidemia de osteoporosis sigue creciendo. Recordemos que la leche aporta 125mg de calcio por cada 100gr., y que a largo plazo el consumo abundante de lácteos genera un balance negativo del calcio: es mayor la pérdida urinaria de calcio generada por la acidificación sanguínea que producen los lácteos, que el aporte de calcio ofrecido por los mismos.

almondsOTRAS FUENTES DE CALCIO

Existen numerosas fuentes de calcio, y muchas de ellas mejores que la leche:

 Las fuentes más ricas en calcio son las algas de mar, que además, contienen poco fósforo, son ricas en minerales, y contienen casi  todos los oligoelementos que el cuerpo necesita, lo cual favorece la absorción del calcio.

El alga hiziqui contiene 1300mg de calcio, y el alga wakame 1250mg. por cada 100gr., lo cual representa unas 14 veces más que la leche.  Puede conseguirlas en tiendas de productos japoneses, y consumirlas remojadas añadiéndolas a las ensaladas, o cocinadas en sopas o guisos de verduras u otros platillos.

Otra fuente interesante de calcio son las semillas oleaginosas:

El ajonjolí contiene 1000mg. de calcio por cada 100gr., las almendras 266mg de calcio por cada 100gr. pero son ricas en fósforo lo cual disminuye la absorción del calcio.

El alga espirulina también es rica en calcio: 100mg por cada 100 gr., aunque también es rica en fósforo. Sin embargo, aporta también cantidades importantes de magnesi, manganeso, complejo B y otros diversos nutrientes valiosos para la salud ósea.

La otra fuente importante son los vegetales de color verde como el brócoli, el perejil, el berro, la ortiga, el diente de león, la berza, todas ellas contienen entre 100 y 200mg. de calcio por cada 100 gramos y son ricas en vitamina C y  magnesio, lo cual mejora enormemente la absorción del calcio (las espinacas y el ruibarbo por su alto contenido de oxalatos dificultan la absorción del calcio.)

Por otra parte, los vegetales verdes son la principal fuente nutricional de vitamina K, de cuya importancia para la salud ósea hablé en una entrega anterior.

Resulta muy importante señalar que la vitamina K no tienen efectos coagulantes en las personas que no presentan déficit de dicha vitamina, es decir, que usted puede consumir cantidades importantes de vegetales verdes sin temer que por un consumo elevado de dicha vitamina se incremente el riesgo de formación de coágulos sanguíneos.

Otras fuentes de calcio (entre paréntesis su aporte de calcio x cada 100gr.):

acelgas (119mg.), tortillas (175mg), alubias (240mg), soja (277mg.), melaza de caña (860mg), yogurt natural descremado (199mg), sardina (240mg), queso camembert (388mg), queso gruyere (1.011mg).). 

En este enlace, las entregas anteriores de la serie “El tratamiento natural de la osteoporis”, además de otras colaboraciones de Andrés Sierra en Ecoofera.


Andrés Sierra es licenciado en Etnología. En 1983,  por necesidades de cuidado de su propia salud, se acercó a las Medicinas Alternas. Desde entonces se ha dedicado  al estudio, la práctica y  la enseñanza de la Medicina Natural, con especial énfasis en  el uso curativo de los alimentos.

Ha participado en numerosos programas de radio, y ha impartido múltiples cursos y diplomados en la materia.

Actualmente funge como subdirector académico de la  Licenciatura en Medicinas Alternativas y Complementarias, impartida en la Escuela de Estudios Superiores en Medicinas Alternativas y Complementarias MASHACH en la ciudad de Puebla, y dirige el Centro Naturista “Naturalmar” en esa misma ciudad.



El cardo mariano, un verdadero aliado del hígado

Disminuye la producción de los radicales libres a nivel hepático (que son resultado forzoso de la labor destoxificante del hígado, pero que a su vez pueden autodestruirlo.

Imagen: http://www.cardomariano.net/

Esta planta, crece en Europa, África y Asia, y ha sido utilizada desde el siglo XVII como hepatoprotector. En 1965 fue aislado su principio activo más importante: La silimarina, cuyas propiedades hepatoprotectoras han sido confirmadas por numerosos estudios científicos modernos.

La “Comisión E”, es un grupo de científicos que fue encargado por el gobierno alemán de estudiar y regular en dicho país el uso de las plantas medicinales. Después de investigaciones que se prolongaron por más de 15 años este organismo generó un cuerpo de más de 300 monografías científicas sobre las plantas y sus usos, que ha servido de guía para la legislación sobre plantas medicinales en numerosos países.

En 1986 la “Comisión E” aprobó el uso medicinal del Cardo Mariano. Dicha comisión considera que la intoxicación por alcoholismo crónico representa el 71% de los casos de hepatotoxicidad, seguida por la intoxicación por fármacos (18%) y de la intoxicación con diversas sustancias (11%). El Cardo Mariano fue aprobado por la comisión E, después de la revisión exahustiva de la literatura científica existente, como un tratamiento adecuado y no tóxico para problemas digestivos y hepatobiliares (nauseas, recargo del hígado, congestión de la vesícula biliar, cálculos biliares, etc.), para daño del hígado por sustancias tóxicas y como coadyuvante en casos de inflamación del hígado, hepatitis y cirrosis.

Una anécdota ilustra las fabulosas propiedades hepatoprotectoras de esta planta. Esta historia fue publicada en el diario Santa Cruz Sentinel, el 14 de enero del 2007 y reportada en le revista Herbagram #74, (agosto 2007).

https://biocuidados.files.wordpress.com
https://biocuidados.files.wordpress.com

Una familia de 6 miembros resultó intoxicada en Santa Cruz, California luego de consumir unos tacos elaborados con hongos venenosos, que ellos mismos habían recolectado en el campo. Al ingresar al Hospital Dominicano, en dicha localidad, rápidamente fue establecido que los pacientes sufrían de intoxicación generada por el hongo llamado Amanita phalloides, que puede dañar el hígado y causar la muerte en cuestión de días.

El Dr. encargado del caso, Tod Michell, sabiendo de la gravedad del caso, y a d falta de un buen tratamiento farmacológico, tuvo la buena idea de hacer una búsqueda en internet sobre el tema. Por fortuna, dio con información sobre el Cardo Mariano, y sus efectos (hepatoprotectore. Finalmente, el Dr. Mitchell contactó una compañía fitofarmaceutica, Madeus Pharma, en Bélgica, que elabora un extractó de Cardo Mariano para aplicación intravenosa. La compañía accedió ante el llamado del Dr. Mitchell, a donar producto suficiente para tratar a esos 6 pacientes.

Mientras se llevaron a cabo los tramites para introducir el producto en los E.E.U.U. [se requería una licencia especial como “Nueva Droga en Investigación”] los pacientes recibieron Cardo Mariano por vía oral. Y aunque las posibilidades de obtener dicha licencia eran de 1 en 1000, ocurrió que en el lapso de unas cuantas horas el Hospital Dominicano de Santa Cruz fue autorizado a administrar el tratamiento intravenoso proveniente de Bélgica. El producto se llama <<Legalon-sil>>.

Los pacientes fueron tratados con dicho extracto, combinado con, carbón activado (que ayuda a eliminar tóxicos por vía intestinal), penicilina y un antídoto contra la sobredosis de tylenol (paracetamol, que a dósis altas genera daño hepático).

En pocos días 5 de los 6 pacientes fueron dados de alta y se recuperaron totalmente. Solo una señora de 83 años de edad falleció a causa de una insuficiencia renal aguda, a pesar de que su hígado estaba en franca recuperación.

Lo más probable es que todos hubieran fallecido si no se hubiese aplicado el Legalon-Sil.

Antes de pasar a explicarles a mis lectores como actúa a nivel hepático el cardo mariano, quisiera resaltar la importancia de este caso: una muestra clara de lo que puede ser la medicina del futuro: una amalgama entre los recursos naturales y la ciencia moderna, entre la farmacología y la medicina natural.

http://www.ortoflor.com/
http://www.ortoflor.com/

Acción antitóxica del Cardo Mariano.

La silimarina ha mostrado efecto protector de las células hepáticas contra diversas sustancias tóxicas como los componentes venenosos del hongo amanita muscaries, y otras variedades de hongos tóxicos, del paracetamol (fármaco que a dosis elevadas destruye a la célula hepática) y otros medicamentos, la galactosamina (una sustancia que produce hepatitis en ratas), el tetracloruro de carbono (cancerígeno) y otras.

Además de inhibir el ingreso de los tóxicos a las células del hígado la silimarina protege a este órgano por otros caminos:

* Disminuye la producción de los radicales libres a nivel hepático (que son resultado forzoso de la labor destoxificante del hígado, pero que a su vez pueden autodestruirlo. Así se produce, por ejemplo, la muerte por consumo del venenoso hongo amanita muscaries: en su intento por neutralizar los tóxicos, el hígado genera tal cantidad de radicales libres, destructores de las células hepáticas, que termina autodestruyéndose).

* Inhibe la producción de sustancias proiflamatorias al interior del hígado.

* Incrementa la producción del glutatión por parte del hígado, los intestinos y el estomago. El glutatión es un poderoso antioxidante, protector celular y estimulante del sistema inmunológico (encargado de nuestras defensas).

* La silimarina, en estudios con animales, ha demostrado que estimula la síntesis del ADN y por lo tanto, la regeneración de las células hepáticas.

¿EN QUÉ CASOS ESTÁ INDICADO RECURRIR AL USO DE ESTA PLANTA?

Por su efecto como hepatoprotector el cardo mariano alcanza una amplia gama de indicaciones:

* Recargo hepático y biliar.

* Congestión de la vesícula biliar, y/o cálculos biliares, Icteticia.

* Consumo de alcohol.

* Exposición a tóxicos medio ambientales (Como antídoto vs intoxicación por amanita muscaries).

* Hepatitis.

* Cirrosis hepática.

* Todo tipo de padecimientos en los cuales tenga sentido mejorar la destoxificación hepática, como problemas cutáneos e intestinales.

* También es útil en el tratamiento del colesterol elevado.

* En Europa se le han atribuido tradicionalmete los siguientes usos:

* Hepatoprotector y digestivo hepático(colagogo).

* Para tratar el estreñimiento crónico.

* Para combatir los cálculos biliares y la ictericia.

* Para combatir alergias.

* Para combatir el asma.

* Para mejorar la circulación y combatir las hemorroides.

* Como tónico cardiaco.

¿TIENE EFECTOS SECUNDARIOS EL CARDO MARIANO?

El Cardo Mariano es una planta muy segura.

La literatura no reporta efectos secundarios.



¿Ciruelas pasas para combatir la osteoporosis?

Las ciruelas pasas han demostrado ser una excelente alternativa en esta área: proporcionan cantidades importantes de fibra, potasio, vitamina K, rutina, boro y diversos compuestos antioxidantes.

En las últimas décadas se ha acumulado evidencia científica suficiente para considerar a las ciruelas pasas como el mejor alimento para el tratamiento de la osteoporosis.

La osteoporosis es una de las grandes pandemias actuales, afecta a personas mayores, sobretodo a mujeres y a pesar del desarrollo de diversos tratamientos farmacológicos, muchas veces costosos y/o riesgosos, continúa siendo una enfermedad de difícil tratamiento, como lo señala el Dr. Halloran, uno de los líderes de estas investigaciones. Además, el cambio demográfico a nivel mundial apunta a un incremento de la proporción de población mayor de 50 años, de suerte que la búsqueda de terapias alternativas, útiles para la prevención y el tratamiento de esta enfermedad y que no resulten lesivas, reviste una enorme importancia.

Las ciruelas pasas han demostrado ser una excelente alternativa en esta área: proporcionan cantidades importantes de fibra, potasio, vitamina K, rutina, boro y diversos compuestos antioxidantes, todos ellos potencialmente benéficos para los huesos. Tanto en estudios con animales como en estudios clínicos con humanos las ciruelas pasas han demostrado su utilidad para prevenir y tratar la osteoporosis.

75bbdbeaf35e7486d56b9f3fa1431363

LOS ESTUDIOS CON ANIMALES.

En modelos con animales se ha demostrado que la suplementación con ciruelas pasas protege al tejido óseo. Básicamente se han desarrollado estudios en tres áreas:

1. Protección de la pérdida de hueso generada por la extirpación de los ovarios o de los testículos de los animales,

2. Recuperación del tejido óseo perdido a consecuencia de dicha extirpación,

3. Prevención y tratamiento de la pérdida ósea asociada con el envejecimiento.

Uno de los estudios pioneros fue publicado por el Dr. Bharam H. Arjmandi, profesor y Director del Departamento de Ciencias de la Nutrición, la Alimentación y el Ejercicio de la Universidad Estatal de Florida, y su equipo de colaboradores. Dicho estudio demostró que las ciruelas pasas detenían el deterioro del tejido óseo en ratas a las cuales se les habían extirpado los ovarios. Y lo más interesante fue que las ciruelas pasas no sólo mejoraban la densidad mineral de los huesos sino también el tejido fibroso (*). Este estudio también demostró que el consumo de dicha fruta incrementaba la presencia en sangre de un compuesto llamado IGF-1 que, entre otros efectos, estimula la formación del hueso (1). Posteriormente estos investigadores demostraron el mismo efecto protector de las ciruelas pasas sobre los huesos de ratas machos que habían sufrido la extirpación de los testículos.

En otro estudio publicado en 2005, el Dr. Arjmandi y su equipo de colaboradores demostraron que una dieta rica en ciruelas pasas contribuía no sólo a prevenir la pérdida del tejido óseo sino que podía revertir la pérdida de hueso en ratas a las cuales se les habían extirpado los ovarios. Las ciruelas pasas produjeron incremento en el volumen del hueso, mejoraron el tejido fibroso y generaron cambios microestructurales favorables (2). Este equipo de investigadores ha confirmado y ampliado estos hallazgos en varios estudios con modelos animales de osteopenia y ha demostrado que en el tratamiento de ratas que pierden densidad ósea al ser inmovilizadas, las ciruelas pasas muestran una eficacia cercana al tratamiento con hormona paratiroidea; también han encontrado que las ciruelas pasas son superiores a las isoflavonas de soya para tratar la osteopenia en ratas a las cuales se les han extirpado los ovarios y que su efecto se incrementa al combinar ciruelas pasas con fructooligosacáridos, un tipo de fibra que regenera la flora intestinal.

Mermelada Ciruelas Pasas y Pedro Jiménez4

Otro grupo de investigadores que ha contribuido en esta investigación es aquel encabezado por el Dr. Halloran, del Departamento de Medicina de la Universidad de California . En 2010, publicaron un estudio basado en un modelo animal, para investigar si la suplementación con ciruelas pasas podía prevenir la pérdida de masa ósea asociada con la edad y/o revertir la pérdida de hueso una vez que ésta ya se había presentado. El estudio demostró que las ciruelas pasas ayudaban no solo a prevenir la pérdida de hueso concomitante al envejecimiento sino también a recuperar el hueso perdido. En las conclusiones de su estudio los investigadores señalan que: “Las ciruelas pasas contienen factores que pueden incrementar dramáticamente el volumen del hueso y restaurar la pérdida ósea que ya se ha producido debido al envejecimiento” y consideran que a la vista de este y otros estudios, las ciruelas pasas pueden ser consideradas “como un agente efectivo para la prevención y el tratamiento de la osteoporosis” (cursivas mías). Para que el lector pueda comprender mejor estas contundentes afirmaciones, me permito compartir algunos otros datos de este interesante estudio. Los animales que no recibieron ciruelas pasas perdieron un 24% de masa ósea (entre los 6 y los 12 meses de edad, ratas adultas) y hasta un 28% de pérdida se registró (entre los 18 y los 24 meses de edad, ratas viejas), cifras normales en este modelo animal.

prunesssssssssssssssssssssssssssssssssssssssEn contraste, los animales que recibieron ciruelas pasas experimentaron un incremento muy notorio de la densidad del hueso: 48% en las ratas adultas y 34% en las ratas viejas. Estos cambios se observaron al 3er mes y se mantuvieron constantes a lo largo de los 6 meses que duró el estudio (3). Mas recientemente este equipo de investigadores demostró, en un estudio con animales, que las ciruelas pasas protegen a los huesos del efecto deletéreo de las radiaciones ionizantes, a las cuales se ven expuestos algunos grupos humanos como los pacientes sometidos a radioterapia, los trabajadores de unidades de radiografías, los astronautas, las víctimas de accidentes nucleares, etc. Al comparar las ciruelas pasas contra otros agentes potencialmente protectores para estos casos, las ciruelas pasas resultaron ser más efectivas. De nuevo los resultados sólo pueden ser calificados como espectaculares: mientras que las ratas sometidas a radiación presentaron una deterioro de diversos parámetros de medida de la densidad del hueso ( del 32% al 13%, de disminución según el parámetro) aquellas sometidas a radiación pero que consumían ciruelas pasas no experimentaron ningún daño del tejido óseo. Se trata de resultados muy interesantes, dado que algunos de los daños producidos por la radiaciones en el tejido óseo son irreversibles. Vale la pena comentar que si bien estos resultados no se han confirmado en humanos, el hecho de que ya han sido demostrados los beneficios de las ciruelas pasas para combatir la osteoporosis en mujeres, permite suponer que también puedan protegernos de los daños óseos generados por las radiaciones (4).

Paralelamente se han realizado diversos estudios en tubos de ensayo que, por un lado, han demostrado cómo los antioxidantes (polifenoles) de las ciruelas pasas mejoran la producción del tejido óseo al inhibir procesos de oxidación y/o de inflamación que pueden disminuir dicho crecimiento y, por el otro, han observado que dichos polifenoles también actúan disminuyendo la reabsorción del tejido óseo(**).

Tarta de Ciruela Pasa

ESTUDIOS CON HUMANOS CONFIRMAN LOS BENEFICIOS DE LAS CIRUELAS PASAS PARA LA SALUD ÓSEA.

Para los investigadores involucrados en esta apasionante indagación, el paso crucial era averiguar si los mismos resultados obtenidos con animales podían replicarse en estudios con seres humanos; por fortuna, varios estudios realizados con mujeres han demostrado que las ciruelas pasas ejercen un efecto benéfico para la salud de los huesos también en los seres humanos.

El primer estudio realizado en esta área fue dirigido por el ya citado Dr. Arjmandi (5). En este estudio 58 mujeres postmenopáusicas, que no estaban tomando hormonas, fueron divididas en dos grupos: uno recibió 100 gr al día de ciruelas pasas ( 10 o 12 ciruelas pasas) y el otro 75 gr de manzana deshidratada al día, durante 3 meses. Ambos suplementos representaban una cantidad igual de calorías, grasas, carbohidratos y fibra. Los investigadores midieron al inicio y al final del estudio los niveles de algunos marcadores biológicos de la salud ósea en orina y en sangre. Sólo las mujeres que habían consumido las ciruelas pasas presentaron una elevación de dichos marcadores, lo cual indica una mayor formación de tejido óseo.

En otro estudio, más amplio y de mayor duración, este grupo de investigadores confirmó los resultados obtenidos anteriormente. El estudio incluyó 160 mujeres postmenopáusicas que presentaban osteopenia y que no tomaban ningún tipo de medicación para los huesos. Fueron divididas en 2 grupos: uno que consumía 100 gr de ciruelas pasas al día y otro que consumía 75 gr de manzana deshidratada por día, durante 12 meses. Todas las participantes recibieron también 500 mg de calcio, y 400 UI de vitamina D al día. Al inicio y al final del estudio se midió la densidad mineral de los huesos de las pacientes en la columna lumbar, la cadera y el antebrazo. También se checaron marcadores biológicos de la densidad ósea en sangre al inicio del estudio y a los 3, 6 y 12 meses y se tomaron en cuenta otras variables que pudieran afectar la densidad ósea como el ejercicio y la dieta. Las ciruelas pasas mostraron un efecto marcadamente superior al de las manzanas: generaron un incremento significativo de la densidad mineral del hueso a nivel de la columna lumbar y del cúbito, en comparación con la manzana deshidratada y disminuyeron también significativamente los niveles sanguíneos de marcadores biológicos de la pérdida del tejido óseo. En las conclusiones de su estudio los autores señalan que su investigación confirma la capacidad de las ciruelas pasas para combatir la osteopenia en mujeres posmenopáusicas (cursivas mías).

Tarta de ciruelas y Pedro Ximénez 003

En otra rama del mismo estudio, los investigadores avanzaron en la dilucidación de los mecanismos bioquímicos a través de los cuales las ciruelas pasas mejoran la densidad de los huesos y encontraron que esta fruta ayuda tanto al activar la producción del hueso como también al inhibir la reabsorción del tejido óseo (6). Posteriormente, este equipo de científicos indagaría los efectos de una dosis menor de ciruelas pasas: 50 gr al día. El estudio incluyó 48 mujeres de 65 a 79 años de edad, que presentaban osteopenia. Fueron divididas en 3 grupos: uno consumía 50 gr por día de ciruelas pasas, el segundo consumía 100 gr al día y el tercero 75 gr al día de manzana deshidratada, durante 6 meses. Al igual que en el estudio anteriormente citado, se midió la masa ósea al inicio y al final del estudio y se checaron diversos marcadores de la salud ósea a lo largo del estudio. Se demostró que ambas dosis de ciruelas pasas (50 o 100 gr al día) ayudaron a prevenir la pérdida de masa ósea en las mujeres y mejoraron algunos marcadores de la salud ósea (7).

¿CÓMO ACTUAN LA CIRUELAS PASAS SOBRE LA SALUD ÓSEA?

El mecanismo de acción de las ciruelas pasas no ha sido dilucidado claramente. Por un lado, se ha subrayado que la ciruelas pasas son una de las frutas más ricas en polifenoles (180 mg/100gr). Mencionemos los más importantes (hasta ahora identificados): ácidos cafeíco, ácido clorogénico y neoclorogénico, ácido cumárico, ácido cafeolquínico y rutina. Se han reportado algunos mecanismos de acción de estos compuestos, según lo señala el Dr. Halloran: el ácido clorogénico protege de los daños causados por el estrés oxidativo a los osteoblastos, las células encargadas de la producción del hueso, la rutina ayuda a incrementar los niveles sanguíneos de la osteocalcina (una proteína que ayuda a la fijación del calcio en los huesos) y mejora la densidad mineral del hueso, se sabe que de conjunto estos polifenoles ejercen una actividad antinflamatoria y antioxidante que puede contribuir a mejorar el metabolismo óseo y, como ya dijimos, se ha observado que los polifenoles de las ciruelas pasas ayudan a mejorar la producción del tejido óseo y a disminuir su reabsorción. Por otra parte las ciruelas pasas aportan otros nutrientes que también contribuyen a la salud ósea, como el potasio, el boro y la vitamina K. Todo parece indicar una actividad simultánea de los diversos compuestos de esta fruta.

sveske

CONSEJOS PRÁCTICOS.

De acuerdo con estas investigaciones podemos consumir de 6 a 12 ciruelas pasas al día, a largo plazo (6 meses o más) como parte esencial de la prevención y/o tratamiento natural de la osteoporosis. Las investigaciones han demostrado que el consumo regular de ciruelas pasas no altera negativamente los niveles de glucosa, ni tampoco nos hace subir de peso; por el contrario genera sensación de saciedad, de suerte que si las consumes entre comidas te pueden ayudar a combatir el apetito compulsivo. Lo mejor sería remojarlas antes de consumirlas y cuidar que estés ingiriendo suficiente agua si comienzas a consumirlas regularmente. Vale la pena recordar los demás beneficios para la salud que puede darnos el consumo de las ciruelas pasas, todos ellos confirmados por el conjunto de las investigaciones realizadas en los últimos 15 años: mejoran la salud cardiovascular, protegen al hígado, por su riqueza en polifenoles combaten la oxidación crónica y la inflamación silenciosa (que son, digamos de paso, la raíz común de todas las enfermedades crónico degenerativas), combaten el estreñimiento y ayudan a prevenir el cáncer de colon.

Por si fuera poco: ¡Saben deliciosas y no tienen efectos secundarios nocivos!

NOTAS.

(*) Hay que recordar que el tejido óseo se compone de minerales y un entramado de fibras sobre las cuales se depositan los minerales. En la osteopenia y la osteoporosis disminuye no solo la densidad mineral del hueso sino que también se empobrece el tejido fibroso.

(**) El tejido óseo es dinámico, de manera permanente se genera y se reabsorbe (destruye), en la osteoporosis ocurre que se altera el balance entre ambos procesos de suerte que se destruye mucho más de lo que se produce.

BIBLIOGRAFÍA.

1. Journal of the American Nutraceutical Association 4 (2001): 50–56 Arjmandi, B.H., Lucas, E.A., Juma, S., Soliman, A., Stoecker, B.J., Khalil, D.A., Smith, B. J.

2. DP Prevents Bone Loss in an Osteopenic Rat Model of Osteoporosis, Menopause (2005)12:755-762.Deyhim F, Stoecker BJ, Brusewitz GH, Devareddy L, and Arjmandi BH and Wang, C.

3. Dried Plum Restores Bone in Aging Mice, J. Nutr. October 1, 2010 vol. 140 no. 10 1781-1787.Halloran BP et al.

4. Schreurs, A.-S. et al. Dried plum diet protects from bone loss caused by ionizing radiation. Sci. Rep. 6, 21343; (2016).

5. Arjmandi BH, Khalil DA, Lucas EA, Georgis A, Stoecker BJ, Hardin C, et al. Dried plums improve indices of bone formation in postmenopausal women. Journal of Women’s Health and Gender-Based Medicine. 2002;11:61–68.

6. Br J Nutr. 2011 Sep;106(6):923-30. E pub 2011 May 31, Arjmandi BHComparative effects of dried plum and dried apple on bone in postmenopausal women.Hooshmand S1, Chai SC, Saadat RL, Payton ME, Brummel-Smith K, Arjmandi BH.

7. Osteoporos Int. 2016 Feb 22, The effect of two doses of dried plum on bone density and bone biomarkers in osteopenic postmenopausal women: a randomized, controlled trial, Hooshmand S1, Kern M, Metti D, Shamloufard P, Chai SC, Johnson SA, Payton ME, Arjmandi BH.



¿Existe alguna relación entre la osteoporosis, la salud cardiovascular y las bacterias intestinales?

Por extraño que parezca la respuesta es afirmativa. El elemento clave es la vitamina K2.

Todos hemos oído hablar de la vitamina K, útil para promover la coagulación de la sangre; pero seguramente no sabía usted, amable lector, que esta vitamina puede ayudarle a prevenir, e inclusive tratar, la osteoporosis, a mejorar sus arterias y a prevenir múltiples padecimientos, entre ellos diversos tipos de cáncer.

BREVE HISTORIA.

La vitamina K fue descubierta en 1929 por un danés, el Dr. Hendrik Dam, en experimentos con animales. En 1935 el Dr. Dam propuso la existencia de un factor antihemorrágico soluble en grasa, al cual denominó vitamina K (del vocablo danés Koagulation). Otros investigadores, lograron aislarla de las plantas y en 1939 fue sintetizada por Doisy, Karrer y Fieser. 

La vitamina K es reciclada por nuestro organismo.

TRES TIPOS DE VITAMINA K.

Existen tres diferentes clases de vitamina K:

  1. La K1, llamada filoquinona o fitomenadiona, que es la vitamina K de origen vegetal.
  2. La K2, menaquinona que es sintetizada por las bacterias  intestinales, o producida en el cuerpo a partir de la ingesta de grandes cantidades de K1, también se encuentra en algunos alimentos fermentados como el natto. 

       3. La K3, menadiona , es la forma sintética, obtenida en laboratorios y tiene la particularidad de que puede generar toxicidad, a diferencia de la K1 y la K2.

LA VITAMINA K Y LA SALUD DE LOS HUESOS.

Hoy en día se sabe que esta vitamina es indispensable para prevenir la osteoporosis y las fracturas en personas de edad avanzada.

La vitamina K1 es importante para los huesos porque ayuda a que una proteína del hueso llamada osteocalcina adopte su forma activa, lo cual le permite adjuntarse al calcio y permitir así que este importante mineral se fije en los huesos. 

 

En un estudio con 72327 mujeres, con edades de 38 a 63 años se monitoreó la dieta y la incidencia de fracturas de cadera a lo largo de 10 años. Se observó una marcada correlación entre baja ingesta de vitamina K1 y un riesgo más alto de sufrir fractura de la cadera.

Este estudio identificó el consumo de lechuga, entre otros alimentos ricos en vitamina K, como una clave en la protección contra fracturas de cadera. Las mujeres que consumían lechuga (Romanita o “iceberg”) una o más veces al día presentaban un riesgo 45% menor de sufrir  fractura de cadera en comparación con aquellas que sólo la consumían una vez por semana o menos. Por otra parte, mencionemos que la vitamina K2 ha demostrado, en estudios de laboratorio, ser capaz de inhibir la destrucción del hueso mejorando la acción del osteoblasto (célula formadora de hueso).

En experimentos con animales, la K2 ha demostrado inhibir la pérdida de hueso en ratas a las cuales se les han extirpado los ovarios. 

La investigación sobre el papel de la vitamina K en los procesos de calcificación ha dado pasos de gigante en las últimas décadas, arrojando luz sobre procesos fisiológicos sorprendentes. hoy sabemos que la vitamina K2 contribuye de forma decisiva no sólo a la fijación del calcio en los huesos, sino también a evitar su depósito en tejidos blandos como las paredes de las arterias y los riñones. Es decir que esta vitamina mantiene al calcio donde debe estar: en los huesos y lejos de los tejidos blandos.

Los mecanismos bioquímicos de esta función de la vitamina K2 van siendo cada ves mejor entendidos: existen un conjunto de proteínas que son activadas por la vitamina K, y que participan, unas de ellas,  en la fijación del calcio en los huesos y otras inhibiendo los depósitos de dicho mineral en los tejidos blandos. El mismo mecanismo que contribuye a la calcificación de los huesos puede causar calcificación de las arterias y/o de otros tejidos ajenos a los huesos. ¿ Cómo impide este riesgo nuestro organismo? Mediante factores inhibidores de la fijación de calcio en los tejidos blandos. Cuando faltan dichos factores  puede fijarse el calcio en los tejidos blandos. ¿ Por qué pueden faltar dichos factores inhibidores? Cuando existe déficit de la vitamina K2, presente en abundancia en los tejidos por fuera del hígado,(en el hígado se concentra la K1).

 La investigación reciente ha descubierto que existe una correlación directa entre la deficiencia de K2 y el riesgo de muerte por patologías asociadas con la calcificación de tejidos blandos, como endurecimiento de la aorta, insuficiencia renal crónica , enfermedad cardiovascular crónica y cardiopatía diabética. Inclusive se ha propuesto usar la medición de los niveles de K2 como marcador temprano del riesgo de enfermedad cardiovascular. 

El caso mejor estudiado es de una proteína llamada la “MGP”, o proteína GLA de la matriz ósea. La vitamina K2 activa dicha proteína, convirtiéndola en una antagonista de la calcificación en los tejidos blandos. Como la vitamina K2 es la más abundante en los tejidos blandos, es la encargada de dicha labor. Niveles elevados en sangre de MGP inactiva se han asociado con mayor riesgo de mortalidad en  patologías asociadas con la calcificación de tejidos blandos. En ausencia de MGP activada en los vasos arteriales se produce una intensa y extensiva calcificación ( endurecimiento) de los mismos .

LA SALUD VASCULAR : LA K2 Y LA CALCIFICACIÓN ARTERIAL.

Se sabe que la vitamina K2 es un poderoso antioxidante, y que al ser liposoluble, viaja en la sangre asociada a las lipoproteínas (colesterol) pudiendo protegerlas de la oxidación.

La forma activa de la vitamina K, la <<K-hidroquinona>> es un potente barredor de radicales libres, que protege de la oxidación a los lípidos sanguíneos, y que tiene la ventaja de que se está reactivando constantemente. 

La investigación ha demostrado que es la vitamina K2 ,  no la K1, la encargada de proteger a los tejidos blandos del depósito de calcio. Esto se debe a que la K2 es la forma predominante de dicha vitamina por fuera del hígado. La K2, a diferencia de la K1 y la K3, ha demostrado ser capaz de reducir la calcificación arterial, tanto en estudios con animales como también en estudios con humanos. En algunos estudios con humanos se ha correlacionado una mayor ingesta de K2 con menor incidencia de colesterol elevado, mejores niveles de colesterol bueno, y disminución de la calcificación y formación de placas en las arterias, y por ende, menor incidencia de patologías cardiovasculares (1).

OTROS USOS POTENCIALES. 

K2 y diabetes.

Se sabe que  los pacientes diabéticos presentan un riesgo de calcificación arterial 400% más alto de lo normal, y se han detectado altos niveles de MGP no activada en la sangre de estos pacientes, lo cual sugiere que además de otros mecanismos, la deficiencia de K2 puede ser causante de patología cardiovascular entre los diabéticos.  

La vitamina k y el cáncer.

La vitamina K2, ha mostrado tener poder anticanceroso en experimentos en tubos de ensayo y en estudios con animales. Sin embargo, el mecanismo de acción no está claro y se requiere mayor investigación al respecto.

 También se ha notificado en fechas recientes que el déficit de vitamina K2 es frecuente en pacientes que presentan esclerosis (endurecimiento) de la vesícula biliar.

En una palabra, diversas vías de investigación recientes, señalan que la vitamina K2 , es necesaria para un buen metabolismo del calcio, y que un déficit de dicha vitamina puede no solo incrementar el riesgo de sufrir osteoporosis y fracturas en la edad avanzada, sino también generar depósitos de calcio en diversos órganos (arterias, riñones, vesícula biliar., etc.).

 FUENTES NUTRICIONALES

Con excepción del hígado, los alimentos más ricos en vitamina K1, son los vegetales verdes, como lechuga, espinacas, col de brúcelas, brócoli, nabos y el té verde, que aportan 100 mcg. o más por cada 100 gr. de alimento. También las algas marinas son ricas en vitamina K1, y los alimentos que contengan clorofila, como el alga  Spirulina. 

Como ya dijimos la fuente principal de la K2 es su síntesis por parte de nuestras bacterias intestinales, los estudios sobre la K2 ofrecen  un nuevo campo de investigación que viene a corroborar la suprema importancia que tiene para nuestra salud global el mantener en equilibrio a nuestras bacterias intestinales

REQUERIMIENTOS Y DEFICIENCIAS.

Los requerimientos diarios se miden en microgramos (milésimas de gramo), y son los siguientes:

 

 

LA DEFICIENCIA DE VITAMINA K Y LOS REQUERIMIENTOS DIARIOS.

Hasta hace poco se pensaba que la deficiencia de dicha vitamina era rara pues los requerimientos – al menos los hasta ahora considerados- son bajos ( ver cuadro), las bacterias intestinales pueden sintetizarla y nuestro cuerpo la recicla. 

Sin embargo,  la investigación reciente ha demostrado que la deficiencia de vitamina K2 es frecuente tanto en niños como en adultos. Y esto puede ser muy lógico: la fuente nutricional más importante de la K1 prácticamente ha desaparecido de nuestra mesa, a saber los vegetales verdes; y para el caso de la K2, sabemos que la alimentación moderna, el abuso en el consumo de antibióticos y el estrés , entre otros factores, han generado serios trastornos en nuestras bacterias intestinales,  encargadas de sintetizar la vitamina K2. 

  Un estudio reciente realizado con 110 participantes sanos,  encontró deficiencia de dicha vitamina en la sangre de la mayoría de los  participantes (2).

.

De acuerdo con otra investigación , realizada por el “Instituto de Investigación Sobre la Vitamina K y la Salud Cardiovascular”, de la Universidad de Maastrich, la ingesta de vitamina K actual es muy baja, y los escrutinios realizados apuntan sólidamente al hecho de que la gran mayoría de los adultos y niños sanos presentan deficiencia subclínica de vitamina K2. La dosis diaria recomendada ha sido calculada sobre los requerimientos de K1, señalan los investigadores de dicho instituto, sin tomar en cuenta las necesidades de la K2 (3).

Mencionemos también otro estudio publicado en 2009, basado en una revisión exhaustiva de la literatura científica publicada desde 1970 sobre la vitamina K y la salud humana. Los autores del estudio llegaron a la conclusión de que la  ingesta diaria recomendada para  dicha vitamina debe ser revisada a la alta para contribuir a proteger a la población contra la osteoporosis, la enfermedad cardiovascular, la formación de cálculos renales, y ciertos tipos de cáncer (4).

 USO DE ANTICOAGULANTES.

 La warfarina, fármaco anticoagulante, actúa inhibiendo la función de la K1 en el hígado, pero también impide la actividad de la K2 en los tejidos no hepáticos. Se sabe que la warfarina produce, a largo plazo,  calcificación de la aorta y las coronarias, de las carótidas, de las arterias femorales y de las válvulas cardiacas. El uso prolongado de warfarina también produce osteoporosis. 

OTROS FARMACOS:

Los antibióticos de amplio espectro y los salicilatos, pueden producir déficit de vitamina K. En el caso de los antibióticos esto se debe a su efecto destructor sobre las bacterias intestinales. Las cefalosporinas, por su parte, inhiben la activación hepática de dicha vitamina y su reciclamiento. El abuso de laxantes también puede generar déficit de vitamina K, así mismo, la quimioterapia y la mayoría de los fármacos contra la epilepsia pueden producir déficit de vitamina K. 

La ingesta de dosis elevadas de vitamina E (más de 600 UI), y de vitamina A, durante varios meses, pueden producir déficit de vitamina K. La vitamina E porque bloquea su acción, la vitamina A porque inhibe su absorción.

EFECTOS SECUNDARIOS

La vitamina K1, y la K2, son bien toleradas. En un estudio, por ejemplo, se administraron 90 mg. al día de vitamina K2, durante 24 semanas. Sólo unos pocos efectos secundarios fueron observados: en algunos pacientes se elevaron los valores de los exámenes de perfil hepático, lo cual volvió a la normalidad al retirar los suplementos. Resulta muy importante señalar que LA INGESTA DE SUPLEMENTOS DE VITAMINA  VITAMINA K NO TIENEN EFECTOS COAGULANTES. 

Por el contrario la vitamina K3 (su forma artificial) puede producir anemia  y elevación de la bilirrubina.

BIBLIOGRAFÍA.

1. Margueritta S. El Asmar,1 Joseph J. Naoum,2 and Elias J. Arbid2,, Vitamin K Dependent Proteins and the Role of Vitamin K2 in the Modulation of Vascular Calcification: A Review,  Oman Med J. 2014 May; 29(3): 172–177. 

2. Vitamin K status in healthy volunteers

E. TheuwissenE. J. Magdeleyns, L. A. J. L. M. BraamK. J. Teunissen,M. H. KnapenI. A. G. Binnekamp, M. J. H. van Summerenand   C. Vermeer,  Food Funct., 2014,5, 229-234. .

  1. Cranenburg ECM, Schurgers LJ, Vermeer C.,  Vitamin K: The coagulation vitamin that became omnipotent.,  Thrombosis and Haemostasis July 2007, Volume 98, Issue 1, Pages 120-125). 
  2. McCann JC1, Ames BN., Vitamin K, an example of triage theory: is micronutrient inadequacy linked to diseases of aging?,  Am J Clin Nutr. 2009 Oct;90(4):889-907. 

.

Conclusión

Vitamin K2 has promising potential to be used as treatment or prevention for the development of vascular calcification especially in at risk patient groups with high incidence of calcification or vitamin K deficiency. Through its peripheral distribution in low density lipoproteins, VK2 exercises its effect by activating various VKDPs including the soft-tissue calcification inhibitor MGP. Clinical trials looking into the effect of VK2 on vascular calcification and its beneficial cardiovascular effects will help elucidate its potential role as a therapeutic strategy.



Los insospechados beneficios de la naranja (y en particular del jugo de naranja)

El etnólogo Andrés Sierra hace un discernimiento detallado de las increíbles propiedades de la naranja.

 ¡México es  el consumidor número uno de refrescos en el mundo!

Consumimos –y hablo en plural porque a veces tomo alguno;  ¿usted también, querido lector? ¿qué tanto?– 163 litros per cápita, por año,  en promedio. Lo cual arroja la espeluznante cifra de 17930 millones de litros por año.

El consumo de refrescos y bebidas azucaradas contribuye significativamente a la epidemia de  sobrepeso y obesidad en México, a la de diabetes y a la de infartos. Su ingesta representa, en promedio, una cuarta parte del total de las calorías de la dieta de los mexicanos, lo cual, dicho sea de paso, nos habla de que vivimos una situación de desnutrición generalizada: dichas bebidas no solo no nutren, sino que desplazan a los verdaderos alimentos. ¡Obesos pero desnutridos!

Los gastos generados solo por la obesidad en México absorberán, en 5 años, 170 mil millones de pesos: el equivalente al total del presupuesto actual de la Secretaría de Salud. El 30% de nuestros niños – la fuerza laboral del mañana- sufre hoy de sobrepeso u obesidad: ¿ Qué futuro nos espera?

De acuerdo con la OMS y la FAO (Fomento del consumo mundial de frutas y verduras, 2004): “Un consumo suficiente de frutas y verduras podría salvar hasta 1,7 millones de vidas cada año. La ingesta insuficiente de frutas y verduras es uno de los diez factores principales de riesgo de mortalidad a escala mundial. Se calcula que la ingesta insuficiente de frutas y verduras causa en todo el mundo aproximadamente un 19% de los cánceres gastrointestinales, un 31% de las cardiopatías isquémicas y un 11% de los accidentes vasculares cerebrales”.

Sin embargo, las recomendaciones mundiales (OCDE, Naciones Unidas) para que los gobiernos acoten de inmediato y severamente el consumo abusivo de todo tipo de bebidas azucaradas es mediante la aplicación de impuestos, la regulación de su venta en las escuelas, la normatividad en la publicidad, etc. Pero no han tenido eco en México.

Ahora, ¿alguna ves has visto un comercial sobre las virtudes del jugo de  naranja o de zanahoria?

Es evidente que el cambio debe originarse en los hogares, en las elecciones de cada individuo. Claro, siempre tomando en cuenta las condiciones socioeconómicas de la población. México produce frutas y verduras todo el año; podemos fácilmente optar por el consumo de jugos y/o de aguas de sabor (sin azúcar) como una medida práctica para transformar esta situación. En esta ocasión quiero compartir con mis lectores algo de información sobre la naranja, fruta que nos deleita con uno de los jugos más sabrosos, versátiles y saludables que podemos encontrar.

UN POCO DE HISTORIA

Al parecer esta fruta es originaria de la India y el sureste de China. Existen las variedades amargas (Citrus aurantium) y la dulces (Citrus cinensis).

ED109281-Oranges-Opener-041-340x453La palabra “naranja” viene del sánscrito “narang”, idioma que a su vez la tomó de otras lenguas. El nombre y la fruta viajaron poco a poco hacia Occidente: del sánscrito “narang” pasó al persa “narensh”, luego al árabe “naranj”  para el árbol, y “naranjah”, para el fruto, y desde ahí al español: naranjo y naranja. Durante la edad Media, en Europa solo se conocía la naranja amarga, hubo que esperar hasta el  hasta el siglo XV para que los portugueses introdujeran las variedades dulces traídas de la India. Durante los siglos XV y XVI, los navegantes españoles, portugueses, árabes y holandeses plantaron naranjos a lo largo de las rutas comerciales para prevenir el escorbuto (enfermedad asociada con deficiencia de vitamina C, que segó a miles de vidas entre las tripulaciones de marinos de aquellos tiempos), contribuyendo así a la difusión mundial de la naranja. En su segundo viaje a América, Colón llevó semillas de naranja y de limón al Caribe. El conquistador Juan Ponce de León las introdujo en la Florida en 1513.

En la actualidad son muy numerosas las variedades de naranja que se cultivan a lo largo y ancho del mundo. Los principales productores son Brasil, Estados Unidos, India, China y México, en ese orden.

La producción mundial de naranjas se aproxima a los 70 millones de toneladas anuales, sólo superada por la producción de uva, cuya mayor parte se destina a la producción de vino. La naranja es, pues, la fruta más consumida en el mundo, seguida por los plátanos (sólo los que se consumen crudos).

.

.

CONTENIDO NUTRICIONAL ( 100 G.)

CARBOHIDRATOS 11.57 G.
Azúcares 9.35 g.
Fibra 2.4 g.
GRASAS 0.12 G.
PROTEÍNAS 0.94 G.
AGUA 86.75 G.
FLAVONIODES 5-10 MG/ 100 ML.

.

VITAMINAS

Vitamina A 11 μg (1%)
 • β-caroteno 71 μg (1%)
Tiamina (Vit. B1) 0.087 mg (7%)
Riboflavina (Vit. B2) 0.040 mg (3%)
Niacina (Vit. B3) 0.282 mg (2%)
Ácido pantoténico (B5) 0.250 mg (5%)
Vitamina B6 0.060 mg (5%)
Ácido fólico (Vit. B9) 30 μg (8%)
Vitamina B12 0 μg (0%)
Vitamina C 53.2 mg (89%)
Vitamina D 0 μg (0%)
Vitamina E 0.18 mg (1%)
Vitamina K 0 μg (0%)

.

MINERALES

Calcio 40 mg (4%)
Hierro 0.10 mg (1%)
Magnesio 10 mg (3%)
Manganeso 0.025 mg (1%)
Fósforo 14 mg (2%)
Potasio 181 mg (4%)
Sodio 0 mg (0%)
Zinc 0.67 mg (7%)

.

( % respecto de la  cantidad diaria recomendada. Tabla según datos de la Secretaría de  Agricultura de Estados Unidos.)

.

DSC_0023

LAS VIRTUDES TERAPÉUTICAS DE LA NARANJA A LA LUZ DE LA CIENCIA MODERNA

La naranja pertenece a la familia de los cítricos, grupo de frutas que ha despertado un gran interés por parte de la ciencia moderna debido a su riqueza en flavonoides. En la actualidad, el así llamado “síndrome metabólico” constituye el núcleo principal de las patologías propias de los países del primer mundo y de los países en desarrollo. Este síndrome incluye el sobrepeso y la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer, el hígado graso y ciertas patologías del aparato reproductor femenino.

El síndrome metabólico está asociado principalmente con malos hábitos alimenticios: alto consumo de carbohidratos densos (azúcar refinado, harinas blancas, glucosa de maíz, y otros), bajo consumo de frutas y verduras y consumo elevado de grasas de mala calidad (sobretodo grasas trans): margarina, aceites comerciales de cocina, grasas hidrogenadas presentes en todas los productos chatarra y en muchos alimentos industrializados. La vida sedentaria y el estrés son también factores que han contribuido a la masificación del síndrome metabólico.

Hoy sabemos que dos de los principales mecanismos patológicos involucrados en el síndrome metabólico son la inflamación silenciosa crónica y el incremento del estrés oxidativo. Se trata de procesos que cursan sin producir grandes síntomas, pero de manera  persistente e insidiosa, de suerte que, a mediano o largo plazo, son suficientes para contribuir de manera decisiva al desarrollo de enfermedades crónico degenerativas.

Diversas investigaciones han demostrado que el consumo de jugo de naranja puede contribuir a combatir la inflamación silenciosa y el estrés oxidativo producido por la mala alimentación moderna, ayudándonos a prevenir patologías asociadas con estos procesos. Vale la pena, a título de ejemplo, reseñar los trabajos realizados por un grupo de investigadores del Departamento de Endocrinología de la  Universidad de Búfalo en Nueva York, que han demostrado sin lugar a dudas “ el poderoso efecto protector” del jugo de naranja.

En un estudio preliminar, los investigadores compararon los efectos producidos en el organismo por el consumo de 75 g de glucosa, o de una cantidad de jugo de naranja que aporta 75 g de azúcares (sucrosa, glucosa y fructosa), equivalentes a 300 calorías en ambos casos. A pesar de representar la misma ingesta calórica, el efecto fisiológico fue muy distinto: mientras que la glucosa generaba un incremento agudo en el estrés oxidativo y en la respuesta inflamatoria en el organismo,  el jugo de naranja no. Paralelamente, los autores demostraron en tubos de ensayo que dos flavonoides presentes en el jugo de naranja (a saber: la esperidina y la naringenina) lograban disminuir en un 50% el estrés oxidativo a nivel celular, lo cual no se obtenía con vitamina C, que según vimos también está presente en cantidades importantes en el jugo de naranja.

En otro estudio, estos investigadores demostraron que la ingesta de una comida rápida, rica en grasas y carbohidratos, generaba un efecto deletéreo semejante a la ingesta de glucosa. Hoy sabemos, comentan dichos autores, que el consumo regular de alimentos rápidos, ricos en grasas y carbohidratos, tienen potencial aterogénico (contribuyen a formar las placas que obstruyen las arterias), alteran la función de las células que revisten los vasos sanguíneos, producen vasoconstricción y promueven la formación de coágulos sanguíneos;  además, generan una cascada de sustancias y procesos proinflamatrios y oxidativos.

Continuando con su investigación, decidieron averiguar si el jugo de naranja también era capaz de inhibir el efecto deletéreo de una comida rápida alta en grasa y carbohidratos. Para esto, los científicos proporcionaron a un grupo de 30  individuos sanos una comida rápida alta en grasas y alta en carbohidratos (muffins de huevo y de salchicha y papas horneadas: en total 900 calorías) y después los dividieron en tres grupos de 10 personas cada uno, que,  después del alimento, consumieron una bebida: agua o jugo de naranja (3 tazas) o glucosa,  respectivamente, (equivalentes a 300 calorías , las dos últimas). Se tomaron muestras de sangre antes de la comida y  1, 3 y 5 horas después de ingeridos los alimentos y bebidas. Los autores evaluaron diversos parámetros celulares, moleculares y genéticos que permiten medir la respuesta inflamatoria y el estrés oxidativo en nuestro organismo. Todos los parámetros se elevaron considerablemente en los grupos que consumieron glucosa o agua , pero no ocurrió así en el grupo que consumió jugo de naranja.

Uno de los diversos mecanismos estudiados por estos autores puede servir de ejemplo hacia la importancia de sus hallazgos. La ingesta de una comida rica en grasas activa un mecanismo genético conocido como TLR4, que se ha demostrado que juega un papel importante en la activación genética de mecanismos inflamatorios útiles para nuestro sistema inmunológico, pero cuya activación excesiva juega un papel fundamental en la formación de las placas que obstruyen las arterias, en el desarrollo de la obesidad ligada a la dieta y  en el origen de la resistencia celular a la insulina; uno de los disturbios básicos del síndrome metabólico. AL SER CONSUMIDO JUNTO CON DICHA COMIDA, EL JUGO DE NARANJA TIENE LA CAPACIDAD DE INHIBIR TODOS ESTOS EFECTOS.

En los comentarios de este artículo, los autores señalan varias cosas que vale la pena destacar:

1)     Por primera vez, hasta donde ellos alcanzan a saber, se demuestra científicamente que el jugo de naranja puede inhibir los procesos inflamatorios y el estrés oxidativo desencadenados por la ingesta de una comida chatarra rica en grasa y en carbohidratos, acompañada de agua o de bebidas azucaradas. Asimismo, se demostró que el jugo de naranja pudo inhibir también los mecanismos inflamatorios genéticamente mediados que se asocian con la ingesta de una dieta rica en grasas; mecanismos relacionados con el origen de la ateroesclerosis, la resistencia a la insulina y la obesidad ligada a la dieta, según vimos.

2)     Los datos ofrecidos en su artículo, comentan nuestros autores, enfatizan que la ingesta de una comida rica en grasa y carbohidratos acompañada de glucosa, “es profunda y rápidamente proinflamatoria”; proceso que ocurre a nivel celular y molecular e involucra mecanismos genéticos.

3)      En la actualidad es común que estos efectos deletéreos se hagan permanentes en gracia a la masificación de una dieta rica en grasas y carbohidratos.

4)      Los autores del estudio han demostrado que el jugo de naranja permite inhibir francamente estos efectos perniciosos de la dieta típica moderna, por lo cual puede contribuir a prevenir enfermedades crónico-degenerativas masificadas hoy en día, como la resistencia a la insulina, el sobrepeso y la obesidad, la diabetes, los infartos y otros males cardiovasculares. El jugo de naranja puede ayudar a prevenir la formación de las placas que obstruyen las arterias.

5)     Los autores hablan del “POTENTE EFECTO DEL JUGO DE NARANJA” y se declaran sorprendidos de que la ingesta del jugo de naranja logre regular los niveles de glucosa después de la mencionada comida chatarra.

Por último, los autores amplifican los resultados observados –siempre guardando la conservadora formalidad cientificista-  al señalar que:  “deben existir productos alimenticios no inflamatorios y protectores contra los efectos proinflamatorios de otros alimentos”. ¡Por supuesto, alimentos que durante millones de años sostuvieron la salud de las poblaciones que seguían dietas tradicionales¡. Hoy redescubrimos sus cualidades terapéuticas, no meramente nutricionales,  de la mano de la ciencia. Qué bueno, pero no hay que olvidar que  los saberes médicos tradicionales han insistido milenariamente al respecto.

 article-0-071A1B1C000005DC-861_468x479

EL JUGO DE NARANJA Y LA SALUD CARDIOVASCULAR

Mencionemos otro trabajo reciente, realizado por un equipo de investigadores del Departamento de Ciencias Humanas de la Universidad de Texas.

Este estudio observó los efectos del consumo diario, durante 90 días seguidos, de 600 ml de jugo de naranja recién exprimido en un grupo de 24 personas que presentaban niveles elevados de colesterol y de triglicéridos. Los investigadores controlaron la presión arterial, las grasas sanguíneas, las hormonas metabólicas, la oxidación de las grasas en sangre y diversos  marcadores inflamatorios. Durante esos 90 días los participantes en el estudio no introdujeron ninguna modificación en sus dietas salvo la ingesta del jugo de naranja. Los resultados obtenidos mostraron que la ingesta de jugo de naranja no generaba cambios en la presión arterial, ni en los niveles de grasas sanguíneas, ni en los perfiles de grasa corporal, ni en las hormonas metabólicas, ni en los marcadores de la inflamación. Sin embargo, los autores encontraron un incremento significativo de  los niveles totales de actividad antioxidante en la sangre de los paciente y una disminución significativa en la oxidación de las grasas sanguíneas. Todo esto los llevó a señalar en sus conclusiones que beber jugo de naranja puede tener un efecto cardioprotector. Y es que, déjeme recordarle, estimado lector(a), que si  no es aconsejable tener elevados el colesterol y/o los triglicéridos, lo que en verdad resulta mortífero es su oxidación.

Para el lector que quiera profundizar en esta área, resulta recomendable revisar la bibliografía resumida que ofrece el “Departamento de Cítricos de Florida”. Paso a resumir algunas de las publicaciones ahí reseñadas:

1) PUBLICACIÓN: Nutrition Research 2010;30(10):689-94.

DÓSIS: consumo de 250 ml de jugo de naranja al día durante 60 días.

OBJETIVO: efectos sobre los niveles de colesterol en personas con el colesterol en niveles normales y personas con niveles elevados de colesterol.

RESULTADOS: en las personas con colesterol alto que consumieron jugo de naranja se observó una disminución de 12% en el colesterol de baja densidad (el que agrede a las arterias).

 

2) PUBLICACIÓN: Maturitas 2010;67(4):342-7.

DÓSIS: consumo de 2 tazas de jugo de naranja al día por 90 días, en combinación con un programa de ejercicio aeróbico.

OJETIVO: observar los efectos sobre los niveles de colesterol, en mujeres con sobrepeso de edad mediana.

RESULTADOS: las mujeres que tomaban jugo de naranja tuvieron un descenso del 15% mayor de su colesterol de baja densidad y un incremento del 18% mayor en su colesterol de alta densidad (que protege a las arterias), en comparación con las mujeres que no tomaban el jugo de naranja.

 

3) PUBLICACIÓN: Journal of Nutrition 2008;138(7):1274-81.

OBJETIVO: estudiar in vitro los mecanismos de acción de los jugos cítricos vs los niveles altos de colesterol.

RESULTADO: los flavonoides hesperidina y nobiletina, presentes en el jugo de naranja , demostraron ser capaces de disminuir los niveles elevados de colesterol en sangre.

4)  PUBLICACIÓN: The American Journal of Clinical Nutrition 2000;72(5):1095-1100.

DÓSIS: 3 tazas al día de jugo de naranja, durante 4 semanas.

OBJETIVO: observar los efectos en 25 individuos sanos con niveles de colesterol total elevado de la asociación entre el consumo de jugo de naranja y una dieta coadyuvante para combatir los niveles altos de colesterol.

RESULTADOS: se observó un incremento del 21% en los niveles del colesterol protector de las arterias (el de alta densidad) y una disminución  del 16% en la proporción entre colesterol de baja/ colesterol de alta densidad.

 

5) PUBLICACIÓN: The American Journal of Clinical Nutrition, 2011, 93(1):73-78.

DOSIS: 2 tazas de jugo de naranja natural diariamente durante 2 meses.

OBJETIVO: observar los efectos sobre la presión arterial en  varones saludables con leve sobrepeso.

RESULTADOS: reducción notoria de presión diastólica, mejoría de la vasodilatación en los microcapilares y disminución de los niveles de ácido  úrico. La elevación del ácido úrico se puede considerar un signo de incremento del  estrés oxidativo y se ha asociado con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. Los autores atribuyeron la disminución del ácido úrico al aporte de vitamina C por el consumo de jugo de naranja.

 

6) PUBLICACIÓN: The American Journal of Clinical Nutrition, 2003; 78(3): 454-60.

DÓSIS: 500 ML al día de jugo de naranja, por 14 días; 6 hombres y 6 mujeres.

OBJETIVO: observar los niveles de vitamina C en sangre y los efectos benéficos asociados.

RESULTADOS: mientras consumieron el jugo de naranja los niveles de vitamina C en sangre se mantuvieron elevados, los niveles de ácido úrico disminuyeron y el estrés oxidativo disminuyó.

 

Comentario:

La investigación científica actual pone en evidencia la importancia de una alimentación natural para el cuidado de nuestra salud. Antes que el recurso farmacológico, a todas luces muy limitado, debemos poner en práctica una mejora de los hábitos de alimentación y de vida, mismos que constituyen la base natural de nuestra vida y de nuestra salud.

¿Qué más podemos decir? ¡Ah … sí! Recuerde: si nos pasamos de grasa, en lugar de una drogacola, un juguito de naranja.

 

 BILIOGRAFÍA.

-American Journal of Clinical Nutrition, 03/210/; 91(4):940-9. “Orange juice neutralizes the proinflammatory effect of a high-fat, high-carbohydrate meal and prevents endotoxin increase and Toll-like receptor expression”. Husam Ghanim, Chang Ling Sia, Manish Upadhyay, Mannish Upadhyay, Kelly Korzeniewski, Prabhakar Viswanathan, Sanaa Abuaysheh, Priya.

 – J Med Food, 2014, Jan 29.

Drinking Orange Juice Increases Total Antioxidant Status and Decreases Lipid Peroxidation in Adults

Foroudi S1, Potter AS, Stamatikos A, Patil BS, Deyhim F.

———————–

Andrés Sierra es licenciado en Etnología. En 1983, por necesidades de cuidado de su propia salud, se acercó a las Medicinas Alternas. Desde entonces se ha dedicado al estudio, la práctica y la enseñanza de la Medicina Natural, con especial énfasis en el uso curativo de los alimentos. Ha participado en numerosos programas de radio, y ha impartido múltiples cursos y diplomados en la materia. Actualmente funge como subdirector académico de la Licenciatura en Medicinas Alternativas y Complementarias, impartida en la Escuela de Estudios Superiores en Medicinas Alternativas y Complementarias MASHACH en la ciudad de Puebla, y dirige el Centro Naturista “Naturalmar” en esa misma ciudad.

 



Una relación de las propiedades curativas del nopal (Segunda Entrega)

Andrés Sierra reanuda su serie sobre los beneficios a la salud que conlleva el consumo habitual de nopal, una de las plantas autóctonas de México más generosas para nuestro bienestar.

En México, el nopal ocupa la cuarta posición en volumen de producción entre un grupo de 56 cultivos de verduras, situándose sólo por debajo del jitomate, el chile verde y la cebolla ( datos para el año 2009). ¡Nopaleros por naturaleza, los mexicanos¡. Qué bueno, pues como veremos, son múltiples los beneficios que esta planta puede aporta a nuestra salud.

ESTUDIOS CIENTÍFICOS

Existe amplia evidencia (estudios con animales y con humanos) que confirma el uso tradicional del nopal para prevenir y/o tratar la diabetes y otros problemas de salud.

Desde hace varios años la maestra Armida Rodríguez, del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, investiga las propiedades y usos del mucílago (la baba) del nopal.

Un estudio titulado “Utilidad del nopal para el control de la glucosa en la diabetes mellitus tipo 2”, nos ofrece un panorama de los estudios realizados en torno al nopal y sus uso para combatir la diabetes tipo II. El estudio revisó varias bases de datos de importancia internacional y analizó los trabajos encontrados. Paso a reseñar sus hallazgos.

ESTUDIOS CON HUMANOS

La mayoría de los estudios señalados por los autores del trabajo que aquí resumo fueron realizados en el Hospital La Raza del Instituto Mexicano del Seguro Social, en México DF.

El trabajo pionero obtuvo resultados muy interesantes: al administrar 100gr de nopal asado tres veces por día, 20 minutos antes de cada alimento, a pacientes diabéticos y a pacientes con obesidad -algunos con, otros sin diabetes- se logró:

  • disminuir significativamente los niveles de colesterol total y de triglicéridos en ambos grupos de pacientes,
  •  además, los obesos bajaron de peso,
  •  y los diabéticos vieron disminuir sus niveles de glucosa, también de manera significativa.

Los autores del estudio asumen la hipótesis de que los beneficios del nopal son producidos por su riqueza en fibra y por su capacidad para mejorar la respuesta celular a la insulina.

En otro estudio, la administración de nopal en individuos sanos, antes de administrar glucosa oralmente, impidió la elevación de la glucosa sanguínea (que normalmente se presenta) a los 120 y 180 minutos después de ingerida la glucosa y ,además, disminuyó los niveles sanguíneos de insulina.

Este equipo de investigadores realizó un estudio posterior con dosis mas elevadas de nopal asado (500gr antes de cada alimento), y encontró que el efecto es mayor cuanto mayor es la dosis de nopal administrada. Además, observaron que el efecto hipoglucemiante del nopal dura hasta por 6 horas. Por otra parte, al comparar el nopal con  la calabacita, observaron que la calabacita no produce ese efecto aun cuando también es buena fuente de fibra.

También experimentaron con la administración de extractos de nopal crudo fresco, que  no tenía prácticamente efecto hipoglucemiante en pacientes diabéticos, como sí lo presentaba el nopal asado. Por otra parte, observaron  que en sujetos sanos la administración de 500gr de nopal asado, produce cambios de los niveles de glucosa sanguínea. En el estudio se observó que 3 horas después de ingerido el nopal, se observaba una disminución de la glucosa en promedio de 32 mg/dl.

Surgen pues dos grandes preguntas a la vista  de estos datos:

(1)  ¿Es útil el consumo del nopal crudo licuado para disminuir los niveles de glucosa en los diabéticos?

(2)  ¿El efecto hipoglucemiante del nopal se debe solo a su fibra o también a otros compuestos?.  La investigación posterior ha arrojado luz sobre estas cuestiones.

A los enfermos, dado que en ninguno de los dos casos (crudo o asado), hace daño, podemos aconsejarles que experimenten y observen qué les funciona mejor.

Otro estudio investigó  el efecto de la administración de nopal deshidratado, en capsulas, y encontró que ejercía un efecto muy ligero; por lo cual los autores concluyeron que era poco eficaz el nopal deshidratado. Los pacientes consumieron 30 cápsulas al día equivalentes a 300 gr de nopal y si bien presentaron disminución de los niveles de grasas en sangre, no se observó una disminución de los niveles de glucosa.

En un  estudio con pacientes no diabéticos, el consumo de 250gr de nopal fresco al día, durante 8 semanas, generó la disminución de los niveles de colesterol total y del colesterol de baja densidad. Asimismo, se observó un  descenso de los niveles de insulina  y de la glucosa de 11%.

En conclusión, señalan los autores de este meta análisis, se observa que el nopal ayuda a disminuir los niveles de glucosa, de colesterol y de triglicéridos,  contribuye a bajar de peso y combate la resistencia celular  a la insulina.

En un estudio publicado en 2003 (Alarcón-Aguilar et al. ( 2003), se aisló un polisacárido del nopal  que demostró ejercer un efecto hipoglucemiante  independiente de la fibra del nopal, en estudios con animales. Al parecer dicho polisacárido mejora la respuesta celular  a la insulina. 

SALUD CARDIOVASCULAR

También en esta área el nopal ha demostrado poseer propiedades muy interesantes. Los estudios han confirmado que el consumo regular del nopal nos ayuda a:

–          disminuir los niveles elevados de colesterol,

–          combatir la formación de coágulos,

–          disminuir el daño de los tejidos provocado por la oxidación.

En un estudio publicado en 2001 ( Budinsky et al. , 2001), se demostró que el consumo de nopal asado ( 250 gr por día) generaba una disminución tanto del colesterol total como también del colesterol “malo” ( LDL).

Este mismo grupo de investigadores reportó que el consumo regular de nopal, reduce de manera significativa los niveles de un marcador de la oxidación, así como también, el daño producido sobre los tejidos, por los compuestos generados por la oxidación de las grasas en nuestro organismo.

El funcionamiento de la plaquetas, encargadas de los mecanismos de la coagulación sanguíneas, está involucrado  significativamente con el inicio y la progresión de la formación de placas sobre las arterias.  Un estudio realizado por Wolfram y col. demostró que el consumo del nopal, tanto en individuos sanos como también en pacientes aquejados de elevación del colesterol, mejoraba el funcionamiento de las plaquetas y reducía significativamente la activación de las mismas. Este beneficio es de gran importancia para los pacientes diabéticos y para quienes sufren de elevación de los niveles de colesterol y de triglicéridos, pues disminuye significativamente el riesgo de infarto.

GASTRITIS

Algunos estudios han sugerido que el nopal contiene sustancias que le confieren propiedades antiinflamatorias, analgésicas y protectoras de la mucosa gástrica.

HÍGADO GRASO

En un estudio realizado con animales se observó que el nopal protege al hígado graso, lo cual se expresa en  la disminución de la oxidación de las grasas en el hígado, la disminución de  los niveles de insulina en ayunas, la disminución del tamaño del hígado  y mejoría en  los niveles de las enzimas hepáticas.

APORTE DE MINERALES

Otro estudio comparó el contenido nutricional del nopal tierno y el nopal maduro. En este último se encuentran mayores concentraciones de minerales. Los autores sugieren que el nopal puede ser una buena fuente de minerales para la población mexicana.

RECOMENDACIONES PRÁCTICAS

DIABETES: De acuerdo con los estudios mencionados la forma de consumo más eficiente del nopal para los pacientes diabéticos es el nopal asado. La siguiente combinación puede incrementar sus beneficios: asar dos nopales en el comal, sin grasa, servirlos aderezados con 1 cda sop de aceite de oliva extravírgen y el jugo de 1 limón. Consumir esta receta 3 veces por día,  20 min antes de cada alimento.

SALUD CARDIOVASCULAR: consumido del mismo modo en que se lo recomienda para la diabetes, ayuda a reducir el colesterol y la oxidación de las grasas sanguíneas.

–          1 vaso de jugo de mandarina licuado con 1 nopal, 2 xoconostles ( con cáscara y sin semilla) y 1 cda. sop. de pulpa de zábila. ( Este mismo jugo puede consumirse para combatir la acumulación excesiva de grasas en el hígado).

GASTRITIS: pasar por el extractor de jugos 4 zanahorias, 2 tallos de apio y ½ papa grande cruda, licuar el jugo obtenido con 1 nopal.

HÍGADO GRASO: pasar por el extractor de jugos 2 manzanas rojas, 2 zanahorias, 2 rabanitos y 1 rebanada de piña, licuar el jugo obtenido con un nopal.

APORTE DE MINERALES: en un vaso de jugo de piña licuar 1 nopal con 5 ramitas de perejil.

Cualquiera de estos  jugos debe consumirse por lo menos dos veces por día ( puede tomarlo 3 o 4 veces por día), durante 20 o 30 días consecutivos.

BIBLIOGRAFÍA

– Budinsky A, Wolfram R, et al, Regular ingestion of opuntia robusta lowers oxidation injury, Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids. 2001;65(1):45-50. 

– Utilidad del nopal para el control de la glucosa en la diabetes mellitus tipo 2,  Deni Basurto Santos, Marte Lorenzana-Jiménez,. Gil Alfonso Magos Guerrero.  (http://www.ejournal.unam.mx/rfm/no49-4/RFM49408.pdf)

WolframR,BudinskyA,EfthimiouY,StomatopoulosJ,OguoghoA.SinzingerH.Daily prickly pear consumption improves platelet function. Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids 2003; 69: 61-6.

En este enlace, la primera entrega de esta serie.

Imagen: Alee Porras/flickr


Andrés Sierra es licenciado en Etnología. En 1983,  por necesidades de cuidado de su propia salud, se acercó a las Medicinas Alternas. Desde entonces se ha dedicado  al estudio, la práctica y  la enseñanza de la Medicina Natural, con especial énfasis en  el uso curativo de los alimentos.

Ha participado en numerosos programas de radio, y ha impartido múltiples cursos y diplomados en la materia.

Actualmente funge como subdirector académico de la  Licenciatura en Medicinas Alternativas y Complementarias, impartida en la Escuela de Estudios Superiores en Medicinas Alternativas y Complementarias MASHACH en la ciudad de Puebla, y dirige el Centro Naturista “Naturalmar” en esa misma ciudad.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca